Social Icons

26 de noviembre de 2009

¿Qué contamina al hombre? Mateo 15: 1-20



Jesús, al decirnos en Mateo 15: 11: "No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre", ¿nos autoriza a comer de todo sin las restricciones señaladas en el Antiguo Testamento?


En primer lugar, observemos que Jesús llegó a esta declaración a fin de responder a una pregunta de unos escribas y fariseos: ¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan" (vers. 2). A esta pregunta Jesús respondió con otra (vers. 3), para hacerles notar que lo que contamina al hombre es la desobediencia a los mandamientos de Dios, que ellos quebrantaban amparándose en sus tradiciones, y no un rito ceremonial como el de lavarse las manos (vers. 4-9).
Cuando los discípulos le preguntaron aparte qué quiso decir al afirmar que "no lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre" (vers. 10, 11), Jesús les explicó que la contaminación se producía primero en la mente, antes de realizarse la acción. Por eso, señaló como fundamental y primera causa de la contaminación los "malos pensamientos" que salen del corazón (v^rs. 19).

Para responder la pregunta que se nos hizo, preguntamos lo siguiente: ¿No es un mal pensamiento proponernos comer lo que sabemos que es perjudicial para la salud? Por supuesto que sí. Dios nos señaló en su amor cuáles eran los animales impropios como alimento (Lev. 11). Nos dio un buen número de leyes higiénicas para preservarnos con salud, y nos explicó que si las obedecíamos "ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios, te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador" (Exo. 15: 26). Nos advirtió de los males del alcohol (Prov. 20: 1; 23: 29-32; 31: 4, 5). Nos enseñó que nuestros cuerpos son templo del Espíritu Santo "comprados por precio", aclarando que "si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es" (1 Cor. 6: 19, 20; 3: 16, 17). Hoy la ciencia médica aprueba todo eso y felizmente nos advierte de otros males que aparecieron después de los profetas y apóstoles, pero que destruyen definidamente la salud, como el tabaquismo, las bebidas estimulantes y las drogas.

Frente a todas estas observaciones tenemos que reconocer que cada vez que nos proponemos participar de algo que daña nuestro cuerpo, primero ha salido el "mal pensamiento" contaminador. Porque en verdad no nos contaminamos con las bebidas alcohólicas cuando entran por la boca, sino que ya estábamos contaminados cuando salió el mal pensamiento que las codició.

Hoy sabemos con certeza que las enfermedades que cobran más tributo en muertes prematuras, son las provocadas por una equivocada manera de alimentarnos: comidas impropias, bebidas alcohólicas, tabaco, bebidas estimulantes, drogas, etc. Todo esto está entre las causas principales de las enfermedades evitables, pero que sólo pueden ser provocadas por "los malos pensamientos" que nos inducen a usar lo que no conviene.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates