EPITAFIOS

Se exponen a continuación una extensa colección de ellos. Se han seleccionado los que de alguna manera pueden resultar originales, curiosos, llamativos, graciosos, etc. La mayor parte de ellos han aparecido en periódicos y revistas; otros son de algunos humoristas españoles y los menos son de invención o adaptación propia.

1.    En la tumba de Groucho Marx: «Disculpe que no me levante, señora».

2.    En una tumba del cementerio de Salamanca: «Con amor de todos tus hijos, menos Ricardo que no dio nada».

3.    En la tumba de Orson Welles: «No es que yo fuera superior. Es que los demás eran inferiores».

4.    Lo puso un marido en la tumba de su suegra: «Aquí yaces y yaces bien, tú descansas y yo también».

5.    El difunto pesaba 140 kilos e hizo infinitas curas de adelgazamiento: «Por fin me quedé en los huesos».

6.    En la tumba de Miguel de Unamuno: «Sólo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este ateo».

7.    En una tumba del cementerio de Guadalajara: «A mi marido, fallecido después de un año de matrimonio. Su esposa con profundo agradecimiento».

8.    En la tumba de José Solís Ruiz: «Aquí se puede ser ministro de cualquier cosa, menos del "movimiento"».

9.    Un joven y chistoso calavera quiso ser enterrado con el ataúd puesto de pie; él mismo dictó el epitafio: «Para no decir como siempre "aquí yace", está de pie y duerme en paz».

10.    «Necesité toda una vida para llegar hasta aquí».

11.    En la tumba de Johann Sebastian Bach: «Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga».

12.    Lo puso el obispo, que no les quiso dar la extremaunción y borró otro que había puesto el matrimonio en vida. «Eran muy buenos los dos, y fueron de Dios en pos, como va todo el que muere, pero no están junto a él, porque el obispo no quiere».

13.    En la tumba de Marlon Brando: «¡Otra vez protagonista de la ley del silencio!»

14.    Lo puso el marido: «Pronto estaré contigo». Un conocido al ver las fechas tan distantes de fallecimiento escribió debajo: «Creí que no venías».

15.    «Algo tengo, por cierto, aquí no pagaré ningún descubierto».

16.    Lo puso un marido en la tumba de su suegra: «Tanta paz encuentres, como tranquilidad me dejas».

17.    En la tumba de un conocido actor, célebre por su caballerosidad: «Le ruego me perdone si esta vez no me levanto».

18.    En el cementerio de la Almudena de Madrid: «Aquí estoy con lo puesto, y no pago los impuestos».

19.    Lo puso en la lápida unos días antes de morir: «Os dije que estaba enfermo».

20.    «Fray Diego aquí reposa, en su vida no ha hecho otra cosa».

21.    En Viareggio, en la tumba del célebre transformista Leopoldo Fregoli (fallecido en 1936): «Aquí, Leopoldo Fregoli llevó a cabo su última transformación».

22.    En un cementerio de Minnesota: «Fallecido por la voluntad de Dios y mediante la ayuda de un médico imbécil».

23.    En la sepultura de un aprensivo que creyendo estar muy enfermo, se curaba con mejunjes y potingues: «Aquí yace un español, que estando bueno quiso estar mejor».

24.    Sobre una lápida del cementerio municipal de Detroit: «Aquí yace Josept Barth, cuya vida fue breve, pero llena de alegría, gracias a su fiel compañera, Angélica, que a la edad de veinticinco años escondió su dolor en el 7 de Elmer Street. Teléfono: 2-13-18-15».

25.    «Ya os decía que ese médico no era de fiar».

26.    Lo puso el marido sobre la tumba de su mujer: «Aquí yace mi mujer, fría como siempre».

27.    Lo puso la mujer sobre la tumba de su marido: «Aquí yace mi marido, al fin rígido».

28.    Lo pusieron sus amigos: «Aquí ya no toses, Manolo».

29.    Lo escribió en la tumba que le tenían preparada en el cementerio, unos días antes de morir: «Veis como sí que estaba enfermo».

30.    «Aquí yace Desiderio, que se fue directamente del cangrejo de su madre al cementerio».

31.    En la tumba de Moisés: «De esto no se libra nadie, ni por tablas».

32.    Lo puso el marido en la tumba de su suegra: «Ya era hora».

33.    «Dejazme en paz».

34.    En una tumba de un cementerio de París: «Luisa C. (1835-1867), ven pronto a mi lado». Debajo: «Vengo, vengo enseguida, Pedro (1831-1907)». Es decir, al cabo de cuarenta años.

35.    En la tumba de una ancianita, en el cementerio de Ithaca (Estados Unidos): «En la tierra yo era coja y sin bastón; ahora me encuentro bien sin operación».

36.    «Volveré para vengarme de los bancos».

37.    En una lápida mortuoria de California: «Aquí yace Jane Smith, esposa de Thomas Smith, marmolista. Este monumento fue erigido por su esposo en memoria suya y como modelo. Sólo cuesta trescientos dólares».

38.    En la tumba de un avaro: «En cuanto murió, se peleó con los santos, enfadado porque debía el alma y no podía venderla en dinero contante y sonante».

39.    Lo puso el marido en la tumba de su suegra: «Señor, recíbela con la misma alegría con la que yo te la mando».

40.    En la tumba de Idi Amín Dadá: «¡Como me levante!».

41.    Lo puso el marido en la tumba de su suegra: «RIP, RIP, ¡HURRA!».

42.    Inscripción en la puerta de un cementerio catalán: «Levantaos, vagos, la tierra es para quien la trabaja».

43.    En un cementerio de un pueblo de Ávila: «Aquí yace Isabelita, que por ser tan buena y no querer, se fue para la otra vida con muy poquito placer».

44.    En otro cementerio de otro pueblo de Ávila: «A los 9 días, cansado de vivir ha subido al cielo Pepín».

45.    En un cementerio de Middlebury, Vt., en una lapida erigida por la suegra a su yerno: «Descansa en paz hasta que volvamos a encontrarnos».

46.    «Aquí yace Mariana que murió 30 días antes de ser condesa».

