Señales del Fin


En los últimos años, nuestro planeta ha estado sufriendo un número creciente de desastres naturales: terremotos, huracanes, sequías, inundaciones y un tsunami devastador. Algunas de estas crisis, aunque menos dramáticas, tales como el calentamiento global y el consecuente retroceso de los glaciares y del casquete ártico, han planteado interrogantes en muchas mentes al respecto de sus causas. ¿Son estos sucesos resultados de leyes naturales todavía mal comprendidas? ¿Es el maltrato humano del ambiente la verdadera causa? Los creyentes de distintas religiones también se plantean si estas catástrofes no son castigos enviados por una deidad airada. Los creyentes en la Biblia han reflexionado sobre los papeles respectivos que juegan Dios y Satanás como protagonistas de última instancia en un drama cósmico. ¿Será que estas calamidades señalan en dirección a un acontecimiento culminante de la historia humana?

Al tratar de entender qué papel juega Dios en los desastres naturales, tenemos que evitar caer en la trampa promocionada por Satanás, a saber, que los desastres de los últimos días de la historia provienen de un Dios afrentado y airado. Justamente así es como Satanás ha estado pintando a Dios desde el Edén e incluso antes. Sin embargo, de acuerdo con la Biblia, estamos en medio de las últimas horas de un conflicto cósmico, el Gran Conflicto que ha aquejado al universo desde que hubo “guerra en el cielo” (Apocalipsis 12:7).
Nuestro mundo se halla en el atardecer angustioso de su accidentada historia.

Las condiciones sociales, políticas y religiosas, así como los fenómenos astronómicos anunciados por el Señor Jesús en su Sermón profético, hace dos mil años, como señales del tiempo del fin e indicaciones de su segunda venida, se están cumpliendo ante nuestra vista con realismo dramático. El incremento de la inmoralidad y la delincuencia, el temor que está secando a los hombres, las guerras, el aumento de los terremotos, la caída de los meteoros, los movimientos religiosos espurios son indicios elocuentes de que nos hallamos en el fin de la historia de la humanidad. El mundo y la iglesia serán testigos de los mayores sucesos de la historia. Ya están aconteciendo grandes desastres naturales.

Job 1:6-19: Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. 7Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. 8Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 9Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.
13Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, 14y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, 15y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. 16Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. 17Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. 18Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito;19y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia.
La bien estudiada estrategia de Satanás siempre ha sido confundir, engañar y destruir la paz del mundo. Ha sido “homicida desde el principio” (Juan 8:44). ¿Por qué? Para eliminar toda esperanza y confianza entre los miles de millones que habitan en la tierra de que Alguien más poderoso, fiel y justo reina sobre el universo Pero, ¿dónde está Dios? Dios, dentro de los propósitos del Gran Conflicto, permite este ataque final de engaño y aflicción, ya no sólo sobre un hombre llamado Job sino ahora sobre todo el planeta. Todo lo que Job llegó finalmente a saber sobre lo que había detrás de las catástrofes que estaban sufriendo él y su familia –incluyendo fuego del cielo y un viento devastador– Dios se lo hizo saber con posterioridad. Pero hasta entonces, fueron tiempos muy amargos. Job supo sólo más tarde que Dios había sido desafiado por Satanás, quien estaba furioso porque Job había sido bendecido con una gran familia y abundante prosperidad. Satanás acusó a Dios de favoritismo, de que la razón por la cual Job era tan fiel en su obediencia religiosa era porque Dios le había puesto un “cerco” alrededor y de esta manera había comprado su obediencia (Job 1:8-12; 2:3-7).
Y entonces aparecen los teólogos diletantes que vienen a explicar a Job por qué había tenido que experimentar estos terribles desastres (Job 2:11-13). Lo que leemos en los siguientes capítulos del libro son los diferentes razonamientos que mucha gente usa todavía hoy para explicar las terribles calamidades. Es porque Job está escondiendo terribles secretos de malos hábitos y Dios lo está castigando. O porque Dios sólo escucha a los justos y pasa por alto a otros porque es un Dios justo, o es tan santo y justo que sólo descarga su ira contra los malvados, o que Job está recibiendo todavía menos castigo de lo que merece. Oímos muchos ecos de los tres “amigos” de Job hoy, en internet, en los medios masivos de comunicación y en muchos púlpitos. El apóstol Pablo lo dice claramente: Satanás es “el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia (Efesios 2:2)

Lucas 21:7-11, 25,26: Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder? 8Él entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Más no vayáis en pos de ellos. 9Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente. 10Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; 11y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo. 25Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; 26desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.
Isaías 24:20: Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.

LA IRONÍA EN LAS ESCRITURAS

La ironía no sólo se encuentra en la vida cotidiana, sino también en la Escritura. "En el lenguaje común, la ironía es la declaración de una cosa con la intención de sugerir otra cosa. . .lo Irónico subraya la incongruencia tanto las enseñanzas de Jesús. . . y su destino. . . En la literatura las escrituras están también llenas de ironía dramática, en la que el lector sabe lo que los caracteres no saben… "1.
Después del diluvio Dios prometió que no enviaría de otro  diluvio universal. Pero los seres humanos construyeron una torre, tal vez como refugio para una inundación futura,  que llegara al cielo y les diera renombre. A pesar de la gigantesca edificación era tan pequeña, que Dios tuvo que descender del cielo con el fin de ser capaz de verlo (Génesis 11:5). La situación se describe en términos irónicos. Cuando Natán encontró a David después de sus pecados de adulterio y asesinato, y le hizo  una historia, que sin saberlo, David se condenaba a sí mismo. Jonás no pudo escapar de Dios, y al final cumplió la comisión que odiaba y de la que estaba escapando.  Pedro afirmó que defendería a Jesús con su propia vida. Sin embargo,  negó al Señor y huyó (Marcos 14:30).  Pablo apeló al César para no ser entregado a los Judíos y ser muerto (Hechos 25:11). Sin embargo, al final fue asesinado por César.  La Biblia está llena de ironía.
La ironía en la vida de Jesús
Sin querer, el liderazgo judío en tiempos de Jesús hizo declaraciones que estaban destinadas a ser despectivas, y sin embargo, estas declaraciones contienen revelaciones muy profundas en el plan de la salvación y la vida y ministerio de Jesús. Según Lucas 15:2 los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: "Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos." Pero esta negativa declaración contiene una muy buenas nuevas. Por causa de lo que Jesús ha hecho a pecadores como nosotros tenemos una oportunidad.
En Juan 11:50 Caifás, el sumo sacerdote, exclamó en un consejo de los líderes en Jerusalén: "Es conveniente para  que un hombre muera por el pueblo, y no que toda la nación  perezca." Juan va a explicar el ironía de la situación en los próximos dos versículos. Hay extraños dichos de Jesús. En la parábola de los obreros de la viña, los que  trabajaron de  último reciben su salario primero. Y los que trabajaron una hora reciben la misma cantidad al igual que los que trabajaron doce horas. "Los últimos serán los primeros y los primeros los últimos" (Mateo 20:16). "Bienaventurados los pobres. . . "(Lucas 6:20). "Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mi causa y por el Evangelio, la salvará." (Marcos 8:35). La vida de Jesús y su destino es irónica. Como el Mesías, el rey de la paz, que vivió para servir y salvar a otros es crucificado. La crucifixión del Salvador es una ironía.
La ironía en Marcos 15:31
El Evangelio de Marcos también tiene su parte de ironía. De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciendo, se decían unos a otros, con los escribas: A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar. (Marcos 15:31). La palabra traducida como "salvar" también puede ser traducida  como "entregar" o "sanar". Antes de que Jesús naciera el ángel declaró que "él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21). En su desesperación durante una tormenta los discípulos exclamaron: "¡Sálvanos, Señor, que perecemos!" (Mateo 8:25), y Jesús calmó la tormenta. Jesús se encontraba con la gente o venían a él para ser sanadas (Marcos 3:4; 5:23, 28, 34; 6:56). Los endemoniados fueron sanados  y despachados (Lucas 8:36). Jesús resucitó a una niña muerta, pero antes de hacer eso le prometió a su padre que le salvaría. (Lucas 8:50). Sin embargo, Jesús no  sólo estaba  en la  curación física. Traía salvación a las personas que encontraba. "Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10). Los enemigos de Jesús reconocían que él había ayudado y sanado a otros. Pero afirmaron  que no podía salvarse a sí mismo. ¿Podía Jesús dejar la cruz y se salvarse a sí mismo? Claro, podía pedir ayuda a miríadas de ángeles (Mateo 26:53). El que tenía el poder de poner su vida y  de volverla a tomar (Juan 10:18), no tendría ningún problema de sacar los clavos de la cruz y ascender al cielo. Así, los sacerdotes y los escribas estaban equivocados. Jesús tenía el poder para salvarse a sí mismo. Pero de nuevo preguntamos: ¿Podía Jesús dejar la cruz y  salvarse a sí mismo? Y esta ocasión tenemos que responder: No. Porque estaba decidido a salvar a otros, no podía salvarse a sí mismo. Jesús no podía optar por ambas. O  salvaba a la humanidad, o se salvaba a sí mismo. O Jesús murió por nosotros para que pudiéramos ser libres, o se salvó a sí mismo, y tendríamos que enfrentar la muerte eterna. Debido a que Jesús está interesado en  salvar a los seres humanos, porque los ama demasiado, no podía salvarse a sí mismo. Así que, después de todo, los sacerdotes y los escribas, sin saberlo, estaban en lo cierto, Hicieron una declaración sobre la naturaleza y el carácter de Jesús que ellos mismos no entendieron. Su comentario peyorativo era correcto. Esto es ironía. Nuestra salvación es irónica. "A otros salvó, a sí mismo no se pudo salvar." 

El Cuerno Pequeño Y El Número 666



Para comenzar nuestro estudio de hoy vamos a ir a Daniel el capítulo 2 , 
Ustedes recuerdan que en Daniel, el capítulo 2, el rey Nabucodonosor vio una gigantesca imagen.
Esa imagen tenía la cabeza de oro, el pecho y los brazos de plata, el vientre de bronce, las piernas de hierro. Y luego los pies tenían hierro. Diez dedos de los pies tenían hierro. Pero se le añadió otro elemento diferente. Un elemento extraño, que no era un metal, que dice la Biblia que era barro de alfarero.
Y luego se vio una gigantesca roca que pegó en los pies de esa imagen. La desmenuzó y la piedra se convirtió en una gigantesca montaña. Tenemos revelado en este pasaje bíblico, tenemos revelado el futuro del mundo desde los días del rey Nabucodonosor.
 La cabeza de oro representa Babilonia.
 El pecho y los brazos de plata representan a Medo Persia.
 El vientre de bronce representa a Grecia.
 Las piernas de hierro representan a Roma, el Imperio Romano.
 Los diez dedos de los pies representan las diez divisiones de Roma, del Imperio Romano.
 Y el barro representa la iglesia que se unió con el estado después que el Imperio Romano se dividió.
Ahora, es importante que tengamos en mente esta secuencia. Porque en nuestro tema de hoy, vamos a estudiar particularmente desde las piernas para abajo. Vamos a hablar de las piernas, los diez dedos y el barro.
Ahora, otra profecía que necesitamos repasar es la que estudiamos en nuestro último tema. La profecía de Apocalipsis, el capítulo 12. Es una profecía que comienza en el Antiguo Testamento. Y sabemos eso porque hay una mujer que está embarazada y tiene un bebé en su vientre y el bebé no ha nacido todavía.
Ese bebé es Jesús. Es decir, que cuando Juan ve a la mujer, Jesús no ha nacido todavía. Es el período del Antiguo Testamento. Pero luego el niño nace. Y cuando el niño nace, dice que un dragón se para al lado de la mujer para devorar a su hijo cuando el hijo nazca.
Todos sabemos que ese dragón primordialmente representa a Satanás. Pero también representa el poder romano que procuró matar a Jesús. Porque Satanás empleó a Herodes para tratar de matar a Cristo.

Lo interesante es que, esa cuarta bestia, como vamos a ver en Daniel 7 y en Apocalipsis 13, tenía diez cuernos, según Apocalipsis 12 y el versículo 3. Como la imagen, tenía diez dedos. Y luego encontramos, que la iglesia, la mujer, huye al desierto durante un período de 1260 años, después que el niño asciende a Dios y a su trono.
Es perseguida la mujer por un sistema político-religioso. La misma amalgama de los pies de la imagen. Es decir, que Apocalipsis 12 y Daniel 2, siguen la misma secuencia.
·       Ambos comienzan en el Antiguo Testamento. En Apocalipsis, el capítulo 12, el dragón es lo mismo que las piernas de hierro. Los diez cuernos del dragón, representan lo mismo que los diez dedos de los pies.
·       La coalición de la iglesia con el estado, que gobierna 1260 años, es representado con el barro que se mezcla con el hierro en los pies. Es decir, tenemos la misma secuencia en estas dos profecías.
Tenemos Babilonia, Medo Persia, Grecia, Roma que es representado por las piernas de hierro, y por el dragón que quiere matar al niño. Y luego tenemos diez dedos, diez cuernos que tiene el dragón. Y entonces tenemos el barro que se une con el hierro y en Apocalipsis, el capítulo 12, tenemos la mujer que huye al desierto perseguida por este poder político-religioso.
Es decir, que la profecía de Apocalipsis 12, y la profecía de Daniel 2, son profecías paralelas. Ahora, en nuestro estudio de hoy vamos a analizar otra profecía que es paralela. En efecto, vamos a analizar dos profecías que son paralelas a la de Daniel 2 y la de Apocalipsis 12.
Vamos a estudiar, en primer lugar, la profecía de Daniel 7 . Y luego vamos a pasar a hablar de la profecía de Apocalipsis 13 y los versículos 1-10.
 Así que busquen en sus Biblias conmigo, Daniel el capítulo 7. Y quiero decirles mientras ustedes están buscando este capítulo, que posiblemente algunos estarán diciendo: "Pr. Ahmed, pero esto es un seminario del libro de Génesis. ¿Por qué estamos estudiando Daniel 7 y Apocalipsis 13, si este es un seminario sobre Génesis?"
Les recuerdo, que en nuestra última presentación, nos dimos cuenta que detrás de la persecución del niño, está el dragón. Detrás de la persecución de la mujer está el dragón o la serpiente, como se le llama en Apocalipsis, el capítulo 12. Y la persecución final contra el pueblo de Dios, contra el remanente de la simiente de la mujer, también es consecuencia de la obra del dragón o de la serpiente antigua.
Es decir, detrás de Daniel 7, detrás de Apocalipsis 13, detrás de Apocalipsis 12, está Génesis 3:15.
·       El dragón que quiere matar al niño. está enemistado con el niño.
·       Eso es Génesis 3:15. Luego, el dragón o la serpiente, enojado con la mujer.
·       Recuerden que Génesis 3:15 dice: "Enemistad pondré entre ti, la serpiente y la mujer".
Es decir, detrás del telón de estas profecías, se encuentra la serpiente antigua, el diablo y Satanás, de Génesis 3:15. Así que, directamente, aunque no pareciera que estuviéramos estudiando el libro de Génesis, claramente, Génesis 3:15 está en el trasfondo.
Ahora, quiero que noten Daniel, el capítulo 7 y vamos a leer el versículo 17 en un momento. Daniel 7 presenta 4 bestias. ¡Qué interesante! porque Daniel 2 presentó ¿cuántos metales?
Cuatro metales. Oro, plata, bronce, hierro. En Daniel el capítulo 7 tenemos 4 bestias.
       Tenemos un león, un oso, un leopardo 
  Y una bestia terrible o un dragón.
  Es decir, Daniel 7, es paralelo a la profecía de Apocalipsis 12, y es paralelo también a la profecía de Daniel, el capítulo 2.
Necesitamos mantener eso en mente. Ahora, la pregunta clave es, ¿qué representan estas 4 bestias de Daniel el capítulo 7?
Noten lo que dice Daniel 7:17. Dice esto: "Estas cuatro grandes bestias son cuatro" ¿qué? "reyes" dice aquí en esta versión , "que se levantarán en la tierra".
 Pero en la Biblia reyes y reinos son intercambiables. Y en un momento les voy a mostrar eso. En efecto, vamos al versículo 23 para que ustedes vean que cuando dice reyes significa también reinos. Es decir, las cuatro bestias representan cuatro reyes pero quiero que noten que la cuarta bestia representa un cuarto reino.
El versículo 23 dice: "Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra". Es decir, las cuatro bestias representan cuatro reinos.
Yo pregunto, en Daniel 2, ¿había cuatro reinos? Sí, la cabeza de oro, Babilonia; pecho y brazo de plata, Medo Persia; vientre de bronce, Grecia; piernas de hierro, Roma.
Ahora, en Daniel 7 tenemos el león. Eso es lo mismo que la cabeza de oro, Babilonia.
Tenemos el oso, lo mismo que el pecho y los brazos de plata, Medo Persia.
Tenemos el leopardo, es paralelo al vientre de bronce.
La bestia terrible o el dragón es paralelo a las piernas de hierro.
Ahora, hay dos datos que no vamos a buscar los versículos, pero quiero nada más darles las referencias para que ustedes los puedan buscar. Dice en Daniel 7, que estas cuatro grandes bestias se levantan del mar, y que los vientos combatían en el gran mar cuando estas bestias se levantaron del mar.
Ahora, en la Biblia, las aguas representan muchedumbres, naciones lenguas y pueblos. Es decir, que estos reinos, se levantan en un lugar donde hay una abundancia de habitantes, donde hay muchas gentes. Pero no solamente muchas gentes. Porque en la Biblia, y si quieren un texto para las aguas, Isaías 17:12, 13 y Apocalipsis 17:15, dice que las aguas representan muchedumbres de naciones. Pero no son naciones tranquilas, porque dice que los vientos combatían en el gran mar.
Es decir, había una tempestad en el mar. En la Biblia los vientos representan guerras. Es decir, estas naciones están guerreando una contra la otra. Pueden leer por ejemplo Jeremías 4:13, y allí presentan los vientos como turbulencia, guerras, y riñas entre naciones. Ahora, lo interesante es que en Daniel 7, esta bestia terrible, ¿tenía cuántos cuernos? ¿Ve qué interesante?
Vamos a leer Daniel 7 y el versículo 23.
Dice en Daniel 7:23: "Dijo así: La cuarta bestia será un cuarto reino en la tierra, el cual será diferente de todos los otros reinos, y a toda la tierra devorará, trillará y despedazará". ¿Recuerdan que después de las piernas de hierro vinieron los diez dedos de los pies? ¿Recuerdan eso? ¿Recuerdan que el dragón de Apocalipsis 12, que quería matar al niño, tenía diez cuernos? ¿Será que este dragón también tiene diez cuernos?
Noten lo que dice el versículo 24. "Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes", o diez reinos. ¿Ven los paralelos?
 En los pies, diez dedos. En Apocalipsis 12, el dragón tiene diez cuernos. En Daniel, el capítulo 7, el dragón tiene diez cuernos.
Es decir, la cuarta bestia, en todos estos pasajes, ¿representa qué poder? Roma. ¿Y qué pasó con Roma después que gobernó por un tiempo como un imperio unido? Se dividió. Ahí no termina la misión.
Noten lo que sigue diciendo en el versículo 24: "Los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes" o reinos, y ahora escuchen, "y tras ellos se levantará otro". ¿Captaron eso? Es decir, después de los diez, entre los diez, ¿se levanta un cuerno qué? Se levanta un cuerno pequeño, como se conoce. Ahora, yo pregunto.

En Daniel, el capítulo 2, después de los diez dedos de los pies, ¿tiene uno el barro que se le mezcla al hierro? ¿Sí o no? ¿Un elemento diferente? Claro que sí. En la profecía de Apocalipsis, el capítulo 12, escuchen bien, cuando el dragón que tiene los diez cuernos, no puede matar al niño que va a tener la mujer, ¿se lanza contra quién? Se lanza contra la mujer.
¿Por cuanto tiempo se lanza contra la mujer? Por 1260 días. Yo pregunto, ¿por cuánto tiempo este cuerno pequeño se lanzó en contra de los seguidores de Jesús?
Noten el versículo 25. Dice, hablando de este cuerno pequeño: "Hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley, y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo".
¿Es paralelo Daniel, el capítulo 7, a las otras profecías? Claro que sí. Tiene uno, el león, Babilonia. El oso, Medo Persia. El leopardo, Grecia. El dragón, la cuarta bestia terrible, Roma. Luego, el dragón le sale, ¿qué cosa? Diez cuernos. Es decir, Roma se divide en diez. Y luego cuando Roma se divide en diez reinos, sale en medio de los diez, un cuerno pequeño que gobierna tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo, que ya vimos en Apocalipsis 12, que es lo mismo que 1260 días y los días son años.
Es decir, Daniel 7, es un pasaje paralelo al que encontramos en Apocalipsis 12 y el que encontramos en Daniel, el capítulo 2. ¿Está claro? Ahora, queremos ir a Apocalipsis, el capítulo 13, y los versículos 1 y 2. Esta profecía también es paralela. Y lo van a captar en un momento, clarito.
Apocalipsis 13:1,2. Dice: "Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. Y la bestia que vi", ahora escuchen esto, "y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder, y su trono, y grande autoridad".
¿Cuántas bestias se mencionan en el versículo 2? Oh, se mencionan cuatro. ¿Y de dónde vienen esas cuatro? ¿Dónde vimos esas cuatro bestias antes? En Daniel 7. ¿Hay un león en Apocalipsis 13? Sí. ¿Hay un oso? Sí. ¿Hay un leopardo? Sí. ¿Hay un dragón? Claro que sí. Entonces yo pregunto, ¿Apocalipsis 13 sigue el mismo orden que encontramos en Daniel 7? Claro que sí.
Pero ahora quiero que noten un detalle muy interesante. En Daniel, el orden de las bestias es; león, oso, leopardo, dragón. Mientras que en Apocalipsis, el capítulo 13, el orden está invertido. Es dragón, leopardo, oso, león, si miran el versículo 2.
Porque en Daniel 7, es león, oso, leopardo, dragón, mientras que en Apocalipsis 13, es el orden contrario. Es muy sencillo. Cuando escribe Daniel él está viviendo en los días de Babilonia, del león. Y está mirando hacia adelante. Mientras que Juan está escribiendo en el tiempo de la cuarta bestia. Vive en el tiempo de Roma, y está mirando hacia atrás. ¿Me están entendiendo lo que estoy diciendo?
Pero es la misma visión, vista desde dos diferentes momentos. Daniel, desde el tiempo del león y Juan desde el tiempo del dragón, porque él está viviendo en el período del dragón. Ahora, ¿cuántos cuernos tiene este dragón de Apocalipsis 13?
Bueno, dice que el dragón, ya lo leímos en el capítulo 12, ¿tiene cuántos cuernos? El dragón tiene diez cuernos. Así que tenemos también aquí el dragón con los diez cuernos. Ahora, ¿qué etapa siguió en las otras profecías? Después del dragón, de los diez cuernos, ¿qué vino? Bueno, en Daniel el capítulo 2, se le agregó a los pies, ¿qué cosa? Barro.

En Apocalipsis el capítulo 12, después que el dragón de diez cuernos trató de matar al niño, ¿el dragón se fue tras quién? Tras la mujer. ¿Cuánto tiempo? Tiempo, tiempos, la mitad de un tiempo, 1260 días. ¿Correcto? ¿Vamos bien? En Daniel 7, el dragón de diez cuernos, ¿a quién le da su autoridad? Al cuerno pequeño. ¿Y cuánto tiempo gobierna el cuerno pequeño? Tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo.
En Apocalipsis 13, cuando pasa el león, el oso, el leopardo, llega el dragón con diez cuernos, ¿cuál sería la próxima etapa que esperaríamos? Tendría que ser un poder que gobierna, que persigue a la iglesia de Cristo, ¿por cuánto tiempo? Por 1260 años, o por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo.
Y esa es la bestia a quien el dragón, según leímos en Apocalipsis 13, si vuelven allí conmigo otra vez. Dice en el versículo 2, la última parte. "Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad". Igual que el dragón de diez cuernos le da su autoridad al cuerno pequeño, aquí este dragón de Apocalipsis, el capítulo 12, que tiene los diez cuernos, ¿le da su autoridad a quién? Le da su autoridad a la bestia.

Es decir, el cuerno pequeño es lo mismo que la bestia. Ahora, vayan conmigo un momento a Apocalipsis 13, y el versículo 5, para que ustedes vean que la bestia gobierna el mismo período de tiempo. Apocalipsis 13:5 dice, hablando de la bestia, a quien el dragón de diez cuernos le dio su autoridad: "También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar" ¿cuánto tiempo? "para actuar cuarenta y dos meses."
 Yo pregunto, los cuarenta y dos meses, ¿es el mismo período que tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo? ¿El mismo período que los 1260 días? Claro que sí. Lo único que tiene que hacer es multiplicar 42 por 30 días cada uno de esos cuarenta y dos meses. Le da 1260. Y tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo son 3 tiempos y medio ó 3 años y medio. Lo único que tiene que hacer es multiplicar 3 años y medio por 360 días cada año ¿y cuánto les da? 1260. Es decir, tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo, 42 meses, 1260 días, son el mismo período de tiempo.
Estas profecías son paralelas. Cubren el mismo período histórico desde diferentes perspectivas. Ahora, yo quiero decirles que el cuerno pequeño ó la bestia, es lo que los teólogos han llamado el Anticristo de la Biblia.
Es decir, la bestia y el cuerno pequeño son el Anticristo.
Ahora, ¿cuándo debemos esperar la aparición del Anticristo? La gente especula mucho en cuanto al Anticristo.
·       Algunos han dicho, por ejemplo, que era Mussolini. Se murió Mussolini. No fue.
·       Otros dicen, Hitler. Se murió. Tampoco resultó ser.
·       Otros decían que Henry Kissinger. No creo que nadie tenga esa idea ahora.
·       Otros decían que el Ayatollah Khomeini. Está muerto.
·       Otros que Saddan Hussein. Está muerto.
·       Otros, que el presidente de Irán, que está ahí ahora.
·       Inclusive, he oído algunos decir que posiblemente George Bush sea el Anticristo.
Yo quiero decirles que nosotros no necesitamos especular, ni adivinar. Lo único que tenemos que hacer es seguir la secuencia de la profecía.
Lo único que hay que ver es el flujo de la historia: Babilonia, Medo Persia, Grecia, el Imperio Romano, el Imperio Romano dividido en diez, y luego del Imperio Romano dividido en diez, aparece el cuerno pequeño ó el Imperio Romano le da su poder a la bestia.
Ahora, lo que yo quiero hacer en lo que resta de nuestro estudio de hoy es, analizar con ustedes, doce características del cuerno pequeño y de la bestia. Y se van a dar cuenta que no hay que adivinar qué representa este poder.
La Biblia deja muy en claro qué representa el cuerno pequeño y qué representa la bestia. No tenemos que conjeturar. Lo único que tenemos que hacer es mirar las características y luego buscar en la historia a quién le cuadran esas características.
Ahora, yo no les voy a decir hoy quién es ese Anticristo. Solamente vamos a estudiar las características. En nuestro próximo tema, vamos a mirar el cumplimiento de las características. A quién le cuadran las características. Y se van a dar cuenta que hay un solo poder en el mundo a quien le cuadran todas estas características.
Así que vamos a mirar, en lo que nos resta del tema, doce características del cuerno pequeño o de la bestia.

Característica #1:
 Daniel 7:8. Dice allí: "Mientras yo contemplaba los cuernos", que son los diez cuernos que tiene el dragón, "he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos", ¿a dónde se levantó el cuerno pequeño? Entre los diez. Ahora, ¿qué representan los diez cuernos? Los diez cuernos son las diez divisiones de Roma, del Imperio Romano. Cuando las tribus bárbaras invadieron del Norte, se parcelaron lo que era Europa. Es decir, se dividieron, lo que antes había sido el Imperio Romano, el Imperio Romano occidental.
Es decir, la primera característica nos indica de que ese cuerno pequeño, ¿tiene que levantarse a dónde? Si los diez cuernos representan las divisiones del Imperio Romano, que hoy es Europa, ¿dónde tiene que levantarse este poder? ¿Tiene que levantarse dónde? En Europa.

Tiene que levantarse entre los diez, porque los diez cuernos son las diez divisiones en que fue dividido el Imperio Romano. Son las naciones de Europa hoy.
Algunas de esas tribus se llamaban por ejemplo, los francos. De ahí viene Francia.
Los alamani. De ahí vienen los alemanes.
Los anglosajones. De ahí vienen los ingleses.
Los suevos, los vándalos, los ostrogodos. Es decir, lo que hicieron estas tribus bárbaras que invadieron del Norte, fue parcelarse lo que era el Imperio Romano y formar las naciones que hoy son las naciones de Europa. Si el cuerno pequeño se levanta entre esos diez reinos, ¿tiene que levantarse geográficamente adónde? Tiene que levantarse en Europa. Pero la profecía es mas específica.
Noten lo que dice Daniel 7:24. Esta es nuestra segunda característica. Primera característica: tiene que levantarse en Europa.

Segunda característica es más específica. Noten el versículo 24. Dice: "Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro, el cual será diferemte de los primeros, y a tres reyes derribará".
 Ahora, yo pregunto, ¿qué representa el dragón? El dragón representa a Satanás, ¿pero también representa qué poder? ¿Quién trató de matar al niño? Roma. Yo pregunto, los diez cuernos, ¿se levantaron de Roma? ¿De la cabeza del dragón que es Roma? Sí. ¿El cuerno pequeño también se levantó de la cabeza del dragón que es Roma?
Quiere decir entonces que el cuerno pequeño, ¿tiene que ser qué? Tiene que ser romano. Porque se levanta de la cuarta bestia que es Roma. Además de eso, en Apocalipsis 13, no lo vamos a leer, en Apocalipsis, el capítulo 13 nos dice que el dragón de Apocalipsis 12 que trató de matar al niño, le dio su trono, su poder, y su autoridad a la bestia.
El dragón es Roma. Así que Roma le dio su autoridad a la bestia. Es decir, la bestia recibió su poder de Roma. Es decir, este poder no solamente se levanta generalmente de entre los reinos de Europa, sino que tiene que levantarse, ¿a dónde? Tiene que levantarse de Roma.

Tercera característica. Noten lo que dice Daniel 7:24 otra vez. Dice: "Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes"; o reinos. Y ahora escuchen esto: "Y tras ellos," ¿qué significa tras ellos? Después de ellos, ¿verdad? "Y tras ellos se levantará otro, el cual será diferente de los primeros, y a tres reyes derribará". ¿Notan la secuencia? Primero el dragón gobierna solo. Luego al dragón le salen diez cuernos. Y luego, después de los diez cuernos, tras los diez cuernos, se levanta el cuerno pequeño.
Yo pregunto entonces, ¿el cuerno pequeño, se levanta después que los diez cuernos están ahí en la cabeza del dragón? Claro que sí. Ahora, la pregunta clave es, ¿cuándo es que el Imperio Romano quedó dividido en diez reinos? Les voy a dar la fecha ahora y lo vamos a estudiar en nuestro próximo tema mas específicamente.
Les voy a decir por qué esta es la fecha. Roma quedó plenamente dividida en diez reinos en el año 476 d.C., con la caída del último emperador romano del reino occidental de Roma. Después de eso no hubo mas emperadores en el reino occidental de Roma. Se llamaba el emperador Rómulo Augusto.
Ya después de eso, no mas emperadores. Porque el Imperio Romano se había dividido. Es decir, si el cuerno pequeño se levanta después que están los diez, ¿tiene que levantarse después de qué fecha? Tiene que levantarse después del año 476 d.C. Tres características hasta ahora.

#1: Se va a levantar entre los reinos de Europa.
#2: mas específico, va a ser un poder romano, porque se levanta de la cabeza del dragón, que es Satanás, usando a Roma.
#3:tiene que levantarse después del año 476 d.C. Porque se levanta después que los diez están allí. Y los diez están completos en el año 476.
Cuarta característica. Noten otra vez Daniel 7:8: "Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron", ahora escuchen esto, "fueron arrancados tres cuernos de los primeros".
 ¿Qué hizo el cuerno pequeño cuando se levantó, con tres de los diez?
Dice que arrancó a tres de los diez que estaban ahí. Yo pregunto, ¿tienen que haber estado los diez para que el pequeño pudiera arrancar tres? Pues claro que sí, eso es lo mas lógico. ¿Cómo va a arrancar tres si no están ahí? Es decir, los diez están ahí primero. 476, después se levanta el cuerno pequeño y arranca tres. Y en la segunda parte del capítulo 7 de Daniel, dice que fueron arrancados de raíz. Es decir, que estos reinos fueron arrancados y dejaron de existir.
Tenemos que buscar entonces un poder que arrancó a tres de esos reinos europeos y que hoy en día no hay ninguna nación que desciende de esos tres reinos. Esa es la cuarta característica.
Ahora, notemos la quinta característica. Vamos a Daniel, el capítulo 7 y el versículo 25. Solo vamos a leer la primera parte del versículo. "Y hablará palabras contra el Altísimo".
Vamos a Apocalipsis 13 y comparamos lo que dice Apocalipsis 13. ¿Qué son las grandes palabras que habla? Apocalipsis 13, y vamos a leer el versículo 6. Hablando de la bestia, que es lo mismo que el cuerno pequeño. Dice en el versículo 6: "Y abrió su boca en blasfemias contra Dios".
 ¿Qué son las grandes palabras que habla el cuerno pequeño? Son blasfemias contra Dios.
Ahora, yo quiero preguntarles, ¿qué es blasfemia? La mayoría de la gente cree que blasfemia es cuando una persona no cree en Dios y maldice a Dios y habla mal de Dios. Pero esa no es la definición bíblica de blasfemia. En la Biblia, Jesús fue acusado de blasfemia dos veces. Y él no era ningún ateo. El no hablaba mal de Dios. El era religioso. Pero, fue acusado dos veces de blasfemia.
Una vez, en San Marcos 2:7, que no vamos a leer porque en la segunda parte de este tema vamos a tratar este punto. En Marcos 2:7 los fariseos acusaron a Jesús. Dijeron: "¿Cómo puede este hombre perdonar pecados? Solo Dios puede perdonar pecados". Es decir, cuando un hombre profesa tener poder de perdonar pecados, siendo mero hombre, Jesús podía porque Jesús era mas que hombre, era Dios, pero ellos pensaban que era mero hombre.
Para ellos un hombre perdonando pecados era blasfemia. Y en Juan el capítulo 10:30-33, levantaron piedras para tirárselas a Jesús. Y Jesús dice: "¿Por qué me van a apedrear?"Y ellos dicen: "por ninguna cosa buena te vamos a apedrear, sino por blasfemia, porque tú siendo hombre te haces Dios".
Es decir, blasfemia es cuando un hombre, se hace Dios, siendo un mero hombre, y cuando un hombre profesa tener poder de perdonar pecados. Es decir, tenemos que buscar un poder que dice que tiene al representante de Dios en la tierra, y un poder que dice que le puede perdonar los pecados a la gente. Ya veo algunos diciendo: "Ya se quién es". Pero van solamente cinco características. Dejemos que la Biblia nos dé las características. No hay que adivinar. Ah, que el Ayatolla Khomeini, porque es mala gente. No, no, no. Así no se estudia la Biblia.

El Anticristo va a aparentar ser buena gente. Porque Anticristo significa uno que procura ocupar el lugar de Cristo. No es uno contra Cristo sino uno que procura ocupar el lugar de Cristo y profesa apoyar a Cristo.
Vamos a la característica #6. Daniel 7, y el versículo 24 de nuevo. Dice: "Y los diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes; y tras ellos se levantará otro", ahora escuchen esto, "el cual será diferente de los primeros".
 ¿Recuerdan los pies de la imagen de Nabucodonosor? ¿Los pies eran diferentes que las piernas? Sí. Pero yo pregunto, ¿los pies tenían hierro? ¿Sí? ¿Los pies tenían hierro? Sí. ¿Las piernas tenían hierro? Es decir, el cuarto reino, ¿continúa en los pies? Sí.
Pero ahora les pregunto, ¿se le añade un elemento diferente? ¿Es diferente, los pies? Sí, porque no solamente es el hierro de Roma, no solamente es Roma dividida en diez reinos, que son los diez dedos de los pies, sino que se le agrega el barro, que ya hemos estudiado, ¿representa qué cosa? Representa la iglesia o el poder eclesiástico.
Es decir, este cuerno pequeño iba a ser diferente, porque no iba a ser un reino meramente político, como los otros diez reinos ó como la cuarta bestia. Sino que iba a ser una amalgama político-religiosa. Una mezcla de hierro de Roma, pero barro, que representa la iglesia.
Iba a ser un sistema que sería iglesia y estado combinados. Esa es la sexta característica. Iba a unir la iglesia con el estado. Iba a ser un sistema político-religioso.

Vamos a la séptima característica. Daniel 7:21. Fíjense lo que hacía el cuerno. Dice: "Y veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos", ¿y qué? ¡oh, los vencía! Es decir, le iba bien, mataba los santos. ¿Recuerdan en Apocalipsis 12 que se lanzó contra la mujer para tratar de matar a la mujer? Es lo mismo, ¿verdad que sí? Es decir, estas profecías son paralelas.
Noten el versículo 25. "Y hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará". Es decir, este iba a ser un poder que iba a perseguir al pueblo de Dios y matar al pueblo de Dios. Iba a ser un poder político-religioso, que iba a matar a los seguidores de Jesús. ¿Están empezando a captar el cuadro interesante?
Vamos a la característica #8. Daniel 7, y el versículo 25 nuevamente. Dice: "Hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará", y ahora escuchen esto, "y pensará en cambiar los tiempos y la ley". En un momento vamos a hablar de la ley. Esa es la siguiente característica. Pero pensó que podía cambiar los tiempos. Es decir, el cuerno pequeño, la bestia, pensaba que podía cambiar los tiempos. Obviamente son los tiempos de Dios, porque habla palabras contra Dios, persigue a los santos de Dios, así que los tiempos tienen que ser también de Dios. ¿Pero qué significa esa palabra, tiempos?
Esa palabra, tiempos, significa el calendario profético que Dios ha establecido de cómo se van a cumplir las profecías. Yo pregunto, ¿ha establecido Dios que las profecías se van a cumplir en cierto tiempo, en cierto lugar, con ciertos poderes, ¿sí o no? Claro que sí. Pero lo que hace el cuerno pequeño es que cambia con quiénes se cumplen las profecías, a dónde se cumplen estas profecías, y cuándo se cumplen las profecías.
Especialmente las profecías del Anticristo. Es decir, cambia el panorama profético de Dios. Desordena, por así decirlo, el orden de eventos proféticos, el lugar y las personas con quiénes se van cumplir las profecías. Y ustedes dicen: ¿cómo sabe ud. Pastor que la palabra, tiempos, significa eso?
Porque en la Biblia la palabra, tiempos, se usa repetidamente para hablar de profecías. Por ejemplo Dios le dijo a Nabucodonosor, siete tiempos pasarán sobre ti.
 En Daniel el capítulo 4, está profetizando que en siete años él iba a comer yerba. Cuando habla del cuerno pequeño dice que iba a gobernar tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo.

 Fíjense como se expresa con la palabra tiempos. El libro Hechos de los Apóstoles, cuando el Señor Jesucristo estaba reunido con los discípulos, los discípulos le dicen: "¿Señor, vas a restaurar en este tiempo el reino de Israel?" Y el Señor les dice: "No es para ustedes saber los tiempos que el Padre ha guardado en su propia potestad". Es decir, no es para ustedes si esa profecía se va a cumplir ahora o no. Pero es interesante que la palabra tiempos, ahí se refiere a eventos proféticos. Es decir, este cuerno pequeño iba a procurar cambiar el cumplimiento de las profecías.
Pero dice también, y esta es la característica #9, dice, no solamente que iba a pensar cambiar los tiempos, sino que iba a pensar que podía cambiar la Santa Ley de Dios. En algún sentido este poder, este cuerno pequeño, iba a pensar que podía cambiar los Diez Mandamientos o la Santa Ley que Dios habló con su propia voz en el Monte Sinaí, y que escribió con su propio dedo. Hay que buscar un sistema que profesa haber cambiado en algún sentido la Santa Ley de Dios.
Característica #10. Se encuentra en Daniel 7:25, en la última parte. Dice: "Y hablará palabras contra el Altísimo y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley"; y ahora escuchen, "y serán entregados en su mano", es decir, iba a gobernar sobre estas cosas, sobre los santos, iba a intentar cambiar la ley, iba a intentar cambiar los tiempos. Le iba a ir bien, ¿por cuánto tiempo? Dice: "en su mano serán entregados hasta tiempo, y tiempos y la mitad de un tiempo". ¿Cuántos tiempos es eso? Tres y medio, y usted multiplica tres años y medio por 360 días cada año, que es el año bíblico, ¿y cuánto les da? 3.5 x 360 les da 1260 días.
Pero en las profecías, días, simbólicamente, equivalen a años. Ustedes tienen que buscar un poder que se originó por allá después del 476 y que gobernó por mas de 1000 años en Roma, en Europa. Yo creo que no hay muchas posibilidades.
Ustedes están empezando a captar un cuadro de quién es este poder. No lo digo yo. Lo dice la Escritura por las características que presenta la Biblia. Ahora, vamos a Apocalipsis 13 para nuestras últimas características. Porque la bestia de Apocalipsis 13 es paralela al cuerno pequeño de Daniel, el capítulo 7.
Si usted lee Daniel 7, usted se lleva la impresión de que el cuerno pequeño iba a gobernar nada mas 1260 años. Y obviamente al terminar los 1260 años se le iba a acabar su poder. Porque si no se le acababa el poder, entonces iba a gobernar por mas de 1260 años.

Es decir, Se le limitó su período de dominio hasta 1260 años. Y entonces uno dice: Bueno, terminó su poder y ya. Apocalipsis 13 nos añade detalles que no están en Daniel 7. Algo iba a pasar con esta bestia cuando terminara su período de dominio. Pero luego, después que perdiera su dominio, algo extraordinario iba a suceder.
Noten Apocalipsis, el capítulo 13, y vamos a leer el versículo 3. Hablando de esta bestia dice; "Vi una de sus cabezas como herida de muerte", ahora, ¿con qué fue herida la cabeza? Dice que fue herida de muerte, pero en este versículo no dice con que fue que se le hirió. Bueno, vamos a ir al versículo 14, para que ustedes vean con qué la hirieron.
Dice en el versículo 14, y esto lo vamos a estudiar en otro tema en el futuro, la segunda bestia de Apocalipsis 13. Dice: "Y engaña a los moradores de la tierra con las señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando", ahora escuchen esto, "que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada, y vivió". ¿Con qué fue herida? Con la espada. Y usted dice: "Qué raro eso, con la espada. ¿Y qué representa la espada?"
La mayoría de la gente cree que representa la Palabra de Dios, y a veces en la Biblia representa la Palabra de Dios. Pero aquí no representa la Palabra de Dios. Este poder se unía con el estado, o la iglesia se unía con el poder civil durante los 1260 años, ya lo hemos visto. Pero al final de los 1260 años, la espada se le iba a volcar en contra. Vamos a Romanos 13, y el versículo 4, para que ustedes vean lo que es la espada. Voy a leer empezando en el versículo 1, para captar el contexto.
Dice aquí el apóstol Pablo:"Sométase toda persona a las autoridades superiores"; ¿Quiénes son las autoridades superiores? El gobierno, ¿verdad que sí? El poder civil, "porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad", es decir, quien se opone al gobierno, "a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos".

Ahora escuchen el versículo 3. "Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad?" Es decir, ¿quieres no temer al poder civil ó al gobierno? "Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella".
Y ahora viene el versículo clave, "porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada". ¿Quién es el que lleva la espada? Los magistrados, el poder civil, el gobierno. ¿Qué era lo que le iba a dar la herida entonces a la bestia al final de su carrera? El poder civil. Donde antes ella usaba la espada para perseguir al pueblo de Dios, usaba el poder civil, al final del período de su dominio, el poder civil se iba a levantar en contra de ella.
Permítanme comprobárselos bíblicamente. Apocalipsis 13:10
Si alguno lleva en cautividad", que es lo que hacía la bestia, "va en cautividad"; es decir, ¿este poder iba a ser llevado qué? Cautivaba la gente, la echaba en prisión, a cárcel ahora dice, ahora a tí te van a llevar cautivo. Y luego dice: "si alguno mata a espada", Yo pregunto, ¿este poder mataba con la espada? Ahí lo dice: "el que mata con la espada", que es el poder civil, la iglesia usando el poder civil, "el que mata a espada, a espada debe ser muerto". ¿Qué fue lo que le dio la herida mortal a este poder? La espada. ¿Y quién carga la espada? El poder civil. ¿Y este poder usaba la espada antes para cumplir su propósito? Claro que sí.
Es decir, la característica número 11, es que este poder, al final de los 1260 años, el poder civil, se iba a levantar para herirlo con la espada. Pero dice allí en Apocalipsis 13, que su herida de muerte se iba a sanar. Yo pregunto entonces, este poder que dominó durante 1260 años, ¿va a dominar el mundo de nuevo? ¿Sí ó no? ¡Sí! Porque dice que la herida de su muerte fue sanada.
Es decir, ¿va a tener la espada otra vez para perseguir? ¿Va a poder usar el poder civil de nuevo? Claro que sí. Porque dice que su herida se va a sanar. Hay que buscar que, al final de los 1260 años, perdió su poder. Y nadie quería nada que ver con ese poder. Y duró por un buen tiempo, como muerto. Pero un poder que hoy en día estamos viendo que está surgiendo a la prominencia y al poder de nuevo. Y que la Biblia dice que va a gobernar al mundo.
Y va a dirigir un decreto de muerte, y va a prohibir comprar y vender, usando esta segunda bestia, de la cual hablaremos mas adelante.

 ¿Está claro?

Ahora, característica número 12, la última. Noten lo que dice Apocalipsis, el capítulo 13, y el versículo 18. Este poder tiene un número muy interesante, y ustedes saben cuál es el número, ¿verdad que sí? Todo el mundo lo conoce. Hasta la gente que no es religiosa. Saben que en Nuevo Méjico, hay una carretera que es la número 666. Y por ahí estaba viendo un reporte que pasan cosas bien raras en esa carretera 666. Porque el diablo se las rebusca para asustar a la gente. Pero esa carretera nada tiene que ver con la bestia. Se los aseguro. Porque Nuevo Méjico no está en Roma. Noten lo que dice el versículo 18: Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia", ¿qué tiene la bestia? Un número. "Pues es número de hombre". Es decir, la bestia tiene un número, es número de hombre. "Y su número es seiscientos sesenta y seis".
 Ahora, ¿cómo descubre usted el número de un hombre? Está como medio raro eso. ¿Cómo uno descubre el número de un hombre? El libro de Apocalipsis explica cómo. Vayan conmigo a Apocalipsis 13:17. Nos explica cómo se puede determinar el número de este hombre. En el versículo 17 dice: "y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia", y ahora escuchen, "o el número de su nombre".
¿Cómo le saca uno el número de la bestia? Tiene un nombre que tiene valor numérico. Y ustedes dicen: "¿Y que nombre será ese que vale por números?
Ahora yo pregunto, ¿qué sistema de numeración creen ustedes que se le debe aplicar a ese nombre? ¿El sistema de los Estados Unidos? ¿El sistema de los hebreos? ¿Qué sistema numérico se le debe aplicar? Tiene que ser números romanos. Y usted dice: ¿Por qué números romanos?
Porque este es un poder romano. ¿Está claro? Es decir, tenemos que buscar un nombre, y sacar el valor de las letras en números romanos, y ese nombre en números romanos, el equivalente de las letras en números, ¿debe dar cuánto? Debe dar 666. Y escuchen bien. En el versículo 1, dice que tiene que ser un nombre blasfemo. ¿Está captando el cuadro? Es decir, este es un hombre que tiene un número.
La forma como le descubrimos el número es muy sencillo. Le descubrimos el número, descubriendo su nombre y aplicando el sistema de números romanos, porque es un poder romano. Y luego, tiene que ser un nombre blasfemo. Significa, que tiene que ser un nombre que indica que este individuo cree que él tiene la autoridad de Jesús para perdonar pecados. Y tiene que ser un poder cuyo nombre indica de que él cree que es Dios en la tierra. Y ustedes estarán diciendo, Pastor, ¿quién será eso? Repasemos rápidamente las características.
#1: Tiene que levantarse en Europa.
#2: Tiene que ser un poder romano.
#3: Tiene que levantarse después del año 476.
#4: Tiene que arrancar a tres de los diez reinos.
#5: Tiene que hablar blasfemias contra Dios.
#6: Tiene que ser un poder político-religioso, diferente que los otros poderes políticos.
#7: Tiene que ser un poder perseguidor.
#8: Tiene que profesar cambiar el calendario profético de Dios.
#9: Tiene que haber profesado cambiar la ley de Dios.
#10: Tiene que haber gobernado 1260 años.
#11: Tiene que haber recibido una herida mortal al final de su período, y esa herida mortal tenemos que verla sanando hoy. Y finalmente, tiene que ser un poder cuyo nombre da el valor de 666, usando números romanos.

Un Poco Más De El Libro De Job


El poema está compuesto por 3 partes:
1. Job debate el problema con sus amigos: Elifaz, Bildad y Zofar (cps 3-31).
2. Job lo discute con Eliú (32:1-37:24).
3. Dios interviene y le explica el problema a Job (cps 38-42). El debate con Elifaz, Bildad y Zofar consta de 3 ciclos, cada uno de los cuales tiene 3 discursos de Job y 1 de cada uno de sus 3 amigos como respuesta (excepto en el 3er ciclo, donde no hay discurso de Zofar).
Los discursos de los 3 amigos han sido comparados con ruedas que giran en el mismo eje, porque todos intentan demostrar que la desgracia es el castigo divino por el pecado.
Después del prólogo en prosa (Job 1:1-2:13) -que presenta el escenario en el que se encuentra a Job postrado sobre un montón de ceniza y rodeado de sus 3 bienintencionados aunque equivocados amigos- comienza el 1er, ciclo de discusión (3:1-11:20). Job pronuncia 3 discursos y, por turno, le responden Elifaz, Bildad y Zofar; en ellos cuenta su aflicción y expresa su incapacidad de comprender por qué Dios permitió que todo eso le aconteciera. Sus amigos afirman que debió haber cometido algún pecado horrendo para merecer un castigo semejante, y lo llaman a arrepentirse. En el 2º ciclo Job sostiene su integridad: él no es culpable de tal pecado (12:1-20:29). Luego lamenta las injustas e inmisericordes acusaciones de sus presuntos "consoladores", y afirma su creencia de que Dios algún día vindicará su causa.
Otra vez responden por turno los amigos reprendiéndolo por sostener una integridad que, a causa de su concepto errado del sufrimiento como castigo por pecados específicos, es crasa impiedad. El 3er ciclo (21:1-31:40) presenta otra vez 3 discursos de Job en los que acota que los malvados a veces prosperan, así como los justos a veces sufren. Apela a Dios a prestar atención a su caso, repasa su experiencia y sostiene su inocencia. Elifaz responde al 1er, discurso de Job; Bildad, al 2º. Lo llaman a arrepentirse, y procuran demostrar que es necio al desear que Dios lo justifique. Silenciados, Elifaz, Bildad y Zofar se retiran del escenario.
Luego aparece Eliú, un joven que ha estado observando la escena, quien ofrece otro enfoque filosófico del tema (cps 32-37): el razona que el sufrimiento no es tanto castigo divino como disciplina correctiva. Después que Eliú habla por algún tiempo, Dios interviene (cps 38-41), y en 3 discursos enfatiza su preocupación por el bienestar del hombre. Dirige la atención de Job a innumerables aspectos del mundo natural, los cuales revelan a Dios como el creador y sustentador de todas las cosas. Si Dios se interesa por todas ellas, ¿puede dejar de interesarse por Job en su abyecta miseria? El clímax llega en una declaración de la omnisciencia y omnipotencia de Dios (41:34). Por tanto, Job puede tener confianza implícita en él. En el epílogo en prosa (cp 42), Job reconoce el gran poder y la sabiduría del Creador. Por medio de su experiencia ha obtenido una apreciación más rica y profunda de Dios y por las formas en que trata con el hombre. Luego el Señor denuncia la falsa filosofía de Elifaz y de sus compañeros y lo llama a orar por ellos (42:7), pero no incluye a Eliú en su censura. Luego quita "la aflicción de Job" y le da el "doble de todas las cosas que habían sido de Job" (v 10). Una rica recompensa aguarda a todos los que soportan las vicisitudes de la vida con paciencia y valor, una retribución que los compensará con creces por todo lo que tuvieron que soportar por causa del pecado, "cien veces más ahora en este tiempo... y en el siglo venidero la vida eterna"


Alzar las manos en adoración

¿Hay algún fundamento bíblico para la práctica cada vez más frecuente de alzar y mover las manos durante la alabanza congregacional?

Esta pregunta podría parecer trivial, pero revela que estamos muy interesados en una adoración que esté basada en la Biblia y que no transgreda sus instrucciones. Implica al mismo tiempo que esta actividad está creando algunas tensiones. Me ocuparé aquí de analizar la utilización de las manos durante los actos de adoración. Quedará claro que en la Biblia, el uso ritual de las manos se llevaba a cabo principalmente durante la oración.

1. Acciones no verbales: Los gestos corporales juegan una importante función en la expresión de ideas y emociones. Los estudios sobre la función de las acciones de adoración no verbales nos ayudan a entender un poco mejor su significación. En la Biblia, solo tenemos el lenguaje de las posturas, gestos, movimientos y expresiones faciales. El arte del Cercano Oriente en la antigüedad ilustra muchos de esos gestos, que a su vez se mencionan en la Biblia como una práctica común en la adoración y oración.

2. Alzar las manos: Las expresiones “alzar las manos [yādîm]” o “alzar las palmas [kappayim]” son prácticamente sinónimas. Son utilizadas en contextos diferentes y en algunos casos expresan diferentes significados. “Alzar las manos” es un gesto que expresa adoración en el contexto del culto. Se exhortaba a los que ministraban en el templo diciéndoles: “Alzad vuestras manos al santuario y bendecid a Jehová” (Sal. 134:2). El gesto indicaba que el objeto de las alabanzas era el Señor y que toda la persona participaba de la acción. También se utilizaba para presentar una oración de súplica al Señor (Sal. 28:2), como si la oración fuera colocada en la palma de la mano y elevada al Señor pidiéndole que la acepte (Sal. 141:2). En otros casos, el gesto expresa la disposición de la persona de recibir del Señor lo que fue solicitado (Sal. 63:4, 5; Lam. 2:19). Pero el 
alzar las manos también parece expresar algo más profundo, algo relacionado con el corazón humano: “Levantemos 
corazón y manos al Dios de los cielos” (Lam. 3:41). La 
acción de levantar las manos se corresponde con la elevación del ser interior del adorador hacia una comunión con Dios.

3. Extender las manos: En este caso el verbo es pārash (“extender”), y expresa la imagen de las manos que eran extendidas hacia la persona, no necesariamente hacia arriba. En ocasiones se dice que el adorador extendía sus manos hacia el templo y hacia los cielos (1 Rey. 8:38, 39, 54; Sal. 44:20), o al Señor (Éxo. 9:33). Esta acción se realizaba particularmente durante las oraciones de súplica (1 Rey. 8:54; Isa. 1:15; Éxo. 9:29; Lam. 1:17) o cuando existía la profunda necesidad de la presencia de Dios (Sal. 143:6). En Salmos 88:9 leemos: “Te he llamado, Jehová, cada día, he extendido a ti mis manos”. La necesidad del salmista era tan intensa que clamó al Señor para que lo ayudara. En su profunda necesidad, el adorador se dirige al Señor y extiende sus manos hacia él pidiendo ayuda. Este gesto más intenso era una expresión de la dependencia que tiene el ser humano de Dios (Sal. 44:20) y la devoción del corazón por el Señor (Job 11:13).

4. ¿Y entonces? Hasta donde puedo determinar, en la Biblia no se necesita agitar las manos durante la adoración. Era común, sin embargo, alzar las manos (1 Tim. 2:8). La Biblia no prescribe gestos de manos durante la adoración, pero describe las prácticas aceptadas. El arte cristiano primitivo indica que los cristianos solían orar con los brazos y las manos extendidas hacia los lados para representar con sus cuerpos la crucifixión. Hoy día solemos juntar nuestras manos por delante o por detrás de nuestro cuerpo, o simplemente las dejamos colgando a los lados. En ocasiones las juntamos cruzando los dedos, una práctica común entre los antiguos romanos y sumerios. Otras veces unimos las palmas y los dedos apuntan hacia arriba, una práctica común para los budistas e hinduistas. La introducción de cambios en nuestras iglesias, influidos por los movimientos carismáticos, podría perturbar el desarrollo de una adoración que debería estar centrada en el Creador y Redentor y en su Palabra. Acaso sea mejor seguir la práctica usual de la congregación donde como comunidad nos reunamos a adorar al Señor. 

Sacerdote colombiano dice que 30 por ciento del clero es gay



Bogotá, dpa. Un sacerdote colombiano afirma en un libro que acaba de publicar que al menos el 30 por ciento del clero de la ciudad colombiana de Cali tiene tendencia homosexual y que el tema del celibato dentro de la Iglesia Católica es una "apariencia".

En declaraciones que publica hoy el diario "El Tiempo" de Bogotá, el sacerdote Germán Robledo, que entre 1980 y 2003 presidió el Tribunal Eclesiástico Regional de Cali, señaló que puede opinar sobre la magnitud de los casos de curas homosexuales porque muchas situaciones en que éstos se vieron involucrados fueron estudiadas por su despacho.
Robledo relata en su libro "Antihistoria de un centenario" el caso de un sacerdote que tenía un romance con un pistolero a sueldo y amenazaba a la dueña del apartamento donde vivía si lo denunciaba ante sus superiores.
"La Iglesia, si pretende ser la de Cristo, no puede ser convertida en Iglesia de fariseos. Iglesia del tapen-tapen, clóset de gays o cuartel de misóginos", escribió el religioso en la parte final del libro, que, según el propio autor, es "una bomba".
Según Robledo, en el año 2000 declinó su nombramiento como obispo al enterarse de que varios sacerdotes que recibirían al mismo tiempo ese título habían sido denunciados ante el Tribunal Eclesiástico por mala conducta.
El cura dijo que decidió escribir el libro, de 242 páginas y del cual se imprimieron un millar de ejemplares, a raíz del malestar que sintió al enterarse de que en algunos templos de Cali los sacerdotes utilizaban las limosnas para "servicios sexuales".
"Seguí muy de cerca la problemática de los americanos (estadounidenses). Hicieron análisis de sus sacerdotes y seminaristas y encontraron un clero americano hacia una tendencia gay y miren dónde llegaron, a problemas de pederastia. Problemas que existen entre nosotros en grado peligroso y creciente, como en nuestro clero de Cali donde estoy denunciando que un 30 por ciento, por lo menos son de tendencia gay", dijo.
"Hice denuncias hace tres años cuando me di cuenta de que las limosnas que daba la gente pobre eran utilizadas para pagar servicios sexuales. Eso no lo podía tolerar. El libro trae textos de grabaciones y acusaciones de una parroquia, para los que no han creído cuando hice mis denuncias", añadió el sacerdote.
No obstante, Robledo dijo que el libro no hace denuncias con nombres propios porque su aporte es "contar el milagro, pero no el santo".
"(El libro) se llama 'Antihistoria de un centenario'. La palabra antihistoria está en la línea del antitestimonio. Marx habló de la historia como verdad y el materialismo histórico es la verdad en ciencia, porque es la verdad. Con motivo del centenario de la Arquidiócesis de Cali estoy denunciado unos hechos por los cuales hay que pedir perdón, no celebrar un centenario de pajaritos de oro y mariposas muy hermosas. No! Eso es con luces y con sombras", expresó.
En opinión del sacerdote, el escándalo que se presenta en varios países por casos de pederastia que comprometen a religiosos se debe a las omisiones del Papa y sus cardenales.
"No estoy presentando nada que sea mentira, es la verdad. Estoy cumpliendo con mi deber de denunciar que tengo como miembro de la Iglesia Católica. Decir la verdad es de las cosas más difíciles", concluyó.

Fuente: http://www.nacion.com/2010-05-15/Mundo/UltimaHora/Mundo2372997.aspx

¿Puede Isaías 56:3-8 abolir la ley de Deuteronomio 23:1-4?


Deuteronomio 23:1-4 contiene una lista de los excluidos de la “congregación de YHWH”. Se menciona los mutilados sexuales, los hijos de relaciones prohibidas, y cuatro grupos étnicos específicos: los amonitas, los moabitas, los edomitas y los egipcios. En Isaías, sin embargo, Dios afirmó que no excluiría a los eunucos y a los extranjeros como parte de su pueblo. Se anuncia una situación que parece tornar irrelevante la ley anterior. El Señor parece ser más abierto y amante en Isaías que en Deuteronomio. ¿Es así?


1. Mire el contexto: En el Antiguo Testamento, la exclusión de los grupos étnicos mencionados no se aplicó de manera indiscriminada. Sabemos, por ejemplo, que la moabita Rut se unió de propia voluntad a la fe de Israel (Rut 2:10).
Deuteronomio deja en claro que los edomitas y los egipcios no estaban excluidos permanentemente de la congregación del Señor.
Se dan dos razones para la exclusión de las naciones. En primer lugar, los amonitas y los moabitas no fueron compasivos con Israel en su momento de necesidad. En segundo lugar, los moabitas en particular procuraron corromper al pueblo de Israel. En estos términos, Cristo apoya la exclusión (Mat. 25:41-46) y también lo hacen Pablo (1 Cor. 5:1-5) y Juan (3 Juan 9-11).
Es probable que la exclusión de los eunucos no haya sido aplicada en forma indiscriminada; sabemos que tales mutilaciones eran parte de las prácticas religiosas y rituales de las demás naciones. La razón más probable de esta exclusión de la congregación de Jehová eran sus lealtades divididas. El texto también excluye a personas que resultaran de una relación prohibida y sus descendientes (Deut. 23:2), lo que por lo general designa a los niños nacidos como resultado de la prostitución ritual que eran dedicados, junto con sus descendientes, a una deidad en particular. Al excluirlos de la congregación, el Señor estaba rechazando una práctica pagana. La conexión de esta ley con el pasaje de Isaías es algo más compleja y está abierta a varias posibilidades.


2. ¿Es abolido el mandato divino? Una lectura superficial de Isaías podría dar la impresión de que el nuevo mensaje profético reemplaza al antiguo, pero esto no es así. En primer lugar, el Señor anunció a los extranjeros que serían bienvenidos en su templo y que sus sacrificios serían aceptados (cap. 56:7). Los eunucos tendrían acceso al templo y su memoria sería preservada (vers. 5). Pero esas promesas eran condicionales y, en consecuencia, no anulaban la ley. Las naciones y los eunucos se unirían al pueblo de Dios sólo si guardaban el sábado y establecían una relación de pacto con él. De otra manera, la ley de exclusión aún era válida.


3. ¿Quiénes conforman la “congregación de Jehová”? La interpretación previa podría parecer algo débil. Por lo tanto, permítanme mencionar otra manera de responder. La palabra hebrea para “congregación” (cahal) a menudo designa a la totalidad de Israel como comunidad de adoración, pero puede también designar a un grupo más específico de israelitas. Lo más probable es que hombres adultos formaran esta asamblea, como organismo legal de gobierno. No era lo mismo que la totalidad del pueblo de Israel (1 Crón. 13:2-4); poseía autoridad para repartir heredades a suerte (Miq. 2:5), tomar decisiones judiciales ante supuestos delitos (Jer. 26:16), llevar a cabo ejecuciones judiciales (Eze. 16:40) y aconsejar al rey (1 Rey. 12:3).
Si la frase “la congregación de Jehová” de Deuteronomio 23:1 posee ese significado técnico, como parece ser el caso, el grupo mencionado sólo está excluido de formar parte del gobierno de la nación; es decir, se limita su influencia. Siendo así, el texto de Isaías no se relaciona de manera directa con Deuteronomio 23:1-8. Esto se apoya en el hecho que Isaías analiza la condición futura de todos los extranjeros, mientras que Deuteronomio sólo menciona cuatro naciones.
En el caso de los eunucos, su preocupación no era quedar excluidos del templo por ser eunucos. El texto presupone que tenían acceso al templo. Al no tener descendencia, se preguntaban si su memoria caería en el olvido. El Señor prometió darles lugar en su casa y dentro de sus muros, “y nombre mejor que el de hijos e hijas” (Isa. 56:5).
El Señor, que no cambia, siempre ha amado a las personas de todas las naciones; en particular a los excluidos. Eso te incluye a ti... y a mí.

free counters

La Biblia y Halloween

¿Qué opina o qué dice YHWH en su Palabra acerca de Halloween? Aunque no haya textos literales que prohíban esta celebración de Hal...