Social Icons

28 de septiembre de 2009

El Vaticano y los Grandes Genocidios del Siglo XX (31)

El Vaticano y el genocidio hispano-americano.

A diferencia de las monarquías que establecieron durante toda la Edad Media dinastías durables y confirmadas por el papado romano, las dictaduras fascistas fueron igualmente reconocidas e inspiradas por el Vaticano, pero no fueron hereditarias. Su tiempo de duración fue relativamente corto, no más del que vivieron los dictadores. Tal vez lo único que hizo las dictaduras fascistas más memorables y durables fue su enlace y compromiso con la Iglesia Católica Romana. En España especialmente, y en gran medida en Latinoamérica, hicieron los dictadores preponderar la idea de hispanidad y catolicismo como algo intrínseco, indisoluble. De allí que no podía cuajar ninguna idea de separación de Iglesia y Estado sin levantar las sospechas de bolchevismo, socialismo, comunismo, y aún judaísmo.

En lugar de la democracia liberal, los gobiernos fascistas decidieron rechazar las libertades civiles y el gobierno de la ley por sistemas basados en la fuerza y la jerarquía de sus gobernantes militares y religiosos coaligados. Siendo que la Iglesia se identificaba más con las aristocracias de iberoamérica, las masas explotadas terminaban volcándose más fácilmente a los socialismos seculares que les prometían justicia social. Por tal razón, la Iglesia y los dictadores de todos esos países sentían que el recurso al fascismo era el ideal, y el militarismo que los acompañaba era el adalid de la cruzada del cristianismo (entiéndase catolicismo), contra el ateísmo comunista.

Si esas dictaduras fascistas (Franco), semi-fascista (Perón) y neofascistas (Pinochet, Videla y su junta militar, Stroessner y otros más), pudieron subsistir después que todos los otros gobiernos fascistas de Europa sucumbieron al terminar la Segunda Guerra Mundial, se debió al poco interés que les manifestaron tanto los EE.UU. como Inglaterra (los Aliados). Por encontrarse esos gobiernos fascistas post-guerra en un territorio no tan sensible para la estabilidad mundial, les bastaron a los norteamericanos y a los ingleses su militancia anticomunista como para dejarlos tranquilos en la resolución de sus problemas sociales ligados a la Iglesia Católica. Esto nos permite ver la razón por la cual el papado procuraba por todos los medios impedir la influencia protestante norteamericana e inglesa en el centro de Europa. Le impedía lograr un dominio absoluto sobre esos pueblos como el que podía ejercer en iberoamérica.

¿Qué valor tiene para nuestro estudio repasar la historia de tales dictaduras iberoamericanas? Mucho. El gobierno de Francisco Franco fue presentado por la Iglesia Católica por muchos años como modelo de paz y armonía en un mundo post-guerra todavía convulsionado por la amenaza del comunismo. Para ello debió el papado hacer abstracción de los genocidios del régimen falangista de Franco, y del reinado del terror del que se hizo responsable durante todo su mandato, inclusive mucho después de haber terminado la guerra civil española y la Segunda Guerra Mundial. Ese régimen fue presentado como modelo por el catolicismo no sólo antes y durante la Segunda Guerra Mundial, sino también después de la guerra, durante todo el mandato del generalísimo Francisco Franco, inclusive por los papas que terminaron considerándose más liberales.

Siendo que las reivindicaciones político-religiosas del papado son las mismas que tuvo al promover y pactar con los gobiernos fascistas de la guerra, convendrá considerar ese modelo de paz y unidad que presentó la Iglesia ante el mundo, aún después de la guerra en el caso del dictador de España. Tengamos en cuenta que el papado está consiguiendo hoy los mismos reconocimientos políticos por los que abogó durante todo el S. XX, especialmente en la mayoría de los países católicos que el comunismo había invadido en el centro oriental de Europa. Al mismo tiempo, la unión tan anhelada de Europa y de la Iglesia con Europa, se ve como algo inminente con la entrada de esos países católicos al Parlamento Europeo. ¿Por qué negarse a leer el mensaje que esas dictaduras fascistas y neofascistas post-guerra continuaron emitiendo en los países católicos, y en donde esa unidad político-religiosa buscada por la Iglesia de Roma, se dio de una manera tan excelente y providencial, en el entender del obispado romano?

1. El genocidio fascista (falangista) español.

Durante la década de los 30, el papado manifestó en varias oportunidades su gran preocupación por el triunfo del socialismo en México y en España, que le quitaban a la Iglesia Católica su hegemonía y proclamaban la separación Iglesia-Estado. Mientras que en México, el partido liberal terminó predominando en la vida política de ese país de mayoría católica hasta tiempos recientes (por unos 70 años), logrando la separación de la Iglesia y del Estado; en España se interpuso el falangismo catolizante y frenó los avances seculares democratizadores y libertadores. La Iglesia reinó suprema otra vez en la madre patria, imponiéndose a través de la espada más que de la cruz, del poder militar más que de la persuasión religiosa.

Una comparación entre la situación mexicana y la española es importante y adecuada para demostrar que, así como en México la continuación de ese partido liberal y secular no arrastró al país al comunismo, tampoco en España el partido liberal y secular estaba destinado a arrastrar a la Península Ibérica al comunismo, como se aduciría para justificar la represión católico-falangista. ¡Cuán saludable hubiera sido para España y Portugal contar con gobiernos civiles que supieron marcar claramente los límites de la Iglesia en su relación con el Estado! Pero esa visión no cuajaba con la papal, razón por la cual el Vaticano la vinculó a lo peor de las corrientes liberales para justificar su represión y supresión mediante el recurso de las armas.

a) La ascensión del falangismo. Cansados de tantos abusos sociales de la aristocracia española a la que la Iglesia estuvo siempre ligada, amén de tantas aberraciones morales del clero que salían a la luz, el pueblo español se decidió en las urnas por un gobierno secular de coalición llamado Frente Popular. Esto sucedió en Febrero de 1936. El partido fascista de Primo de Rivera obtuvo apenas 5.000 votos, de manera que no fue reelecto. La Falange formada dos años antes obtuvo menos del 1%, de manera que nadie la miraba como gravitante para el futuro de España. Era evidente que la gente no quería más el gobierno ni de las botas ni de los curas. La península Ibérica buscaba una liberación.

El nuevo gobierno electo dio dos pasos correctos pero que en España fueron políticamente incorrectos. El primero consistió en quitar las subvenciones estatales a la Iglesia Católica y a sus instituciones, poniéndola en un plano de igualdad con las demás iglesias. El segundo tuvo que ver con medidas que erradicaban el falangismo minoritario que se aferraba a la Iglesia, incrementando involuntariamente su popularidad y su vínculo con la Iglesia Romana [W. H. Bowen, Spaniards and Nazi Germany. Collaboration in the New Order (Doctoral Dissertation, Univ. of Missouri Press, 2000), 20-21].

¿Cómo estaba dividido el mapa político de España antes de la guerra civil? La lista de los enemigos del falangismo consistía de comunistas, anarquistas, republicanos izquierdistas, socialistas, separatistas vascos y catalanes. En esa lista, los comunistas eran una minoría insignificante, y todos sabían que no iban a lograr nunca gobernar el país. En contraste con el Frente Popular pequeña era la lista de los aliados del falangismo. En ella se encontraba gran parte del ejército español y de la Iglesia Católica. Por consiguiente, la Iglesia no tenía otra alternativa que recurrir al ejército si quería revertir el cuadro político de España, y buscarse el hombre fascista providencial y salvador de la hora, como en los demás países católicos de Europa. A su vez, debía acusar a todo ese Frente Popular de comunismo y bolchevismo para justificar un golpe de estado.

El golpe de estado comenzó con el ala del ejército apostado en Marruecos, el 17 de julio de 1936, y se esperaba que la lucha sería de corta duración. Se extendió fácilmente a las Islas Canarias, al Sahara español y a otros fragmentos del imperio español. En la península misma, los rebeldes se apoderaron rápidamente de Sevilla, Navarra, Galicia, el norte de Castilla, y la mayor parte de Aragón. Pero el golpe fracasó en los dos lugares más significativos: Madrid y Barcelona.

La situación de la falange militar se volvió, por consiguiente, desesperante. La República contaba con la legitimidad internacional, las fuerzas armadas principales la respaldaban, y tenía bajo control las reservas de oro nacional con lo mejor de la industria. ¿Qué podían hacer los falangistas en tales circunstancias? Recurrir a Hitler y a Musolini en materia de armamentos y respaldo militar, y afirmar más aún su vínculo con la Iglesia Católica para obtener el respaldo político-moral y espiritual del Vaticano.

¿Qué podía hacer, por otro lado, la República ante el temor de enfrentarse a esos dos colososales gobiernos fascistas? ¿Podían recurrir a Inglaterra y a los EE.UU. por ayuda? Lamentablemente no, porque por influencia inglesa tanto los EE.UU. como otros países de Europa adoptaron una política no intervencionista. Por consiguiente, a la República no le quedaba más remedio que recurrir a Rusia por ayuda militar, y esa ayuda vino a través de la mediación del minúsculo partido comunista español. ¿Cuál fue el resultado? Una guerra civil espantosa, con armas de todo calibre de ambas potencias mundiales, para que los españoles se aniquilasen entre ellos mismos. Ese cuadro dramático terminó con la victoria del Generalísimo Francisco Franco y la restauración de todos los privilegios y exclusividades católicas anteriores a la instauración de la República.

b) La “recristianización” de España. La dictadura de Franco fue, durante todo el S. XX, la única que emergió de una guerra civil. Hubo otras dictaduras, pero ninguna salió de una guerra civil. Hubo otras guerras civiles, pero ninguna resultó de un golpe de Estado y ninguna provocó una salida reaccionaria tan violenta y duradera. Allí se vio a la Iglesia Católica obrando en contra del “bien común” por el cual tanto presume abogar, ya que la voluntad popular había sido definida en rechazar el falangismo que ella tan abiertamente apoyó. Los intereses de la “religión [presuntamente] verdadera” son, para ella, de “bien común”, ya sea que los pueblos lo entiendan o no. Por el presumido bien de un pueblo de mayoría católica pero que no quería un gobierno fascista católico sino otro pluralista y democrático, era necesario imponer ese “bien” hasta que se transformase en “común” otra vez, a fuerza de las armas y a costa de la libertad de toda una nación.

El Alzamiento Nacional pretendía poner fin—según las palabras del papa Pío XI en el mismo año en que comenzó la guerra civil—al “odio verdaderamente satánico contra Dios y contra la humanidad”. Lo que no decía Pío XI es que pretendía reemplazar ese presunto odio secular con otro odio católico tradicional contra todo lo que le negase la supremacía. En ese contexto, Pío XI envió su bendición especial “a los que se habían impuesto la difícil y peligrosa tarea de defender y restaurar los derechos y el honor de Dios y de la Religión”. El 3 de agosto de 1937, veinte meses antes que terminase la guerra civil, el mismo papa reconoció el gobierno falangista de Franco, lo que muestra su posición definidamente interesada contra el régimen democrático legalmente establecido.

El Obispo de Solana y posterior Presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Vicente Enrique y Tarancón, declaró que “es motivo también de optimismo el sabernos regidos y gobernados por un hombre providencial, que con criterio netamente católico ha dado una orientación magnífica a las leyes del Estado”. En 1937 declaró el mismo obispo que “la Acción Católica debe mirar con simpatía esta milicia y aún debe orientar hacia ella los miembros para que cumplan en sus filas con los deberes que en esta hora presente impone el patriotismo”. Los poderes políticos y religiosos unidos “pueden forjar”, según el obispo, “la España tradicionalista y católica que todos deseamos”.

¿Qué “todos deseamos”? Pero, ¿acaso no había dado su voto mayoritario el pueblo a favor del régimen que una minoría con apoyo exterior procuraba ahora derrocar? Cuando Franco recibió a la Junta Técnica de la Acción Católica, le dijo: “Es nuestra tarea, ahora, recristianizar nuestra nación”. Con esto daba a entender que el pueblo español, en su mayoría, se había descarriado, y había que ponerlo en vereda en materia religiosa. La guerra civil que iniciaría iba a ser—según lo explicó más tarde el 18 de marzo de 1940 en Jaén—el sufrimiento de una nación en un punto de su historia” impuesto por Dios como “castigo espiritual, castigo que Dios impone a una vida torcida, a una historia no limpia”.

¿De qué manera iba Franco a recristianizar España? El 29 de septiembre de 1936, decretó que la religión católica sería la única religión permitida. Según su dircurso, el estado español sería, de allí en adelante, “regido por los principios del catolicismo que constituyen los auténticos fundamentos de nuestra patria”. Toda otra religión, protestante, judía o musulmana, sería perseguida para beneplácito del clero romano. Y por si esto fuese poco, había que exterminar a todos los opositores. Esa era la mejor manera de recristianizar España, y purificar la sangre hispana de la peste que le había caído.

Gonzalo de Aguilera, terrateniente y capitán del ejército y uno de los oficiales de prensa de Franco, declaró ufano al periodista norteamericano John Whitaker: “Son como animales, ¿sabe? Y no cabe esperar que se libren del virus del bolchevismo. Al fin y al cabo, ratas y piojos son los portadores de la peste”. ¿Cómo iban a lograr la “regeneración de España”? Aguilera respondió: “Nuestro programa consiste... en exterminar un tercio de la población masculina de España. Con eso se limpiaría el país y nos desharíamos del proletariado. Además también es conveniente desde el punto de vista económico. No volverá a haber desempleo en España, ¿se da cuenta?”

Franco era así, el hombre “providencial”, el enviado de Dios, y terminó siendo para la Iglesia Católica el “centinela de Occidente”. No importaba cuántos cientos de miles muriesen en la contienda, había que salvar el catolicismo español de las fuerzas presumiblemente anticristianas que lo acosaban. Para el papado, las vidas de millones de personas valían menos que el triunfo absoluto de su imperio político-religioso. Semejante carácter genocida se basaba en su utópica creencia de que sólo mediante el imperio del bien (el catolicismo romano) sobre el del mal (el arrianismo, catarismo, protestantismo, judaísmo, socialismo, y en el momento presente el comunismo), podrá lograrse la paz y felicidad universal. Siendo que para la Iglesia Romana, el fin justifica los medios, bien valía la pena tanto sacrificio ante perspectivas presuntamente tan buenas como las que tenía. Pero en el fondo, no se trataba en el papado de otra cosa que del deseo de reinar supremamente sobre el mundo entero, un sueño que comparte indiscutiblemente con Lucifer, quien todavía aspira a ser reconocido en forma absoluta como “príncipe de este mundo” (Apoc 13:4; cf. Jn 12:31; 14:30; 11:11).

No habiendo llegado ni aún a la mitad de la guerra civil, el Episcopado español legitimó oficialmente la guerra como “cruzada por la religión cristiana [católica] y la civilización” (1937). El cardenal Gomá afirmó: “Estamos en perfecta armonía con el gobierno nacional [de Franco], que nunca emprende nada sin prestar previamente oído a mis consejos”. La Iglesia recuperó todos sus privilegios institucionales como la financiación estatal del culto y del clero, la reconstrucción de las iglesias parroquiales por cuenta del Estado, el mantenimiento de los seminarios y de las universidades privadas de la Iglesia en acuerdos que el Vaticano estableció con el gobierno de Franco. En este contexto, no debía extrañarnos que el Vaticano no participase en el acuerdo multilateral europeo promovido por Inglaterra de no intervención en la guerra civil española. Por el contrario, la Santa Sede no sólo era parte interesada en esa guerra, sino que al mismo tiempo la promovía.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates