Social Icons

11 de mayo de 2009

EL FALSO DON DE LENGUAS



Muchos cristianos de hoy, sin instrucción en la Palabra, y sin experiencia en la verdadera vida del Espíritu, anhelan un conocimiento más pleno de Cristo y una experiencia más real de su poder. Es a éstos a quienes Satanás se dirige con este falso Pentecostalismo que pretende manifestar la vida que falta en las iglesias, pero no presenta más que una falsificación emocional de la presencia y obra del Espíritu Santo.

Ya que el hablar en lenguas y los mensajes proféticos implican lo sobrenatural y están siendo usados como evidencia para identificar la obra del Espíritu Santo, vamos poner nuestra atención en algunos principios básicos en la Biblia acerca del verdadero don de lenguas.

Hechos 2

Comenzaremos ahora a estudiar el libro de Hechos. En este libro veremos tres capítulos, a saber: Hechos 2, Hechos 10 y Hechos 19. En esta primera parte, nos limitaremos a estudiar Hechos 2.

Es conveniente recordar, que el libro de Hechos fue escrito por Lucas, entre los años 60 y 67 de nuestra era. Probablemente fue escrito en el año 62 d.C. Veamos el siguiente comentario del Dr. Russell Norman Champlin "No obstante, el libro de Hechos no encierre una historia completa de todo el movimiento cristiano del primer siglo de nuestra era, por cuanto cubre tan solamente un periodo de tres décadas, esto es, de cerca de 33 a cerca de 63 d.C.”

Por otro lado, se concentra sobre todo en los hechos de apenas dos de los apóstoles de Cristo: Pedro y Pablo. Cerca de la mitad del volumen del libro se dedica a las actividades de Pablo, un tercio a las actividades de Pedro, y más o menos un sexto a los otros líderes cristianos primitivos de menor envergadura." (El Nuevo Testamento Interpretado versículo por versículo, Vol. 3, página 1).

Esto significa que, el libro de Hechos, fue escrito aproximadamente 30 años después que Jesucristo había subido al Cielo, para comenzar su obra mediadora en el Santuario celestial. Comencemos ahora nuestro estudio con el versículo 2: "Al cumplirse el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar".

Me gustaría levantar dos problemas en este versículo: ¿Con qué sentido Lucas está usando la palabra "todos" y "mismo lugar"? Tal vez sería bueno recordar, que las siguientes versiones usan las palabras arriba expuestas:

1.- Almeida Revista y Actualizada
2.- Almeida Revista y Corregida
3.- La Biblia de Jerusalén
4.- Antonio Pereira de Figueiredo ("en un mismo lugar")
5.- Casiodoro de Reina ("todos unánimes juntos")
6.- King James Version ("todos en armonía en un lugar")
7.- Versión Martin Lutero ("todos juntos en un lugar")

Los críticos están divididos en cuanto al significado exacto de la palabra "todos". Unos dicen que se refiere a los doce apóstoles. Otros dicen que se refiere a los 120 (vea Hechos 1:15). A través de la Biblia, es imposible determinar con absoluta certeza, a quién se está refiriendo Lucas al usar la palabra "todos". Con ayuda del Espíritu de Profecía, esta duda puede ser solucionada. Lea ahora usted los versículos 2 y 3. Leamos juntos ahora el versículo 4: "Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y pasaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que hablasen".
Nuevamente es usada la palabra "todos". Pero vamos a dejar eso para más tarde. Ahora veamos una pregunta interesante: ¿Se trata aquí del don de "oír" o del don de "hablar"?

Por Don de oír, debemos entender que una persona habla en una lengua, y usted entiende en su propia lengua materna. Por ejemplo: alguien está hablando para usted en alemán, pero usted está escuchando en español. Y por don de hablar, debemos entender que alguien habla para usted en español, y usted entiende en español; pero aquel que está hablando en español para usted, nunca aprendió a hablar esa lengua antes. ¿Cuál de los dos fenómenos fue el que sucedió en ese Pentecostés? ¿O será que ellos hablaron en una lengua que nadie conocía? Ese sería el caso de hablar en una lengua extraña, como creen los Pentecostales y Carismáticos. Este hecho también es conocido como lengua "extática". Esta palabra deriva de la palabra "éxtasis" que quiere decir: arrebatamiento íntimo, arrobo, encanto, admiración de cosas sobrenaturales, pasmo, asombro (Diccionario Aurelio, página 601). Es por esa razón que las lenguas habladas por los Pentecostales, también son conocidas como "lenguas extáticas". ¿Será que fue este tipo de lenguas las que fueron habladas en el Pentecostés hace casi dos mil años atrás?

El versículo 4 dice que "todos... pasaron a hablar en otras lenguas". Si hubiese sido una lengua extática o "lengua extraña" como creen los Pentecostales, ¿por qué la Biblia dice que todos pasaron a hablar en otras lenguas? Vamos a entender la palabra "todos" como refiriéndose a los doce apóstoles. Si hubiese sido una lengua extraña, ¿qué necesidad habría de que los doce hablasen al mismo tiempo la misma lengua? ¡Esto ciertamente habría creado una gran confusión! Pero la Biblia dice que los apóstoles hablaron en otras lenguas. Aquí está en el plural. O sea, varias lenguas diferentes fueron habladas al mismo tiempo. Todas las versiones arriba citadas colocan la palabra en el plural. Vea aun cómo la Biblia Viva coloca el versículo 4: "Todos los presentes quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en lenguas que no conocían, porque el Espíritu Santo les dio a ellos esta capacidad".

¡Esta versión de la Biblia está diciendo que los apóstoles pasaron a hablar lenguas que antes no conocían, pero que los oyentes conocían perfectamente! Veamos entonces qué tipos de oyentes estaban presentes en aquel memorable Pentecostés. Comencemos entonces por el versículo 5: "Estaban habitando en Jerusalén judíos, hombres piadosos, de todas las naciones debajo del Cielo".

Existían tres fiestas, a las cuales los judíos no podían faltar: la Pascua, el Pentecostés y el Día de la Expiación. Por lo tanto, no es de extrañarse que estuviesen en Jerusalén "todas las naciones debajo del Cielo". Ciertamente también había muchas personas que hablaban lenguas diferentes, aun cuando eran judíos. Ciertamente había personas que hablaban hebraico, aramaico, griego y latín. Esta última era la lengua oficial del Imperio Romano. Y aun muchos dialectos entre los propios judíos, y principalmente entre los habitantes de otras naciones, que no eran judíos. ¿Y quiénes eran esos otros? Leamos los versículos 9 hasta el 11: "Partos, medos y elamitas y los naturales de la Mesopotamia, Judea, Capadocia, Ponto y Asia; de la Frigia y de la Panfília, de Egipto y de las regiones de la Libia en las inmediaciones de Cirene, y Romanos que aquí residen, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes".

Podemos ver claramente que había una mezcla muy grande de pueblos, y por lo tanto, también de lenguas (idiomas). La Biblia menciona por lo menos 15 pueblos diferentes. Había personas hasta de Egipto. También habían romanos (que hablaban latín), y aun prosélitos. Un prosélito era un gentío que se había convertido al judaísmo, pero que no necesariamente tenía que saber hablar hebraico. Percibimos así, que existía una gran necesidad de que surgiese alguna manera, para que todos pudiesen entender lo que Dios quería trasmitirles, sin que hubiese confusión total, y al mismo tiempo, que todos pudiesen entender claramente el mensaje divino.

Vamos a volver un poquito a nuestro problema de "oír" y de "hablar". Leamos entonces el versículo 7: "Estaban, pues, atónitos, y se admiraban, diciendo: ¡Ved! ¿No son, acaso, galileos todos esos que allí están hablando?"

Si el milagro fuese "oír", la congregación no debería haber quedado "atónita" y ni "admirados". Si el milagro hubiese sido "oír", quienes deberían haber quedado atónitos y admirados serían los apóstoles. Pero no fue esto lo que sucedió. Fue exactamente lo contrario. Fueron los oyentes que quedaron admirados. ¿Y por qué quedaron atónitos y admirados?

La respuesta está en el propio versículo 7: los oyentes comienzan a preguntarse: "¿No son, por acaso, galileos todos esos que allí están hablando?" En otras palabras, los oyentes están diciendo: ¿Pero qué está sucediendo aquí? ¡Yo conozco esos galileos! Ellos nunca fueron a la escuela, nunca estudiaron, ¿y ahora están hablando perfectamente mi propia lengua materna? ¿Cómo puede eso ser posible?

Si usted aun tiene dudas, de que los apóstoles estaban hablando una lengua conocida para la congregación, entonces leamos el versículo 8: "¿Y cómo los oímos hablar, cada uno, en nuestra propia lengua materna?"

Queda evidente aquí, que los apóstoles no hablaron una lengua extática, o una lengua de ángel como creen también los Pentecostales, sino que hablaron claramente una lengua conocida, un idioma conocido. Este fue el milagro operado por el Espíritu Santo. El problema existente era de comunicación para predicar el evangelio a "todas las naciones debajo del Cielo".

Y si usted aun tiene dudas, vamos a leer entonces el versículo 11: "...; ¿cómo los oímos hablar en nuestras propias lenguas las grandezas de Dios?"
¿Cómo podría la congregación entender que los apóstoles estaban hablando a respecto de las "grandezas de Dios", si nadie estuviese entendiendo inmediatamente lo que los apóstoles estaban hablando?

La Biblia no menciona absolutamente nada al respecto de intérpretes en este capítulo. Esto va a ser analizado más a fondo en 1 Corintios. 14, y ahí vamos a entender cuál era la razón para que Pablo solicitase la presencia de un intérprete. Leamos aún, en esta primera parte, los versículos 12 y 13: "Todos, atónitos y perplejos, se interpelaban unos a los otros: ¿qué quiere decir esto? Otros, sin embargo, burlándose, decían: ¡están embriagados!".

Este es más un refuerzo para que no vengamos a entender que era el milagro de "oír", y sí, el milagro de "hablar". Podemos ahora entender que, a medida que los apóstoles comenzaron a hablar en los idiomas de las personas allí presentes, los oyentes se fueron agrupando inmediatamente, de acuerdo con la lengua que les era entendible, o como dice la Biblia, "en su propia lengua". Es por causa de este fenómeno de agrupamiento, que la Biblia usa la expresión "se juntó la multitud, que se poseyó de perplejidad" (versículo 6). ¿Qué necesidad habría de "juntarse" si cada uno estuviese entendiendo su lengua en su propio oído? O sea, ¿si fuese el milagro de "oír"?

Y había aún otros oyentes en la congregación, que, entendiendo lo que estaba aconteciendo, y no queriendo que el mensaje fuese entendido por todos los presentes, exclamaron: "están embriagados". Ciertamente estos eran fariseos. De los mismos fariseos que 50 días antes, habían mandado matar Jesucristo, porque no concordaban con sus enseñanzas. Y ahora estaban los mismos apóstoles que habían aprendido con Jesús, hablando para la congregación, predicando el Evangelio de la Salvación, ¡y eso ciertamente no era del agrado de esos fariseos!

Pedro, percibiendo la situación, hace su inolvidable sermón para toda la congregación, pero especialmente para esos fariseos. Lea atentamente el tremendo sermón de Pedro, desde el versículo 14 hasta el versículo 36. ¡Qué extraordinario sermón en defensa de Cristo Jesús y de Sus verdades!
Note que este discurso de Pedro, es una respuesta inmediata a aquello que los fariseos dijeron en el versículo 13: "están embriagados". Note también lo que Pedro dice en el versículo 15: "Estos hombres no están embriagados, como estáis pensando...".

Vamos a analizar ahora algo importante, que está en el versículo 14: "Entonces se levantó Pedro, con los once; y, levantando la voz, los advirtió en estos términos:". Y a seguir viene el extraordinario sermón de Pedro. Pero el versículo dice que Pedro "se levantó con los once". ¿Qué está sucediendo ahora? Del versículo 1 al 13, la Biblia no nos informa lo que estaba siendo dicho para la congregación. Apenas dice que "todos pasaron a hablar en otras lenguas"; pero no nos es dicho lo que los apóstoles estaban diciendo.

A partir del versículo 14, la situación tiene un drástico cambio; ahora Pedro va a hablar en hebraico para esos fariseos, y los otros once van a traducir inmediatamente su sermón, para las otras lenguas allí representadas. Por eso la Biblia dice: "se levantó Pedro con los once". ¿Y será que toda la congregación entendió el sermón de Pedro? Leamos entonces el versículo 37: "oyendo ellos estas cosas, se les compungió el corazón y le preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: ¿Qué haremos, hermanos?". Es imposible que corazones sean compungidos, si esos mismos corazones no consiguieron entender nada de lo que Pedro había dicho. Y es más imposible aún, que esos mismos corazones, o personas, vengan después de no entender nada, a preguntar afligidos: ¿qué haremos hermanos?

Este es el verdadero Don de Lenguas ¡Todos entendieron inmediatamente! ¡Es para salvar personas que el Espíritu Santo dio el Don de Lenguas! Si usted aun no cree, entonces vamos a leer el extraordinario apelación que Pedro hace, como respuesta a la pregunta de la congregación, en el versículo 38: "Les respondió Pedro: arrepentíos, y cada uno de vosotros sea bautizado en nombre de Jesucristo para remisión de vuestros pecados, y recibiréis el Don del Espíritu Santo".

Aquí Pedro no dice que ellos deberían hablar lenguas después de ser bautizados en el nombre de Jesucristo. Sin embargo, Pedro dijo algo extremamente importante: "arrepentíos". Es esto lo que toda criatura precisa: entrega total a cristo. No es hablar lenguas extáticas, sino una entrega voluntaria a Cristo, para que entonces el Espíritu Santo pueda transformar esas mismas personas en hijos e hijas de Dios. Y en el versículo 41 leemos aun: "Entonces los que le aceptaron la palabra fueron bautizados, habiendo un aumento en aquel día de casi tres mil personas".

¿Fue este un bautismo sin el Espíritu Santo? cuando el corazón está "compungido", y cuando la persona acepta genuinamente "arrepentirse", entonces es evidente que el Espíritu Santo está realmente actuando poderosamente en esa persona. ¡Y el versículo 41 no dice absolutamente nada al respecto de esos nuevos conversos, respecto a si ellos hablaron en lenguas!

Ellos ciertamente recibieron el bautismo en el Espíritu Santo, pero no hablaron lenguas, y menos aun lenguas extáticas. La Biblia dice que en aquel día hubo un "aumento" de casi 3.000 personas. La Biblia no dice que hubo un semi-aumento de personas.

Y para concluir este lindo capítulo 2 del libro de Hechos, leamos desde es el versículo 42 hasta el versículo 47. Vea en esos versículos, si esos recién bautizados estaban realmente convertidos o no. Analice las obras de ellos y las alabanzas que ellos presentaban a Dios.

Al final del versículo 47 dice aun: "En cuanto eso, les añadía el Señor, día a día, los que iban siendo salvos". Si el propio Señor iba añadiendo a su iglesia, los que iban siendo salvos, y no dice en parte alguna que esos salvos habían hablado lenguas, como evidencia de su salvación, entonces podemos concluir que el hecho de hablar lenguas extáticas no es evidencia de haber sido bautizados en el Espíritu Santo.

Resumiendo entonces, podemos entender ahora perfectamente, qué es lo que sucedió en aquel extraordinario Pentecostés: fue que los discípulos hablaron las lenguas de naciones, idiomas que no era el de ellos, de una forma sobrenatural, ¡sin ellos haber estudiado esos idiomas antes de aquella ocasión! Y todo esto sucedió en cumplimiento a la profecía de Joel 2:28-29. Y los que tenían correcto conocimiento de esta profecía, acabaron aceptando el sermón de Pedro, que fue traducido simultáneamente del hebraico para los otros idiomas presentes en esta ocasión. Lea de nuevo el versículo 41, donde dice que ellos aceptaron. Y aceptaron porque esta era la voluntad de Dios, y justamente por eso el Espíritu Santo estaba dando, u otorgando, ese Don a los apóstoles.

El verdadero Don de Lenguas tiene fines evangelísticos. Fue dado por Dios, para que su voluntad y Su verdad pudiesen ser entendidas por los seres humanos, y no para hacer demostraciones de "santidad" dentro de una iglesia cualquiera.

Antes de pasar a estudiar algunos párrafos del Espíritu de Profecía, me gustaría destacar que todas las personas que estaban presentes en aquel Pentecostés, no estaban allí para asistir o escuchar a los apóstoles hablar en otras lenguas, sino que estaban allí por causa de la fiesta del Pentecostés. Recordemos una vez más, que existían tres fiestas a las cuales un judío no podía faltar: Pascua, Pentecostés y Día de la Expiación. Los que allí estaban, ni siquiera imaginaban que en ese Pentecostés iría a suceder ese milagro extraordinario, que los apóstoles hablaran en lenguas de naciones, movidos por el poder del Espíritu Santo. Por eso mismo es que ellos quedaron al comienzo atónitos y perplejos.

Y ahora analicemos lo que significó aquel Pentecostés, en el plano general de la Redención de Dios para con el hombre. ¿Por qué ese Pentecostés fue tan especial? ¿Qué acontecimiento especial estaba teniendo lugar en el mismo momento en el Cielo? Leamos con calma los versículos 32 y 33: "A este Jesús Dios resucitó, de lo que todos nosotros somos testigos. Exaltado, pues, a la diestra de Dios, habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, derramó esto que véis y oís".

¿Por qué fue derramado el Espíritu Santo de una manera tan extraordinaria en aquél Pentecostés? ¿Por qué no sucedió el mismo milagro en otros Pentecostés? Al final, ¡cada año había un Pentecostés!

¿Cuál es el significado de la palabra Pentecostés? Ella significa "cincuenta días después” de la Pascua. Jesús celebró la Santa Cena en lo que hoy es conocido como Semana Santa. El fue crucificado el viernes. Al día siguiente, por lo tanto en el sábado, sería celebrada la Pascua. Vemos aquí un detalle importante: este sábado era un "gran Sábado", porque coincidió ser un Sábado Moral y un Sábado Ceremonial, en el mismo día. Juan expresa esto de la siguiente manera: "... pues era grande el día de aquél Sábado..." (Juan 19:31).

En el primer día de la semana (hoy conocido como domingo), Jesús resucitó y aun permaneció por 40 días enseñando a los apóstoles. Lea Hechos 1:1-5. En el versículo 5 Jesús dijo: "mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo, no mucho después de estos días". Y sucedió que 10 días después, el Espíritu Santo fue realmente derramado en los apóstoles, tal cual Jesús profetizara. Pero, ¿por qué sucedió todo esto en aquel Pentecostés? Hechos 2:33 tiene la respuesta: porque Jesús estaba siendo exaltado por Dios en el Cielo, o en otras palabras, en el Santuario Celestial, donde Él ahora pasaría a ser mediador del hombre delante de Dios. Esto está claramente expresado en Hebreos 9:24. A partir de ese instante Jesús se tornó nuestro Sumo Sacerdote, y es evidente que si Él es nuestro Sumo Sacerdote, entonces tiene que existir también un Santuario donde Él pueda desempeñar esa su nueva función, para poder así continuar intercediendo en favor de todo ser humano que lo acepte como su Señor y su salvador.

Leamos ahora un párrafo muy aclarador del Espíritu de Profecía: "La ascensión de Cristo al cielo fue la señal de que sus seguidores iban a recibir la bendición prometida. Habían de esperarla antes de empezar a hacer su obra. Cuando Cristo entró por los portales celestiales, fue entronizado en medio de la adoración de los ángeles. Tan pronto como esta ceremonia hubo terminado, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos en abundantes raudales, y Cristo fue de veras glorificado con la misma gloria que había tenido con el Padre, desde toda la eternidad. El derramamiento pentecostal era la comunicación del Cielo de que el Redentor había iniciado su ministerio celestial. De acuerdo con su promesa, había enviado el Espíritu Santo del cielo a sus seguidores como prueba de que, como sacerdote y rey, había recibido toda autoridad en el cielo y en la tierra, y era el Ungido sobre su pueblo.
"Y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, que se asentó sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, como el Espíritu les daba que hablasen." El Espíritu Santo, asumiendo la forma de lenguas de fuego, descansó sobre los que estaban congregados. Esto era un emblema del don entonces concedido a los discípulos, que los habilitaba para hablar con facilidad idiomas antes desconocidos para ellos. La apariencia de fuego significaba el celo ferviente con que los apóstoles iban a trabajar, y el poder que iba a acompañar su obra.

"Moraban entonces en Jerusalén Judíos, varones religiosos, de todas las naciones debajo del cielo". Durante la dispersión, los judíos habían sido esparcidos a casi todos los lugares del mundo habitado, y en su destierro habían aprendido a hablar varios idiomas. Muchos de estos judíos estaban en esta ocasión en Jerusalén, asistiendo a las festividades religiosas que se celebraban. Toda lengua conocida estaba representada por la multitud reunida. Esta diversidad de idiomas hubiera representado un gran obstáculo para la proclamación del Evangelio; por lo tanto Dios suplió de una manera milagrosa la deficiencia de los apóstoles. El Espíritu Santo hizo por ellos lo que los discípulos no hubieran podido llevar a cabo en todo el curso de su vida. Ellos podían ahora proclamar las verdades del Evangelio extensamente, pues hablaban con corrección los idiomas de aquellos por quienes trabajaban. Este don milagroso era una evidencia poderosa para el mundo de que la comisión de ellos llevaba el sello del cielo. Desde entonces en adelante, el habla de los discípulos fue pura, sencilla y correcta, ya hablaran en su idioma nativo o en idioma extranjero”. HAp: 31-33.

Este párrafo es extraordinariamente aclarador. Confirma plenamente lo que la Biblia enseña. Podemos ahora entender que el poder del Pentecostés es para todos, pero la manera como el se presentó no es para ser repetida. Aquél Pentecostés representó la coronación de Cristo Jesús en el Cielo, y esto no sucederá una segunda vez. Sin embargo el derramamiento del Espíritu Santo será dado por Dios nuevamente, en la Lluvia Tardía; pero ahora será para terminar su obra. En el Pentecostés el Espíritu Santo fue dado para comenzar su obra, y de aquí a poco será dado nuevamente para la iglesia remanente, para terminar la predicación del Evangelio Eterno, y entonces Jesús volverá, tal como está predicho en Mat. 24:14.

Hechos 10

En esta segunda parte, analizaremos Hechos 10. Una vez más haremos las mismas preguntas que hicimos antes de comenzar a analizar Hechos 2. O sea, ¿qué tipo de lenguas fueron habladas en Hechos 10? ¿Fueron lenguas extáticas, lenguas de naciones (idiomas), o fueron lenguas de ángeles?
¿Cuál era la necesidad a ser suplida aquí en Hechos 10? ¿Cómo podríamos determinar, sin miedo a errar, cuál fue el tipo de lengua hablada en Hechos 10?

El versículo donde aparece este fenómeno, es el versículo 46. Vamos a analizar el capítulo 10 de Hechos de dos maneras: primero con argumentos de textos, y después con argumentos de contexto.

Argumentos de textos: en este capítulo tenemos 4 textos que podrán ayudarnos a entender grandemente el tipo de lengua que fue hablado. Los textos son los siguientes:

1.- Hechos 10:47 "también como nosotros"
2.- Hechos 11:15 "como también sobre nosotros"
3.- Hechos 11:17 "concedió el mismo don que a nosotros"
4.- Hechos 15:8-9 "como también a nosotros" y "no estableció distinción alguna entre nosotros y ellos".


¿Cuál es la conclusión que usted extraería de los versículos arriba? Léalos todos y verifique los textos colocados al lado de cada versículo. ¿Los textos que se colocaron entre comillas constan en el versículo citado? Si así es, ¿cuál será la conclusión que podremos extraer de todos estos versículos? Si miramos con atención, ¡ellos están apuntando para una igualdad de acontecimientos! En los 4 versículos arriba, ¿quién es la persona que está hablando? ¡En todos ellos es Pedro! ¿Él participó del Pentecostés? Fue justamente Pedro que tuvo una participación extraordinaria en el Pentecostés. Él sabía muy bien lo que sucedió en ese día. Y ahora, él mismo, nos está diciendo que el Espíritu Santo fue derramado para los gentíos "como también sobre nosotros en el principio". Y vamos a colocar aquí aun Hechos 15:8-9, para que quede más claro:

"Y Dios que conoce los corazones, les dio testimonio, concediendo el Espíritu Santo a ellos, como también a nosotros nos concediera. Y no estableció distinción alguna entre nosotros y ellos, purificándoles por la fe los corazones".

Si la propia Biblia nos está diciendo que no hay distinción ninguna, entre lo que fue dado a los apóstoles en el Pentecostés y lo que fue dado a Cornelio y a los otros que también estaban presentes, entonces podemos concluir que lo que fue dado, ahora para los gentíos (Cornelio era un gentil, y se volvió un prosélito) fue el mismo Espíritu Santo que fuera dado a los apóstoles, y de la misma manera. Por lo tanto, las lenguas que estos gentíos hablaron, tienen que ser de la misma naturaleza que las lenguas habladas por los apóstoles. Esto es, lenguas de naciones, lenguas conocidas para los oyentes, aun cuando quien las estuviese hablando, nunca hubiese estudiado esa lengua antes. Si sabemos exactamente lo que sucedió en el Pentecostés, y esto ya fue explicado en la primera parte, entonces también podemos saber lo que sucedió en la casa de Cornelio.

Argumento del contexto: ¿Cuál es ahora el argumento del contexto? Para esto, vamos a tener que leer todo el capítulo 10, y después, extraer las conclusiones que la Biblia nos muestra en este capítulo. Vamos a dividir el capítulo 10 en varias escenas:

Escena 1: versículos 1-6 Cornelio, por indicación de Dios, manda llamar a Pedro.
Escena 2: versículos 7-8 Tres hombres van hasta la casa de Pedro. El ángel les dio la dirección exacta.
Escena 3: versículos 9-16 Pedro sube a la terraza para orar, y tuvo una visión.


Aquí abramos un paréntesis: el versículo 15 es interpretado por muchas religiones, de manera a liberar el consumo de cualquier alimento, alegando que lo "que Dios purificó no lo consideres común" o "no hagas tu común lo que Dios purificó" (Versión Revisada y Corregida). O aun "no llames de impuro aquello que Dios purificó" (La Biblia en el Lenguaje de Hoy).

Sucede sin embargo, que esta visión que Pedro tuvo, no tiene absolutamente ninguna relación con temperancia, o alimentación. Para entender esto, leamos la primera parte del versículo 17: "Mientras Pedro estaba perplejo sobre cuál sería el significado de la visión".

Si fuese simplemente una cuestión de temperancia, ¡Pedro no habría quedado perplejo! En el versículo 19 tenemos aun más información al respecto del mismo problema: "Mientras meditaba Pedro acerca de la visión, le dijo el Espíritu: están ahí dos hombres que te procuran". El problema no era temperancia, y sí evangelismo. Pedro tenía que entender que Dios no hace acepción de personas. Él entiende el significado de la visión solamente en el versículo 34: "reconozco por verdad que Dios no hace acepción de personas".

Más adelante, vamos a comentar esto nuevamente. Que quede sin embargo claro, que cuando Dios prohibió comer carnes inmundas (como el puerco) en Levíticos 11, Él continua pidiendo la misma actitud para con Sus Hijos hoy: "Es bueno no comer carne, ni beber vino, ni hacer cualquier otra cosa con que tu hermano venga a tropezar". (Romanos. 14:21).

Escena 4: Versículos 17-23 Los hombres llegan a la casa donde estaba Pedro. El Espíritu Santo le dice a Pedro: "desciende y va con ellos nada dudando". Ellos duermen en la casa donde estaba Pedro.

Aquí tenemos que hacer algunos comentarios más. Si Pedro no hubiese tenido la visión del lienzo, el no habría atendido a los tres hombres, y nunca habría hecho con que ellos aun durmiesen en su casa. Para un judío, esto era totalmente contrario a la ley mosaica. Vea las palabras de Pedro, cuando él llegó a la casa de Cornelio:
"Vosotros bien sabéis que es prohibido a un judío juntarse o aun aproximarse a alguien de otra raza; pero Dios me demostró (a través de la visión) que a ningún hombre considerase común o inmundo. (Versículo 28). Este fue el motivo de Dios para haber dado esa visión a Pedro. Caso contrario, Pedro nunca habría ido a la casa de Cornelio, y esto habría sido bastante triste para Dios y para Cornelio y sus parientes y amigos.
Qué Dios maravilloso es este Dios que nosotros tenemos. Él nos trata como personas que poseen libre albedrío, y él nunca transgrede esta libertad que Él mismo nos dio. El amor de Dios realmente constriñe. (2 Corintios. 5:14).

Escena 6: Versículos 23-24 Al día siguiente, todos van para la casa de Cornelio.
Escena 7: Versículos 28-35 Cornelio los estaba esperando. La casa estaba llena de personas. Había también amigos íntimos.
Escena 8: Versículos 36-43 Pedro les habla sobre Jesús Cristo. Pedro está haciendo ahora lo que Dios quería que fuese hecho, o sea, que el evangelio fuese predicado también a los gentiles.
Escena 9: Versículos 44-48 Los oyentes reciben el Espíritu Santo, y son entonces bautizados en nombre de Jesucristo.

Note aquí un detalle importante: aquí los gentiles hablaron lenguas primero y después fueron bautizados; los Pentecostales dicen que una persona primero es bautizada en Cristo Jesús, y después es bautizada en el Espíritu Santo, siendo esto último, evidenciado por el don de lenguas. Aquí sucedió exactamente lo contrario.
Muy bien. Leímos hasta aquí todo el capítulo 10 de Hechos. ¿Y cuál es el argumento del contexto? o en otras palabras: ¿Cuál es la lección que nos deja el capítulo como un todo?

Dios le da una visión a Pedro, para que este pueda ir hasta la casa de Cornelio, y llevase el Evangelio, las buenas nuevas de Salvación, para los gentiles. Esto no habría sucedido si Pedro no hubiese recibido la visión. Y esto es tan verdadero, y fue tan peligroso para Pedro, que fue llamado para responder por sus hechos delante del Concilio de Jerusalén. Es exactamente esto que está relatado en Hechos 11:1-18. Veamos por ejemplo el versículo 3: "Entraste en casa de hombres incircuncisos, y comiste con ellos". Los judíos no entendían la voluntad de Dios. Pensaban que la maravillosa verdad que Dios les había dado, era para ellos solamente. Ellos acabaron enterrando los talentos que Dios les diera para predicar al mundo. Dios quería que Israel fuese la cabeza de todas las naciones en todo. Sin embargo Israel no correspondió a las expectativas de Dios. Esta conducta triste de Israel puede ser vista en todo el Antiguo Testamento. Hay un continuo ir y volver del pueblo de Dios. Épocas de bonanza y épocas de tempestades. Épocas de idolatría y épocas de consagración al verdadero Dios. Épocas de guerras y épocas de paz junto a Dios. Esto está claramente ilustrado en la parábola de los labradores malos en Mateo 21:33-46. Dios apenas quería "recibir los frutos que le tocaban". Pero los labradores (los judíos) hirieron y mataron los siervos (profetas o mensajeros, siendo el último el propio Jesús Cristo; lea el versículo 37).

Por otro lado, no debemos olvidar que las 70 semanas proféticas de Daniel 9:24-27 estaban llegando a su fin. En Daniel 9:27 dice: "El hará firme alianza con muchos por una semana; en la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda de manjares". Esta profecía apuntaba claramente para el fin de la ley ceremonial, hecho este comprobado por el relato hecho en Mat. 15:38, a saber: "Y el velo del Santuario se rasgó en dos partes, de alto abajo". El velo no se rasgó porque alguien lo forzó. En este caso se habría rasgado de abajo hacia arriba. Pero se rasgó de arriba hacia abajo. Era el cumplimiento de la profecía de Daniel hecha en el año 583 antes de Cristo

No era más necesario matar un corderito en la tarde y otro en la mañana, como se hacía en el sacrificio continuo de la ley ceremonial (no confundir con la ley moral, o sea, con los Diez Mandamientos). El verdadero Cordero había muerto en la Cruz para quitar los pecados de todo aquél que en Él crea (Juan 3:16).

Pero esta profecía Mesiánica parecía no estar siendo entendida por el pueblo judío. Entonces Dios toma una vez más la iniciativa para salvar a los hombres, y en especial el que hasta entonces había sido Su pueblo, alertándolos a través de los apóstoles de que aun podrían ser salvos , no más como pueblo pero sí como personas, a través de una entrega total a Cristo. ¡Al mismo Jesucristo que ellos habían crucificado! Este fue el mensaje de Pedro en el Pentecostés. Lea más una vez Hechos 2:37-41.

La última semana profética de Daniel 9:27 comenzó en el año 27 d.C. y terminó en el año 34 d.C. La "mitad de la semana" por lo tanto, se dio en el año 31 d.C., año en que Jesús murió en el Gólgota. El fin de la semana fue marcado por la muerte de Esteban, primer mártir cristiano, en el año 34 d.C. El rechazo del contenido del sermón de Esteban, rechazaba automáticamente al pueblo judío como pueblo escogido de Dios. Pero el Evangelio tenía ahora que ser predicado a todo el mundo, y esto incluía los gentiles, a los cuales Pedro no quería ir, conforme leemos en Hechos 10:14, porque ni aun él estaba entendiendo los planes de Dios para con los hombres. Era necesaria una visión más amplia del Plan de la Redención, para poder entender la visión del lienzo que Pedro recibiera de Dios, y aun instrucciones "personales" del Espíritu Santo. Vemos aquí cómo nosotros, seres humanos, podemos ser completamente ciegos a los planos de Dios, estando en comunión con Él. Pedro no era ningún ateo; muy por el contrario, él era un apóstol.

El mismo peligro corremos hoy en día. Podemos creer que estamos haciendo la voluntad divina, cuando en la verdad estamos bien lejos de ella. ¡Creemos que tenemos la verdad, pero no la vivimos! Creemos que guardamos todos sus mandamientos, pero puede ser que sea apenas legalismo y no justificación por la fe. Creemos estar haciendo Evangelismo, cuando en la verdad podemos estar deshonrando el Evangelio. Precisamos de la Lluvia Tardía, siendo que antes debemos haber recibido la Lluvia Primera.

Volviendo a nuestro análisis del Don de Lenguas, Dios no podría haber dado o repartido su Santo Espíritu, para los gentiles, de una forma o manera diferente de aquella que El mismo hizo en el Pentecostés, porque El "no hace acepción de personas". Es por eso que la Biblia usa el argumento de igualdad cuanto otorga el Don. Si hubiese sido dado de una manera diferente, Pedro nunca lo habría reconocido como siendo el mismo Don que le fuera dado a él mismo y a los otros apóstoles en el Pentecostés. Si Dios hubiese dado el Don de Lenguas de una manera diferente para los gentiles que para los judíos, Él habría sido inconsecuente consigo mismo.

Es justamente por esto que podemos confiar siempre en Dios, porque Él nunca cambia las reglas del juego. Leamos la segunda parte del versículo 17 del primer capítulo de Santiago: "... en quien no puede existir variación, o sombra de modificación". Este versículo se está refiriendo a Dios Padre, pero podemos aplicarlo a las tres Personas de la Divinidad indistintamente. De aquí también podemos concluir que Su ley también no puede cambiar (los 10 Mandamientos), porque ella es un espejo de su carácter, y ya vimos que Dios no va a cambiar su carácter, ni nada absolutamente. Por lo tanto, su ley también es eterna, así como Él también lo es.

Para terminar este pequeño análisis de Hechos 10, vamos a leer más una vez el versículo 46: "Pues los oían hablando en lenguas y engrandeciendo a Dios". Si las lenguas habladas fuesen ininteligibles, como muchos pretenden que sea, ¿cómo podían entonces los oyentes saber que los que estaban hablando esas lenguas, estaban engrandeciendo a Dios? Solamente alguien que estuviese entendiendo perfectamente lo que estaba siendo dicho, podría decir que realmente estaban engrandeciendo a Dios. Caso contrario el versículo 46 no sería como es.

Que todos nosotros podamos de hecho engrandecer el nombre de Dios, entendiendo correctamente su palabra, y colocándola en práctica todos los días de nuestras vidas, para honra y gloria de Él, y para que muchos aun puedan ser salvos por intermedio de Él, para la eternidad toda. Que Dios tenga misericordia de cada uno de nosotros. Alabado sea Dios por Su gran amor para con nosotros miserables pecadores.

Leamos este extraordinario versículo: "El Señor, está en Su Santo Templo; cállese delante de ÉL toda la Tierra" (Habacuc 2:20).

Hechos 19

En esta tercera parte de nuestro estudio sobre el Don de Lenguas, estudiaremos ahora Hechos 19. Nuevamente haremos la misma pregunta que ya hicimos para analizar Hechos 2 y Hechos 10: ¿cuál fue la naturaleza de las lenguas habladas en Hechos 19? ¿Fueron lenguas extáticas, lenguas de naciones (idiomas), o fueron lenguas de ángeles?

Vamos a leer Hechos 19:6 en varias versiones diferentes:

1.- "E imponiéndoles Pablo las manos vino sobre ellos el Espíritu Santo; y tanto hablaban en lenguas como profetizaban." (ARA)
2.- "E, imponiéndoles Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban lenguas, y profetizaban." (ARC)
Aquí dice "hablaban y profetizaban”. Si profetizaban, deberían estar usando alguna lengua inteligible para hacer eso.
3.- "y cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo vino sobre ellos, y ellos se pusieron a hablar en lenguas y a profetizar." (Biblia de Jerusalén)
4.- "Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo y hablaban en lenguas, y profetizaban." (Casiodoro de Reina, en español).
5.- "Y cuando Pablo colocó las manos sobre ellos, vino el Espíritu Santo sobre ellos, y ellos hablaban en lenguas y profetizaban." (Martín Lutero, en alemán)
6.- "Y cuando Pablo impuso las manos sobre ellos, el Espíritu Santo vino sobre ellos; y ellos hablaron con lenguas, y profetizaban." (KJV, en inglés).
7.- "Y después, cuando Pablo puso las manos sobre sus cabezas, el Espíritu Santo vino sobe ellos, y hablaron en otras lenguas y profetizaban." (La Biblia Viva, en portugués).
8.- "Cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo vino sobre ellos, y ellos hablaron en lenguas y profetizaban." (Louis Segond, en francés).
9.- "Y habiéndoles Pablo impuesto las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo y hablaban en diversas lenguas y profetizaban." (Padre Antonio Pereira de Figueiredo, en portugués).
10.- "Ahí Pablo puso las manos sobre ellos, y el Espíritu Santo vino sobre todos y comenzaron luego a hablar en lenguas extrañas, y anunciaban también la palabra de Dios." (La Biblia en el Lenguaje de Hoy).

Esta última versión, es la más tendenciosa, porque incluye la palabra "extrañas", siendo que esta palabra no consta en el original griego. Ustedes pueden notar que ninguna de las otras versiones usa la palabra "extrañas". ¡Muchos usan esta versión, y quedan convencidos de que las lenguas habladas tienen que ser "extrañas"!

La inclusión de esta palabra, solo apareció en las versiones más recientes, como una manera de querer que los lectores despreocupados, tengan la tendencia de entender el Don de Lenguas como tratándose realmente de lenguas extrañas, o ininteligibles. La única cosa extraña en todo este intento, es la inclusión de la palabra "extrañas". La propia Biblia advierte sobre este hecho en Deuteronomio 4:2.

"nada acrecentéis a la palabra que os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los Mandamientos del Señor vuestro Dios, que yo os mando".
Este mismo fenómeno de inclusión, sucede en las versiones más recientes, especialmente entre los católicos, en lo que dice respecto al Apocalipsis 1:10 "Me encontré en espíritu, en el día del señor, y oí por detrás de mi grande voz, como de trompeta". En las versiones católicas fue retirada la palabra "Día del Señor", y en su lugar fue colocada la palabra "en el día domingo". En toda la Biblia, el Día del Señor siempre fue el sábado, nunca el domingo. El sábado continúa siendo el Día del Señor, ayer, hoy y eternamente. Así dice la Palabra del Señor, y eso no puede ni debe ser cambiado. En el propio libro de Apocalipsis Dios hizo una advertencia muy seria en este mismo sentido, previendo que esto un día iría a suceder: "Yo, a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro, testifico: si alguien les hace cualquier añadidura, Dios le acrecentará los flagelos escritos en este libro; y si alguien quita cualquier cosa de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del árbol de la vida, de la ciudad santa, y de las cosas que se hayan escritas en este libro." (Apocalipsis. 22:18-19).

Volvamos ahora a analizar Hechos 19:6. Por la lectura atenta de las 10 versiones arriba citadas, podemos entender que los que allí se encontraban, inspirados por el Espíritu Santo comenzaron a hablar lenguas inteligibles. La prueba de esto es que la propia Biblia dice que ellos "profetizaban".

¿Cómo podrían saber los oyentes que ellos estaban profetizando, si nadie estuviese entendiendo nada de lo que estaba siendo dicho? Si nadie estuviese entendiendo nada, como muchos quieren dar a entender hoy en día, diciendo que se trata de lenguas extáticas, entonces nadie habría quedado sabiendo que en ese instante ellos estaban profetizando. Otro argumento que podemos analizar, es preguntar lo siguiente: ¿Cuál fue la palabra usada en el original griego (en las copias existentes hoy) para describir el mismo acontecimiento en Hechos 2? ¿Y cuál fue la palabra usada en Hechos 10?

Verificaremos que en Hechos 2 fue usada la palabra "glosa" para describir el hecho de "hablar en lenguas". Es por esto que el fenómeno de hablar lenguas también es conocido como glosolalia. Entonces, si en Hechos 2, Hechos 10 y en Hechos 19 fue usada la misma palabra, entonces el fenómeno que sucedió también tiene que ser el mismo, o sea, lenguas inteligibles o lenguas de naciones o idiomas como existen tantos hoy en día. (Si A=B y B=C, entonces A=C).

Y el último argumento que podemos usar en este caso, es preguntar: ¿Por qué iría Dios a cambiar el concepto de la palabra Glosa en Hechos 19? Si Dios realmente intentaba cambiar, ¿no iría Él ciertamente dejar eso bien claro para el hombre, cuando este leyese su Palabra? Creemos sinceramente que sí. Pero como esto no sucedió, tenemos que entender que el fenómeno que sucedió en Hechos 19 es el mismo fenómeno que sucedió en Hechos 2 y en Hechos 10. ¡Y esos dos capítulos ya fueron analizados anteriormente, y la conclusión a que llegamos no deja lugar a más dudas!

Pero aun tenemos un argumento más con respecto a Hechos 19. Vamos a leer un trecho del libro Hechos de los Apóstoles, en la página 229-230: " Con profundo interés, y agradecido y maravillado gozo, los hermanos escucharon las palabras de Pablo. Por la fe aceptaron la maravillosa verdad del sacrificio expiatorio de Cristo, y le recibieron como su Redentor. Fueron bautizados entonces en el nombre de Jesús; "y habiéndoles impuesto Pablo las manos," recibieron también el bautismo del Espíritu Santo, por el cual fueron capacitados para hablar los idiomas de otras naciones, y para profetizar. Así fueron habilitados para trabajar como misioneros en Efeso y en su vecindad, y también para salir a proclamar el Evangelio en Asia Menor.

