Social Icons

29 de septiembre de 2009

El Vaticano y los Grandes Genocidios del Siglo XX (27)

Método católico para reconvertir Europa y el resto del mundo.

Siendo que Europa se había secularizado y la Iglesia romana había perdido su supremacía, el papado debía reemprender ahora con paciencia su reconquista de Europa y del mundo durante el S. XX. Esto lo haría poco a poco, a medida que la “providencia” le permitiese imponerse mediante el ejercicio pleno de la autoridad política de sus gobernantes clero-fascistas. Aunque lograría de esa manera detener el avance del comunismo en Europa, sus sueños “providenciales” no se iban a cumplir como quería. Perdería su hegemonía sobre todos los países católicos del Este que caerían bajo los gobiernos totalitarios comunistas, y no podría ejercer un control absoluto sobre el resto de Europa.

a) En Ucrania. Ya vimos cómo los católicos intentaron imponerse en forma absoluta en Croacia, bajo un típico liderasgo fascista bajos los ustashis. Por su vínculo con la raza eslava que es mayoritaria en casi todos los países europeos orientales, el papado esperaba conseguir misioneros para poder evangelizar a Rusia, aprovechando las oportunidades que se le abrían con la campaña militar nazi a Rusia. Ya había intentado hacerlo a través de la católica Polonia en 1926, logrando que un dictador católico fascista, Pilsudski, hiciese expediciones militares a Ucrania para castigar a los así llamados “ucranianos rebeldes”, especialmente en los lugares que Pilsudski anexaba a Polonia. Entre el polaco y el ucraniano hay una distancia idiomática equivalente a la que existe entre el castellano y el portugués. Por quince años, los sacerdotes católicos acompañaban a los soldados polacos que incursionaban en Ucrania. Las iglesias ortodoxas eran quemadas y “miles y miles” eran ejecutados.

Si hay un país que vivió en casi toda su historia sometido, fue Ucrania. Por siglos estuvieron bajo los polacos, los mongoles y los rusos. El régimen comunista ruso los afectó enormemente a comienzos del S. XX, tanto que murieron unos seis millones de campesinos en las famosas purgas soviéticas. Por tal razón, los ucranianos sintieron que con la invasión nazi podía comenzar una nueva era de libertad. Pero a poco de llegar los alemanes captaron que con los nuevos invasores no iban a lograr la libertad que anhelaban y que, por el contrario, los nazis eran tanto o más crueles que los comunistas.

Stalin captó el desengaño de la población ucraniana bajo la ocupación alemana, y decidió cambiar de táctica acercándose a los ortodoxos con promesas de apoyo. Los ortodoxos, por otro lado, captaban también que todo era cuestión de política, pero la perspectiva de un reavivamiento de la fe ortodoxa con el apoyo de Moscú no era para desaprovechar. En ese contexto, Hitler se dio cuenta que iba a remar contra corriente innecesariamente, y decidió cambiar de estrategia. Hasta ese momento el fuhrer se había estado oponiendo a la intromisión papal de su campaña, y negándole el pedido de enviar monjes y sacerdotes con sus tropas para evangelizar los países del Este. Si sumaba a los sentimientos nacionalistas ucranianos el apoyo de la población católica y, en especial, el de los católicos de rito oriental pero ligados a Roma, iba a poder atraer con ese apoyo religioso a los mismos ortodoxos y lograr la unión de ambas religiones, la ortodoxa y la católica.

La iglesia católica de los Uniates fue concebida por los jesuitas en el S. XVI, y apoyada por la dinastía católica de los Habsburg en Austria, para contrabalancear la influencia rusa ortodoxa. El papado había aceptado entonces que los sacerdotes que practicaban el rito al estilo oriental pero que querían mantenerse ligados a Roma, pudieran incluso casarse. Hasta hoy esa práctica continúa allí, mientras que en occidente el celibato les es impuesto a los sacerdotes católicos. Los Uniates, considerados por algunos católicos como “híbridos”, operaron como una entidad eclesiástica algo más libre que la de los ortodoxos que dependían del patriarcado de Moscú, y que de los católicos que dependían del papado Romano. Estaban en un punto intermedio y eran más propensos al nacionalismo, ya que habían sufrido en forma especial bajo las dominaciones extranjeras más recientes. Aunque no eran mayoría, constituían un grupo no desconsiderable de cinco millones de adherentes.

Pronto los Uniates se enteraron que los alemanes los iban a apoyar en su nacionalismo ucraniano, y recibían al mismo tiempo el respaldo del Vaticano para entrar en conversaciones con los ortodoxos y explorar la posibilidad de unir ambas iglesias, la católica y la ortodoxa, dentro de la línea intermedia Uniate. La perspectiva era alentadora también para los ortodoxos ucranianos y podía terminar también facilitando un arreglo semejante para que los ortodoxos de toda Rusia, perseguidos implacablemente hasta entonces por el gobierno comunista, terminasen acoplándose al sistema, bajo la orientación y sumisión papales.

Cuando los comunistas rusos vieron cómo se movían las fichas del lado alemán y papal, se dieron cuenta que la única alternativa que les quedaba era dividir a los ortodoxos para que no se unieran al movimiento nacionalista Uniate. Para ello, lograron infiltrar espías rusos dentro de las iglesias ortodoxas y evitaron tal unión. Muchos ortodoxos no querían saber nada, por otro lado, de someterse al papa de Roma. La herencia ortodoxa rusa no proviene de Pedro, según pretende el Vaticano para el papado, sino de Andrés. Esa división ortodoxa ucraniana promovida por los rusos hace más de medio siglo atrás, continúa hasta el día de hoy.

A pesar de los intentos rusos por dividir también a los Uniates, un ejército nacionalista logró finalmente formarse con el apoyo nazi, que tendría por misión no sólo lograr la independencia ucraniana, sino también llevar capellanes en sus filas para catolizar todo el mundo ortodoxo, incluyendo Rusia. Para 1942, el Vaticano estaba trabajando con los Uniates con este fin, y se enviaron jesuitas disfrazados a la Unión Soviética con el propósito de recoger informes de inteligencia favorables a la unión de las dos iglesias más tradicionales de Europa. Unos 300 “apóstoles” voluntarios se enrolaron con esa misión, de los cuales sólo un puñado logró volver con vida. Rusia había logrado introducir espías dobles dentro de los Uniates que los orientaban en esa campaña, pero que pasaban la información al Kremlin.

Aunque esa campaña nacionalista pro-católica fue brutal en su accionar, contó con el apoyo del Vaticano. Los sueños evangelizadores de corte militar, sin embargo, terminarían para el papa en 1944, cuando el ejército católico fue destruido por los rusos en la Batalla de Brody. Los intentos posteriores de reunirse para conformar un comité de Liberación de los pueblos de Rusia fracasarían igualmente. Medio siglo debía transcurrir hasta que los sueños papales, con Juan Pablo II especialmente, comenzaran a florecer otra vez. Los dos pulmones de Europa, según el papa polaco Wojtila, son la Iglesia Ortodoxa rusa y la Iglesia Católica romana. Pero todo el antecedente dejado por el Vaticano durante la Segunda Guerra Mundial, más los claros intentos papales de lograr por vías diplomáticas lo que no pudo hacer Pío XII mediante los ejércitos nazis y nacionalistas, han endurecido el corazón del patriarcado de Moscú que no confía en las intenciones papales. Los esfuerzos diplomáticos religioso-políticos de la Santa Sede, sin embargo, no han muerto.

En la actualidad (2004), se están llevando a cabo conversaciones positivas entre los ortodoxos rusos y los representantes papales para unir a Ucrania usando como modelo el estilo intermedio de adoración tradicional de los Uniates. El Vaticano está logrando convencer no solamente a los evangélicos y protestantes, sino también a los mismos ortodoxos rusos, que deben unirse para que los gobiernos secularizados de Europa no se salgan con la suya en la redacción de la Constitución Europea. Ha logrado convencer a los cristianos europeos de las iglesias más tradicionales que Europa no tiene derecho a ignorarlas, y que es un atrevimiento por parte de las autoridades seculares pasar por alto el rico patrimonio histórico que legó el cristianismo al continente.

El papado está convenciendo al otro pulmón que es la ortodoxia rusa, que si no se logra frenar el secularismo en este momento fundacional de la nueva Europa, no se lo logrará jamás. De allí es que en mayo del 2004 esperan reunirse todas estas iglesias para insistir en la imperiosa necesidad de que Europa no renuncie a su alma. Esta es una clara iniciativa por recobrar otra vez el poder, ya que en la teología católica, la autoridad religiosa es el alma que está por encima de la autoridad civil que es el cuerpo. Y esto es más significativo si tenemos en cuenta que es en torno a esa época que todos los países católicos del Este ya liberados del comunismo ateo van a ingresar oficialmente a la Comunidad Europea. Todo esto es crucial para el voto definitivo que, en principio, deberá tomarse para la misma ocasión sobre esa Constitución Europea, y en la que el Vaticano tiene tantos intereses puestos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates