Ir al contenido principal

El Vaticano y los Grandes Genocidios del Siglo XX (3)

Una advertencia profética menospreciada.

La Biblia advertía que el fin del mundo caería sobre los hombres en forma repentina, "como ladrón" (2 Ped 3:10). En lugar de evolución moral, la degradación espiritual llegaría para entonces a su punto más bajo de la historia (2 Tim 3:1-7). El mundo se vería envuelto en una situación de violencia y corrupción tal como la que tuvo lugar en los días de Noé, cuando la tierra debió ser destruida por las aguas del diluvio. Los hombres en la época diluvial "no conocieron", dijo Jesús, que había llegado su hora, "hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. Así también será", concluyó el Señor, "la venida del Hijo del Hombre" (Mat 24:37-39). Esta vez, en cambio, la tierra será destruida por el fuego en la venida del Señor (2 Ped 3:6-7,1-12).

a) Un mensaje impopular. Los que esperaban el retorno de Cristo y eran guardadores del séptimo día heredaron de los protestantes y evangélicos de los siglos XVIII y primera parte del XIX, la convicción de haber llegado a esa época final descrita por la Biblia. Para comienzos del S. XX, ya estaban por todo el mundo anunciando la cercanía del fin, y exhortando a toda "nación, tribu, lengua y pueblo", a prepararse para el día del Señor (véase Apoc 14:6-7). Eso iba, sin embargo, contra la corriente general, por lo que fueron acusados de alarmistas y sensacionalistas. Aunque tenían libertad para predicar, no era fácil convencer a la gente con un cuadro tan negativo que presagiaban para el nuevo siglo, como el que ofrece la Biblia para el fin del mundo.

El cuadro que proyectaba la pluma inspirada para el futuro tampoco era promisorio. Advirtió que "no deben verse señales halagueñas de gloria milenial..." (RH, 27-12-1898). "No disponemos de un milenio temporal para cumplir con la obra de amonestar al mundo..." (FE, 357). En visión vio grandes barcos hundirse en el mar, bolas de fuego que caían sobre casas destruyéndolas en un momento, ciudades enteras arrasadas por llamas, tempestades, pestilencias, y huracanes. Veamos algunas de sus anticipaciones sobre lo que iba a ocurrir durante el S. XX, dadas bien antes de las primera y segunda guerras mundiales.

"La tempestad se avecina y debemos prepararnos para afrontar su furia mediante el arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Señor Jesucristo. Veremos desgracias por todas partes. Miles de barcos serán arrojados a las profundidades del mar. Armadas enteras se hundirán, y las vidas humanas serán sacrificadas por millones. Estallarán incendios inesperadamente y no habrá esfuerzo humano capaz de extinguirlos. Los palacios de la tierra serán arrasados por la furia de las llamas.," MJ 87 (1980), cf. EUD, 24. "En las escenas finales de la historia de esta tierra, la guerra prevalecerá. Habrá epidemias, mortandad y hambre.", Mar 172 (1897), cf. Eventos de los Ultimos Días, pág. 24.

Pensemos por unos momentos, en cómo podían caer tales declaraciones ante tantas esperanzas y señales halagadoras para el futuro. Demasiado osadas parecían las declaraciones de "miles de barcos" que serían hundidos, y "millones" de seres humanos que serían sacrificados.

En efecto, la nueva doctrina acerca de los orígenes, conocida como evolución, había despertado también, hacia fines del S. XIX, una creencia milenarista de paz y progreso en donde mediante la educación y la ciencia, el mundo iba a lograr ponerse de acuerdo y hasta convertirse. La paz parecía una realidad no difícil de alcanzarse. La amenaza musulmana que había aterrorizado a Europa por tantos siglos durante toda la Edad Media, eran ya cosa del pasado. El espíritu de la libertad y modernidad se respiraba por doquiera. ¿De qué lugar de la tierra podría provenir, por consiguiente, tal cuadro negativo que la Biblia ofrecía del fin del mundo?

Las iglesias hablaban de unirse. Grandes proyectos políticos y religiosos de concordia y paz llamaban la atención de todos. ¿Cómo, pues, podía hablarse de las claras advertencias del fin del mundo acerca de su destrucción? Por el contrario, los "nuevos cielos" y la "nueva tierra" prometidos en la Palabra de Dios, parecían poderse lograr por las buenas, no por un dramático desenlace entre las milenarias fuerzas antagónicas del bien y del mal.

Pero el balde de agua fría cayó para tales sueños de prosperidad terrenal. Con el advenir de las dos guerras mundiales, el mundo tuvo que reconocer que, si los hombres no cambian su corazón, la educación y la ciencia los vuelven más peligrosos y despiadados. Con el surgimiento del bloque comunista ateo, el mundo fue partido en dos, y los sueños de globalización política, económica y religiosa, quedaron trabados. Durante prácticamente todo el S. XX, pendió sobre la civilización occidental una permanente amenaza de destrucción. Así permanecieron en jaque tantos sueños de grandeza y prosperidad con los que se había iniciado ese siglo.

b) Una proyección apocalíptica inverosímil. Otro cuadro profético que los adventistas hacían revivir en vísperas del S. XX, como herederos del protestantismo, tuvo que ver con los sueños de supremacía del pontificado católico romano. No era difícil hacer ver cómo las profecías indicaban que, al caer el imperio romano, el papado aparecería con un carácter cruel y despótico inigualables. Eso se cumplió admirablemente en la historia. Tampoco resultaba difícil probar cómo su poder político recibió una herida mortal al concluir el S. XVIII, como resultado de la Revolución Francesa. Desde entonces y, durante prácticamente todo el S. XIX, la voz política del papado había sido reducida al silencio.

Pero, ¿qué podía decirse con respecto al resurgimiento del poder papal anunciado también en el Apocalipsis? Eso parecía inverosímil, razón por la cual aún los protestantes y evangélicos fueron abandonando esa interpretación historicista del Apocalipsis. ¿Quién podía creer, en plena época moderna, que la herida de muerte que recibió el papado sería sanada, recuperando su poder político, esta vez en una dimensión realmente universal? (Apoc 13:3,15-18).

Los principios monárquicos invocados por el obispado de Roma para mantenerse conjuntamente en el poder, habían caducado. Los pocos y raros reyes que quedaban en Europa cumplían sólo un papel nominal. ¿Mediante quiénes, pues, iba el papado romano a lograr imponer sus dogmas, como lo había hecho en el pasado? ¿Cómo podría volverse a los tiempos de opresión y despotismo medievales, con gobiernos que en su mayoría, se volvían cada vez mas democráticos y republicanos?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Dioses Del Panteón Grecorromano.

Dioses Del Panteón Grecorromano.              
Por Ahmed Nahr Wadi Dr. En Teología

Júpiter (rey de los dioses). Zeus.
Febo (el sol). Apollon.
Marte (guerra). Ares.
Mercurio (mensajero). Hermes.
Neptuno (océano). Poseidon.
Vulcano (herrero). Hefaistos.
Ceres (agricultura). Deméter.
Juno (reina). Hera.
Diana (cazadora). Artemisa.
Minerva (sabiduría). Atenea.
Venus (belleza y amor). Afrodita.
Vesta (hogar). Hestia.

Otros Dioses Menores.

Nombre Romano Nombre Griego
Baco (vino). Dionisio.
Cupido (amor joven). Eros.
Plutón (infiernos). Plutón.
Saturno (tiempo). Cronos.
Selene (la luna).

Las Nueve Musas.
Calíope, la que las gobierna.
Clío, historia.
Euterpe, música.
Talía, poesía y comedia.
Melpóneme, canto.
Terpsícore, danza.
Erato, poesía lírica y erótica.
Polimnia, himnos.
Uranía, astronomía.


Los Siete Sabios De Grecia.
La antigua Grecia era terreno cultivado para la sapiencia. Los siete sabios -porque cualquier número que se precie de algo debe ser el siete-de Grecia son conocidos por sus lemas…

Empresas propiedad del Vaticano

Alitalia, Soc.Rom de Electricidad, Olivetti, Montecatinni, Lancia, Grupo Pesenti, Pozzi, Vittorio Olcese, Cisa Viscosa, RCA Victor Italiana, Cadena Hilton (hoteles) Pibigas, Sanitplastica y Progredi
Empresas con el manejo accionario del Vaticano: General Motors, General Electric, Chase Manhattan Bank, Betlehem steel, Bankers Trust, TWA, Gulf Oil y Shell. 
Empresas con fuertes inversiones por parte del Vaticano:Siemens, Alfa Romeo, La autostrada del Sole y Flat.

Propiedades de la iglesia CatolicaIglesias 679,000
Bancos 29
Financieras 2
Inmobiliarias 6
Constructoras 5
Molinos 2
Cementeras 1
Fabricas de Pasta 3
Otras empresas 7
Empresas donde tienen acciones. 7
Empresas con fuertes inversiones del vaticano 5
TOTAL 679,308

"United Nations World Magazine calculó que el tesoro de oro sólido del Vaticano llega a varios cientos de millones de dólares. Cantidad está almacenada en lingotes de oro en el Banco de Reserva Federal de los Estados Unidos, bancos de Inglaterra y Suiza. 
Sólo en los Estados Unidos…

EL FALSO PROFETA WILLIAM SOTO SANTIAGO

¿William Soto Santiago el Ángel Mensajero?

William, como ya hemos dicho, se autoproclama o por lo menos deja entrever que el Ángel enviado Por el Mesías Yeshua, en el Apocalipsis, ya que eso es lo que piensan de el los integrantes de su secta, para justificar esto, él usa los siguientes textos:

“Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Elohim de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto” (Apocalipsis 22:6)

“Yo Yeshua he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las congregaciones. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana” (Apocalipsis 22:16)

En estos textos, jamás se dice que el Ángel enviado por el Mesías Yeshua, a de presentarse en los postreros días. Lo que realmente nos muestra este pasaje, es que, el Mesías ya envió a su ángel, ¿Y cuado ocurrió esto?, Pues muy simple, el Ángel que anuncio a Juan en la isla de Patmos. En Apocalipsis 1:1, …