Fue abrigando un espíritu humilde y susceptible a la enseñanza cómo estos hombres adquirieron la experiencia que los habilitó para salir como obreros al campo de la mies. Su ejemplo presenta a los cristianos una lección de gran valor. Muchos hacen tan sólo poco progreso en la vida divina porque tienen demasiada suficiencia propia para ocupar la posición de alumnos. Se conforman con un conocimiento superficial de la Palabra de Dios. No desean cambiar su fe o práctica, y por ende no hacen esfuerzos por adquirir mayor conocimiento”.

Se hace evidente más una vez, que el Don de Lenguas dado a la iglesia primitiva, tenía claramente fines evangelísticos, y no tenía nada que ver con la manera por la cual hoy en día algunos entienden este fenómeno, diciendo que son lenguas extáticas que nadie consigue entender, a no ser Dios. Ni aun Dios tiene placer en entender tal tipo de lenguas, ya que nunca fue la voluntad de ÉL, que su Don de Lenguas fuese un día tan tergiversado y destituido del poder genuino del Espíritu Santo.

"La experiencia de esos conversos judíos tiene todavía otra lección para nosotros. Cuando fueron bautizados por Juan, no comprendieron bien la misión de Jesús como expiador de los pecados. Seguían creyendo graves errores, pero cuando recibieron mayor conocimiento, aceptaron alegremente a Cristo como su Redentor; y al dar este paso hacia adelante, cambiaron sus obligaciones. Cuando recibieron una fe más pura, hubo un cambio correspondiente en su vida. Como señal de este cambio, y como reconocimiento de su fe en Cristo, fueron bautizados de nuevo, en el nombre de Jesús”. HAp 231.

8: 1 Corintios 14

Analizaremos ahora uno de los capítulos más controvertidos de la Biblia, en lo que dice respecto al Don de Lenguas. 1 Corintios 14.

Antes de entrar en el análisis del texto Bíblico, es conveniente hacer un pequeño resumen de la historia de Corinto. Veamos entonces lo que el Diccionario de la Biblia, de John Davis, nos dice en la página 128: "Nombre de una ciudad de Grecia, situada en el unión que liga Peloponeso al continente. En tiempos remotos, esta ciudad nació en la extremidad sur de esta punta de tierra y en una planicie al costado del Acrocorinto. El tráfico terrestre entre la península y el continente era hecho por el centro de la ciudad y la mayor parte del comercio entre Asia y el Occidente, entraba por sus puertos por causa de la ventaja de navegación por el golfo de Salónica al oriente del istmo y el golfo de Corinto al oeste. La ciudad atraía los negociantes fenicios que allí iban a buscar material con que fabricaban el color púrpura que ellos sacaban de los peces que poblaban sus mares; introducían la manufactura de paños, de cerámica y de armas de guerra; y juntamente establecieron el culto impuro de las divinidades fenicias. Posteriormente, emigrantes de África dominaron la región. Por el año 1074 a.C. la supremacía política pasó para los dorios, sin embargo el carácter de la población permaneció el mismo: eran comerciantes, enemigos de la guerra, dados a la lujuria y a la licenciosidad. Su vida moral dio motivo a la formación de un verbo expresivo de estas cualidades condenables, verbo "corintinizar". Excepto durante los años 243-222 a.C., los Macedonios conservaron la ciudadela desde 335-197 a.C., cuando en 196 a.C. Grecia fue declarada independiente por los romanos."

¿Cuál cree usted que era una de las características más trascendente de Corinto? Acuérdese que Corinto era un puerto, y era una ciudad de gran comercio en la época de Pablo. Ciertamente la característica más trascendente debe haber sido la presencia de muchos extranjeros que hablaban muchos idiomas o dialectos diferentes. Esto fuera del griego que era la lengua materna, y del latín que era la lengua oficial del Imperio Romano, pero que al mismo tiempo era la lengua usada para efectuar las transacciones comerciales de la época. El latín era para aquella época, lo que el inglés es para nuestro mundo hoy.

Teniendo en vista todo esto, ¿cómo cree usted que era la iglesia de Corinto? ¿Una iglesia santa? (en el sentido Bíblico de la palabra santa: separada para trabajar para Dios). Anteriormente vimos que los corintios eran dados a la lujuria y licenciosidad. Esto fue el resultado de la gran mezcla de razas y lenguas diferentes. Costumbres diferentes. Religiones diferentes. ¿Cómo sería entonces la iglesia que Pablo fundó en Corinto?
Es bastante probable, que en la iglesia de Corinto, hayan coexistido tres tipos de miembros:

1.- Un tipo que había aprendido a hablar lenguas de acuerdo con el canon apostólico, o sea, sobrenaturalmente; ellos hablaban una lengua perceptible y que debería haber sido usada para fines evangelísticos, como ya demostramos en los tres estudios anteriores. Sin embargo, en vez de salir para evangelizar otras personas, se quedaban hablando en la lengua aprendida sobrenaturalmente, dentro de la iglesia de Corinto. Esto, pensaban ellos, les daba un "status" más elevado que a los otros miembros. Es esto lo que sucede hoy en las iglesias Pentecostales: algunos se encuentran más santos que los otros, porque hablan "lenguas", y por lo tanto fueron "bautizados" en el Espíritu Santo; al paso que los otros aun no alcanzaron ese nivel tan "especial".

2.- Otro tipo que había aprendido una lengua cualquiera en su país de origen, como fenicio, egipcio o árabe (ver Hechos 2:9-10). Este miembro también encontraba interesante hablar en la iglesia, aun cuando nadie lo estuviera entendiendo.

3.- ¡Y finalmente otro tipo que hablaba lenguas extáticas! El fenómeno de hablar lenguas extáticas no es nuevo; ya existía antes de los tiempos de Jesús Cristo.

Qué situación desesperada esta de la iglesia de Corinto, ¿no es verdad? ¿O usted aun cree que estos tres tipos de miembros no hayan realmente existido en la iglesia de Corinto? ¿Usted aun cree que la iglesia de Corinto era tranquila y bien comportada, siguiendo en todo las enseñanzas de Cristo?
Si todo estaba yendo perfectamente en la iglesia de Corinto, ¿para qué consultar a Pablo? ¿Para qué hacer con que Pablo escribiese a los Corintios toda una epístola con 16 capítulos?

Vamos a analizar más de cerca la iglesia de Corinto. Veamos los problemas que ellos tenían, y que hoy nosotros también tenemos. ¡Nosotros no somos mejores que ellos! Vamos a leer 1 Corintios. 3:1-4. Ahora coloquemos aquí el versículo 3: "Por cuanto habiendo entre vosotros celos y contiendas, ¿no es así que sois carnales y andáis según el hombre?

¿Por qué surgieron estos celos y contiendas dentro de la iglesia? ¿Por el hecho de que algunos estaban hablando lenguas "extrañas" y otros no conseguían hacer lo mismo? Tal vez. Pero eso no era todo. Lea todo el libro de 1 Corintios. ¿Qué encontró? ¿Muchos elogios de Pablo a los Corintios por su fidelidad a Jesús? (Lea 1 Corintios. 4:2). Yo creo que es justamente lo contrario. Veamos:

¿Cuál es el contenido del Cáp. 4? Reprobaciones y amonestaciones.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 5? Impureza, inmoralidad y exhortaciones.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 6? Litigio entre hermanos, sensualidad.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 7? Problemas con respecto al casamiento.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 8? Cosas sacrificadas a los ídolos.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 9? Problemas con el ministerio.
¿Cuál es el contenido del Cáp.10? Problemas con idolatría y temperancia.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 11? Problemas con comportamiento en la iglesia.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 12? Dones espirituales y unidad de la iglesia.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 13? Falta de verdadero amor en la iglesia.
¿Cuál es el contenido del Cáp. 14? Don de Lenguas y necesidad de orden en la iglesia.


¿No es este un espectáculo altamente desalentador? Es por causa de estos y otros problemas, que Pablo escribió la primera epístola a los Corintios.
Ahora veamos cómo es que Pablo resolvió el problema del Don de Lenguas en la iglesia de Corinto. Esto es realmente apasionante. Pablo consigue resolver el problema de una forma magistral. Vamos a leer primero los versículos 27 y 28 del capitulo 14: "En el caso que alguien hable en otra lengua, que no sean más que dos o cuando mucho tres, y esto sucesivamente, y haya quien interprete. Pero no habiendo intérprete, quédese callado en la iglesia, hablando consigo mismo y con Dios".

¿Esta orden de Pablo es seguida por los Pentecostales y Carismáticos? ¿Acaso Pablo aquí no está insistiendo por la inteligibilidad de las lenguas? Si así no fuese, ¿por qué Pablo manda que hablen solamente dos o como máximo tres personas, y de forma sucesiva? Justamente para que todos puedan entender lo que está siendo dicho y traducido inmediatamente.

Hoy en día, cuando las Naciones Unidas se reúnen en Nueva York, ¿los delegados hablan todos al mismo tiempo? O habla uno cada vez, y aquel delegado que no esté entendiendo el idioma que está siendo hablado, ¿no procura ponerse los audífonos para poder oír la traductora simultánea que está justamente traduciendo para su propio idioma? ¿No es esto lo mismo que Pablo está diciendo? ¿Y por qué no son seguidos sus consejos?

En las iglesias Pentecostales, cuando el Espíritu Santo toma la congregación, ¡todos hablan simultáneamente! Están desobedeciendo las instrucciones del propio Pablo, ¡las cuales dicen acatar! Evidentemente muchas cosas están erradas. Para completar esta idea, vamos a leer ahora el versículo 23: "Si, pues, toda la iglesia se reúne en el mismo lugar, y todos se pusieran a hablar en otras lenguas, en el caso de entrar indoctos o incrédulos, ¿no dirán por acaso, que estáis locos?". ¿Este versículo no es inspirado por el Espíritu Santo? ¿Solamente el versículo 2 es inspirado por el Espíritu Santo?

¿Es así que se hace la voluntad de Dios, sacando uno o dos versículos de un capítulo, y olvidándose de los otros versículos, por mera conveniencia propia? ¿Sólo para no admitir que están errados? esa no es la mejor manera de seguir a Jesús Cristo. Vea el siguiente consejo del propio Jesús para nosotros hoy: "Cuando venga, sin embargo, el Espíritu de la Verdad, Él os guiará a toda la verdad porque no hablará por sí mismo, sino que dirá todo lo que haya oído, y os anunciará las cosas que han de venir". (Juan 16:13).

Si realmente es el Espíritu Santo el que guía a las iglesias Pentecostales y Carismáticas , en lo que dice respecto al Don de Lenguas, ¿cómo puede estar en contradicción con la Palabra de Dios que también fue inspirada por el mismo Espíritu? (vea 2 Timoteo 3:16). Veamos aun lo que dice el versículo 33: "Porque Dios no es de confusión; y, sí, de paz".

Vamos ahora aplicar las reglas encontradas en los versículos 27 y 28 a la iglesia de Corinto, considerando los tres tipos diferentes de miembros citados más arriba. Note que las reglas de Pablo son las siguientes: cuando alguien hable en otra lengua (está en el singular), que sean dos o cuando mucho tres; y que hablen sucesivamente, o sea, uno después del otro, y no todos simultáneamente; y por último, que haya intérprete. Todo esto lleva a que las lenguas sean perceptibles y no extáticas. Esto es lo que Pablo está aconsejando a la Iglesia de Corinto y a nosotros también. Entonces vamos aplicar estas reglas en los tres tipos de miembros de la iglesia de Corinto.

El primer tipo había aprendido a hablar otra lengua sobrenaturalmente, de la misma manera que los apóstoles. ¿Este tipo de miembro pasa por el test de Pablo? ¿Él mismo entiende lo que está diciendo? ¡Si! ¿La iglesia entiende lo que él está diciendo? Si, ¡desde que haya un intérprete! ¿Entonces el mensaje dado por este tipo de miembro edifica la iglesia? ¡Si! Entonces Pablo está diciendo: este tipo de miembro sirve para la iglesia.

El segundo tipo había aprendido a hablar otra lengua en su país de origen. ¿Este tipo de miembro pasa por el test de Pablo? ¿Él mismo entiende lo que está diciendo? ¡Si! ¿La iglesia entiende lo que está diciendo? Si, ¡desde que haya un intérprete! Entonces este tipo de miembro también edifica la iglesia, por lo tanto sirve.

El tercer tipo de miembro había aprendido a hablar una lengua extática. ¿Este tipo de miembro pasa por el test de Pablo? ¿Él mismo entiende lo que está diciendo? ¡No! ¿La iglesia entiende lo que él está diciendo? No. Y para este tipo de lengua no hay intérprete, porque no es una lengua inteligible como Pablo está aconsejando que sea. Es una lengua espuria, que no proviene de Dios ni del Espíritu Santo, y ni de Jesucristo. Por lo tanto, este tipo de miembro no sirve para la iglesia. ¡Pablo entonces aconseja que este tipo de miembros se queden callados dentro de la iglesia!

Pablo resolvió el problema de las lenguas de la iglesia de Corinto de forma magistral. Él no dijo: ¡yo prohíbo que ustedes hablen lenguas extáticas! En vez de prohibir, él colocó algunas reglas bastante fáciles de ser entendidas y así los propios miembros de la iglesia de Corinto, podrían resolver este problema. Así nadie fue prohibido de hablar, pero todos fueron impelidos a pensar si estaban o no edificando la iglesia con su procedimiento. Y este es el procedimiento a ser seguido también hoy en día. Los consejos de Pablo no perdieron su validez como pretenden algunos.

Pero Pablo aun dejó más consejos, en el sentido de la inteligibilidad de las lenguas (lenguas que puedan ser entendidas). Veamos el versículo 9 del mismo capítulo: "Así vosotros, si, con la lengua, no dijeres palabra comprensible, ¿cómo se entenderá lo que dices? Porque estaréis como si hablaseis al aire". ¿Este consejo es seguido por los Pentecostales y Carismáticos? ¡No!

¿Cuál es la razón por la cual ellos dejan de lado el versículo 9, y los versículos 27 y 28? Tal vez fuese oportuno leer ahora Mateo 5:3 “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” ¡humildad! ... Vea cómo este concepto de humildad está ligado al siguiente consejo de Pablo, en el versículo 18: "Doy gracias a Dios, porque hablo en otras lenguas más que todos vosotros".

¿Será que Pablo se está exaltando porque habla más lenguas extáticas que todos los Corintios? Todos los versículos que nosotros vimos hasta ahora, insisten en la inteligibilidad de las lenguas, por la comprensión de las lenguas. ¿Será que Pablo ahora está insistiendo por la incomprensión de las lenguas? no, porque si así fuese, él estaría entrando en contradicción consigo mismo, y con todo aquello que analizamos en Hechos 2, Hechos 10 y Hechos 19.
Pero, sucede que la propia Biblia tiene la respuesta para la duda del versículo 18. Vamos a leer entonces el versículo 19: "A pesar de todo, prefiero hablar en la iglesia cinco palabras con mi entendimiento, para instruir otros, a hablar diez mil palabras en otra lengua".

Ahora no podemos tener ninguna duda más. Ahora está clarísimo que Pablo está insistiendo por las lenguas inteligibles, comprensibles, y nunca por las lenguas extáticas. Él dice que prefiere hablar cinco palabras donde él pueda entender lo que está diciendo, que diez mil donde él no esté entendiendo nada de lo que se está diciendo. ¿Este consejo es seguido por los Pentecostales y Carismáticos? ¡No!

En este punto recordemos, que Pablo por lo menos hablaba cuatro lenguas: Hebraico, Aramaico, Griego y Latín. Por eso dijo que hablaba "en otras lenguas (ahora en el plural) más que todos vosotros".

Veamos ahora un versículo muy interesante, a saber, el de número 22: "De suerte que las lenguas constituyen una señal, no para los creyentes, sino para los incrédulos; pero la profecía no es para los incrédulos, y, sí para los que creen."

¿Y qué dicen los Pentecostales? Ellos dicen que el Don de Lenguas indica que la persona fue ahora aceptada por Dios plenamente, y recibió el Bautismo en el Espíritu Santo. Por lo tanto los Pentecostales dicen que las lenguas son para los creyentes y no para los incrédulos. Pero la Biblia dice exactamente lo contrario. ¿Y por qué la Biblia dice que las lenguas son para los incrédulos? Porque Dios dio las lenguas para hacer evangelismo, para poder hablar con otras personas que hablan otros idiomas, pero que también precisan ser salvas por Jesús Cristo. Y si esa persona no consigue entender nuestro idioma, tal vez nunca podrá encontrarse con Cristo, Su Salvador y Redentor. Dios tiene evidentemente muchos caminos para llevar una persona a Cristo, pero Él escogió seres humanos pecadores para llevar sus verdades a todo el mundo, a través del habla. Pero la mayoría no acepta las verdades venidas de Dios, porque aun hay falta de verdadera humildad, y mucho preconcepto. Aun así, Jesús nos ama, a cada uno de nosotros, así como somos; hablemos lenguas inteligibles o lenguas extáticas; ¡Él nos ama así mismo! Él continúa esperando que nosotros le abramos nuestros corazones antes que sea demasiado tarde.
Veamos ahora la última parte del versículo 26: "Sea todo hecho para edificación". ¿Quién es edificado cuando alguien habla una lengua que nadie entiende, ni aun quien la está hablando?

Vea aun que Pablo repite este concepto en el versículo 12, y después en los versículos 16 y 17. En el versículo 12 Pablo dice que los Dones espirituales son "para la edificación de la iglesia", y en los versículos 16 y 17 dice que si uno habla lenguas, pero el otro no la entiende, entonces "el otro no es edificado". ¿Este consejo es seguido por los Pentecostales y Carismáticos? ¡No!

Y finalmente veamos el versículo 2: "Pues quien habla en otra lengua, no habla a los hombres, sino que a Dios, visto que nadie lo entiende, y en espíritu habla misterios". (ARA).

"Porque el que habla lengua extraña no habla a los hombres, sino a Dios; porque nadie lo entiende, y en espíritu habla de misterios. (ARC).
"Quien habla en lenguas extrañas habla a Dios, y no a las personas, porque nadie lo entiende. Habla verdades secretas por poder del Espíritu Santo." (La Biblia en el Lenguaje de Hoy).

"Entretanto, si usted tiene el don de "hablar lenguas", esto es, hablar lenguas que nunca aprendió, usted estará hablando a Dios pero no a los otros, visto que ellos no podrán comprenderlo. Usted estará hablando por poder del Espíritu, pero todo será en secreto". (La Biblia Viva).
"Pues aquel que tiene el don de las lenguas, no habla a los hombres, sino a Dios. Nadie lo entiende, pues su espíritu anuncia cosas misteriosas". (La Biblia de Jerusalén).

"Porque aquel que habla en una lengua desconocida no habla para los hombres, sino para Dios: ya que ningún hombre lo entiende; entretanto en espíritu el habla misterios". (King James Versión).

"Ya que aquel que habla en lenguas, no habla para los hombres, sino para Dios; ya que nadie lo entiende, antes habla misterios en espíritu." (Versión de Martín Lutero).

Vea como algunas versiones son tendenciosas, tratando de inducir el lector a entender algo que en el original no está descrito de esa manera. Las versiones más apartadas de la realidad, son la Biblia en el Lenguaje de Hoy, y la Biblia Viva. Las otras versiones mantienen casi el mismo padrón de traducción. Cabe aun notar que en el original no aparece la palabra "extraña", como consta en la versión ARC. La versión KJV usa la palabra "desconocida", pero no la palabra "extraña". Como ya alertamos, las versiones más modernas tienden a inducir el lector a entender el Don de Lenguas como la mayoría lo entiende hoy; tal como los Pentecostales y Carismáticos lo entienden; solo que esa interpretación no está correcta, ya que como vimos anteriormente, Pablo siempre insistió por la inteligibilidad de las lenguas, y no va a ser en el versículo dos que él va a mudar de opinión. Vamos a analizar ahora detalladamente este versículo y el contexto.

¿Qué es lo que Pablo viene afirmando durante todo el capítulo 14 de I Corintios? Lo que nosotros dijimos luego al comienzo: que existen hermanos en la iglesia de Corinto que hablaban lenguas de naciones (idiomas), pero que no eran entendidos por el resto de la congregación. Y por eso aplicamos el test que el propio Pablo nos dejó. Pero también había hermanos que estaban hablando lenguas extáticas, o lenguas "extrañas" como dice la versión ARC, y la Biblia en el Lenguaje de Hoy. Para estos hermanos, Pablo escribió el versículo 2: Si usted insiste en hablar lenguas que nadie entiende, y que no edifican a la iglesia, y ni edifica a quien está hablando (porque ni él mismo entiende lo que está diciendo), entonces sería mucho mejor para todos, si esa persona se quedase callada en la iglesia, y no hablase en esas lenguas, porque las lenguas fueron dadas por Dios para hablar con los hombres y nunca con Dios.
Las lenguas fueron dadas para hacer evangelismo, y nunca para hablar solos con Dios; porque para comunicarnos con Dios no precisamos hablar ninguna lengua. Él ya sabe lo que nosotros estamos pensando, y lo que le vamos a pedir en oración o en pensamiento. Para que usted ore a Dios no precisa hablar audiblemente con Él. Usted puede comunicarse continuamente con Dios, sin que salga una única palabra de su boca.

¿Este consejo es seguido por los Pentecostales y Carismáticos? ¡No! Ellos piensan que aquí Pablo está incentivando a todos para hablar lenguas extrañas (extáticas), cuando en verdad Pablo está diciendo justamente lo contrario; y no solamente en el versículo 2, ¡sino que en todo el capitulo! ¿Cuando será que los hombres dejaran los preconceptos de lado, y van a seguir las enseñanzas de Jesús tal como la Biblia las enseña?

¿Por qué tienen que existir tantas divergencias de opiniones? ¿Por qué tantas religiones diferentes? ¿Será que todas tienen la Verdad? ¿No sería mucho más fácil si nos dejásemos conducir realmente por el Espíritu Santo, para que Él nos lleve hasta Jesucristo, el Autor de la Verdad y el Autor de la Palabra, que es la Biblia?

Y para terminar, lea ahora los versículos 3 hasta 6. Tenemos ahí más algunas advertencias de Pablo contra el hablar lenguas "extrañas", porque él está diciendo más una vez, que la iglesia tiene que ser edificada. Y aun está afirmando categóricamente que el Don de hablar idiomas es inferior al Don de Profetizar. Y profetizar, bíblicamente hablando, no es apenas hablar sobre acontecimientos futuros, "sino que el que profetiza, habla a los hombres, edificando, exhortando y consolando". (Versículo 3).

Antes de terminar este estudio, veamos otro punto levantado también por algunos, de que las lenguas habladas por los Pentecostales y Carismáticos son lenguas de ángeles. Para analizar este punto, veamos una serie de textos de la Biblia donde ángeles hablaron con hombres:

1.- Gideón : Jueces 6:11-18
2.- Manoa : Jueces 13: 2-21
3.- Daniel : Daniel 9:20-27
4.- Zacarías : Lucas 1:5-20
5.- María : Lucas 1:26-31 y Mateo 1:18-25
6.- Abrahán: Génesis 18:1-15
7.- Lot: Génesis 19:1-3
8.- Los pastores: Lucas 2:9-14
9.- Elías: I Reyes 19:5
10.- José: Mateo 2:13,20


En todas las ocasiones arriba citadas, sin excepción ninguna, la lengua hablada por esos ángeles fue perfectamente inteligible para los seres humanos envueltos en la misma. No hubo ningún intérprete en ninguno de los 10 casos. ¡Decididamente las lenguas que esos ángeles hablaron con esos hombres no fueron lenguas extáticas o lenguas "extrañas".

Terminamos este pequeño estudio con tres versículos del libro de Juan, que ciertamente podrán ayudarnos inmensamente para encontrar el camino correcto, la Verdad:

"Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, ese os enseñará todas las cosas, y os hará acordar de todo lo que os tengo dicho." (Juan 14:26).

"Cuando, venga el Consolador, que Yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de la verdad, que de Él procede, ese dará testimonio de Mi." (Juan 15:26).

"Cuando venga el Espíritu de la verdad, Él os guiará a toda la verdad porque no hablará por Si mismo, sino que dirá todo lo que haya oído, y os anunciará las cosas que han de venir". (Juan 16:13). Que Dios bendiga a todos los lectores ricamente.

5 comentarios:

  1. UNA PREGUNTA ACASO LO QUE ESTA ESCRITO AQUI ES VERDAD O FALSEDAD?
    AHORA EN LA BIBLIA HAY TANTOS MISTERIOS Y EL HECHO DEL DON DE HABLAR EN LENGUAS SI EXISTE. ENTONCES PORQUE EN CORINTIOS ESTAN LOS DONES? EL CONSOLADOR ES EL ESPIRITU SANTO Y EL ES EL QUE REINA EN LA ATMOSFERA DE LA TIERRA! CUANDO UNO HABLA EN LENGUAS NO ES NECESARIO QUE SEA EL DIA DE PENTECOSTES. PUEDE SER CUALQUIER OTRO DIA AL RECIBIR LA LLENURA DEL ESPIRITU. ESTO SE TRATA DE CONSAGRACION CONSTANTE!

    ResponderEliminar
  2. el don de lengua no es la señal de que uno fue bautisado por el Espiritu De Yashua.
    pero los hermanos pentecostales asi lo creen

    ResponderEliminar
  3. Ademas el Espiritu Santo ES YASHUA y todo aquel que tiene el Espiritu Santo osea a Yashua en su vida hace su voluntad guarda el Shabat, celebra las fiestas de Yahweh, usa sus Tzitzit y cumple lo que el Padre nos mando en la Escritura..
    se que muchos se molestaran por este tema del Don de Lengua pero no callare en decir la Verdad... ¿cual verdad? Juan 17:17 Santifícalos con la verdad; tu palabra es la verdad.

    ResponderEliminar
  4. HNO AHMED .MUY BUENO ,EL ESTUDIO DE HABLAR EN LENGUAS ,ENTONCES ,QUIERE DECIR Q SI NO ESTAN DENTRO DEL CONCEPTO DE INTELINGIBLES ,DE DIOS DE JESUS Y SU ESPIRITU SANTO ,SERIA PRODUCIDO ,POR UN DEMONIO ?

    ResponderEliminar
  5. Así es hermano están bajo un poder engañoso......
    cuando dicen (los que hablan en lengua) ECHA HUMO QUEMA LA RAMAS SECA..... no dicen nada.

    ResponderEliminar

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates