EL ANILLO DE BODAS


El anillo de bodas ha sido un problema sensible en la historia de los Cristianos Sinceros. Es importante recordar que la iglesia metodista y de otras iglesias, las cuales tenían una firme posición contra el uso de joyas, incluyendo los anillos. Cuando estas iglesias bajaron sus normas en la última mitad del siglo XIX, los Cristianos sintieron la presión de seguir la inclinación.

La Influencia negativa sobre los demás.

Por esto aconsejó a los Cristianos Verdaderos contra el uso de joyas, principalmente, la influencia negativa sobre los demás. 
" Aquí el Señor, a través de su apóstol, habla expresamente contra el uso de oro [1 Timoteo 2:9-10]. Dejen los que han tenido la experiencia de verlo de que no descarrían a otros por su ejemplo. Ese anillo que rodea su dedo puede ser sencillo, pero inútil, y su uso tiene una mala influencia sobre los demás. " 
Llamar a un sencillo anillo "inútil " puede parecer áspero, pero debemos entender este comentario en el contexto de de despojarnos de lo que no sirve para la vida venidera. En Estados Unidos los anillos todavía son usados principalmente como adornos. El uso del anillo en las ceremonias nupciales, como hemos visto, es todavía una opción en la mayoría de las iglesias norteamericanas. 

Influencia negativa sobre el yo . Una segunda razón importante aconsejó a los Cristianos contra el uso de joyas y ropas extravagantes que los animan a la vanidad y el orgullo. "Los que se aferran a los adornos prohibidos en la palabra de YHWH acarician orgullo y vanidad en el corazón. Desean llamar la atención. Su vestido dice: Mírame; admírame. De este modo, la vanidad inherente en la naturaleza humana está firmemente en aumento por la indulgencia. Cuando la mente se fija sobre agradar solamente a YHWH, todo el embellecimiento innecesario de la persona desaparece".
La indulgencia en la vanidad y el orgullo por la exhibición de joyas y vestidos costosos "ahoga el deseo de hacer el bien"  porque cuando las personas llegan a ser obsesivas por el embellecimiento del cuerpo, tienen menos interés, tiempo, o dinero para las necesidades de los demás.

La Mayordomía responsable.
Creo correctamente que YHWH nos llama a ser mayordomos responsables de nuestro tiempo, salud, y dinero. "Cada dólar ahorrado por la negación del yo de adornos inútiles puede darse a los necesitados, o ser colocados para sostener el evangelio, para enviar misioneros a países extranjeros, para multiplicar las publicaciones de llevar rayos de luz a las almas en las tinieblas del error. Cada dólar usado innecesariamente priva al que gasta de una oportunidad preciosa de hacer el bien. " 
tenemos que ver nuestro dinero como el dinero de Dios para ser gastado con sensatez. "¿Cuánto dinero [tiene] ha gastado para agradar su imaginación y ganar la admiración de corazones tan vanos como el de los mundanos Era dinero de Dios. ¡Cuánto bien debiera usted hacer con él! "

El Anillo de Bodas
“la economía debe ser practicado en todas las cosas”. "Algunos han sentido una preocupación con respecto al empleo del anillo de matrimonio, pues creen que las esposas  debían conformarse a esta costumbre.  No necesitamos usar la señal, porque no somos infieles a nuestro voto matrimonial, y el uso del anillo no sería ninguna evidencia de que somos fieles. Tengo una profunda convicción sobre este proceso de fermentación que parece estar en marcha entre nosotros, para inducirnos a conformarnos a la costumbre y a la moda. Ni un solo centavo debiera gastarse en un anillo de oro para testificar que estamos casados. "
Algunos pastores o Ministros te dirán La frase "llévenlo si pueden hacerlo a conciencia " Personalmente debo confesar que yo podría usar un anillo matrimonial concientemente hasta ahora, (aunque nunca lo he hecho) porque yo lo veía solamente a través de las cristales de mi cultura como símbolo de status matrimonial.
Por la misma razón he disuadido a mi esposa de nunca usar su anillo matrimonial. Sin embargo, ahora que he aprendido sobre su origen pagano, su impacto negativo sobre la historia del cristianismo, y su potencial influencia de fermentación sobre mi vida espiritual y los demás, nunca consideraré usar un anillo matrimonial en la conciencia. Me agrada que mi esposa también ha venido a ver el anillo matrimonial desde de una perspectiva diferente.
Tal ves parezca duro todo esto pero Algunos de nosotros hemos estado muchos años en llegar a nuestra posición presente en la reforma Cristiana Genuina, Es una obra lenta conseguir una reforma en la alimentación, el vestir, el vivir. Tenemos poderosos apetitos por conocer... En las reformas es mejor dar un paso corto que ir un paso más allá de la marca. 

Conclusión . Hacemos dos preguntas al cierre:
(1) ¿Deben los cristianos llevar un anillote bodas?
(2) ¿un sencillo anillo matrimonial cae en la categoría de adornos inapropiados de oro y perlas mencionados por Pedro y Pablo?
Nosotros hemos buscado una respuesta a estas preguntas remontando a la historia del anillo primero en la antigua Roma, y después a las iglesias cristianas. Lo que hemos aprendido de este estudio histórico puede resumirse en 5 puntos principales:
Primero , el origen del anillo está envuelto en la mitología pagana y las prácticas idólatras. Para invertir un símbolo pagano con un significado sagrado cristiano puede fácilmente guiar de la secularización del símbolo en sí. Un caso al punto ha sido la adopción cristiana del Día del Sol como el Día del Señor, el cual pronto llegó a ser un día de fiesta en vez de un Día Santo.
Segundo , los romanos introdujeron el uso de un sencillo aro de hierro para atar " el compromiso de dos amantes. Sin embargo, hemos encontrado que el sencillo aro de hierro de esposo pronto se volvió en elaborados anillos de oro usados para cubrir todos los dedos.
Tercero , lo que pasó en la Roma pagana se repitió en la iglesia cristiana. Hemos encontrado que en la iglesia primitiva el uso del anillo matrimonial evolucionó en tres etapas principales. En la primera etapa del periodo apostólico, no había uso aparente del anillo matrimonial. En la segunda etapa del segundo y tercer siglos, había un uso restringido de sólo un sencillo conjunto de anillo conyugal barato. En última etapa del cuarto siglo hubo una proliferación de todos los tipos de anillos, adornos y joyas.
A la luz de estos resultados, lo que debe ser nuestra respuesta a la primera pregunta, ¿Debería un cristiano usar sencillo aro matrimonial? La respuesta es: NO

La segunda pregunta, ¿Un sencillo aro matrimonial cae en la categoría de adornos inapropiados de oro y perlas mencionados por Pablo y Pedro”? la respuesta es: la historia también nos enseña que el sencillo anillo de bodas no fue sencillo por mucho tiempo. El sencillo anillo de bodas evolucionó en anillos elaborados con piedras preciosas.
El resultado es que el anillo matrimonial está gradualmente perdiendo su significado de fidelidad “mutua hasta que la muerte nos separe" y ha llegado a ser más y más que un simple adorno.
Además, la gente de hoy ya no se satisface con un sencillo anillo de oro matrimonial sino que quieren anillos elaborados, con diamantes u otras gemas.
El sencillo anillo matrimonial está llegando a ser una reliquia del pasado rápidamente. Esto significa que los anillos de bodas han llegado a ser adornos costosos y no mantener los principios bíblicos de modestia y sencillez. A la luz de estas tendencias, el uso del anillo de bodas puede pronto llegar a ser impropio para los cristianos aun en los países donde tradicionalmente ha sido una señal de virtud.
Por otro lado, tanto la Biblia como la historia revelan que el amor y el uso de joyas han resultado consistentemente en la caída espiritual y la apostasía. Ya que un anillo de bodas es una cosa mucho menor, ¿por qué no tocar lo seguro y quitarlo igualmente, a menos que sea un imperativo social? ¿Por qué no usar en vez de eso " el eslabón de oro que vincula su alma con Yashua Ha Mashiaj: un carácter puro y santo, el verdadero, la mansedumbre y la piedad que son los frutos producidos por el árbol cristiano y si influencia estará segura en cualquier parte”

Señales del Fin




En los últimos años, nuestro planeta ha estado sufriendo un número creciente de desastres naturales: terremotos, huracanes, sequías, inundaciones y un tsunami devastador. Algunas de estas crisis, aunque menos dramáticas, tales como el calentamiento global y el consecuente retroceso de los glaciares y del casquete ártico, han planteado interrogantes en muchas mentes al respecto de sus causas. ¿Son estos sucesos resultados de leyes naturales todavía mal comprendidas? ¿Es el maltrato humano del ambiente la verdadera causa? Los creyentes de distintas religiones también se plantean si estas catástrofes no son castigos enviados por una deidad airada. Los creyentes en la Biblia han reflexionado sobre los papeles respectivos que juegan Dios y Satanás como protagonistas de última instancia en un drama cósmico. ¿Será que estas calamidades señalan en dirección a un acontecimiento culminante de la historia humana?

Al tratar de entender qué papel juega YHWH en los desastres naturales, tenemos que evitar caer en la trampa promocionada por Satanás, a saber, que los desastres de los últimos días de la historia provienen de un Dios afrentado y airado. Justamente así es como Satanás ha estado pintando a YHWH desde el Edén e incluso antes. Sin embargo, de acuerdo con la Biblia, estamos en medio de las últimas horas de un conflicto cósmico, el Gran Conflicto que ha aquejado al universo desde que hubo “guerra en el cielo” (Apocalipsis 12:7).
Nuestro mundo se halla en el atardecer angustioso de su accidentada historia.

Las condiciones sociales, políticas y religiosas, así como los fenómenos astronómicos anunciados por Yashua en su Sermón profético, hace dos mil años, como señales del tiempo del fin e indicaciones de su segunda venida, se están cumpliendo ante nuestra vista con realismo dramático. El incremento de la inmoralidad y la delincuencia, el temor que está secando a los hombres, las guerras, el aumento de los terremotos, la caída de los meteoros, los movimientos religiosos espurios son indicios elocuentes de que nos hallamos en el fin de la historia de la humanidad. El mundo y la iglesia serán testigos de los mayores sucesos de la historia. Ya están aconteciendo grandes desastres naturales.
Job 1:6-19: Un día vinieron a presentarse delante de YHWH los hijos de YHWH, entre los cuales vino también Satanás. 7Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. 8Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? 9Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? 10¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.
13Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, 14y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, 15y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. 16Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. 17Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. 18Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito;19y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia.
La bien estudiada estrategia de Satanás siempre ha sido confundir, engañar y destruir la paz del mundo. Ha sido “homicida desde el principio” (Juan 8:44). ¿Por qué? Para eliminar toda esperanza y confianza entre los miles de millones que habitan en la tierra de que Alguien más poderoso, fiel y justo reina sobre el universo Pero, ¿dónde está YHWH? YHWH, dentro de los propósitos del Gran Conflicto, permite este ataque final de engaño y aflicción, ya no sólo sobre un hombre llamado Job sino ahora sobre todo el planeta. Todo lo que Job llegó finalmente a saber sobre lo que había detrás de las catástrofes que estaban sufriendo él y su familia incluyendo fuego del cielo y un viento devastador YHWH se lo hizo saber con posterioridad. Pero hasta entonces, fueron tiempos muy amargos. Job supo sólo más tarde que YHWH había sido desafiado por Satanás, quien estaba furioso porque Job había sido bendecido con una gran familia y abundante prosperidad. Satanás acusó a YHWH de favoritismo, de que la razón por la cual Job era tan fiel en su obediencia religiosa era porque Dios le había puesto un “cerco” alrededor y de esta manera había comprado su obediencia (Job 1:8-12; 2:3-7).
Y entonces aparecen los teólogos diletantes que vienen a explicar a Job por qué había tenido que experimentar estos terribles desastres (Job 2:11-13). Lo que leemos en los siguientes capítulos del libro son los diferentes razonamientos que mucha gente usa todavía hoy para explicar las terribles calamidades. Es porque Job está escondiendo terribles secretos de malos hábitos y YHWH lo está castigando. O porque  sólo escucha a los justos y pasa por alto a otros porque es un Di-s justo, o es tan santo y justo que sólo descarga su ira contra los malvados, o que Job está recibiendo todavía menos castigo de lo que merece. Oímos muchos ecos de los tres “amigos” de Job hoy, en internet, en los medios masivos de comunicación y en muchos púlpitos. El apóstol Pablo lo dice claramente: Satanás es “el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora obra en los hijos de desobediencia (Efesios 2:2)
Lucas 21:7-11, 25,26: Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder? 8Él entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Más no vayáis en pos de ellos. 9Y cuando oigáis de guerras y de sediciones, no os alarméis; porque es necesario que estas cosas acontezcan primero; pero el fin no será inmediatamente. 10Entonces les dijo: Se levantará nación contra nación, y reino contra reino; 11y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestilencias; y habrá terror y grandes señales del cielo. 25Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; 26desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.
Isaías 24:20: Temblará la tierra como un ebrio, y será removida como una choza; y se agravará sobre ella su pecado, y caerá, y nunca más se levantará.
El fin está cerca y cada ciudad va a ser trastornada de diferentes maneras. Habrá confusión en cada ciudad. Todo lo que puede ser sacudido lo será, y no sabe qué pasará luego. Los juicios serán de acuerdo con maldad de la, gente y la luz de verdad que han tenido.
El espíritu refrenador de YHWH se está retirando ahora mismo del mundo.  Los huracanes, las tormentas las tempestades, los incendios y las inundaciones, los desastres por tierra y mar, se siguen en rápida sucesión.  La ciencia procura explicar todo esto.  Menudean en derredor nuestro las señales que nos dicen que se acerca el Hijo de YHWH, pero son atribuidas a cualquier causa menos a la verdadera.  Los hombres no pueden discernir a los ángeles que como centinelas refrenan los cuatro vientos para que no soplen hasta que estén sellados los siervos de YHWH; pero cuando YHWH ordene a sus ángeles que suelten los vientos, habrá una escena de contienda que ninguna pluma puede describir.
Nos hallamos en el mismo umbral de la crisis de los siglos. En rápida sucesión se seguirán unos a otros los castigos de Dios: incendios e inundaciones, terremotos, guerras y derramamiento de sangre.
Eventos de los Ultimos Días, pág. 12: El mundo se está volviendo más y más anárquico. Pronto una gran angustia sobrecogerá a las naciones, una angustia que no cesará hasta que Jesús venga.- 
La corteza terrestre se rasgará a causa de las erupciones de los elementos ocultos en sus entrañas.  Estos elementos, una vez desatados, barrerán los tesoros de aquellos que por años han estado aumentando sus riquezas al obtener de sus empleados grandes posesiones a precios de hambre. Y también el mundo religioso será terriblemente sacudido, porque el fin de todas las cosas está cercano.
Ya ha llegado el tiempo en que en un momento podremos estar pisando tierra firme, y en el siguiente la tierra estará moviéndose debajo de nuestros pies.  Ocurrirán terremotos cuando menos se los espere.
En incendios, inundaciones, terremotos, en la furia de las grandes profundidades, en calamidades por mar y tierra, se da la advertencia de que el Espíritu de Dios no contenderá para siempre con el hombre.-
Antes de que el Hijo del hombre aparezca en las nubes del cielo todo estará convulsionado en la naturaleza.  Rayos del cielo unidos con el fuego interno de la tierra harán que las montañas ardan como un horno y que hagan fluir sus torrentes de lava sobre aldeas y ciudades.  Masas de rocas derretidas, arrojadas dentro del agua por el solevantamiento de cosas ocultas dentro de la tierra, harán que hierva el agua y despida rocas y tierra.  Habrá formidables terremotos y gran destrucción de vidas humanas..
Las plagas de Dios ya están cayendo sobre la tierra, arrasando las estructuras más costosas como si fuera mediante un soplo de fuego desde el cielo. ¿No harán estos juicios recapacitar a los profesos cristianos?  Dios los permite para que el mundo preste atención, para que los pecadores le teman y tiemblen ante él.

PROPÓSITOS:
Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades.  Son uno de sus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexión.  Mediante fenómenos insólitos a través de la naturaleza, Dios expresará a los incrédulos agentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.
 ¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de la destrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidas y propiedades!  Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichosos de las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza, completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse el propósito de Dios.  Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cuales él procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren.
Oís hablar de calamidades que ocurren en la tierra y en el mar, y éstas aumentan constantemente. ¿Qué ocurre? El Espíritu de Dios está siendo retirado de aquellos que tienen en sus manos las vidas humanas, y Satanás se apresura a controlarlos, porque ellos se entregan a su dominio. Los que profesan ser hijos de Dios no se colocan bajo la dirección de los ángeles celestiales, y como Satanás es un destructor, obra mediante esos hombres y ellos cometen errores; con frecuencia se embriagan y debido a la intemperancia, muchas veces traen sobre nosotros estas terribles calamidades.  
Satanás obra asimismo por medio de los elementos para cosechar muchedumbres de almas aún no preparadas. Tiene estudiados los secretos de los laboratorios de la naturaleza y emplea todo su poder para dirigir los elementos en cuanto Dios se lo permita. Cuando se le dejó que afligiera a Job, ¡cuán prestamente fueron destruidos rebaños, ganado, sirvientes, casas e hijos, en una serie de desgracias, obra de un momento! Es Dios quien protege a sus criaturas y las guarda del poder del destructor. Pero el mundo cristiano ha manifestado su menosprecio de la ley de Jehová, y el Señor hará exactamente lo que declaró que haría: alejará sus bendiciones de la tierra y retirará su cuidado protector de sobre los que se rebelan contra su ley y que enseñan y obligan a los demás a hacer lo mismo. Satanás ejerce dominio sobre todos aquellos a quienes Dios no guarda en forma especial. Favorecerá y hará prosperar a algunos para obtener sus fines, y atraerá desgracias sobre otros, al mismo tiempo que hará creer a los hombres que es Dios quien los aflige.
Al par que se hace pasar ante los hijos de los hombres como un gran médico que puede curar todas sus enfermedades, Satanás producirá enfermedades y desastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas y desolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares y bajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en las grandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terribles tempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareas extraordinarias y en los terremotos. Destruye las mieses casi maduras y a ello siguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas y miles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeando más y más y se harán más y más desastrosas. La destrucción caerá sobre hombres y animales. "La tierra se pone de luto y se marchita," "desfallece la gente encumbrada de la tierra. La tierra también es profanada bajo sus habitantes; porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pacto eterno." (Isaías 24: 4, 5.) 
Se han sentido terremotos en varios lugares, pero estas perturbaciones han sido muy limitadas... Terribles sacudidas sobrevendrán a la tierra, y las construcciones de lujo erigidas a gran costo llegarán a ser, sin duda, montones de ruinas.
La corteza terrestre se abrirá por el estallido de los elementos ocultos en las profundidades de la tierra. Estos elementos, una vez sueltos, barrerán los tesoros de aquellos que por años han aumentado sus riquezas comprando grandes posesiones a precio de hambre de los que estaban empleados por ellos.
¿Cuál debe ser nuestra actitud ante tales acontecimientos? 
Debieran realizarse grandes esfuerzos para mantener este tema ante la gente.  El hecho solemne de que el día del Señor vendrá repentino, inesperadamente, debe mantenerse no sólo ante la gente del mundo sino también ante nuestras propias iglesias.  La alarmante advertencia de la profecía se dirige a cada alma.  Que nadie se considere libre del peligro de ser sorprendido. Que ninguna interpretación de la profecía le robe a usted la convicción del conocimiento de los acontecimientos que muestran que este gran evento está cercano.
La tempestad se avecina y debemos prepararnos para afrontar su furia mediante el arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Señor Jesucristo.  El Señor se levantará para sacudir terriblemente la tierra.  Veremos desgracias por todas partes.  Miles de barcos serán arrojados a las profundidades del mar.  Armadas enteras se hundirán, y las vidas humanas serán sacrificadas por millones.  Estallarán incendios inesperadamente y no habrá esfuerzo humano capaz de extinguirlos.  Los palacios de la tierra serán arrasados por la furia de las llamas.  Serán cada vez más frecuentes los desastres ferroviarios; en las grandes vías de tránsito habrá confusión, choques y muerte sin la advertencia de un momento.  El fin está cerca, el tiempo de gracia termina. ¡Oh, busquemos a Dios mientras puede ser hallado, llamémosle en tanto que está cercano!.
Antes del diluvio, Dios mandó a Noé que diese aviso al mundo, para que los hombres fuesen llevados al arrepentimiento, y para que así escapasen a la destrucción.  A medida que se aproxima el momento de la segunda venida de Cristo, el Señor envía a sus siervos al mundo con una amonestación para que los hombres se preparen para ese gran acontecimiento. Multitudes de personas han vivido violando la ley de Dios, y ahora, con toda misericordia, las llama para que obedezcan sus sagrados preceptos.  A todos los que abandonen sus pecados mediante el arrepentimiento para con Dios y la fe en Cristo, se les ofrece perdón.
La maldad está llegando a un grado jamás antes alcanzado; no obstante, muchos ministros del Evangelio claman: "Paz y seguridad".  Pero los fieles mensajeros de Dios han de seguir rápidamente adelante con su obra.  Vestidos con la armadura celestial, han de avanzar intrépida y victoriosamente, sin cejar en su lucha hasta que toda alma que se halle a su alcance haya recibido el mensaje de verdad para este tiempo.
Hay motivo para inquietarse por el estado religioso del mundo actual.  Se ha jugado con la gracia de Dios.  La multitud ha anulado la ley de Dios "enseñando doctrinas y mandamientos de hombres".  La incredulidad prevalece en muchas iglesias de nuestra tierra; no es una incredulidad en el sentido más amplio, que niegue abiertamente la Sagrada Escritura, sino una incredulidad envuelta en la capa del cristianismo, mientras mina la fe en la Biblia como revelación de Dios.  La devoción ferviente y la piedad viva han cedido el lugar a un formalismo hueco. Como resultado prevalece la apostasía y el sensualismo.  Cristo declaró: "Asimismo también como fue en los días de Lot; . . . como esto será el día en que el Hijo del hombre se manifestará".  El registro diario de los acontecimientos atestigua el cumplimiento de estas palabras.  El mundo está madurando rápidamente para la destrucción.  Pronto se derramarán los juicios de Dios, y serán consumidos el pecado y los pecadores.
Hay un día que Dios ha designado, para la conclusión de la historia de este mundo: "Será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin".  La profecía se está cumpliendo rápidamente. Debiera decirse mucho, mucho más, sobre estos temas tremendamente importantes.  Está cercano el día cuando el destino de las almas se decidirá para siempre...
 No tenemos tiempo, para espaciarnos en asuntos que no tienen importancia.  Debemos dedicar nuestro tiempo a proclamar el último mensaje de misericordia a un mundo culpable.  Se necesitan hombres que obren bajo la inspiración del Espíritu de Dios.  Los sermones de algunos de nuestros ministros tendrán que ser mucho más poderosos que los que predican ahora, o muchos apóstatas oirán un mensaje tibio e indirecto que arrulla la gente y la hace dormir.  Todo discurso debe darse bajo el sentido de los terribles juicios que pronto han de caer sobre el mundo.  El mensaje de verdad ha de ser proclamado por labios tocados por un carbón vivo del altar divino.
Mi corazón se llena de angustia cuando pienso en los mensajes tibios que dan algunos de nuestros ministros, cuando llevan un mensaje de vida o muerte.  Los ministros están dormidos; los miembros laicos también; y el mundo perece en el pecado.  Dios ayude a su pueblo a despertarse, a andar y obrar como hombres y mujeres que están en el umbral del mundo eterno.  Pronto una terrible sorpresa sobrecogerá a los habitantes del mundo.  Cristo vendrá repentinamente, con poder y grande gloria.  Entonces no habrá tiempo para prepararse para recibirlo.  Ahora es el tiempo en que hemos de dar el mensaje de advertencia.
Nuestra consigna debe ser: Hacia adelante, siempre hacia adelante.  Los ángeles de Dios irán delante de nosotros a preparar el camino. Nuestra preocupación por las "regiones de ultramar," no podrá cesar hasta que toda la tierra haya sido iluminada por la gloria del Señor. 
Lucas  21:28: Cuando estas cosas comiencen a suceder, erguíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.

¿YHWH castiga a los hijos por los pecados de los padres?

Según Éxodo 34:7, Dios castiga a los hijos por los pecados de los padres. ¿No pone esto en duda la justicia divina? 
En el Antiguo Testamento, existe lo que se denomina retribución colectiva o transgeneracional. Es un tema complejo sobre el cual solo puedo decir algunas cosas que espero le resulten de ayuda. Parte de la evidencia bíblica puede brindar un patrón interpretativo con el cual usted bien podría estar en desacuerdo.

1. Evidencias limitadas de la retribución colectiva: Según Éxodo 34:7, Dios “castiga la maldad de los padres en los hijos y en los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación”.
Este principio solo se halla en otros dos pasajes (Núm. 14:18 y Jer. 32:17-19). El énfasis de esos versículos está dado por la bondad y la misericordia de YHWH, no por el aspecto punitivo. Esto indica que el elemento negativo funciona como una fuerza disuasiva que señala el impacto de las acciones propias sobre el grupo. El contexto de estos pasajes también indica que existe lo que se llama beneficio o bendición transgeneracional. Este fue el caso de Abrahán y sus descendientes (Gén. 12:1-3).
Resulta sorprendente que la retribución transgeneracional no es la perspectiva más común de la justicia distributiva divina. El énfasis constante se halla en la responsabilidad individual, es decir, que YHWH castiga a los que pecan (véase por ejemplo, Joel 2:12, 13; Sal. 86:15; 103:8, 9, 17; 145:8, 9). Moisés escribió: “Conoce, pues, que YHWH, tu ELOHIM, es YHWH, fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta por mil generaciones, pero que da su merecido, en su propia persona, al que le aborrece, destruyéndolo; a quien le odia, no se demora en darle en su propia persona el pago” (Deut. 7:9, 10). La responsabilidad colectiva e individual parece haber coexistido en la comprensión que tenía Israel de la justicia divina.

2. En el sistema legal israelita no estaba permitida: El Señor dejó en claro a los israelitas que “los padres no morirán por los hijos ni los hijos por los padres; cada uno morirá por su pecado” (Deut. 24:16; cf. Eze. 18:20). Esta restricción legal establece los límites del conocimiento y la justicia humana. En cualquier sistema legal humano, es fácil abusar de la retribución transgeneracional. El Señor es el único que puede implementarla porque posee el conocimiento perfecto. Esto indica claramente que cuando YHWH implementa la retribución colectiva, se basa en un conocimiento que justifica esa implementación aun cuando no sea visible para el observador externo.

3. Retribución colectiva basada en la retribución individual: Según algunos pasajes, la retribución colectiva es el resultado de la identificación de los hijos con los pecados de sus padres, participando de esta manera del castigo de ellos. Esto ha sido llamado “castigo compuesto”. El principio se enuncia bien en la descripción de los resultados del quebrantamiento del pacto: “Y los que queden de vosotros, se consumirán en las tierras de vuestros enemigos por su iniquidad, y se consumirán junto con sus padres por la iniquidad de ellos” (Lev. 26:39; véase también Isa. 65:6, 7; Jer. 14:20). A esto también se refiere el segundo mandamiento en Éxodo 20:5, al usar la frase “que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen” (cf. Deut. 5:10).
Parece ser que la retribución transgeneracional opera sobre la base de la perpetuación de los pecados de los padres en la conducta de los hijos. Esto explica la oposición a la retribución colectiva hallada en algunos lugares del Antiguo Testamento. Antes del exilio, algunos israelitas protestaron: “Nuestros padres pecaron y han muerto, pero nosotros llevamos su castigo” (Lam. 5:7), o “Los padres comieron las uvas agrias, y a los hijos les dio dentera” (Eze. 18:2). Ante ello, YHWH respondió que los juzgará de acuerdo con sus obras, y que eso sería más que suficiente para condenarlos (versículos 29, 30).
La retribución transgeneracional se basa en un fuerte sentido de solidaridad social, en la cual las acciones de los individuos tienen un impacto sobre los demás, ya sea positivo o negativo. Esto forma parte del orden social que YHWH estableció para que fueran una bendición constante. Es bueno que nosotros seamos padres, hijos, cónyuges, feligreses, etc., actuemos de manera tal que nuestro impacto transgeneracional no traiga dolor a los demás, sino que estos lleguen a ser una corriente perpetua de bendiciones.

El Numero 153



Jn. 21:11
Este es un número que ha retado el ingenio de algunos de los más grandes estudiosos de la Biblia, y ello desde los tiempos más tempranos. Todos han creído que debe haber algo profundamente significativo y misterioso en este número, por la manera solemne en que es introducido en Jn. 21:11 "Subió Simón Pedro, y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres". Otros milagros son parábolas en sus lecciones, y Agustín a señalado la semejanza y el contraste entre las 2 pescas milagrosas; uno al comienzo y otro al final del ministerio de Cristo (después de su resurrección). El y otros comentaristas ven en este número alguna conección con los salvados, como definido y particular hasta el último de ellos, dando un número no redondo y grande, sino pequeño y completo, 153. Vieron en esto una prueba del hecho de que el número de los elegidos esta fijado y pre-ordenado.
Jerónimo ve también un sentido profundo en el número, y dice que hay 153 clases de peces, esto es, todo tipo de hombres recogidos en la red del Evangelio.
Se han hecho otras sugerencias más sorprendentes, pero todas son producto de la imaginación.
Lo más que se puede decir es que si hubiera sido el # 150, se habria dado una ausencia de toda concreción, pero al ir más allá y dar los 3 con los que se pasa de 150, parece comunicar la impresión de que tenemos aquí, si estos peces son un símbolo de los salvados, una ilustración y confirmación de las palabras de nuestro Señor, registradas en el mismo evangelio, Jn. 6:39 "De todo lo que (el Padre) me ha dado, no pierda yo nada"; y Jn. 17:12 "A los que me diste, los guardé, y ninguno de ellos se perdió".
Cuando llegamos a la forma en que se ha estimado el significado de este #, encontramos una variedad de maneras.
Agustín y Gregorio Magno comienzan con el hecho de que 17 es la suma de 10+7.
Gregorio simplemente multiplica 17x9 y llega así a 153.
Agustín, por otra parte, emplea la "adición", y toma la suma de todos los dígitos hasta el 17, incluso como sumando exactamente 153. Dice él: porque si sumamos todos los # del 1 al 17 igual a 153.
El obispo Wordsworth llega a este resultado de manera diferente. Primero toma el cuadrado de 12 y luego le suma el cuadrado de 3 = 153.
Cuando el milagro fue hecho (Jn. 21:11) había 7 discípulos (3 de ellos son nombrados y 4 no)
EL NUMERO DE LOS HIJOS DE DIOS!
La expresión en hebreo "Hijos de Dios" (Beni Ha Elohim) aparece 7 veces.
Ahora bien, el valor numérico de esta expresión en hebero es exactamente 153:
Bêth (b) =2.
Nun (n) =50.
Yod (') =10.
Hê (h) =5.
Alef (`) =1.
Lamed (l) =30.
Hê (h) =5.
Yod (') =10.
Mem (m) =40.

153.
En griego, la expresión "Hijos De Dios" suma 3,200, o sea 3x7x153.
En Job 2:1 tenemos "Beni Ha Elohim" con Satanás entre ellos. La suma de ellos es 1989, o sea 153x13.
El término griego "Sunkleronomoi", "Coherederos" de Romanos 8:17 suma 1,071, o sea, 153x7.
La expresión "Sunkleronomoi de Christou", "Coherederos con Cristo" de Romanos 8:17 suma 2,751, o sea 9x17=153 y 2,751 es 3x900+17=
La expresión "Ktisis Theou", "La Creación de Dios", suma 1,224, o sea, 8x153.
En Jn. 21:11 la palabra "Ichthues", "peces", suma 1,224, o sea, 153x8.
Las palabras "To diktuon", "la Red", suman a 1,224, o sea, 8x153 porque no se rompe, sino que lleva su preciosa carga desde la derecha de la barca a salvo hasta la costa, y ninguno de ellos se perdió.
Una aportación totalmente nueva dice que entre las multitudes que recibieron bendiciones directas de Cristo están registrados 153 casos individuales específicos.

1. El leproso Mt. 8:2 = 1 persona.
2. El Centurión y el siervo. " 5 = 2 "
3. La Suegra de Pedro. " 14 = 1
4. Dos endemoniados. 18 = 2
5. Paralítico y portadores. 9:2 = 5
6. Jairo y su hija. 18 = 2
7. Mujer con flujo de sangre. 21 = 1
8. Ciegos. 27 = 2
9. Mudo. 32 = 1
10. 11 Apostoles. 10:2 = 11
11. El hombre con la mano seca. 12:10 = 1
12. Endemoniado mudo y ciego. 22 = 1
13. Los hermanos del Señor. 13:55 = 4
14. Mujer sirofenicia y su hija. 15:22 = 2
15. Hijo lunático y su padre. 17:14 = 2
16. Ciegos (saliendo de Jericó). 20:30 = 2
17. Simón el leproso. 26:6 = 1
18. María, hermana de Lázaro. 7 = 1
19. Centurión. 27:54 = 1
20. Salomé, la madre de los hijos de Zebedeo. 56 = 1
21. María, la madre de Jacobo y esposa de Cleofas. 56 = 1
22. María Magdalena. 56 = 1
23. José de Arimatea. 57 = 1
24. El hombre con el espíritu inmundo. Mr. 1:23 = 1
25. Hombre sordomudo. 7:32 = 1
26. Ciego. 8:22 = 1
27. Hijo de la viuda de Naín. Lc. 7:12 = 1
28. Una mujer pecadora. 37 = 1
29. Juana y Susana. 8:3 = 2
30. Un discípulo "Sigueme". 9:59 = 1
31. Los setenta discípulos. 10:1 = 70
32. Marta. 38 = 1
33. Mujer con espíritu de enfermedad. 13:11 = 1
34. El hombre hidrópico. 14:2 = 1
35. Los diez leprosos. 17:12 = 10
36. El ciego (llegando a Jericó). 18:35 = 1
37. Zaqueo. 19:2 = 1
38. Malco. 22:51 = 1
39. El ladrón arrepentido. 23:43 = 1
40. Los dos discípulos que iban a Emaús. 24:13 = 2
41. Nicodemo. Jn. 3:1 = 1
42. La mujer samaritana. 4:4 = 1
43. El noble y su hijo. 46 = 2
44. El paralítico de Betesda. 5:1 = 1
45. La adúltera. 8:11 = 1
46. El ciego de nacimiento. 9:1 = 1
47. Lázaro. 11:1 = 1
48. María, la madre de Jesús. 19:25 = 1
153
Damos esta lista como apéndice a continuación, con una o 2 alteraciones; y si parece que algunos nombres estan omitidos, se verá, al examinarlos, que hay buenas razones para ello; p.e., Natanael es el mismo que Bartolomé, mientras que Matías y Barsabás (Hch.1:23), José, Bernabé (Hch. 4:26), Esteban, aunque puede que recibieran, con muchos otros, bendición de parte del mismo Jesús, y que probablemente fuera así, sin embargo, nada se revela acerca de ello. Naturalmente, Zacarías, Elisabet, Juan el Bautista, José, Simeón y Ana no se incluyen, porque todos ellos están en bendición antes del nacimiento de Jesús.
Hemos dado lo anterior no como solución alternativa, sino una "ilustración adicional", creyendo que todas las propuestas puedan ser verdaderas; y en todo caso, que todas contribuyen a/e incrementen la evidencia acumulativa del mismo magno y bendito hecho, que es cierto del pueblo de Dios lo mismo que de las estrellas: "A todas llama por su nombre" (Sal. 147:4).
El libro del exodo es el libro en el que primero oímos de la redención (Ex. 15:14), y el nombre hebreo y divinamente canónico de este libro es "Los Nombres" porque su pueblo es redimido por nombre.
Este es la enseñanza de los 153 grandes peces.

¿Quién es el "Yo Soy"? Juan 8: 58

Respuesta Para Nelson Meza
CONSIDEREMOS otro claro texto del Nuevo Testamento, que sin sombra de duda proclama la preexistencia del Hijo de YHWH, y al cual los actuales ruselitas dan una interpretación muy particular, para eludir la divinidad de Yashua Ha Mashiaj. Se encuentra en Juan 8: 58, y dice: "Jesús les dijo:
De cierto, de cierto os digo: Antes que Abrahán fuese, yo soy.
Para evadir el sentido irreversible de la divinidad de Yashua, claramente explícita en las palabras "Yo Soy", los "testigos" recurren a un expediente reprobable. Sencillamente inventan un tiempo verbal inexistente en griego, al que denominan "tiempo perfecto indefinido", y le hacen al texto decir: "Antes que Abrahán viniese a existir, yo he sido". Sin la menor ceremonia eliminan la forma presente del verbo "ser", esto es, el "Yo soy".
En la traducción "jehovista" Interlinear Translation en inglés, edición 1969, en la página 467, hay una nota que de manera dogmática, declara que la expresión griega Egó eímí (Yo soy) usada en ese lugar, se debe traducir en el "tiempo perfecto indefinido", "Yo he sido", y no "Yo Era
es una afirmación atrevida sin el menor fundamento. Reproduzcamos el texto griego de Juan 8: 58:
Eípen aytoís ho Jesús Amén amén légo hymín.
Les dijo Jesús: De cierto, de cierto os digo:
prín A bradm genésthai Egó eimí.
Antes que Abrahán fuese, yo soy.

De paso, notemos el empleo de genésthai, que indica nacimiento, engendramiento, es atribuido a Abrahán. En cambio a Jesús se aplica eímí, que significa "ser existente".

Tres ejemplos Bíblicos
El gramático Dr. Robertson, declara que eimí es absoluto, lo que sencillamente quiere decir que no hay predicado expresado en él. Ese mismo empleo de eimí ocurre tres veces más en el mismo Evangelio de San Juan:
8:21. "Si no creéis que yo soy (Egó eimí), en
vuestros pecados moriréis".
1 13: 19. "Desde ahora os lo digo antes que suceda, para
que cuando suceda, creáis que yo soy (Egó eimí) ".
18: 1, 5. "Yashua... se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo:
Yo soy (Egó eimí) ".
Pruebe el lector de alterar esos tres textos, y de leerlos con la expresión "yo he sido", y verá que el cambio es un contrasentido.
En todos esos lugares (Juan 8: 58; 8: 24; 13: 19 y 18: 5), la expresión griega es la misma. También es la misma expresión usada por la versión griega de los LXX
o Septuaginta, en los textos de Deut. 32: 39, Isa. 43: 10 y otros. Todos esos textos están en tiempo presente; y más aún, indican un presente perdurable, sin fin; especialmente en Juan 13: 19, donde Jesús dice a sus discípulos algunas cosas antes que sucedan, para que cuando éstas ocurran, ellos creyeran que "yo soy" (Egó eimí).



YHWH se identifica con Yashua
YHWH es el único que conoce el fin "desde el principio" (Isa. 46: 10). De donde se llega a la conclusión de que cuando Yashua dijo: "Egó eimí", se estaba identificando con YHWH, estaba enunciando su deidad.

El idioma griego jamás admitiría la violencia de traducir esa expresión por "Yo he sido". La única traducción posible de Egó eimí es "Yo soy". Y siendo que Jehová es el único "Yo soy" (Exo. 3:14; Isa. 44: 6), se deduce que él y Yashua son "uno" en sustancía, poder y eternidad. Esto es lo
revela la Biblia, y debemos preferir creer en ella.

Los testigos de Jehová argumentan también que en Juan 8: 58, la frase "Yo soy" puede estar empleada en el llamado "presente histórico". Ese es otro error, porque aunque existe el tiempo verbal denominado "presente histórico", de ningún modo se puede aplicar a este texto. Sencillamente porque Jesús no estaba narrando. Estaba hablando, discutiendo, advirtiendo a sus oyentes. De acuerdo con la regla gramatical, el presente histórico se emplea sólo en las narraciones y no en el discurso común.

El "Yo soy" en la Septuaginta
Examinemos en la Septuaginta, o Versión de los LXX, la expresión "Yo soy", que se refiere a YHWH. En varios textos, como en Gén. 17: 1, Sal. 35: 3, Isa. 43: 10-13, Jer. 3:12, 23: 23 y otros, se usa la expresión Egó eimí. En la mayoría de los casos, sencillamente es la traducción del pronombre hebreo personal, primera persona singular, ani (yo). ¿Por qué? Porque en hebreo este pronombre personal tiene dos formas, la forma simple ani, y la llamada forma reforzada o enfática anoki.
En la gramática hebrea de J. Touzard, en francés, página 158, está la siguiente observación: "Las formas hebreas de los verbos incluyen el sujeto; y por esta razón, los pronombres personales separables (ani y anokí) no se emplean, sino cuando se quiere dar énfasis o realce al autor de la acción expresada por el verbo".
De ahí se deduce que en los mencionados pasajes bíblicos, el pronombre personal ani (yo) aparece separado, con el propósito de dar énfasis a la Persona, que en los textos mencionados es Jehová. Necesariamente la traducción de "Egó eimí" es correctísima, y significa "Yo soy".

Sentido exacto del "Yo soy"
J. H. Bernard, en la página 118 del tomo 2 dc su Critícal and Exegetical Commentary of St. John (Comentario
crítico y exegético de Juan), al comentar Juan 8: 58, dice:
"El 'Egó eímí' (Yo soy) usado por Yashua refleja la manera apropiada y peculiar en que YHWH habla de sí mismo en el Antiguo Testamento. En boca de Yashua, refiriéndose a su propia persona, esta expresión implica su divinidad, y es exactamente eso lo que Yashua quiere dar a entender".
No hay duda de que al decir "Yo soy", Yashua quiso decir a los judíos: "Yo soy YHWH"; porque así lo entendieron ellos. Y tan bien lo entendieron así, que quisieron apedrearlo, porque abiertamente Yashua se proclamaba YHWH. Y eso los judíos lo consideraban una blasfemia, pecado punible con la muerte, de acuerdo con su ley civil (Lev. 24: 16).
Ante este hecho innegable, los testigos de Jehová dicen que los judíos quisieron apedrear a Yashua, porque él los llamó hijos del diablo (Juan 8: 44). Si esto fuera cierto, ¿por qué no intentaron apedrearlo en otra ocasión en que los trató de "serpientes, generación de víboras" (Mat. 23:
33)? La respuesta es sencilla. Fue porque en esta ocasión no había base legal para apedrearlo. Por dura que fuera esa reprobación, no implicaba crimen de blasfemia.
Esta cuestión queda inapelablemente aclarada con las palabras de los mismos judíos, registradas en Juan 10: 33:
"Respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú siendo hombre, te haces Dios". Ante esto, no hay argumento que valga.
Pero los "testigos" no se dan por vencidos, y vienen con frivolidades que nada prueban. Analicemos algunas:
a) Dicen que cierta Traducción Americana vierte el texto en discusión, de esta manera: "Yo existía antes que Abrahán naciera". Esta traducción, de ningún modo favorece la teoría unitaria. El pasado imperfecto "existía", denota continuidad indefinida anterior al nacimiento de Abrahán. 


¿Cuánto tiempo antes de que surgiera Abrahán existía Yashua? 
De eso no hay medida.
b) Citan la versión de Stage, que reza: "Antes que Abrahán viniese a la existencia, Yo era". Tampoco esto abona la tesis arriana. Esta traducción confirma la preexistencia de Yashua de modo ilimitado.
c) También citan a Lamsa: "Antes que Abrahán naciera, Yo era". Eso no establece ninguna época en que Jesús hubiera sido creado; tan sólo afirma la preexistencia del Hijo de YHWH.
En suma, esas versiones dicen que Yashua ha existido desde un tiempo remoto, inmensurable. Allí Abrahán era sólo un punto de referencia, porque los judíos preguntaron a Yashua: '¿Aún no tienes cincuenta años, y has visto a Abrahán?" Si hubiera mencionado a Satanás, Yashua hubiera dicho: "Antes que Satanás fuese, yo soy"; y "yo ya existía", o "yo era" lo que al fin da lo mismo.
Los "testigos" alegan también que dos traductores hebreos admitieron la traducción "yo he sido". Esto nada prueba. El que dos traductores hayan vertido "yo he sido", cuando esa traducción es inadmisible; sumado a que los "jehovístas" inventaron un tiempo verbal inexistente en griego, no destruye el hecho de que la traducción correcta, única, irreversible, es: "Yo soy".

Un Elocuente Paralelo
Nótese este interesante paralelo. En Juan 8: 58 se lee:
"Antes que Abrahán fuese, yo soy" (Egó eimí). La Versión de los LXX vierte el Sal. 90: 2 así: "Antes que los montes viniesen a la existencia, desde la eternidad hasta la eternidad tú eres (eimí) YHWH".
Ahí está el mismo verbo, empleado en forma semejante. ¿Por qué los "testigos" no alegan que aquí también se debería traducir: "tú has sido YHWH"?
En su traducción Nuevo Mundo, en español, los "testigos" vierten la parte final de este texto: "tú eres Dios", y no "ti> has sido YHWH
1Exo. 3:14 consigna que Jehová respondió a Moisés:
"Yo soy el que soy... Así dirás a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros".
En este texto en hebreo, está la palabra eheieh, compuesta del pronombre y del verbo "ser", y significa "Yo soy". Aquí también se nota que la traducción "Yo he sido" no cuadra. Los más autorizados diccionarios hebreos aplican esa expresión a YHWH, con el sentido "Yo soy", o "El que existe por sí mismo


Otro recurso Pobre
Los "testigos" inventaron otro recurso al decir que la Septuaginta vierte este texto de Exo. 3:14 por "ho ón"; es decir "el ser". Sin embargo, "ho ón" significa "el que es", o "el que está", o "el que existe". Hay algunos usos tales en el Nuevo Testamento, que confirman este significado, entre ellos los dos siguientes:
1. Juan 1: 18. "El unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer". (En griego: Mono genés huíos ho ón éis ton kólpon toú patrós). Este texto se refiere a Yashua como "el que existe", o "el que es", o "el que está" en el seno del Padre como YHWH e Hijo Unigénito.
Eso no favorece al unitarismo; al contrario, refuerza la deidad de Yashua. Porque la expresión ho ón (el que existe) es un título de la Deidad, como en Exo. 3:14; y puede perfectamente aplicarse a Yashua.
Por lo tanto, aunque la Septuaginta haya vertido ho ón por "el Ser", eso no destruye el hecho de que Yashua reclamó para sí idéntico título.
2. Juan 3: 13. "Sino el que descendió del cielo" (En griego: Eí mé ho ek toú ouranoú katabás) . Aquí está la forma ho ek, que significa "que procede", "el que viene" del cielo. Este texto también afirma el divino origen de Jesús, "el que descendió" del cielo.

Fe en acción



¿Por qué Santiago dice que “el 
hombre es justificado por las obras y no solamente por la fe”? (Santiago 2:24)

Por lo general, se ha creído que Santiago 2:14-26 corrige el énfasis paulino exclusivo en la justificación por la fe. La mayoría de los estudiosos actuales están en desacuerdo con esa declaración, y yo coincido. Para entender el argumento de Santiago, tenemos que recordar el contexto general y el propósito de su carta. En segundo lugar, debemos entender que diferentes escritores bíblicos a veces pueden usar la misma terminología con un sentido diferente o énfasis particular. Esto también lo determina el contexto. Sería bueno que lea Santiago 2:14-26 antes de continuar.

1. La principal preocupación de Santiago: El mensaje de Santiago es de naturaleza sumamente práctica; habla de los sufrimientos y pruebas de la comunidad de creyentes y de la opresión potencial y real de la estratificación social. Está interesado en el impacto social de la fe cristiana. Rechaza un tratamiento preferencial basado en las riquezas o el estatus social (Sant. 2:1-7) y condena la explotación social y el abuso de los pobres (Sant. 5:1-6). Para Santiago, la fe cristiana no puede desentenderse de la sociedad, mientras defiende al mismo tiempo su relevancia. El mensaje teológico de Santiago está embebido de preocupación por una religión que sea parte de la misma trama social. Esto significa que todo lo que dice Santiago en esta sección, debe ser relacionado con esa gran preocupación.

2. Fe y obras: El pasaje en consideración tiene que ser leído en su contexto. Hay que determinar cómo utiliza Santiago la palabra “fe”, lo que no es difícil de hacer. No la utiliza de la manera salvífica tradicional sino como conocimiento y convicción interior. En otras palabras, esta no es la fe primordial que ponemos en Jesús, sino las convicciones religiosas que no determinan la conducta. Esto queda más claro cuando escribe: “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan” (vers. 19). La fe es estar persuadido de que nuestras convicciones son correctas; los demonios pueden tener este tipo de conocimiento. Esta clase de fe es inútil en la vida cristiana si nos lleva a una actitud de indiferencia hacia las necesidades de los demás (vers. 14-16, 20). Santiago sostiene que la fe sin obras es muerta (vers. 17).
En efecto, aducir que la fe existe sin obras es similar a sostener que el cuerpo podría existir de manera independiente del espíritu. Uno no puede existir sin el otro. La fe y las obras constituyen una unidad indivisible en la vida cristiana (vers. 26); las obras hacen visible nuestra fe (vers. 18) y son la evidencia de la presencia de la fe en el creyente.

3. Fe y justificación: Bajo la influencia de Pablo, se entiende por lo general a la justificación como la absolución de los pecadores arrepentidos ante el tribunal divino, al comienzo de la vida cristiana, independientemente de las obras.
Santiago no está negando esa creencia, pero tampoco se está refiriendo a ese tema en particular. Escribe a los miembros de iglesia, a individuos que ya habían sido justificados por fe en Cristo. El problema de ellos es que la fe no está teniendo efecto en su forma de vivir la vida cristiana. A ellos, Santiago les dice: “El hombre es justificado por las obras y no solo por la fe”.
El elemento más importante en este versículo es la frase “es justificado”. Como por el contexto vemos que la presencia de fe es vista o demostrada por medio de obras, la frase “es justificado” probablemente signifique “mostrar, demostrar lo que significa ser justo”. El verbo posee un significado demostrativo, es decir, los creyentes muestran/demuestran que han sido justificados no solo al afirmar que tienen fe, sino más específicamente por lo que hacen. Esta fue la experiencia de Abraham y Rahab, que demostraron su justicia por obras (vers. 21, 25). Estas no son las obras de la ley por medio de las cuales algunos, según Pablo, buscaban ser justificados. Santiago está hablando de lo que Pablo denomina “buenas obras”. Ambos estarían de acuerdo en que “somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras” (Efe. 2:10).
El mensaje de Santiago es repetido en Apocalipsis 3:15-18, y nos desafía a permitir que nuestra fe, por medio del poder del Espíritu, se exprese en la verdadera conducta cristiana y en un sincero interés por los pobres y oprimidos. Después de todo, “¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe y no tiene obras?” (Sant. 2:14).

La “Gran Ciudad”


¿Cuál es la "Gran Ciudad"? Apocalipsis 11: 7,8 dice: "Pero cuando hayan terminado de dar testimonio [los dos testigos], es decir, cuando hayan terminado de hacer- lo durante los 1.260 años, vestidos de saco, la Bestia que surja del Abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará. Y sus cadáveres quedarán en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma y Egipto, allí donde también el Señor fue crucificado".
Tenemos que identificar la "Gran Ciudad". Algunos estudiosos la equiparan con la "Ciudad Santa" del versículo 2 y llegan a la conclusión de que es literalmente la ciudad de Jerusalén, donde Jesús también fue crucificado literalmente. Apocalipsis 21: 2, sin embargo, identifica a la "Ciudad Santa" con la Nueva Jerusalén, no con la antigua ciudad de Jerusalén. Dice San Juan: "Y ví la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo".
Muchos símbolos en el Apocalipsis vienen en pares opuestos. Por ejemplo, hay dos insignias: el "sello de Dios" y la "marca de la bestia". Hay dos resurrecciones, la primera, la de los "bienaventurados y santos", y la segunda, de la que participarán todos los demás. Hay dos mujeres, una pura, vestida de blanco; y la otra es una ramera con vestido rojo. Entre otros pares hay dos ciudades: la santa, y la gran ciudad.
Como acabamos de ver, la ciudad santa es la Nueva Jerusalén. La otra ciudad, la gran ciudad, es Babilonia. "¡Ay, ay, Gran Ciudad! ¡Babilonia, ciudad poderosa!" (Apocalipsis 18: 10; véase también 18: 2, 16, etc.).
Todos sabemos que la ciudad literal de Babilonia floreció allá por la época de Daniel. En los días de San Juan era una ciudad en ruinas, y desde entonces jamás ha vuelto a ser habitada. De manera que la Babilonia del Apocalipsis no puede ser una ciudad literal. Es un símbolo de una vasta comunidad de personas que, como la Babilonia de la antigüedad, lanzaría blasfemias contra Dios y perseguiría a los verdaderos santos.
Hay una Nueva Jerusalén literal, así como antaño hubo una Babilonia literal. A diferencia de la Babilonia literal la Nueva Jerusalén existe ahora mismo en el cielo. De acuerdo con Apocalipsis 21: 1-4 algún día existirá literalmente en la tierra. Pero tal como Babilonia, la Nueva Jerusalén también simboliza algo. Se la llama la "esposa" (novia) del Cordero, que se ha "engalanado" y se ha "vestido" con las "buenas acciones de los santos" (Apocalipsis 19: 7,8).
Como Babilonia, es el símbolo de una vasta comunidad, pero no la de los impíos. La Nueva Jerusalén es la comunidad de los justos, la verdadera iglesia, el "ejército" de Daniel 8: 13, 14, que es "pisoteado" por los habitantes de la gran ciudad: Babilonia.
Pero la gran ciudad se describe en Apocalipsis 11: 8 como el lugar "donde también su Señor fue crucificado". Como lo acabamos de mencionar, esta declaración ha inducido a algunos estudiosos a suponer que se trata de la antigua Jerusalén literal. Pero el mismo lugar recibe "simbólicamente" el nombre de "Sodoma o Egipto". Sodoma es un símbolo de vicio y lujo. (Véase Génesis 19: 4-8 y Ezequiel16: 49, 50, 56-58.) Representa adecuadamente el lujo exorbitante y el vicio de la nobleza europea y la realeza, y las orgías inmorales asociadas con la Revolución Francesa. (París estaba abierta de par en par, y a lo menos la octava parte de las mujeres casaderas, se calcula, habían practicado la prostitución.) El faraón de Egipto en los días de Moisés esclavizó a los israelitas y en tono de burla dijo: "No conozco a Yahvéh y no dejaré salir a Israel" (Exodo 5: 2). Egipto simboliza el insolente escepticismo de los filósofos, y la flagrante descristianización producida por la Revolución.
Hebreos 6: 4, 5 zanja el asunto. Nos demuestra que Jesús ha sido crucificado en cada ocasión cuando su pueblo se ha apartado de la verdad de las Escrituras. "Porque es imposible que cuantos fueron una vez iluminados, gustaron el don celestial y fue- ron hechos partícipes del Espíritu Santo, saborearon las buenas nuevas de Dios y los prodigios del mundo futuro, ya pesar de todo cayeron,. se renueven otra vez median- te la penitencia [el arrepentimiento], pues crucifican por su parte de nuevo al Hijo de Dios y le exponen a pública infamia".
La santa ciudad fue pisoteada durante la totalidad de los 1.260 días. Los dos testigos durante ese mismo período profetizaron con tristeza y vestidos de saco. Pero cuando ese período terminó, la Revolución Francesa cumplió en forma singular esta referencia a la crucifixión de Jesús.
El epicentro del "terremoto" estaba ubicado en "la décima parte" de la Qudad, y ocurrió hacia el fin de los 1.260 años, en la década de 1790 en adelante.
Francia era la nación cristiana más antigua de Europa Occidental. Fue la más antigua de las naciones cristianas de Occidente que apostató en forma tan apasionada y que tan grotescamente se desembarazó de su cristianismo durante la Revolución Francesa. En este sentido innegablemente bíblico, Francia crucificó a Cristo.
Puesto que el terremoto sólo afectó a la "décima" parte de la gran ciudad, nos damos cuenta de que ésta abarca mucho más que Francia. La gran ciudad es el conjunto de la comunidad, es decir, la cristiandad europea occidental. Este punto resultará más claro cuando examinemos la respuesta a la siguiente pregunta.

Estudio Sobre La Creación y Sus Respuestas


1-     ¿Qué gran evento llevó a Lucifer a sentir celos de Jesús? 
Respuesta: Apocalipsis 12:7-9, explica que la guerra en el cielo original fue entre Lucifer Jesús. 
Satanás fue una vez un ángel a quien se honraba en el cielo, el que seguía en orden a
Cristo. Su semblante, como el de otros ángeles, era benigno y denotaba felicidad. Su
frente, alta y espaciosa, indicaba poderosa inteligencia. Su figura era perfecta, y su
porte noble y majestuoso. Pero cuando Dios dijo a su Hijo: "Hagamos al hombre a
nuestra imagen," Satanás sintió celos de Jesús. Deseó que se le consultase acerca de
la formación del hombre, y porque esto no se hizo, se llenó de envidia, celos y odio.
Deseó recibir los más altos honores después de Dios, en el cielo. 

2- ¿Quién fue el arquitecto de la Creación y quién fue el maestro Constructor? 
Respuesta: Algunos textos de la Biblia afirman que el Padre fue el Creador (Apocalipsis 4:11), 
 mientras que otros indican que fue el Hijo (Génesis 1:1; Génesis 1:26, 27; Juan 1:1-3; Colosenses 1:15 -18). 
No hay contradicción entre los dos grupos de textos. Dios Padre diseñó el plan en relación con su Hijo Jesús y luego lo ejecutó. Esta es la razón de Hebreos 1:2 que explica que el Padre creó el mundo a través del Hijo. Por así decirlo, el Padre fue el arquitecto y Jesús fue el Maestro Constructor: 
Ante los habitantes del cielo reunidos, el Rey declaró que ninguno, excepto Cristo, el Hijo unigénito de Dios, podía penetrar en la plenitud de sus designios y que a éste le estaba encomendada la ejecución de los grandes propósitos de su voluntad. El Hijo de Dios había ejecutado la voluntad del Padre en la creación de todas las huestes del cielo, y a él, así como a Dios, debían ellas tributar homenaje y lealtad. Cristo había de ejercer aún el poder divino en la creación de la tierra y sus habitantes. 



3- ¿Cuál era la condición del globo terrestre en el principio de semana de la creación?
 Respuesta: Génesis 1:1, 2 indica que a principios de semana de la creación del globo terrestre estaba sin forma (es decir, en un estado desordenado y caótico lo cual no podía sostener la vida) y sin valor (es decir, desolado y vacío) y en oscuridad. ¿Cuánto duró la tierra en este estado antes del inicio de semana de la Creación? La Biblia indica claramente que Dios procedió de inmediato a fin y llenarlo. 
Algunas personas han visto una diferencia de millones de años entre Génesis 1:1, 2 (la creación del globo terrestre) y Génesis 1:3 (al principio de la creación de la semana). Pero el cuarto mandamiento rompe esa idea. En Éxodo 20:11 se nos dice que Dios hizo los cielos y la tierra y todo en ellos en seis días. 
En Génesis 1:2 la palabra "abismo" se traduce de la palabra hebrea tehom. En los lugares donde la Biblia hebrea utiliza tehom, la Septuaginta utiliza la palabra  Abyssos. Esta es la misma palabra que es mal traducida en Apocalipsis 20:01 como "pozo sin fondo". 
Las siete últimas plagas (Apocalipsis 16:1-21) y la Segunda Venida de Jesús (Apocalipsis 19:11-21) ocurren inmediatamente antes del comienzo del milenio y que volverá la tierra a la condición que se encontraba antes del comienzo de la creación de semana, desordenada y vacía y en la oscuridad (Jeremías 4:23).



4- ¿Diseñó Dios cuidadosamente un plan antes de empezar la obra de la creación?
Respuesta: Recuerde que Dios tuvo que resolver dos problemas principales: El desorden y el vacío. Los tres primeros días de la semana de la creación Dios puso las cosas en orden (preparado para sostener la vida) y los últimos tres días, lo llenó. No hay lugar aquí para la idea de que Dios usó el método de "ensayo y error" (supervivencia del más apto o de la selección natural) para cumplir la obra de la creación. Tal punto de vista denigra la sabiduría, el poder y la bondad de Dios. 
Hay una cierta progresión durante la semana de la creación de menor a mayor, de lo simple a lo complejo,  de lo inanimado a lo animado. 
El primer día Dios hizo la luz para activar su creación 
El segundo día Dios creó la atmósfera para que los seres vivos pudieran respirar 
El tercer día Dios hizo la tierra seca donde los animales y los seres humanos fueron a vivir y él también hizo los alimentos para comer 
El cuarto día Dios llenó el cielo con los astros 
El quinto día Dios llenó el cielo con las aves y las aguas con peces 
El sexto día llenó la tierra con animales de la tierra y con el hombre 
El séptimo día nos recuerda que Dios es la fuente de la creación 

5-¿Cuánto hace que tuvo lugar la semana de la creación? 
Respuesta: Y muchos que profesan creer en la Biblia están indecisos de explicar las cosas maravillosa que se encuentran en la tierra, con la opinión de que la semana de la creación era  sólo siete días literales y que el mundo solamente tiene ahora unos seis mil años de edad. 


6- ¿Creó Dios todo el universo en la semana de la creación o  sólo creó esta tierra y su entorno geográfico? 

cleardot Respuesta: De acuerdo con Job 38:7 cuando Dios creó este mundo los ángeles y los habitantes de otros mundos cantaron y celebraron su obra. Esto proporciona una evidencia convincente de que los habitantes de los cielos (los ángeles) y de los otros mundos ya existían en la creación. 

El Hijo de Dios había ejecutado la voluntad del Padre en la creación de todas las huestes del cielo, y a él, así como a Dios, debían ellas tributar homenaje y lealtad. Cristo había de ejercer aún el poder divino en la creación de la tierra y sus habitantes.
El gobierno de Dios no incluía sólo a los habitantes del cielo sino también a los de todos los mundos que él había creado; y Satanás pensó que si podía arrastrar a los ángeles del cielo en su rebeldía, podría también arrastrar a los habitantes de los demás mundos.
Principió (Lucifer) por insinuar dudas acerca de las leyes que gobernaban a los seres celestiales, sugiriendo que aunque las leyes fuesen necesarias para los habitantes de los mundos, los ángeles, siendo más elevados, no necesitaban semejantes restricciones, porque su propia sabiduría bastaba para guiarlos.
El gobierno de Dios incluía no sólo los habitantes del cielo sino también los de todos los mundos que había creado; y Lucifer llegó a la conclusión de que si pudiera arrastrar a los ángeles celestiales en su rebelión, podría también arrastrar a todos los mundos. 

7-: ¿Dónde encontramos la única historia auténtica de los orígenes del planeta Tierra? ¿Qué peligros acechan cuando confiamos en la así llamada ciencia, por encima de la historia de la creación inspirada de Génesis 1? Según Hebreos 11:3 (Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía) ¿es la única manera que podemos saber a ciencia cierta de que la historia de Génesis 1 es digna de confianza?
Respuestas: "Nosotros dependemos de la Biblia para el conocimiento de la historia temprana de nuestro mundo, de la creación del hombre y de su caída. Remueva la Palabra de Dios, y ¿qué podemos esperar sino  ser guiado a las fábulas y las conjeturas y,  tal debilitamiento del intelecto  es el resultado seguro de error acariciado. Necesitamos  la auténtica historia del origen de la tierra, de la caída de Lucifer, y de la introducción del pecado en el mundo. Sin la Biblia, seremos desconcertados por las falsas teorías. La mente de ser sometido a latiranía de la superstición y la falsedad. Pero, teniendo en nuestro poder una auténtica historia del comienzo del mundo, no necesitamos ser obstaculizados con conjeturas humanas y teorías no dignas de confianza. 
Según Hebreos 11:3 la única manera que podemos saber con certeza que Dios creó este mundo es por la fe. En cuanto a los que no creen la historia de la creación tal como se encuentra en el Génesis, "Estas personas han perdido la sencillez de la fe." 


8- ¿Se valió Dios de materia preexistente para crear la tierra? 
Respuesta: El Salmo 33:6-9 y Hebreos 11:3  indican claramente que Dios creó el mundo, es decir, de la nada.
La teoría de que Dios no creó la materia cuando llamó a este mundo a la existencia, no tiene fundamento. Para formar nuestro mundo, Dios no tuvo que recurrir a una materia preexistente. Por el contrario, todas las cosas, tanto materiales como espirituales, respondieron a la voz del Creador y fueron creadas para cumplir su propósito. Los cielos y todas las huestes celestiales, la tierra y todo lo que ella contiene, no son únicamente la obra de su mano. Vinieron a existencia por el aliento de su boca."

9- ¿Existía ya el sol antes del cuarto día de la semana de la creación? 
Respuesta: Existe una clara evidencia en el Génesis de que el sol ya estaba en existencia en el primer día. Prueba de ello es por el hecho de que la expresión "y fue la tarde y la mañana" se utiliza para cada uno de los tres primeros días. Marcos 1:32 indica claramente que la noche está señalada por la puesta del sol.

Cuando el Señor declara que él hizo el mundo en seis días y descansó en el día séptimo, él hace referencia a días de veinticuatro horas, que él ha señalado con la salida y la puesta del sol. 

10- ¿Eran los días de la creación literales, consecutivos, días contiguos de 24 horas o largos períodos de tiempo? 
Respuesta: Hay razones bíblicas para creer que los días de la creación eran literales, consecutivos y contiguos: 
Génesis 1:4, 5: El ciclo diario contenía un día y una noche, una tarde y mañana. Sería absurdo decir que todos los días (excepto el séptimo), tuvo una “tarde y mañana", si los días de la creación eran de millones de años de duración eran de millones de años de duración. 
Éxodo 20:11. El mandamiento del sábado es prueba definitiva de que los días de semana de la creación eran literales. Piense en ello. Dios instruyó al hombre para trabajar seis días y descansar el séptimo al igual que había trabajado seis y descansó en el séptimo. ¿Cómo podía Dios decir al hombre que trabajara seis días como él trabajó seis días, si los días eran millones de años? 

"Pero la hipótesis de que los eventos de la primera semana requirieron de  miles y miles de años, golpea  directamente al fundamento del cuarto mandamiento. Presenta al Creador  como mandando a los hombres a observar la semana de días literales en conmemoración de vastos e indefinidos períodos. Esto es un método improbable de su forma de tratar con sus criaturas. Hace indefinido y oscuro lo que él ha dejado muy claro. Es la infidelidad en su forma más insidiosa y por lo tanto, la forma más peligrosa; su verdadero carácter está tan encubierto que es sostenido y enseñado por muchos que profesan creer en la Biblia. 
La expresión "y fue así " utilizada varias veces en Génesis indica inmediatez y rapidez (Cf. Salmo 33:6-9). Decir que Dios usó la evolución (en que la muerte existía desde hace millones de años antes de la semana de la creación) como su método elegido de la creación impugna su omnipotencia y su bondad. 
Es un hecho que en el Antiguo Testamento, cada vez que aparece la palabra "día" en singular con un adjetivo numeral significa un día de 24 horas. No hay excepciones a esta regla. 

11-¿Cómo las plantas, las cuales fueron creadas en el tercer día pudieron sobrevivir a millones de años de oscuridad? 
"Luego me transportaron de regreso a la creación, y me fue mostrado que la primera semana, en la que Dios realizó el trabajo de la creación en seis días y descansó el séptimo día, fue igual que las demás. El gran Dios, en su día de la creación y día de descanso, señaló el  primer ciclo como una muestra de las semanas sucesivas hasta el fin del tiempo. 
Cuando el Señor declara que él hizo el mundo en seis días y descansó en el día séptimo, él hace referencia a días de veinticuatro horas, que él ha señalado con la salida y la puesta del sol. 



12- ¿Por qué es de vital importancia la creencia en siete días literales? 
Respuesta: En Éxodo 20:11 se exponen las razones para la observancia del sábado. Hágase la pregunta: ¿Por qué Satanás quiere hacernos creer que el mundo entró en existencia a través de un proceso cruel y extenso, que tomó millones de años? 
La respuesta no es difícil de encontrar. El sábado siempre nos recuerda que Dios es el Creador de los cielos y la tierra. Satanás quiere que nos olvidemos del Creador, por lo que él hace todo lo posible por borrar el recuerdo de las mentes de los hombres. Este es el por qué el mensaje del primer ángel es de tan vital importancia en estos últimos días. Hace un llamado a los hombres a adorar al Creador, y la señal del Creador es el sábado. 
Pero el supuesto descreimiento, de que los eventos de la primera semana requirieron de siete períodos inmensos e indefinidos para su realización, golpea directamente el fundamento del sábado del cuarto mandamiento. Hace indefinido y oscuro lo que Dios ha dejado muy claro. Es la peor clase de descreimiento, porque muchos que profesan creer en el relato de la creación, es infidelidad en el encubrimiento. Se acusa a Dios con mandar a los hombres a observar la semana de siete días literales, en conmemoración de los siete períodos indefinidos, lo que es diferente en su trato con los mortales, y pone en tela de juicio su sabiduría.

13- ¿Por qué muchos de los que profesan creer en el relato bíblico de la creación acomodan el mensaje de la Biblia para que encaje con las teorías científicas contemporáneas?

Y muchos que profesan creer en la Biblia están perplejos para explicar las cosas maravillosas que se encuentran en al tierra con la opinión de que la semana de la creación era de sólo siete días literales y que el mundo tiene ahora aproximadamente seis mil años. Estos, para librarse de dificultades lanzadas en su camino por geólogos infieles, adoptan la posición de que los seis días de la creación eran seis períodos enormes e indefinidos, y que el día de descanso de Dios era otro período indefinido;  haciendo sin sentido el cuarto mandamiento de la santa ley de Dios. Unos reciben con entusiasmo esta posición, pero ello destruye la fuerza del cuarto mandamiento, y se sienten en libertad de sus pretensiones


14- ¿Qué  acerca acerca de los profesos creyentes que enseñan que el mundo tiene mucho más de seis mil años? 
Respuesta: "Los geólogos afirman encontrar evidencias de que la tierra misma es mucho más antigua que lo que enseña el registro mosaico. Los huesos de hombres y animales, así como instrumentos de guerra, árboles petrificados, etc. mucho más grande que cualquier otro que ahora existen, o que hayan existido durante miles de años, han sido descubierto, y de donde se infiere que la tierra estuvo poblada mucho antes del tiempo señalado en el registro de la creación, por una raza de seres muy superiores en tamaño a cualquiera de los hombres actuales. Tal razonamiento ha llevado a muchos profesos creyentes en la Biblia a adoptar la posición de que los días de la creación eran enormes períodos de tiempo indefinido. 
Pero aparte de la historia bíblica, la geología no puede probar nada. Los que razonan con tanta confianza sobre sus descubrimientos, no tienen ninguna concepción adecuada del tamaño de los hombres, animales y árboles antes del diluvio, o de los grandes cambios que luego se llevaron a cabo. Las reliquias encontradas en la tierra dan evidencia de las condiciones que difieren en muchos aspectos, desde el presente, pero el tiempo en que estas condiciones existen sólo se pueden aprender del Registro Inspirado. En la historia del diluvio, la inspiración ha explicado que la geología sola jamás podría comprender. En los días de Noé, los hombres, animales y árboles, muchas veces más grandes que lo que existen actualmente, fueron sepultados, y por lo tanto son preservados como una evidencia a las generaciones posteriores de que los antediluvianos perecieron por un diluvio. Dios designó que el descubrimiento de estas cosas debe establecer  fe inspirada en la historia, pero los hombres, en su vano razonamiento, caen en los mismos errores al igual que la gente antes del diluvio, - las cosas que Dios les dio como beneficio, las convirtieron en una maldición al hacer un mal uso de ellos



15- ¿Cuál será el resultado final de los científicos que dudan de la fiabilidad del Antiguo y del Nuevo Testamento sobre los orígenes? 
Respuesta: "Dios ha permitido un torrente de luz para ser vertida sobre el mundo, tanto en la ciencia y el arte, pero cuando los hombres de ciencia que profesan tratar sobre estos temas desde un punto de vista meramente humano, seguramente llegarán a conclusiones equivocadas. Puede ser inocente  especular más allá de lo que la Palabra de Dios ha revelado, si nuestras teorías no contradicen los hechos comprobados en las Escrituras, pero los que dejan la palabra de Dios, y buscan dar cuenta de sus obras creadas a principios científicos, vamos a la deriva, sin mapa o la brújula, en un océano desconocido. Los más grandes talentos, si no son guiados por la palabra de Dios en sus investigaciones, llegan a extraviarse en sus intentos de trazar las relaciones de la ciencia y la revelación. Debido a que el Creador y sus obras están más allá de su comprensión que son incapaces de explicarlas por leyes naturales, consideran a la historia bíblica como poco fiables. Aquellos que dudan de la fiabilidad de los registros del Antiguo y Nuevo Testamento serán guiados a ir un paso más allá, y dudar de la existencia de Dios, y entonces, habiendo perdido su ancla, son dejados para golpear sobre las rocas de la infidelidad. 



 16- ¿Cuándo bendijo y santificó Dios el sábado, cuando el día comenzó o cuando terminó? ¿Mandó Dios a Adán y Eva a santificar el sábado antes de que Él lo hiciera santo? ¿Mandó Dios a Adán y Eva a seguir su ejemplo antes de que Él hubiese dado el ejemplo? 
Respuestas: Después de descansar el séptimo día, Dios lo santificó; es decir, lo escogió y apartó como día de descanso para el hombre. Siguiendo el ejemplo del Creador, el hombre había de reposar durante este sagrado día, para que, mientras contemplara los cielos y la tierra, pudiese reflexionar sobre la grandiosa obra de la creación de Dios; y para que, mientras mirara las evidencias de la sabiduría y bondad de Dios, su corazón se llenase de amor y reverencia hacia su Creador.
Por haber reposado en sábado, "bendijo Dios el día séptimo y santificólo," es decir, que lo puso aparte para un uso santo. Lo dio a Adán como día de descanso. Era un monumento recordativo de la obra de la creación, y así una señal del poder de Dios y de su amor. 

Note [que Dios da a Adán el día de reposo después de que  lo hizo y lo apartó] 
"Los primeros seis días de cada semana se dan al hombre en el que la mano de obra, porque Dios empleó el mismo período de la primera semana en la obra de la creación. El séptimo día Dios se lo ha reservado como día de descanso, en conmemoración de su descanso durante el mismo período de tiempo después de haber realizado la obra de la creación en seis días.  

17- ¿En qué momento se les ordenó a  Adán y Eva a guardar el cuarto mandamiento? ¿Había trabajado el hombre durante los primeros seis días de la semana de la creación? ¿Nos dice la historia del Génesis que el hombre descansó el séptimo día?
¿Descansaron Adán y Eva los seis días de trabajo en ese primer sábado? 

Respuestas: Génesis destaca más de treinta veces que Dios era el sujeto de la creación. Trabajó seis días y descansó el séptimo. Esto indica que la primera semana de la historia es lo que podríamos llamar "la semana de Dios". 
Adán y Eva no pudieron haber descansado después de seis días de trabajo porque no había trabajado seis días. Si no hubieron trabajado seis días, el cuarto mandamiento no podía aplicarse a ellos en ese momento. El hecho es que el cuarto mandamiento se aplica a Adán y Eva cuando inició la segunda semana de la historia de esta tierra. En pocas palabras: Dios trabajó seis días y descansó el séptimo. Luego Dios mandó al hombre para trabajar los próximos seis y descansar el séptimo en un ciclo continuo hasta el final de los tiempos. 

18- ¿Podemos estar seguros de que el sábado que guardamos hoy es el mismo sábado que Dios estableció en la creación? 
Respuesta: "Al igual que el Sábado, la semana se originó en la creación, y ha sido preservada y traída hasta nosotros a través de la historia bíblica. Dios se mide frente a la primera semana como una muestra para las semanas sucesivas hasta el fin del tiempo. Al igual que todos los demás, que consistía en siete días literales. Seis días fueron empleados en la obra de la creación; al séptimo, Dios descansó, y luego bendijo el día de hoy, y que lo distinguen como un día de descanso para el hombre. 

19- ¿Está demarcada la venida semanal del sábado del séptimo día por la luna o por el sol? 
Respuesta: "Dios descansó el séptimo día, y que lo distinguen al hombre a observar en honor de su creación de los cielos y la tierra en seis días literales. Él bendecido y santificado y santificado el día de descanso. Cuando los hombres son tan cuidadosos para buscar y excavar para ver en lo que respecta a la duración precisa de tiempo, hemos de decir, Dios hizo su sábado de un mundo redondo, y cuando el séptimo día viene a nosotros en este mundo redondo, controlada por el sol que las normas del día, que es el tiempo en todos los países y territorios para observar el sábado. En los países donde no hay puesta de sol durante meses, y de nuevo no la salida del sol durante meses, el período de tiempo será la resultante de los registros guardados.
Me gustaría hacer algunas observaciones acerca de Génesis 1:14. Es verdad que Dios hizo la luna para demarcar las estaciones del año pero antes de dar un salto a la lógica de la observancia de esta fiesta debemos hacer varias preguntas: Levítico 23:4 se lee de nuevo en Génesis 1:14 dice que las "estaciones" de Génesis 1:14 son una indicación de que la fiesta existió al principio. El sol fue creado para demarcar días (ciclo semanal), la luna fue creada para demarcar los meses, y el sol fue creado para demarcar años. Pero ¿qué pasa con las estaciones o los tiempos establecidos? ¿Qué fijación del tiempo  existió antes de que el pecado entrara en el mundo? ¿Es cierto que no hubo estaciones marcadas por la luna en la creación?

 Lamentablemente cuando pensamos en la palabra "estaciones" hoy pensamos generalmente en primavera, verano, otoño e invierno, pero este no es el significado primario de esta palabra. Como usted ha señalado, así, la palabra "estaciones" en hebreo es mo'ed. Según los mejores lexicógrafos hebreos la palabra significa "un tiempo señalado" y, de acuerdo con Génesis 1:14 la Luna fue creada para demarcar los tiempos señalados. La palabra se utiliza, por ejemplo, en Jeremías 18: 7 para describir los hábitos migratorios de las aves. 
La pregunta que cabe plantearse es la siguiente:
¿Qué "tiempo" determinado por la luna señaló Dios para que el hombre  observara en el Jardín del Edén antes del pecado?
Creo que la respuesta a esta pregunta se encuentra en Isaías 66:22, 23 donde se nos dice que los redimidos vendrán a adorar al Señor en dos ocasiones específicas en la tierra nueva. 
En primer lugar vendrán de luna nueva a luna nueva (o de mes a mes). ¿Vendrán a celebrar las fiestas? Por supuesto que no! Apocalipsis 22:2 explica el motivo de porqué el pueblo de Dios vendrá a adorar al Señor en el tiempo señalado el cual está marcado por la luna nueva. Usted ve, este texto explica que el árbol de la vida dará su fruto cada mes. Así llegaremos al tiempo señalado cada mes para comer del árbol de la vida. 
Parece que incluso en el Jardín del Edén antes de la existencia del pecado, Dios estableció la luna para demarcar el momento específico en que Adán y Eva fueran a comer del árbol de la vida y en esta ocasión estaba marcada por la luna.  Adán y Eva tenían que seguir comiendo del árbol de la vida para seguir viviendo. Y así será en la tierra nueva. 
En segundo lugar nos encontraremos en una base semanal para adorar al Señor en el Sábado. Así, una celebración está marcada por la luna y la otra es marcada por el sol. 
En otra línea, ¿es muy posible que Dios, previendo la entrada del pecado en el mundo, hiciera la luna y también más tarde  demarcara los tiempos específicos en los que Israel iba a celebrar las fiestas para anhelar a los grandes eventos en el plan de salvación? Creo que sí. 
¿Hay alguna evidencia bíblica de que Dios quiso que el hombre guardara las fiestas desde la creación hasta que el pecado entró en el mundo?

 No encuentro ninguna evidencia en absoluto de que Adán y Eva les fueron ordenados guardar las fiestas en el Jardín del Edén.

¿Hay alguna evidencia de que las fiestas se observaron antes de que se le diera a Israel? 

Incluso después de la entrada del pecado en el mundo no hay pruebas de observancia de fiestas hasta que Dios las dio a Israel en los días de Moisés. Como recordarán, no sólo las fiestas apuntaban hacia los eventos futuros en el plan de salvación, sino también hacia atrás para recordar los eventos que tuvieron lugar en la historia de Israel. 
Contrariamente a las fiestas que fueron instituidas mucho después de la entrada del pecado en el mundo, el Sábado fue hecho en la creación y Adán y Eva fueron mandados a guardarlo antes del pecado! 

¿Están las estaciones determinadas por un calendario solar o por un lunar?
 La observancia del séptimo día Sábado no se puede igualar con la observancia de los días de fiestas. Por un lado, las fiestas están determinadas por la luna, mientras que los días de la creación, incluyendo el sábado estaban determinados por el sol como se puede ver por la expresión repetida "y fue la tarde y la mañana" al final de cada día.
 los días estaban marcados por el sol, no por la luna: 
"Cuando el Señor declara que Él hizo el mundo en seis días y descansó el séptimo día, quiere decir día de veinticuatro horas, que ha señalado por la salida y puesta del sol. 

En otras palabras, los meses fueron demarcados por la luna y el sábado es demarcado por el sol. 
En cuanto a su pregunta sobre por qué los reformadores rechazaron el sábado podemos decir con certeza que era porque en su opinión, el domingo estaba demasiado arraigado en la tradición eclesiástica y habría sido casi imposible de volver al sábado. Ciertamente no hay evidencia histórica, que yo sepa que indique que sentían que si guardaban el sábado también tendría que guardar las fiestas. 
Con respecto a tu comentario sobre Levítico 23:1-3 debemos  leer atentamente el texto en su contexto. Usted notará que en el versículo 1 se introducen las fiestas. Luego en el versículo 2 se introduce el sábado. Luego en el versículo 3, el tema de las fiestas es retomado una vez más. Que existe una clara distinción entre las fiestas y el sábado se puede ver en Levítico 23:37, 38:
Estas son las fiestas solemnes de YHWH, a las que convocaréis santas reuniones, para ofrecer ofrenda encendida a Jehová, holocausto y ofrenda, sacrificio y libaciones, cada cosa en su tiempo, 38además de los días de Sábado de YHWH, de vuestros dones, de todos vuestros votos, y de todas vuestras ofrendas voluntarias que acostumbráis dar a YHWH.


20-¿Ha creado Dios otros mundos más desde la semana de la creación? ¿El hecho de que Dios no ha creado nada desde semana de la creación nos ayudará a comprender por qué el sábado en Génesis 2:2, 3 no tiene tarde y mañana? ¿Contradice Juan 5:17 el hecho de que Dios no ha creado nada desde la primera semana de la tierra? 
Respuestas: Génesis 2:1 y Hebreos 4:3 dejan claro que Dios terminó su obra creativa a finales de semana de la creación. En otras palabras, Dios todavía está descansando de sus obras creativas. Esto explica la razón por la cual el primer séptimo día de Dios no tuvo tarde y  mañana. Pero Dios todavía guarda lo que Él ha creado. Cuando Juan 5:17 dice que él y el Padre seguían trabajando Se refería a su providencia que trabaja constantemente para mantener y sostener su creación (ver Colosenses 1:15-18).

Aunque el Señor ha dejado su trabajo en la creación, está constantemente ocupado en apoyar y usar a sus siervos en las cosas que Él ha creado"

Dios ha terminado su obra creativa pero aun dispensa  su energía para sustentar los objetos de su creación”." 

En lo que respecta a esta tierra, las Escrituras declaran que la obra de la creación ha sido terminada. "Las obras suyas estaban acabadas desde la fundación  del mundo".* Pero el poder de Dios está aún en acción para sostener los objetos de su creación. No late el pulso ni se suceden las respiraciones por el hecho de que el mecanismo una vez puesto en movimiento sigue actuando por su propia energía inherente. Cada respiración, cada latido del corazón es una evidencia del cuidado de Aquel en quien vivimos, nos movemos y somos.

free counters

La Biblia y Halloween

¿Qué opina o qué dice YHWH en su Palabra acerca de Halloween? Aunque no haya textos literales que prohíban esta celebración de Hal...