Social Icons

28 de septiembre de 2009

El Vaticano y los Grandes Genocidios del Siglo XX (30)

La Virgen de Fátima en la guerra contra el comunismo. Muchos pasan por alto una de las armas más poderosas que usó el papado romano para evitar que los países católicos terminasen simpatizando con el bloque comunista. Italia y Alemania habían pactado con el papado. Franco comenzó su guerra civil en España con el aval papal y de esos otros dos poderes fascistas. En 1938 dos tercios de Europa ya se habían vuelto fascistas. En ese mismo año, el nuncio papal fue enviado a Fátima, y declaró ante casi medio millón de peregrinos que la virgen había confiado tres grandes secretos a los tres chicos a quienes se les había supuestamente revelado dos décadas atrás. En junio el único niño sobreviviente, aconsejado por su confesor y en permanente contacto con la jerarquía y el Vaticano, habría revelado los contenidos de dos de los tres grandes secretos. Uno se habría basado en el infierno, y otro tenía que ver, según se interpretó, con la conversión de Rusia a la Iglesia Católica. El tercer mensaje se lo selló en un sobre bajo custodia eclesiástica para ser revelado en 1960.

En 1939 se inicia la Segunda Guerra Mundial. Francia cae en 1940. Europa entera se volvía fascista. En 1941 Hitler invade Rusia. La profecía de Fátima parecía estarse cumpliendo. Es bajo este contexto que el Vaticano anima a participar a los católicos en la cruzada contra el comunismo. Muchos católicos se unieron a los ejércitos nazis desde Italia, Francia, Irlanda, Bélgica, Holanda, Latinoamérica, EE.UU. y Portugal. Hitler estaba asombrado con semejante apoyo inesperado que recibía. La España franquista envió una División Azul Católica que pelió junto a las tropas nazis. ¿Qué hizo, además, Pío XII? Pidió a los católicos en Octubre de 1941, que rezasen para que se cumpliese la promesa de la Señora de Fátima. Cuando en 1942 Hitler declaró que la Rusia comunista había sido “definitivamente” derrotada [los rusos se habían retirado tácticamente más al norte con miras a regresar], el papa Pío XII dio un Mensaje de Jubileo, considerando que el hecho cumplió con las presuntas indicaciones de la Virgen de Fátima, y “consagró el mundo entero a su Inmaculado Corazón”.

“Las apariciones de Fátima abren una nueva era”, declaró ese mismo año el cardenal Cerejeira. “Es una prefiguración de lo que el Inmaculado Corazón de María está preparando para el mundo entero”. En 1942 esa nueva era tenía que ver con la nazificación total del continente europeo, con Rusia aparentemente barrida del mapa, la amiga Japón conquistando la mitad de Asia, y el mundo clero-fascista en su pináculo por doquiera. Pero el mundo fascista y clero-fascista se evaporó tres años después con la caída de Hitler y la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. Para lamento y angustia del papa Pío XII, la Unión Soviética emergía como el segundo poder más grande de la tierra.

Luego de un corto receso por la derrota del nazismo, el culto de Fátima revivió repentinamente mediante un llamado papal a peregrinaciones impresionantes en octubre de 1945. Nuestra Señora de Fátima fue coronada solemnemente el año siguiente delante de más de medio millón de peregrinos. La corona pesaba 1.200 gramos de oro, tenía 313 perlas, 1250 piedras preciosas y 1400 diamantes. Desde el Vaticano, el papa Pío XII se dirigió a los peregrinos por radio afirmando que las promesas de nuestra Señora iban a cumplirse. “Estén listos”, amonestó. “No habrá neutrales. Nunca den un paso atrás. Alístense como cruzados”.

En 1947 comenzó la Guerra Fría. El papa promovió un odio internacional católico contra Rusia encabezado por una estatua de nuestra Señora de Fátima que envió por todo el mundo. Gobiernos enteros la recibieron. Esa estatua viajó a Europa, Asia, Africa, las Américas y Australia, sumando en total 53 naciones, logrando abrir una brecha mayor entre el Este y el Oeste.

En 1948 comenzó la carrera atómica entre los EE.UU. y Rusia. En 1949, Pío XII fortaleció el frente antiruso, excomulgando a todo votante que apoyase a los comunistas. Poco después los teólogos de los EE.UU. declaraban que era el deber de los EE.UU. usar bombas atómicas. En 1950 la estatua de Nuestra Señora de Fátima fue enviada por avión a Moscú, acompañada por el padre Arturo Brassard, con instrucciones precisas del papa Pío XII. Con la calurosa aprobación del almirante Kirt, el embajador norteamericano, fue ubicada solemnemente en la iglesia de los diplomáticos extranjeros, en espera de la inminente liberación de la Rusia Soviética.

La virgen volvió a aparecer unas quince veces a una monja en las Filipinas repitiendo su amonestación contra el comunismo, luego de lo cual una lluvia de pétalos rosados calló sobre los pies de la monja. Un jesuita norteamericano llevó los pétalos milagrosos a los EE.UU. para incrementar el celo fanático de los católicos. El 6 de agosto de 1949, el abogado general católico MacGrath se dirigió a las “tropas de tormenta” católicas de los EE.UU.—los Caballeros de Colón—en su convención de Portland, Oregon. Urgió a los católicos “a levantarse y a vestirse el escudo de la iglesia militante en la batalla para salvar al cristianismo”, en “una fuerte ofensiva” contra el comunismo.

e) Intento Vaticano de empujar a los EE.UU. a una tercera guerra mundial. Siempre en 1949, el Secretario de Defensa de los EE.UU., el católico James Forrestal, enviaba dinero norteamericano y de su propio bolsillo a Italia para ayudarle a Pío XII a ganar las elecciones de Italia que debían derrotar a los comunistas. Cuando cierto día escuchó volar un helicóptero civil, se lanzó por las calles de Washington gritando, “los rusos nos han invadido”. Más tarde, con la afirmación de Pío XII de que los rusos serían derrotados gracias a Nuestra Señora, Forrestal moría al saltar de una ventana del décimo sexto piso del Hospital Naval de Bethseda, en Washington DC, gritando que era mejor destruir los rusos antes que fuese demasiado tarde (6 de mayo de 1949).

La prensa católica, más varios líderes de la misma iglesia, continuaron la campaña inflamatoria contra el comunismo en los EE.UU., procurando empujar a los EE.UU. a iniciar la Tercera Guerra Mundial. El 25 de agosto de 1950, Francis Mattews, otro fanático católico que había tomado juramento en junio del año anterior como Secretario Naval de Norteamérica, dio un discurso en Boston llamando a los EE.UU. a lanzar un ataque a la Unión Soviética para transformar a los norteamericanos en “los primeros agresores de paz”. Esto lo hacía con el respaldo de ciertas fuerzas en los Estados Unidos y del Vaticano. “Como iniciadores de una guerra de agresión”, agregaba, “ganaremos un título popular que nos hará orgullosos, como los primeros agresores pro-paz”.

Mattews no dio su discurso sin antes compartir el borrador con el cardenal Spellman, quien mantenía permanente contacto con el papa Pío XII, y era el consejero de los principales líderes militares del país. Su residencia en Nueva York era conocida como “Pequeño Vaticano”. El papa mismo recibía constantes visitas de los líderes militares de Norteamérica en la época del discurso (cinco en un día), y tenía frecuentes audiencias secretas con Spellman. Pocos años más tarde, Pío XII daba un discurso que se transmitía simultáneamente en los 27 idiomas principales por las estaciones de radio del mundo. Reiteró en ese entonces “la moralidad... de una guerra defensiva” (entendida para entonces como el empleo de la bomba atómica y de hidrógeno), considerándola en las palabras del London Times, como “una cruzada del cristianismo”, y del Manchester Guardian como “la bendición papal para una guerra preventiva”.

El discurso de Mattews en 1950 produjo una reacción muy grande tanto en los EE.UU. como en Europa. Los franceses dijeron que no se unirían en ninguna guerra agresiva debido a que “una guerra preventiva no iba a librar nada, a no ser las ruinas y los sepulcros de nuestra civilización”. [Argumentos equivalentes contra una guerra preventiva esgrimieron también medio siglo más tarde contra la guerra de Bush en Irak]. Los ingleses protestaron más enfáticamente. Pero no dejó de llamar la atención de que una “guerra atómica preventiva” tal fuese promovida por primera vez por un católico con un cargo tan importante en el ejército norteamericano, y que se caracterizaba por ser uno de los promotores más grande del catolicismo en los EE.UU. Era, en efecto, el jefe del Servicio a la Comunidad Católica Nacional y el Caballero Supremo de los Caballeros de Colón, así como chambelán privado secreto del papa Pío XII. La jerarquía de la Iglesia Católica, la prensa católica, los Caballeros de Colón, todos ellos apoyaban a Matthews en su esfuerzo por lanzar a los EE.UU. a una guerra atómica preventiva.

El padre jesuita Walsh, la máxima autoridad católica en los EE.UU. y anterior agente vaticano en Rusia (1925), declaró al pueblo norteamericano que “el presidente Truman estaría moralmente justificado en tomar medidas defensivas proporcionales al peligro”, lo que significaba el uso de la bomba atómica y la masacre de cincuenta millones de personas. En términos equivalentes se expresaron numerosos eminentes sacerdotes católicos.

f) Visión papal de la virgen. Exactamente tres meses después del discurso de su chamberlán privado (Matthews), la virgen habría visitado al papa mismo (octubre de 1950). Esa visión tenía el propósito de respaldar la visión militar de los líderes militares especiales de los EE.UU. que había sido encendida con el discurso de Matthews. El papa convocó seguidamente una peregrinación a Fátima monstruosa de más de un millón de personas para octubre de 1951. Envió entonces al cardenal Tedeschini para impresionar a la gente con el solemne anuncio de que el papa había visto “este mismo milagro” (del sol que había supuestamente zigzagueado en 1917 ante los tres niños). Ese anuncio cayó como una sorpresa impresionante. Si la virgen María se había aparecido al papa, entonces sus promesas de convertir la Rusia bolchevique a la Iglesia Católica se iban a cumplir. Y, ¿cómo podían cumplirse si no era mediante la “guerra preventiba” predicada por los líderes católicos de los EE.UU.?

El reavivamiento resultante de la pronta liberación de Rusia se hizo sentir por todas las iglesias católicas del mundo, con oraciones y conversaciones sobre las perspectivas de ese evento. Apenas una semana después, mediante la diplomacia católica, los EE.UU. sorprendían a todo el mundo con el anuncio del nombramiento del primer embajador norteamericano en el Vaticano, lo que para muchos contradecía el principio de separación Iglesia-Estado que profesaba esa nación. ¿Quién era ese embajador? El general Mark Clark, amigo personal de Matthews y del cardenal Spellman, así como del papa Pío XII, y Jefe de las Fuerzas de Campo del Ejército Norteamericano. Diez días más tarde estaba Clark ocupado en la dirección de las maniobras atómicas en el desierto de Nevada, las primeras conocidas en la historia. En 1951, en el mismo mes en que el papa recibió presuntamente la visión de la virgen, por toda Europa y Norteamérica se repartía un folleto de 130 páginas prediciendo la inminente guerra atómica contra Rusia que comenzaría en 1952.

Para probar la veracidad de la visión del papa de la virgen, L’Osservatore Romano publicó en su página principal dos fotos “rigurosamente auténticas” que mostraban el prodigio de Fátima en donde, presuntamente, el sol habría zigzagueado. Esas fotos mostraban un espacio negro casi al nivel del horizonte, algo imposible para cuando se habrían tomado las fotos a las 12:30 del mediodía. El milagro mayor, sin embargo, que el diario oficial del Vaticano no mencionó, fue que, aparte del fotógrafo, el resto de la humanidad nunca presenció la caída del sol a la altura del horizonte en el mediodía del 13 de Octubre de 1917. [Por el uso fraudulento de la Virgen María en Vietnam para mover los católicos a la acción contra el comunismo, véase Avro Manhattan, The Shocking Story of the Catholic ‘Church’s’ Role in Starting the Vietnam War, cap. 8).

La veneración de cualquier virgen es idolatría, y está condenada por la ley de Dios. “No te harás imagen”, escribió y proclamó el Señor desde la montaña del Sinaí, “ni ninguna semejanza de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni debajo del agua. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás...” (Ex 20:4-5). De allí que la lista de gente que no podrá entrar en la ciudad celestial, está la de los idólatras. Podrán ellos recurrir por una bendición terrenal en la ciudad del Vaticano, pero no podrán recibir la bendición de Dios ni en esta vida, ni en la venidera (1 Cor 6:9-10; Apoc 21:8; 22:15).

g) La conformación de un ejército supranacional. El canciller alemán católico Adenauer, quien recitaba diariamente el rosario de Nuestra Señora de Fátima, se reunió en París en Noviembre de 1951 con otro líder católico e igualmente devoto de Nuestra Señora, el ministro francés de relaciones extranjeras y exprimer ministro Schuman. Esa reunión tenía como propósito organizar un ejército supranacional “para pelear y salvar la civilización cristiana”. Simultáneamente, el General Eisenhower, comandante de todas las fuerzas armadas de Norteamérica y de Europa, llegaba a Roma para organizar el frente militar anti-Rusia junto con los ministros de relaciones extranjeras, económicas y de guerra. Eisenhower anunció que se habían reunido para rearmar Occidente tan pronto como fuese posible, para enfrentar la inminencia de una nueva Edad Oscura y “nueva invasión barbárica” (palabras que había usado el papa).

La Santa Sede se había transformado, de esta manera y apenas comenzado el segundo medio siglo, en un centro diplomático militar de grande envergadura. Las botas de los principales países de Europa y las de los Estados Unidos sonaban por doquiera en la “ciudad santa”. El papa no cesaba de tener entrevistas con esos grandes señores. El presidente protestante norteamericano Harry S. Truman, declaraba en cambio, el 9 de Diciembre (1951), una dramática realidad. “He trabajado por la paz durante cinco años y seis meses, y todo pareciera como si la tercera guerra mundial estuviese por comenzar... Hay unos pocos descarriados que quieren la guerra para resolver la situación mundial actual”.

Nuevamente, el gobierno protestante de los EE.UU., casi arrastrado de nuevo a una guerra mundial pero de consecuencias terriblemente más catastróficas por las corrientes católicas que tenía en su medio, fue en la persona del presidente Truman quien impidió que esa guerra se llevase a cabo. Era evidente que todavía no había llegado la hora para que la América Protestante le permitiese al papado ejercer su dominio cruel y despótico medieval sobre todo el mundo, que la profecía tiene anunciado para el fin del mundo.

Cuando muchos historiadores deben abocarse a considerar la actitud del papado antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial, se encuentran con hechos tan terribles que les cuesta inculpar al papado por esos hechos. Al estar imbuídos de los principios de libertad y de derechos humanos que se desarrollaron a partir de la Reforma Protestante y de la Revolución Francesa, no saben cómo explicar que un monarca que vuele tan alto, al punto de autoproclamarse como infalible y Vicario del Hijo de Dios, pueda haber fomentado y respaldado gobiernos nazistas, fascistas, o falangistas tan criminales y sanguinarios en prácticamente todos los países católicos de Europa. ¿Cuál será el resultado de esta actitud renuente a condenar el papado por su verdadero carácter cruel y despótico? Lo anticipó E. de White con más de un siglo de antelación. “Una falsa caridad ha cegado los ojos” de muchos. “No ven que a fuerza de considerar como correcto el creer bueno todo lo malo, terminarán como resultado inevitable creyendo como malo todo lo bueno (GC, 571).

Refiriéndose al fin del mundo, Dios a través del profeta Isaías declaró: “¡Ay de los que a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!... Como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la Ley del Señor Todopoderoso, y despreciaron la Palabra del Santo de Israel” (Isa 5:20-24).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates