19 de febrero de 2010

La Segunda Venida de Cristo en Apocalipsis



I. La Segunda venida de Cristo en el Libro de Apocalipsis

Hay muchos lugares en Apocalipsis donde podemos encontrar declaraciones de la segunda venida de Cristo y sobre los eventos relacionados con ella. Si leemos a través del libro, los pasajes siguientes llaman nuestra atención:
(1) Cristo viene en las nubes 1:7
(2) Cristo promete al venir 2:5, 16, 25,; 3:3, 11,
(3) El día de la ira de Dios y del Cordero 6:14-17; 7
(4) El reino del mundo ha llegado a ser el reino del Señor y de su Cristo 11:15-18
(5) La cosecha del mundo 14:14-20
(6) Los reyes del oriente y la promesa de la venida de Cristo 16:12-15
(7) El jinete sobre el caballo 19:11-21
(8) Cristo promete venir (22:7, 12, 20)
Esta lista nos muestra cuán importante es este tópico en el Apocalipsis.

II. Términos relacionados o que se refieren a la segunda venida

El Libro de Apocalipsis también contiene un número de importantes palabras que se refieren al regreso del Señor. Echemos brevemente una mirada a ellos antes de que volvamos a las descripciones simbólicas.

A. El Término “Venir” (erchomai)
Importantes sustantivos que se encuentran en otras partes del NT y se refieren a la segunda venida, tales como la venida (parousia) y la aparición (epiphaneia), no se encuentran en Apocalipsis. Sin embargo, se encuentra frecuentemente el verbo “venir” (erchomai).
Una investigación de este término muestra que se encuentra en relación con Dios el Padre, el Hijo, pero también con los seres terrenales y celestiales. Sin embargo, en la mayoría de los casos se refiere a Dios y Jesús.
El cuadro siguiente surge tan pronto cuando damos una mirada más de cerca a la palabra “venir” al relacionarse con Jesús y Dios.
1. La venida y Cristo
Trece veces la venida se refiere a Cristo. Uno de estas trece ocurrencias describe cómo el Cordero viene a Dios que está sentado en su trono (5:7). Esto ocurrió en el año 31 d.C, cuando Cristo fue instalado como rey en el cielo. Doce de las trece veces, “venir” se refiere a la segunda venida de Cristo, y en siete de estos textos Cristo mismo promete venir. En la parte apocalíptica de las descripciones simbólicas de Apocalipsis prevalece la segunda venida de Cristo, considerando el formato carta que se encuentra los marcos de las descripciones literales del libro.

El Marco de la carta
A. 1:7 Cristo viene. Amén.
B. 2:5 He aquí vengo
2:16 He aquí vengo
3:11 He aquí vengo

La Parte apocalíptica
C. 6:17 La ira del cordero ha venido
14:15 el tiempo de la cosecha ha venido

D. 16:15 He aquí vengo
C 19:7 La boda del Cordero ha venido

El Marco de la carta
B 22:7 He aquí vengo
22:12 He aquí vengo
22:20 He aquí vengo
A 22:20 AMEN. Ven, Señor Jesús!
(2) la venida y Dios
Es muy interesante que Apocalipsis no solo habla sobre la venida de Cristo. La venida también está conectada al Padre. A menudo Dios el Padre es descrito con la fórmula triple": “El que es, el que era y el que ha de venir”.
Esta fórmula ocurre tres veces en el primer par de capítulos de Apocalipsis.
Luego, repentinamente es reducida a la doble fórmula Apoc 11:17: “el que es y el que era”. Probablemente el último elemento es omitido en este texto porque Dios habrá venido para ese tiempo. Dios el Padre también viene.
La naturaleza de Dios está descrita en el marco de la carta, mientras sus actividades son anunciadas en la parte apocalíptica.

I. La Naturaleza de Dios
1:4 triple formula: el que es, el que era y el que ha de venir
1:8 triple formula: el que es, el que era y el que ha de venir
4:8 triple formula: el que era, el que es y el que ha de venir
11:17 doble formula: el que es y el que era

II. Las Actividades de Dios
11:18 su ira ha venido
14:7 la hora de juicio ha venido

2. El Término “venir” (hexo)
Hay otra palabra griega para “venir” usado en el Libro de Apocalipsis, hexo. Nosotros lo encontramos en Apoc 2:25; 3:3 (dos veces); 3:9; 15:4, y 18:8. Sin embargo, sólo dos veces es este término directamente relacionado a la segunda venida de Cristo. En ambos de estos textos Cristo promete venir. Ambos textos se encuentran en el marco de la carta del libro. Los otros textos hablan sobre el grupo de humanos y sobre las plagas que han de venir.

3. El Término Pronto/en breve
El adverbio traducido pronto o rápidamente y el correspondiente sustantivo se encuentran varias veces en el Apocalipsis. Encontramos el adverbio (tachu) en Apoc. 2:26; 3:11; 11:1; 22:7, 12, 20. Encontramos el sustantivo (tachei) en Apoc 1:1 y 22:6. Cinco veces Cristo dice que pronto vendrá. (En inglés el sustantivo se traduce también pronto). Las dos frases en que ocurre son casi idénticas en formular: que ha de suceder pronto.
Algunos sugieren que la palabra describe la velocidad de la segunda venida, no su cercanía. Sin embargo, que Jesús venga a alta velocidad en vez de venir pronto no parece tener mucho sentido para los lectores del libro. Los cristianos perseguidos son consolados a través del conocimiento de un pronto retorno del Señor.
La velocidad con que él viene del cielo es menos importante. Es mejor entender de que Jesús viene pronto.
4. El Término “cerca”
El término “cerca” (eggus) se encuentra en dos lugares (1:3; 22:10) y parece apoyar lo que hemos dicho con relación a la palabra “pronto”. Dentro del marco de la carta, la frase se usa “el tiempo está cerca”. Ya que el Libro de Apocalipsis fue escrito probablemente después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 D.C., la primera parte del sermón de Jesús sobre el tiempo del fin en Mat 24 (también Marcos 13; Lucas 17 y 21, el así llamado Apocalipsis sinóptico) se ha cumplido. El tiempo está cerca indudablemente, porque de acuerdo al sermón de Jesús el único mayor evento que falta es su segunda venida.

III. La evaluación de las Declaraciones relativas a la 2da venida de Cristo
Después de este breve vistazo a los términos relativos a la segunda venida de Cristo, movámonos a una evaluación. Primeramente miraremos en los textos en los marcos de la carta de Apocalipsis, luego en lo que pertenece a la parte apocalíptica. En primer lugar, nosotros tomamos una apreciación global:
Dentro del Marco de la Carta de Apocalipsis
La venida de Cristo en el Prólogo Apoc. 1:7; 2:5, 16, 25,; 3:3, 11,
La venida de Cristo en el Epílogo Rev 22:7, 12, 20 (dos veces)

Dentro de la Parte Profético-apocalíptica de Apocalipsis
Los sexto y séptimo sellos (6:12-8:1)
La séptima trompeta (11:15-18)
La cosecha del mundo (14:14-20)
La sexta y séptima Plaga (16:12-21)
La cena de la boda del cordero y el que cabalga sobre el caballo blanco (19:1-21)

1. la Segunda Venida Dentro del Marco de la Carta de Apocalipsis
La Segunda Venida en el Prólogo
(1) en Apoc 1:7
Un texto muy importante es Apoc 1:7. Éste es el primer texto en Apocalipsis en el cual se habla claramente de la segunda venida de Cristo y se menciona a Jesús. El texto pertenece a un pasaje más largo, Apoc. 1:5-7 el cual es parte de la introducción del libro. Este pasaje contiene una declaración resumida de todo el Apocalipsis. Es Apocalipsis en una avellana. Antes de movernos a las bestias extrañas, números confusos, y los desastres terribles, este pasaje dice sobre qué trata realmente el libro. Si no fuera por esta introducción, nosotros estaríamos en peligro de perder en los eventos espantosos y símbolos detallados y perderíamos de vista el plan de salvación de Dios, que como un hilo dorado corre por toda la historia.
El pasaje Apoc. 1:5-7 describe la actitud de Jesús hacia nosotros y Su actividad a favor de nosotros. Cristo nos ama (1:5). Él nos ha salvado por el derramamiento de Su sangre. El problema del pecado esta resuelto (1:5). Cristo nos ha colocado en una nueva posición. Nosotros somos un reino de sacerdotes (1:6). Jesús viene otra vez (1:7).
¡Esto es buenas nuevas! Todo se ha hecho por nosotros. Todo el plan de salvación se resume en estas palabras. Cristo nos ama. Su muerte substitutiva nos provee la salvación. Porque hemos aceptado Su gracia, hemos llegado a ser un reino y sacerdotes. Los seguidores de Cristo son reyes y sacerdotes reales en la tierra. Pero sin su segunda venida, todo estaría incompleto, la salvación final no se habría obtenido. Cristo no se detiene a medio camino. Lo que comenzó también lo traerá a su gloriosa culminación. Jesús viene otra vez; eso es lo que nos dice Apoc. 1:7.
Apoc. 1:7 también enseña que ese retorno de Jesús será visible a toda raza humana.
Todo ojo le verá. Una venida secreta u oculta o una venida que sólo unos cuantos la noten, es extraña en la Biblia. Este versículo termina negativamente. Las tribus de la tierra se lamentarán. Tan maravilloso como la segunda venida de Cristo es para Sus discípulos, para Sus enemigos significa el juicio, considerando que para los hijos de Dios es la salvación final.

(2) En Apoc. 2-3
En los mensajes a las siete iglesias la venida se menciona cinco veces, principalmente en los mensajes a las 5 iglesias diferentes. Las únicas cartas en que la palabra “venida” falta son en la mejor iglesia y en la peor iglesia: Esmirna y Laodicea.
De las cinco veces que el término “venida” ocurre, se usa negativamente con Éfeso, Pérgamo y Sardis. Estas venidas negativas son venidas de juicio.
Apoc. 2:5
Apoc. 2:16 contra ellos con la espada de mi boca. . .
Apoc. 3:3
El juicio anunciado no sólo se refiere a un juicio futuro. Si éstas iglesias no se arrepienten, el juicio está a las puertas.
En los mensajes a Tiatira y a Filadelfia “venida” ocurre en un forma positiva y claramente se refiere a la segunda venida.
Apoc. 2:25
Apoc. 3:11
Descubrimos de esto que la expresión “venida” tiene una armonía positiva, que se refiere a la venida de Cristo. Cuando “venida” es negativo, es un acto de juicio qué no se limita a la segunda venida, sin embargo, un componente de tiempo del fin parece estar presente en cualquier forma. Las promesas a los vencedores la cual sigue cada caso, esta asociado con el tiempo del fin. En Apoc. 2:16 la palabra “pronto” esta añadida, “he aquí vengo pronto” principalmente para el juicio. En otra parte en Apocalipsis la expresión “pronto” se encuentra en relación con la segunda venida. Los términos “hacer guerra, espada y boca” también ocurren en Apoc. 19:11 y 15, cuando Cristo como jinete en el caballo blanco gana la batalla de Armageddon a su regreso. Y la venida semejante a un ladrón nos recuerda Apoc. 16:15 y los pasajes de NT similares los cuales claramente se refieren a la segunda venida.
De este modo, aun los pasajes negativos tienen un componente del fin del tiempo. Sin embargo, uno se maravilla si sólo cinco de los siete mensajes a las iglesias indica a la venida de Jesús. ¿Qué de los otros dos? En el mensaje a la iglesia de Esmirna la promesa para los vencedores que no serán dañados con la segunda muerte. La segunda muerte sólo se vuelve realidad después del retorno de Cristo.
En el mensaje a la iglesia de Laodicea Cristo dice: “he aquí yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, cenaré con él y él conmigo.” Las opiniones de los expositores varían.
Algunos creen que el texto se aplica al individuo que abre su vida a Jesús.
Otros notan una conexión a la segunda venida o a ambos aspectos. ¿Cuáles son los argumentos a favor de una interpretación del tiempo del fin de Apoc. 3:20?
Primero, el contexto se dirige hacia el tiempo del fin. Obviamente, la cena refleja la cena de la boda del Cordero en Apoc. 19:9 la cual se celebrará después de la segunda venida.
Segundo, el contexto cercano está también orientado al tiempo del fin, como puede verse a la promesa a los vencedores en 3:21.
Tercero, ya que los mensajes, a las otras iglesias se refieren a la segunda venida de Cristo, esperamos encontrar un aspecto similar en el mensaje Laodicense.
Cuarto, el largo contexto (16:15), se llena con el concepto de la venida del Señor.
Quinto, la idea de permanecer en la puerta nos recuerda a los cristianos del primer siglo de la segunda venida del señor. Mateo 24:33 y Marcos 13:29 enfatiza que Jesús está a las puertas:
“Cuando veáis todas estas cosas, sabed que esta cercano a las puertas.” En Lucas 12:36 el contexto es la segunda venida. En este caso nosotros escuchamos sobre golpear y abrir la puerta. De acuerdo a Santiago 5:9 el juez está de pie justamente la puerta.

b. La Segunda Venida en el Epílogo
Habiendo investigado el prólogo de Apocalipsis, ahora saltemos a la conclusión de este libro. En Apoc. 22:7 leemos: “¡He aquí vengo pronto! Bienaventurados los que guardan las palabras de la profecía de este libro”.

Al final de Apocalipsis este mensaje sirve como ánimo. Mucho tomará lugar pronto (22:6). No todo será positivo. Pero los cristianos viven con la expectativa que Cristo pronto vendrá. Esto los fortalecerá. En la segunda parte de este versículo, Cristo señala a la Palabra de Dios, en este caso al Libro de Apocalipsis. Esta palabra de Dios necesita ser leída, tomada al corazón, guardada, y vivida. Necesitamos estar fundamentados en esta palabra, ya que esperamos el pronto regreso del Señor.
En Apoc. 22:12 leemos: “He aquí vengo pronto; y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra”. Este mensaje comienza como el anterior; sin embargo, continúa en forma diferente. Cristo habla sobre la recompensa según sus obras. Esta recompensa puede ser el juicio final o la salvación. Por tanto, algunos se refieren a la segunda venida como una amenaza. Para otros consuelo, ánimo, y esperanza. El próximo versículo habla sobre el que puede guiarnos a la meta final.

Es interesante oír hablar de la recompensa según sus obras. En Mat 24 y 25 se encuentra el sermón de Jesús sobre el tiempo del fin. Incluye varios ejemplos o parábolas. Cada uno tiene una dirección segura:
1. la higuera, vigilancia
2. los días de Noé, vigilancia
3. el siervo malo, al pueblo
4. los diez vírgenes, actuando (Mat 7:24-27)
5. Talentos, Actuando
6. la oveja y cabritos, al pueblo

Mateo no mencionó la doctrina correcta cuando discutía la segunda venida. La doctrina correcta y su importancia se refieren en varios otro pasajes de la Escritura. Pero Mateo no se concentró en él. Uno puede llegar a estar muy preocupado con la doctrina. Uno incluso puede luchar para la doctrina correcta y al mismo tiempo estar ciego a tratar a los amigos, colegas, y parientes sencillamente con amor. Pertenece a la preparación de la segunda venida tener buena relación a los hermanos y hermanas dentro de la iglesia y fuera de ella, no sólo la doctrina correcta, tan importante como es la última. Este puede estar presente aquí cuando escuchamos sobre la recompensa según las obras.
La confirmación viene en Apoc. 22:20: “El que testifica de estas cosas dice: ciertamente vengo en breve, ven Señor Jesús.” El que testifica es la misma persona del versículo 18. Nosotros tenemos que tomar el contexto en consideración. Lo que Cristo testifica en los vs. 18-19 es: No añadáis nada al libro de Apocalipsis y por tanto no omita ninguna parte a la Biblia. Así, Cristo nos llama a ser sumamente cuidadosos con la Palabra de Dios y ser fieles hacia ella. Hoy muchos cristianos no se preocupan mucho por la Palabra de Dios. Desafortunadamente, hay tendencias entre nosotros seguir la sociología, la psicología, la filosofía, o cualquiera de las ciencias, así como nuestras propias inclinaciones y las opiniones de la mayoría, en lugar de la Palabra de Dios. Existe el peligro de ya no permitir que la escritura nos guíe. Existe el peligro de no alimentarse más personalmente a diario de la palabra de Dios. Algunas veces nosotros no traemos nuestras Biblias incluso a la iglesia o a la Escuela Sabática. Como está cerca la segunda venida, debemos estar en una nueva devoción a las escrituras entre nosotros, ya que es allí donde nosotros más seguramente nos encontremos con nuestro Señor.
Finalmente, Juan como representante de todos los creyentes fieles exclama: “sí, ven Señor Jesús”. Ésta es la confesión de la iglesia: Maranatha nuestro Señor viene; o: Ven Señor.

2. La Segunda Venida en la Parte apocalíptica- Profética del libro de Apocalipsis
Ahora nosotros podemos movernos a la parte apocalíptica del libro de Apocalipsis. Empezaremos con los sellos.
(1) el Sexto y el Séptimo sellos (6:12-8:1)
Considerando que los sellos en general van con las señales de la venida del Señor, los últimos dos sellos son especialmente importantes. El sexto sello tiene que ver con la venida del señor. Primeramente, describe siete fenómenos en la naturaleza. Luego menciona siete grupos de personas. Los fenómenos naturales son principalmente las señales celestiales como las conocemos de Mat. 24. La reacción de la humanidad a la últimas de estas señales y el retorno de Cristo el cual esta asociado con ellos, es asombroso.
La gente quiere morir. El día del Señor ha venido el cual es el día del juicio como ya se conoce en el AT. Estarían más bien muertos que tener que enfrentar al señor.
Así que la primera parte del sexto sello está dirigida hacia los incrédulos. La segunda parte es introducida por la pregunta al mismo fin del capítulo 6: ¿Quién podrá estar en pie? y está dirigida hacia los creyentes. Esta pregunta está contestada en Apoc. 7. Los 144,000, probablemente idéntico con la gran multitud, es capaz de permanecer en pie.
¿Por qué? Primero, porque están sellados. Reflejan el pensar de Dios y sus ideas. Ya que se han distanciado del pecado (Ez. 9:4), Dios los considera como Su propiedad.
Segundo, ellos han venido de la gran tribulación y han permanecido fieles a Dios. Tercero, han lavado sus ropas y la han emblanquecido con la sangre del cordero. Han aceptado la salvación como un don, y han permitido que Jesús los limpie de pecado y culpa. Como consecuencia sirven a Dios en su santuario, viven en íntimo compañerismo con Dios, y son cuidados por Jesús, el Pastor. Cualquier cosa negativa será removida. El séptimo sello se refiere a un silencio en el cielo. Esto puede apuntar al juicio final y una nueva creación. Ambos dependen de la segunda venida.

(2) la Séptima Trompeta (11:15-18)
La última trompeta se llama la conclusión o cumplimiento del misterio de Dios. Cuando esta trompeta haya sonado, sabemos que los reinos del mundo han llegado a ser el reino de nuestro Señor y de Su Cristo; y reinará para siempre jamás (11:15). El Versículo 18 es muy interesante. Este versículo resume el resto del Libro de Apocalipsis:
1. las naciones están furiosas
2. el tiempo de Dios ha venido:
A. para el Juzgar 15-18
b. por recompensar a su pueblo 21-22
c. para destruir a los que destruyen la tierra 19-20.
Los que destruyen la tierra no son personas que contaminan el medio ambiente.
La ecología no es el problema. La expresión se refiere a la trinidad satánica que forma la gran ramera Babilonia (19:2).
La idea de recompensa se menciona de nuevo en este pasaje. La segunda venida permite recompensar a la humanidad con la salvación o la erradicación final. Desde nuestra moderna perspectiva y desde un país del primer mundo esto puede parecer cruel. Es totalmente diferente cuando el pueblo de Dios está sufriendo, perseguido, y muerto y es cuando Dios entonces interviene.
(3) la Cosecha del Mundo (14:14-20)
La próxima visión mayor en la Apocalipsis es el centro del libro, la visión de la trinidad satánica que termina con una doble cosecha. Una persona semejante al hijo del hombre viene sentada en una nube. La cosecha es juntada. Es una doble cosecha: la cosecha de trigo y cosecha de uvas, la cosecha de los elegidos y la de los malos que han hecho una decisión contra Dios y que trataron de aniquilar al pueblo de Dios. De nuevo Apocalipsis habla sobre el doble efecto de la segunda venida de Cristo.
(4) la Sexta y la Séptima Plagas (16:12-21)
Con la sexta y séptima plaga viene la batalla de Armageddon. Los poderes del mal son reunidos, y las aguas sobre las cuales la ramera Babilonia se sienta son secadas. El Día del Señor finalmente ha venido. Los reyes del este vienen, Jesús con Su ejército celestial. Babilonia se divide y es juzgada. Apoc. 17 y 18 describen la caída de Babilonia en mayor detalle. De la misma manera, Apoc. 19 pinta la intervención de los reyes del este.
Como Babilonia antigua en el siglo 6 A.C. fue derrotada por Ciro, el rey y ungido, uno del este, así su antitipo, Jesús el Señor, el Mesías real y rey, traerá un fin a Babilonia en Su segunda venida.
En medio de este pasaje se encuentra una palabra directa de nuestro Señor 16:15:
“he aquí vengo como ladrón”. A pesar de todas las señales, el regreso de Cristo será sorprensivo. La fecha precisa de su segunda venida no puede calcularse. Más importante que todos los cálculos, por tanto, es estar constantemente preparados.
In out of Africa, Isaac Dinesen narra esta historia de su cocinero Kenyano Kamante.
Una noche, después de medianoche, [Kamante] de repente caminó en mi alcoba con una lámpara para huracanes en su mano, silencioso, como si estuviera en servicio... Él me habló muy solemnemente… Creo que es mejor que se levante. Creo que Dios está viniendo.
Cuando yo oí esto, yo me levanté, y preguntó por qué él pensó que sí. Él solemnemente me guió hacia la sala que miraba hacia el oeste, hacia las colinas. Desde la ventana veía un extraño fenómeno. Había un gran incendio en la grama, fuera en las colinas, y la grama estaba quemando todo el camino desde la cima hasta la llanura; cuando se vio desde la casa, era casi una línea vertical. Parecía de hecho como si alguna figura gigantesca se estaba moviendo y estaba viniendo hacia nosotros. Me pare sobre un tiempo, y lo mire con Kamante mirando a mi lado, entonces yo empecé a explicarle la cosa... Pero la explicación no parecía hacerle mucha impresión de una forma u otra; él claramente tomó su misión de haber cumplido cuando me había llamado. Si, dijo, puede que sea así, pero pensé que era mejor que se levantara por si Dios estuviera viniendo. Sólo en caso de que, este listo. Justamente en el caso, está despierto. La gente ha estado equivocada en el pasado acerca de cuando el vendría, pero sin equivocarnos un día el vendrá.
Cristo pronuncia una bendición en aquéllos que velan y guardan sus ropas, que permanecen en el compañerismo correcto con el Señor y permanecen dependiendo de él. Velar no significa espantarse o castigarse a sí mismo. Es una espera gozosa por aquel a quien amamos y espiritualmente vivimos día tras día aunque no lo veamos ahora mismo cara a cara.
(5) la Cena de Boda y el Jinete sobre el Caballo Blanco (19:1-21)
Al final de Apoc. 14 encontramos una doble cosecha. En Apoc. 19 hay una doble comida. Los redimidos son invitamos a la cena de la boda del cordero. Los enemigos de Dios y su pueblo llegan a ser una comida para las aves.
Cristo regresa como el jinete en el caballo blanco. Su ejército celestial le sigue. Toma lugar en el Armageddon. Los poderes del mal son juzgados. El pueblo de Dios es liberado y puede participar en la cena de boda. Cristo se llama el verbo de Dios y combate con la espada aguda que sale de Su boca, el verbo divino. Este verbo es poderoso y ha creado la tierra. Este verbo destruye a los enemigos. De hecho, Cristo es el Rey de reyes y el Señor de señores.

IV. Los resultados
Después de este estudio de la doctrina de la segunda venida en el Apocalipsis, estamos listos para resumir los resultados.
1. La Manera de la Segunda Venida
Según Apocalipsis ¿Cómo retornará Cristo? ¿Qué nos enseña el libro? El Apocalipsis está en total armonía con el sermón de Jesús en el tiempo del fin, como en los evangelios sinópticos (Mateo, Marcos, Lucas). Este sermón no se encuentra en el Evangelio de Juan, pero todos los elementos importantes están presentes en el Apocalipsis.
Ciertamente, en Apocalipsis el lenguaje simbólico se usa a menudo, especialmente en la parte profético-apocalíptica, pero los resultados son lo mismo. Además, el libro de Apocalipsis cumple en muchos detalles con los que están conectados a la segunda venida y qué no están o no se encuentran claramente en otro material bíblico. Aquí están los resultados:
(1) Cristo vendrá visiblemente para todos los humanos.
(2) Cristo vendrá con las nubes.
(3) Cristo vendrá con su ejército celestial.
(4) Cristo vendrá pronto.
(5) Cristo vendrá como un ladrón.
2. los resultados de la segunda venida del Señor
La segunda venida de nuestro Señor tiene los resultados: (1) su retorno significa el juicio para un grupo; y (2) Su retorno significa el anhelo de la salvación final, y la comunión directa con el Señor para el otro grupo. Ambas ideas están presentes en el término recompensa.
La Segunda Venida trae la intervención de Dios en el tiempo del fin: (1) la liberación de Su pueblo y la primera resurrección; (2) el juicio antes, durante, y después del Milenio y segunda resurrección; y (3) la Nueva creación.
3. la preparación
Aun la pregunta de cómo prepararse para este evento está dirigida en Apocalipsis:
(1) velando y esperando, no perdiendo la seguridad de la salvación y la comunión con Dios; no dejando la fe en Cristo y Su pronto retorno a pesar de todas las preguntas que no pueden ser totalmente contestadas; permitiendo nuestras vidas sean determinadas de una meta clara.
(2) tomando la palabra de Dios en serio, estudiándola; no añadiéndole u omitiendo algo que no nos agrada; vivir conforme a su Palabra.
(3) las buenas obras que se derivan de nuestra fe en Cristo y de nuestra gratitud de salvación. Esto incluye una conducta cristiana y actitud hacia otros y cuidado para los miembros de la iglesia y demás seres humanos.

Conclusión
Apocalipsis reporta la segunda venida del Señor. Cita siete promesas directas de Cristo. Cristo hace una séptuple promesa. El número señala a la certeza y fidelidad de la promesa de Jesús. Se hará realidad. Un día será realidad. ¡Sorprendentemente, un día Cristo vendrá y pronto! Estamos deseando con ansias ese momento. ¿Qué podría ser mejor que el regreso del Señor?
El Señor mantendrá su promesa. Recordemos lo que él nos dijo personalmente en Apocalipsis:
A. 2:5 He aquí vengo
2:16 He aquí vengo pronto
3:11 He aquí vengo pronto

B 16:15 He aquí vengo como un ladrón
Un " 22:7 He aquí vengo pronto
22:12 He aquí vengo pronto
22:20 sí, vengo pronto
Con Juan contestemos: Sí, ven Señor Jesús.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.