47.    En la tumba del marido: «La próxima vez te haré caso».

48.    En la tumba de un médico: «Aquí yace uno por quien yacen muchos en este lugar».

49.    Lo puso el difunto en la lápida unos días antes de morir: «Por fin dejé de fumar».

50.    Lo puso el marido en la tumba de su suegra: «Ya estás en el paraíso, y yo también».

51.    Muere el dentista que no recomendaba chicle sin azúcar. En su tumba han puesto la siguiente inscripción: «9 de cada 10 dentistas encuestados recomiendan un chicle sin azúcar. El décimo yace aquí».

52.    En la tumba de un ludópata, en lugar de poner R.I.P. ponía: «GAME OVER».

53.    Lo puso el marido en la tumba de su suegra: «Por fin».

54.    «Por fin dejé de sufrir».

55.    En la tumba de Miguel Gila, podría estar éste: «¿Es la vida? Que se ponga».

56.    Lo puso el marido en la tumba de su suegra: «Creí que no iba a ocurrir nunca».

57.    Epitafio que tendrían en común en sus tumbas un hombre de negocios y una camarera de hotel: «Por favor, no molestar».

58.    En la tumba de Buda: «Hijo mío, al verme así, no saques ninguna conclusión, pero si quieres sacar alguna, tres con las que saques».

59.    En la tumba del marido: «Aquí te espero».

60.    En la tumba de Alfredo Landa podría estar éste: «Tuve que elegir entre hacer cine intelectual o ganar dinero. Y entonces hice lo que hubierais hecho vosotros».

61.    En la tumba de una tía fea, fea, feísima: «Al fin polvo».

62.    «Aquí yace Bill Smith y cuatro balas del calibre 44».

63.    «Nunca pensé que acabaría aquí».

64.    «Siempre había creído que era inmortal».

65.    En el cementerio de la Almudena de Madrid: «Aquí yacen los polvos de mi querida, que los tuvo maravillosos en su vida».

66.    «Por fin he dejado de pagar facturas».

67.    «Si sois inspectores de Hacienda, lo siento, no les puedo atender».

68.    «Entre todos la mataron y ella sola se murió».

69.    En San Salvador en la matrícula de un monumento coronado por un automóvil destrozado: «Esto significa: alcohol, velocidad y distracción».

70.    «Aquí se está fenomenal».


El Número Dos

Pasamos ahora a examinar la significación espiritual del número DOS. Hemos visto que el Uno excluye toda diferencia, y denota aquello que es soberano. Pero DOS afirma que hay una diferencia..., hay otro; mientras que UNO afirma que ¡no hay otro!
Esta diferencia puede ser para bien o para mal. Una cosa puede diferir del mal y ser buena, o puede diferir del bien y ser mala. Por ello, el número DOS asume un diferente color, en base al contexto.
Es el primer número por el que podemos dividir otro, y por ello en todos sus usos podemos seguir esta idea fundamental de división o diferencia.
Los dos pueden ser, aunque diferentes en su carácter, uno en cuanto a testimonio y amistad. El Segundo que llega puede ser para ayuda y liberación. Pero es doloroso que allí donde se trata del hombre este número da testimonio a su caída, porque con la mayor frecuencia denota aquella diferencia que implica oposición, enemistad y opresión.
Cuando la tierra se encontraba en el caos que la había abrumado (Gn. 1 :2), su condición era de ruina y tiniebla universal. Lo segundo que se registra en relación con la Creación es la introducción de una segunda cosa: la Luz y de inmediato hubo diferencia y división, porque Yahweh SEPARO la luz de las tinieblas.
Así que el segundo día tuvo la división como su gran característica (Gn. l:6). "Haya expansión en medio de las aguas, y SEPARE las aguas de las aguas,.. Aquí tenemos, pues, separación, o división, relacionada con el segundo día.
Esta gran significación espiritual se mantiene a través de la palabra de Yahweh. Naturalmente, no podemos reconocer ningún arreglo humano en las divisiones de los libros, capítulos y versículos, etc. Sólo podemos examinar aquella división, ordenación y disposición que sea divina.
El segundo de cualquier cantidad de cosas siempre lleva la marca de la diferencia, y generalmente de enemistad.
Veamos la segunda declaración en la Biblia. La primera es: Gn. 1:1: "En el principio creó Yahweh los cielos y la tierra".
La segunda es: "y la tierra estaba (o más bien devino) desordenada y vacía".
Aquí la primera habla de perfección y orden. La segunda, de ruina y desolación, que tuvo lugar en algún tiempo, y de alguna manera, y por alguna razón que no nos es revelada.
LAS DIVISIONES DE LA BIBLIA
Luego hemos visto que el Libro de Génesis está divinamente divididos en doce secciones (consistentes en una Introducción, y doce generaciones). La primera de estas doce divisiones registra la perfección de la obra soberana de Yahweh. La segunda (Gn. 2:4 - 4:26) contiene el relato de la Caída; la entrada de un segundo ser el Enemigo aquella vieja Serpiente, el Diablo, introduciendo la discordia, el pecado y la muerte. La "enemistad" se ve primero en esta segunda división. "Pondré ene- mistad,. (Gn. 3:15).
- La segunda generación. (Gn. 5:1-6:8) comienza con las palabras "Este es el libro de las generaciones de Adam,. (RV). Mientras que de "el segundo Hombre, se escribe (Mt. 1:1) "Libro de la generación de Yahshua".
Si miramos al Pentateuco como un todo, vemos, en el Primer libro, la soberanía divina (véase p. 66), pero el Segundo libro (Éxodo) comienza con "la opresión del enemigo". Aquí, una vez más, hay "otro" el Liberador y Redentor, que dice: "he descendido para librarlos" (Ex. 3:8). A El se le alaba en el Cántico de Moisés: "Condujiste en tu misericordia a este pueblo que redimiste,. (Ex. 15:13). Y así se introduce la Redención en la Biblia, y se introduce por primera vez en este segundo libro, y en relación con el enemigo (así como lo era el primer anuncio del Redentor en Gn. 3:15).
La segunda de las tres grandes divisiones del Antiguo Testamento, llamada Nebiim, o los profetas (Josué, Jueces, Rut, 1 Y 2 Samuel, 1 Y 2 Reyes, Isaías, jeremías y Ezequiel) contiene el registro de la enemistad de Israel hacia Yahweh, y de la controversia de Yahweh con Israel. En el primer libro (Josué) tenemos la soberanía de Yahweh en abrirles la conquista y posesión de la tierra, mientras que en el segundo (Jueces) vemos la rebelión y enemistad en la tierra, conduciendo al alejamiento de Yahweh y a la opresión de parte del enemigo. Aquí de nuevo tenemos junto con el enemigo a los "salvadores que Yahweh suscitó para liberar a Su pueblo.
En la tercera división del Antiguo Testamento, llamada "los Salmos.., debido a que comienza con el Libro de los Salmos, tenemos en el canon hebreo, como segundo libro, el Libro de Job. Aquí, otra vez, vemos al enemigo en todo su poder y malignidad oponiéndose a/y oprimiendo a un hijo de Yahweh; y somos llevados dentro del velo para contemplar al Yahweh viviente como escudo de Su pueblo, una ayuda presente en el tiempo de la angustia.
Además de Génesis, el Libro de los Salmos es el único libro que está marcado por divisiones señaladas divinamente. Está compuesto por cinco Libros:
El primero - Salmos 1-41
El segundo - Salmos 42-72
El tercero - Salmos 73-89 .
El cuarto - Salmos 90-106
El quinto - Salmos 107-150
El Segundo Libro de los Salmos comienza (como 19 hace el Éxodo) con "la opresión del enemigo. (Sal. 42:9). Esta es la carga de todo este Salmo, y ciertamente de la totalidad de este segundo Libro.
No es ello cierto solamente de este Segundo Libro, sino que se observa también en el segundo Salmo de cada uno de los otros libros.
El segundo Salmo del Primer Libro (Sal. 2):
"¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?
[Por qué] se levantan los reyes de la tierra, Y los príncipes conspiran juntamente Contra Yahweh y contra su ungido?.
Pero una vez más tenemos aquí al Libertador, en el versículo 6:
-Yo mismo he ungido a mi rey".
El segundo Salmo del Segundo Libro (Sal. 43) comienza con "la opresión del enemigo", expresión que aparece en el v. 2, junto con la profecía de alabanza para el Libertador prometido.
El segundo Salmo del Tercer Libro (Sal. 74):
-Dirige tus pasos hacia los asolamientos sin fin,
A todo el mal que el ENEMIGO ha hecho en el santuario. Tus ENEMIGOS vociferan en medio de tus asambleas... ¿Hasta cuándo, oh Yahweh, nos afrentará el angustiador?
¿Ha de blasfemar el ENEMIGO perpetuamente tu nombre?.. Acuérdate de esto: que el ENEMIGO ha afrentado a Yahweh... No vuelva avergonzado al abatido...
Levántate, oh Yahweh, defiende tu causa... No olvides las voces de tus ENEMIGOS".
El segundo Salmo del Cuarto Libro (Sal. 91) tendría que ser citado como un todo. Describe cómo el enemigo será finalmente hollado por el venidero Libertador.
El segundo Salmo del Quinto Libro (Sal. 108):
-Para que sean librados tus amados: Salva con tu diestra, y respóndeme... Danos socorro contra el adversario,
Porque vana es la ayuda del hombre. Con Yahweh haremos proezas,
Y él aplastará a nuestros ENEMIGOS".
La misma significación del número Dos se ve en el Nuevo Testamento. Allí donde aparecen dos Epístolas, la segunda tiene una referencia especial al enemigo.
En 2 Corintios se da un señalado énfasis en el poder del enemigo, yen la obra de Satanás (2:11; 11:14; 12:7.).
En 2 Tesalonicenses tenemos un especial registro de la obra de Satanás en la revelación de "el hombre de pecado" y del "inicuo".
En 2 Timoteo vemos la iglesia en su ruina, como en la primera epístola la vemos en su gobierno.
En 2 Pedro se predice y describe la venidera apostasía. Mientras que en 2 Juan tenemos al "antimashiaj" mencionado por este nombre, y se nos prohíbe recibir en nuestra casa a cualquiera que llegue con esta doctrina.
Es imposible nombrar siquiera el gran número, de cosas que nos es presentado emparejadas, de manera que la una pueda enseñar acerca de la otra por vía de contraste o diferencia.
Los dos cimientos de Mt. 7:24-27: el de la casa que "no se cayó, porque había sido cimentada sobre la roca", y el de la otra, que "se cayó, y fue grande su ruina". Los dos machos cabríos (Lv. 16:7); las dos avecillas (Lv. 14:4-7); las dos opiniones (12 R. 18:21); los dos señores (Mt. 6:24); los dos mandamientos (Mt. 22:40); los dos deudores (Lc. 7:41); los dos pactos (Gá. 4:24); los dos hombres (Lc.18:10); los dos hijos (Mt. 21:28; Lc. 15:11 y Gá. 4:22), etc., etc.
LOS TIPOS DE VIDA DE GÉNESIS
El segundo de los siete tipos de vida de Génesis 5 tiene el mismo carácter.
El primer Adán expone a nuestros primeros padres en su inocencia, caída y expulsión, excluidos de la presencia de Yahweh (Gn. 3:24). ¿Cómo podrían volver a andar con Yahweh? Este es el gran problema que debe ser solucionado en las palabras que siguen inmediatamente, escritas en el portal de la revelación para poner ante nosotros la respuesta a la pregunta de vital importancia: "¿Andarán dos juntos, si antes no se han puesto de acuerdo?" (Am. 3:3).
La solución se da en Gn. 4, en el segundo tipo de vida, que es doble, en las personas de Caín y Abel. Aquí se presentan y describen los Dos caminos: "El camino de Dios" (Hch.18:26) Y "El camino de Caín" (Jud.11), las únicas dos Religiones que el mundo nunca haya conocido. Una, la verdadera; la otra, la falsa.
La verdadera religión es una e inmutable. Su lenguaje es:
NADA en mi mano te traigo, A tu Cruz sólo me aferro".
La falsa religión es una e inmutable. Tiene muchas variedades; su lenguaje unánime es:
ALGO en mi mano traigo".
Los hombres se pelean amargamente acerca de qué debe ser este "algo". Se persiguen, queman y destruyen unos a otros en el ardor de sus controversias acerca de ello. Pero por mucho que haya variaciones en este "algo", son unánimes en el sentido de que no es "el camino de Yahweh", no es el camino que Yahweh ha señalado, sino que es "el camino de Caín", el camino del hombre. El primero es "fe", el segundo es "obras". El primero es "gracia", el segundo es el "mérito" humano. El primero es "el camino de la vida", el otro termina en "la segunda muerte".
No sólo vemos este contraste o diferencia eterna en Caín y Abel, sino que otros se nos presentan de esta manera, a fin de poder exponer verdades de la más profunda significación y solemnidad.
ABRAHAM y LOT
se presentan así. Estos dos estaban emparentados como tío y sobrino; ambos descendían de Sem a través de Taré. Los dos salieron juntos de Ur de los Caldeos a Harán en Mesopotámia (Gn. 11); los dos salieron juntos de Harán para dirigirse a la tierra de Canaán (Gn. 12:4); y después los dos salieron jun- tos de Egipto (Gn. 13:1):Pero pronto se manifestó la diferencia entre los dos, y "hubo contienda" entre ambos. Se manifestó así la diferencia.
Lot, el segundo de este par, levantó sus ojos y escogió su propia porción (13:11), mientras que la porción de Abraham le fue escogida por Yahweh (13:14). Así, quedaron "apartados" (13:11, 14).
Primero, Lot miró y "vio" la llanura del jordán con sus ciudades de Sodoma y Gomorra, y le parecieron "como el huerto de Yahweh" (Gn.13:10); luego "escogió" aquello como su porción (13:11); luego "fue poniendo sus tiendas hasta Sodoma" (13:12); luego "moraba en Sodoma", y participó en las angustias y guerras de Sodoma, perdiendo todas las riquezas que había logrado acumular allí (14:12).
Posteriormente "estaba sentado a la puerta de Sodoma" (19: 1) ejerciendo el cargo de juez allí, a pesar de que a diario "se afligía" por las impías palabras y acciones de ellos (2 P. 2:6-9); y finalmente escapó de su destrucción sólo con su vida.
En cambio, Abraham tenía su parte con Yahweh. Andaba por fe; levantaba su tienda sólo allí donde pudiera erigir su altar (12:8; 13:3, 4); tenía comunión con Yahweh, que era su "escudo, y... galardón sobremanera grande" (15:1). Aunque era un extranjero en la tierra, era "el amigo de Yahweh", y recibió la revelación de los secretos de los propósitos de Yahweh (Sal. 25: 14; Am. 7; Jn. 15: 15). En verdad que hubo una diferencia. Y esta diferencia fue mucho mayor en las respectivas mujeres. Sara vino a ser el tipo de la Jerusalén Celestial (Gá. 4:21-31), mientras que la "mujer de Lot" se convirtió en "estatua de sal", y ha venido a ser un escarmiento que será siempre recordado (Lc. 17:-'2).
ISAAC E ISMAELSe presentan juntos. Aquí la relación era más estrecha, por- que eran medio hermanos. Eran ambos hijos de Abram, siendo Sara la madre de Isaac, y Agar la madre de Ismael. Aunque la relación conforme a la carne era más cercana que entre Abram y Lot, la diferencia era moral y espiritualmente mayor. Por que está escrito: "Ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos, sino que: En Isaac te será llamada descendencia" (Ro. 9:7). ¡Cuán grande era la diferencia! Isaac, "nacido según el Espíritu"; Ismael, "nacido según la carne.. (Gá. 4:29, -'O), y por ello un perseguidor. No leemos de un "justo.. Ismael, de un Ismael "recto.., a diferencia de Lot. Los descendientes de Lot fueron los moabitas y los amonitas, y Rut, moabita, fue antecesora de Yahshua. Pero la posteridad de Ismael fueron "echa dos fuera.., y así continúan hasta el día de hoy, indómitos y rebeldes.
JACOB y ESAU
Son presentados juntos. Aquí, la relación es aún más estrecha. No sólo eran hijos del mismo padre (Isaac), sino también de la misma madre (Rebeca). Pero la diferencia espiritual es aún mayor. La enemistad se manifestó cuando los niños "luchaban.. antes de haber nacido (Gn. 25:22). Y está escrito en la Escritura de verdad: "Amé a Jacob, pero aborrecí a Esaú.. (Mal. 1:2, 3; Ro. 9:1-'). Esaú era "fornicario y profano", menospreciando su primogenitura (He. 12:16, 17); en cambio, Jacob la quería y apreciaba hasta el punto de pecar grandemente para conseguir- la. Así como la diferencia se ve en la posteridad de Lot y Abraham, de Isaac e Ismael, se ve aquí aún más señalada. Israel es la gloria de Yahweh, la "nación eterna.. (Is. 43:12,13; 44:7), mientras que los edomitas recibieron maldición. Y de los amalecitas Yahweh declaró que El "tendrá guerra con Amalec de generación en generación. (Ex. 17:16).
Vemos la misma significación.
PALABRAS QUE APARECEN DOS VECES
Se podría dar una larga lista de las mismas. Damos unas pocas del hebreo y del griego, En todas estas palabras vemos una importante instrucción En (apopleó) vemos la obra del enemigo seduciendo a lo mismos escogidos, si ello fuera posible (Mt. 13:22), y llevándolos a extraviarse de la fe (1 Ti. 6:10).
- En (apopnigó) vemos al enemigo ahogando la semilla (Mt. 13:7), ya él mismo ahogado en el mar (Lc. 8:33).
- En (apolausis) tenemos aquellas cosas que Yahweh nos ha dado para disfrutar de ellas (1 Ti. 6:17), y el disfrute de los placeres del pecado (He. 11:25).
- En (apokueó) tenemos al pecado engendrando muerte (Stg.l:15), ya Yahweh engendrándonos por la palabra de verdad (Stg. 1:18).
- En (atmis) vemos la diferencia entre la vida terrenal, que es sólo un vapor, en comparación con la vida eterna (Stg. 4:14; Hch.2:19).
- En (Panoplia) (nuestra misma palabra panoplia) vemos, desde luego, una diferencia. No se trata de que la palabra aparezca dos veces (meramente como palabra), sino que se emplea en dos sentidos y en dos lugares: de la armadura de Satanás (Lc. 11 :22), y de la armadura de Yahweh (Ef. 6:11, 17).
La armadura del "fuerte" le es arrebatada por el "más fuerte que él", y el alma es liberada, para no estar ya nunca más bajo el dominio de Satanás. Toda la armadura en que confiaba Satanás le es arrebatada (Lc. 11:21, 22), y el impotente pecador que estaba antes bajo su poder es ahora dotado de "toda la armadura de Yahweh".
Se podrían hacer estudios similares con otras palabras. E incluso cuando una palabra pueda aparecer con frecuencia, puede que aparezca sólo dos veces en relación con otra palabra constituyendo una frase. Y puede ser significativo. Por ejemplo, el hijo de perdición,. estas dos palabras, "hijo" y "perdición", aparecen muchas veces, pero sólo dos veces juntas (Jn. 17:12 y 2 Ts. 2:3, señalando al Sal. 109). Algunos han sugerido si quizá, en base a esto, Judas Iscariote no será vuelto a revelar como el hombre de pecado.
Las siguientes son unas pocas de otras palabras que aparecen sólo dos veces:

LAS DOS VASIJAS DEL ALFARERO EN JER. 18:1-4
La primera vasija que hizo se le echó a perder; la segunda era lija, tal como le placía al alfarero hacerla.
Esto se interpreta en el contexto como refiriéndose al arruinado Israel, pero que seria restaurado; quebrantado, pero que volvería a ser injertado; autodestruido, pero encontrando ayuda divina.
Esta misma gran diferencia puede observarse en los DOS PACTOS. El primero dañado, no sin defecto, envejecido, y quitado (He. 8:7, 8,13; 10:9); el segundo "un mejor pacto", "nuevo" y "establecido" (Hch. 8:6, 8; 10:9, 16, 17).
Las ORDENANZAS de la Ley, "débiles" y "sin provecho" (He. 7:18; 10:6,9). Las ordenanzas de la gracia, las "cosas buenas venideras".
"EL PRIMER HOMBRE", corrompido (Gn.2:7;3:19),y de la tierra, terreno. "El segundo hombre", el Señor del Cielo (1 Co. 15:47). El primer Adán condenado a muerte, el postrer Adán viviendo otra vez para siempre.
El CUERPO, corrompido en la Caída, y sujetado a la muerte ya la corrupción, pero que en la Resurrección será hecho como el propio cuerpo de gloria de Yahshua (1 Jn. 3:1-3; Fil. 3:21; Ro. 8:23; l Co. 15:42-49).
La vieja creación bajo la maldición, corrompida y arruinada (Gn. 3); "Los nuevos cielos y la nueva tierra" establecidos en justicia (Ap. 21; 22); desde luego, una inmensa diferencia. "No habrá noche", "no tiene necesidad de sol", "ni habrá más dolor", "y no habrá más maldición", no más pecado, ni padecimiento ni muerte. ¡Oh, qué maravillosa diferencia! Y para siempre jamás. "Quita lo primero, para ESTABLECER lo segundo". "¡Alabad a Yahweh!" Es quitado el rebelde corazón de ISRAEL, para serle dado un nuevo corazón. Las ORDENANZAS que "perecen con el uso" ceden su puesto al Yahshua de Yahweh. El HOMBRE, arruina- do y perdido, pero salvado con salvación eterna. El CUERPO de humillación sembrado en corrupción, pero resucitado en incorrupción. Los CIELOS Y LA TIERRA desaparecidos, y los nuevos cielos y la nueva tierra establecidos para siempre en gloria.
Pero hemos visto que cuando hay dos, aunque siga habiendo diferencia, esta diferencia puede tener un buen sentido. Puede ser para opresión u obstáculo, o puede ser para asociación y ayuda mutua. Véase Rt 4:11, donde está escrito de Lea y Raquel: "Las cuales edificaron la casa de Israel". O puede tratarse del proverbial "de dos en dos" del apostolado y del servicio. O puede tratarse de nuestra asociación con Cristo en muerte y resurrección, de lo que el Bautismo y la Cena del Adon son la gran señal y prenda. De manera especial señala a aquel "otro" el Salvador y poderoso libertador, de quien se habla en el Sal. 89:19: "He puesto el poder de socorrer sobre uno que es poderoso... La segunda persona de la divinidad vino a participar de dos naturalezas: perfecto Elohim y perfecto hombre. Hombre perfecto, ciertamente, pero ¡cuán diferente! "Mejor es dos juntos que uno solo; porque tienen mejor paga de su trabajo. Si cae uno, el otro levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que si se cae, no habrá otro que lo levante" .
Sigue aquí siendo "otro.., pero aquí es "ayuda.. en lugar de enemistad. Ya no se trata de dos que difieren, sino de dos que están de acuerdo; porque "¿Andarán dos juntos, si antes no se han puesto de acuerdo?. (Am. 3:3).
Dos testimonios pueden ser diferentes, pero uno puede apoyar, fortalecer y corroborar al otro. Yahshua dijo: "El testimonio de dos hombres es verdadero. Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el Padre que me envió da también testimonio de mí. (Jn. 8:17, 18). Y está escrito en la Ley que "Por dicho de dos o tres testigos" se decidiría toda cuestión (Nm. 35:30; Dt. 17:6; 19:15; Mt. 18:16; 2 Co. 13:1; 1 Ti. 5:19; He. 10:28). Toda la ley pendía de "dos mandamientos" (Mt. 22:40).
La propia revelación de Yahweh es doble. El Antiguo y el Nuevo Pacto son el suficiente testimonio de Yahweh al hombre. Y, sin embargo, ¡cuán diferentes son! ¡La Ley y la Gracia! ¡La Fe y las Obras!
Podremos observar también que es la Segunda Persona de la Divinidad la que es especialmente denominada "el Testigo Fiel..(Yahshua) Ap. 1:5. Y tenemos otros ejemplos del número Dos en relación con un testimonio fiel. Caleb y Josué fueron dos fieles testigos de la verdad de la Palabra de Yahweh. La infidelidad decía: "No podemos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros... Pero la fe podía decir: "Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos.. (Nm. 13:30,31). Y éstos fueron los dos únicos de entre 600.000 hombres que poseyeron su heredad en la tierra. Hoy día también no importan las cantidades. El testimonio de un gran número puede ser tan falso hoy en día como lo fue el de los Espías. Lo único cierto fue el testimonio de los dos basado en la Palabra de Yahweh. Que esto nos aliente para mantenernos firmes en estos días de apostasía, a hacer oídos sordos a las palabras de los hombres, pero atentos a las palabras de Yahweh. Firmes, aunque toda la congregación esté en contra de nosotros, y nosotros seamos sólo los pocos que están esperando para ser arrebatados para encontrarnos con Yahshua en el aire.
Tengamos como nuestro sello la fidelidad de Yahweh, y digamos siempre y en todo lugar: "Sea Yahweh veraz, mas todo hombre mentiroso".
Es cosa notable que palabras que tienen una especial referencia al Testimonio aparezcan dos veces; por ejemplo:
(alitheuo), decir la verdad, Gá. 4:6; hablar la verdad, Ef. 4:15.
(ametathetos), inmutable, He. 6:18; inmutabilidad, He. 6:17.
(anakephalaioomai), resumir, Ro. 13: 9; Ef. 1:10.
(bebaiosis), confirmación, Fil. 1:7; He. 6:16.
(keraia), tilde, Mt 5:18; Lc. 16:17.
(nomotheteo), recibir la ley, He. 7:11; establecido, He. 8:6.
( ametameletos), sin arrepen timien to, Ro. 11: 29; no haber de tener pesar, 2 Co. 7:10.
(engrapho), escrito en, 2 Co. 3:2, 3.
(dikaiosis),justificación, Ro. 4:25; 5:18.

El Número Tres



Se precisa de tres líneas para conseguir una figura plana; y se precisa de tres dimensiones de longitud, anchura y altura para constituir un sólido. Por ello, tres es el símbolo del cubo, la forma más simple de figura sólida. Así como dos es el símbolo del cuadrado, o contenido del plano (x²), así tres es el símbolo del cubo, o contenido del sólido (x³).
Así, el tres denota aquello que es sólido, real, sustancial, completo y entero.
Todas las cosas que están especialmente completas están marcadas por el número tres.
Los atributos de Yahweh son tres: omnisciencia, omnipresencia y omnipotencia.
Hay tres grandes divisiones que redondean el tiempo: pasado, presente y futuro.
El pensamiento, la palabra y la acción llenan la medida de la capacidad humana.
Tres grados de comparación llenan nuestro conocimiento de las cualidades.
La más simple posición requiere de tres cosas para completarla; esto es, el sujeto, el predicado, y la cópula.
Son necesarias tres proposiciones para completar la forma más simple de argumento: la premisa mayor, la menor y la conclusión.
Tres reinos abarcan nuestras ideas de la materia: la mineral, la vegetal y la animal.
Tres es el primero de los cuatro números perfectos (3, 7, 10 y 12).
Tres denota corrección divina.
Siete denota perfección espiritual.
Diez denota perfección ordinal, y,
Doce denota perfección gubernamental.
Tres veces claman los Serafines ¡¡Santo, Santo, Santo!! en Is. 6: 3. Significa énfasis en el mensaje Apoc. 4: 8.
Tres veces se da la bendición en Nm. 6: 23,24.
Cada una de estas 3 bendiciones es doble, de modo que hay 2 miembros en cada una, mientras que el nombre "Yahweh" aparece 3 veces.
Abraham pidió 3 medidas de flor de harina para sus celestiales invitados.
La primera mención del #3 se encuentra en Gn. 1: 13 y fue el día en que la tierra fue sacada del agua, símbolo de aquella vida de resurrección que tenemos en Yahshua.
3 es un número de resurrección, porque fue en el 3er. Día que Yahshua resucitó de los muertos.
Fue en el tercer día que Yahshua terminó su obra. Lc. 13: 32.
Fue en la 3era. Hora que fue crucificado.
Fue durante 3 horas que las tinieblas envolvieron a Yahshua.
Los 3 años que él buscó fruto en su pueblo, testimonia la plenitud del fracaso de Israel. Lc. 13: 7.
Su triple "escrito está" muestra que la palabra de Yahweh es la perfección de todo ministerio. Mt. 4.
El resucitó a 3 personas de entre los muertos.
Las inscripciones de la cruz en 3 idiomas, muestran lo completo de su rechazamiento por parte del hombre.
La perfección de sus oficios: profeta, sacerdote y rey. Deut. 17: 15; 18: 3-5; 18: 15.
La divina plenitud del cuidado del pastor. Jn. 6: 39. Se ve como:
"El buen Pastor" en muerte, Jn. 10: 14.
"El Gran Pastor" en resurrección, Heb. 13: 20.
"El príncipe de los pastores" en gloria, 1 Ped. 4: 5.
Sus 3 apariciones en Heb. 9 muestran que su obra no será completa hasta que vuelva a aparecer:
"Quitar de nuevo el pecado" Heb. 9: 26, 28.
"Para presentarse ante Yahweh" Heb. 9: 24.
"Aparecerá por segunda vez" Heb. 9: 28.
Tenemos el pacto de Yahweh con Abraham en Gn. 15. El sello divino se ve en la elección de 3 animales, cada uno de 3 años de edad (becerra, cabra y carnero).
La completa separación de Israel se ve en el "camino de 3 días por el desierto", Ex. 5: 3, señalando la completa separación con la que Yahweh separaría de Egipto entonces, y del mundo ahora.
Los espías trajeron 3 cosas que hablaban de la bondad de Yahweh: uvas, higos y granadas. Nm. 13: 23.
En la promulgación de la ley, Israel dijo 3 veces "todo lo que Yahweh ha dicho, haremos". Ex. 19: 8; 24: 3, 7. Marcando la plenitud de participación en el pacto por parte de Israel, pero por esta misma razón, prefigurando su perfecto quebrantamiento, porque el hombre nunca ha guardado aún ningún pacto que haya hecho con Yahweh.
Ahimán, Sesay y Talmay eran los 3 hijos de Anac, marcando lo completo del poder gigantesco del enemigo (Nm. 13: 22).
El Jordán fue dividido 3 veces: la perfección del milagro divino (Jos. 4; 2da R. 2: 8, 14).
La búsqueda durante 3 días tratando de encontrar a Elías constituyó concluyente testimonio de que no podía ser hallado (2 R. 2: 17).
El templo está marcado por el 3, así como el tabernáculo por el 5. En ambos el lugar Santísimo era un cubo; en el Tabernáculo, un cubo de 10 codos; en el templo un cubo de 20 codos. Ambos tenían 3 partes: el atrio, el lugar Santo, y el lugar Santísimo. El templo tenía 3 camaras alrededor: la fuente de bronce, sustentado por 12 bueyes (3 x 4), 3 al norte, 3 al oeste, 3 al sur y 3 al este, indicando los 4 puntos cardinales. El evangelio fue predicado primero en el norte (Samaria, Damasco y Antioquía); luego en el oeste (Cesarea, Jope, Chipre, Corinto, Roma); luego en el sur (Alejandría y Egipto); luego en el este (Mesopotamia, Babilonia, Persia, India).
Las grandes fiestas eran 3: los panes sin levadura, las semanas y los tabernáculos (Dt. 16: 16).
El lienzo bajado a Pedro 3 veces era la plenitud del testimonio en cuanto a la admisión de los gentiles en la Iglesia (Hch. 10: 16).
El Antiguo Testamento presentaba un testimonio completo y perfecto en su división tripartita: la Ley, los Profetas y los Salmos (Lc. 24: 44). Las mismas 3 divisiones marcan su carácter hasta el día de hoy.
Plenitud De Gentes.
Sem, Cam y Jafet.
Abraham, Isaac y Jacob.
Gersón, Corat y Merari.
Saúl, David y Salomón.
Noé, Daniel y Job.
Sadrac, Mesac y Abednego.
Pedro, Jacobo y Juan. Etc.
La Plenitud De La Apostasía (Judas 11).
El camino de Caín.
El error de Balaam.
La rebelión de Coré.
La Plenitud Del Juicio Divino (Dn. 5: 25-28).
MENE: contó Yahweh tu reino y le ha puesto fin.
TEKEL: has sido pesado, y fuiste hallado falto de peso.
PERES: tu reino ha sido roto, y dado a los medos y a los persas.
Los 3 Grandes Dones De La Gracia:
La Fe, la Esperanza y el Amor, repetidos 5 veces.
La Triple Naturaleza Del Hombre:
Espíritu, alma y cuerpo, siendo que el hombre no consiste de ellos por separado, sino de los 3 juntos.
La Triple Naturaleza De La Tentación
(1 Jn. 2: 16)
Los deseos de la carne.
La codicia de los ojos.
La soberbia de la vida.
Estas 3 cosas se ven en nuestros primeros padres, cuando Eva vio (Gn. 3: 6) que el árbol del Conocimiento del Bien y del Mal era:
• Bueno para comer.
• Agradable a los ojos.
• Codiciable para alcanzar la sabiduría.
La Triple Corrupción De La Palabra De Yahweh.
Quitando, añadiendo y alterando.
Esto llevó al primer pecado:
1. Yahweh había dicho: "De todo árbol del jardín podrás comer LIBREMENTE (Gn. 2: 16). Al repetirlo, Eva emitió la palabra libremente (3: 2), presentando a Yahweh menos generoso de lo que era.
2. Yahweh había dicho: "Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás" (Gn. 2: 17). Al repertir esto, Eva añadió las palabras "NI LE TOCAREIS" (3: 3) presentando a Yahweh más severo de lo que era.
3. Yahweh había dicho: "CIERTAMENTE morirás" (Gn. 3: 17). Al repetir esto, Eva lo alteró, "para que no muráis" (3: 1), debilitando por ello la certidumbre de la amenaza divina a una contingencia.
No es de asombrarse que al tratar así con la palabra de Yahweh diera oído a las palabras del Diablo y viniera a ser fácil presa de su astucia con la que la engañó.
¡No es de asombrarse tampoco que "el segundo hombre", y "el postrer Adán", cuando se vio tentado por el mismo tentador, repitiera 3 veces la palabra "escrito está"!, como para llamar la atención para la ocasión de la Caída de la triple perversión de la palabras de Yahweh. "Escrito está", y yo no omitiré nada de ella; "Escrito está", y yo no añadiré nada a ella; "Escrito está", y nada alteraré de ella. Es digno de notar que ambas tentaciones comenzaron precisamente de la misma manera, con el tentador poniendo en duda la palabra de Yahweh. En la primera diciendo: "¿Ha dicho Yahweh?". En la última diciendo, "Si eres el Hijo de Yahweh " (Mt. 4: 3), cuando la voz desde el cielo acababa de declarar: "Este es mi hijo, el amado" (Mt. 3: 17).
Los 3 Grandes Enemigos Del Hombre
Son: "el Mundo", "la Carne" y "el Diablo".
El Mundo se enfrenta al Padre (1 Jn. 2: 15, 16).
La Carne se enfrenta al Espíritu (Gá. 5: 17).
El Diablo se enfrenta al Hijo (la Palabra Viviente, Mt. 4: 1, etc., y 1 Jn. 3: 8; y la Palabra escrita, Jn. 8: 44).
PÍDEME
Yahweh dio este mandato a 3 personas:
A Salomón (1 R. 3: 5).
A Acaz (Is. 7: 11).
Y al Mesías (Sal. 2: 9).
Las 3 Oraciones De Marcos 5.
1. La Legión de demonios hizo oración. (5: 12, 13)
2. Los Gadarenos hicieron oración. (5: 17)
3. Le hizo oración el hombre que había sido sanado. (5: 18, 19).
3 Cosas Predicadas De Yahweh.
" Yahweh es Amor" (1 Jn. 4: 8, 16). Por ello debemos andar en Amor (Ef. 5:2).
" Yahweh es Espíritu" (Jn. 4: 24). "Andad en Espíritu" (Ga. 5: 16).
" Yahweh es Luz" (1 Jn. 1: 5). "Andad como hijos de la luz" Ef. 5: 8.
La Luz, como Yahweh es triple. Tiene 3 grandes rayos:
• El Rayo Calorífico (Rojo). Se siente, pero no se ve, y que da testimonio del Padre, a quién "nadie ha visto jamás" (Jn. 21: 18;
1 Jn. 4: 12).
• El Rayo de Luz (Amarillo). Que es visto, no es sentido, dando testimonio de Yahshua, "que dio a conocer al Padre" (Jn. 1: 18; 12: 45; Col. 1: 15; He. 1: 3).
• El Rayo Actínico o Químico (Azul). Que ni se ve, ni se siente, pero cuya presencia es revelada por sus efectos en una acción química, que produce cambios, como en la fotografía. Este da testimonio del Espíritu Santo, que es conocido por sus maravillosas operaciones (Jn. 3: 8).
Tres multitudes alimentadas milagrosamente:
1) 2 R. 4: 42, 43.
2) Mt. 15: 34, 38.
3) Mr. 6: 38., 44.
Tres veces es Abraham llamado "El Amigo De Yahweh":
1) 2 Cr. 20: 7.
2) Is. 41: 8.
3) Stg. 2: 23.

El Número Cuatro



El número 4 está compuesto por 3+1, denotando y señalando, por tanto, aquello que sigue a la creación de Yahweh, esto es, Sus obras creativas. Es conocido por las cosas que son vistas. Por ello la revelación escrita comienza con las palabras: "En el principio Creó Yahweh ". La creación es por ello la cosa siguiente, la cuarta cosa, y el número 4 tiene siempre referencia a todo lo que es creado. Es enfáticamente el número de la Creación; del hombre en su relación con el mundo como creado; mientras que 6 es el número del hombre en su oposición a/e independencia de Yahweh. Es el número de las cosas que tienen un comienzo, de las cosas que son hechas, de las cosas materiales, y de la materia misma. Es el número de la plenitud material. Por ello, es el número de mundo, especialmente el número de la ciudad.

El cuarto día vio el acabamiento de la creación material (porque en los días 5 y 6 hubo sólo el equipamiento y el poblamiento de la tierra con los seres vivientes). El sol, la luna y las estrellas remataron la obra, y fueron puestos para dar luz sobre la tierra que había sido creada y para regir sobre el día y la noche (Gn. 1:14-19).

4 es el número de los grandes elementos: la tierra, el aire, el fuego y el agua.
4 son las regiones de la tierra: el norte, el sur, el este y el oeste.
4 son las divisiones del día: mañana, mediodía, tarde y medianoche. O, en palabras de nuestro Mashiaj, cuando El se refiere a Su venida en el atardecer, la medianoche, el canto del gallo, o en la madrugada (Mr. 13:35).
4 son las estaciones del año: primavera, verano, otoño e invierno.
4 son las grandes variaciones de las fases lunares.

En Gn. 2:10, 11, el río del Edén se dividía, y venía a tener 4 brazos, y "el cuarto río es el Eufrates".

4 es asimismo indicativo de división. Porque el río "se repartía". Es el primer número que no es primo, el primero que puede ser dividido. Es también el primer número cuadrado, y por ello señala una clase de plenitud también, que hamos llamado: "plenitud material".

En el siguiente capítulo (Gn. 3:22-24) los querubines son mencionados por primera vez. Estos son 4, y tienen que ver siempre con la creación. Son vistos aquí por vez primera, guardando; esto es, custodiando (Gn. 2:15), el árbol de la Vida.

Son las cuatro cabezas de la creación animal: el león, (de las fieras); el buey, (de las domésticas); el águila, (de las aves), y el hombre, (la cabeza de todas).

Los Grandes Poderes Mundiales Proféticos
Son 4, y están repartidas entre 3 y 1, distribución en la que el uno se destaca en marcado contraste de los otros 3. Las 3 primeras bestias fieras son nombradas (león, oso, leopardo), mientras que la cuarta es sólo descrita, pero no nombrada (Dan. 7:7, 23).
Así, en la imagen del sueño de Nabucodonosor en Dan. 2, 3 de los componentes son metales; y uno es mezcla de metal y barro!
En Dan. 7:2, 3 leemos: "Los 4 vientos del cielo combatían en la gran mar, y 4 bestias grandes, diferentes la una de la otra, subían de la mar". Así es la historia del poder humano en el mundo: lucha y división!
Tan pronto como la humanidad se dividió en Gn. 10, Abraham fue llamado fuera de ello para hablar con Yahweh (Gn. 11, 12). Pero pronto descubre que se trata de un mundo de luchas y enemistad, porque Gn. 14 comienza con los nombres de 4 reyes, y éstos: "hicieron guerra" con otros 5 que son nombrados después.

El Cuarto Libro.
El cuarto libro de la Biblia es Números. En hebreo es llamado B'Midbar, esto es, el Desierto. La guimatriá de B'Midbar es 248 (4 x 62).
Se relaciona con la tierra, que es un desierto comparado con el cielo, y con nuestra peregrinación a través de él. Habla de Meribá y de las contiendas (20:13), y registra la historia de las murmuraciones, rebeliones y peregrinaciones.

El Cuarto Libro De Los Salmos.
Este es el libro del Desierto. El primer Salmo del cuarto libro es la: "Oración de Moisés, varón de Yahweh " (el hombre del desierto). Todas sus ilustraciones y metáforas, etc., son tomadas de la tierra, y este cuarto libro expone los consejos y propósitos de Yahweh en relación con la tierra (véanse Salmos 90-106).
En el primer libro de los Salmos (1-41), el cuarto Salmo tiene que ver con la tierra. Habla de cómo no hay nada en ella que dé satisfacción; que aparte de Yahweh no puede haber verdadera prosperidad en la tierra.
Podemos notar también los cuartos Salmos de los otros libros de los Salmos: el Sal. 45 (el cuarto del segundo libro), el Sal. 76 (el cuarto del tercer libro), el Sal. 93 (el cuarto del cuarto libro), y el Sal. 110 (el cuarto del quinto libro). Todos éstos hablan de Dominio en la tierra, y hablan del venidero reino del Rey y Señor con verdadero derecho para reinar sobre la tierra.
El cuarto mandamiento es el primero que hace referencia a la tierra. (Ex. 20:8-11).
La cuarta cláusula en el Padrenuestro es la primera que hace mención de la tierra. (Mt. 6:10).

Cuatro En Contraste A Siete.
Siete marca todo con perfección espiritual, porque es el número del cielo, y por ello representa contraste con la tierra. Por ello, cuando en Ap. 5:12 la multitud celestial pronuncia su alabanza, da la alabanza con una bendición séptuple, diciendo:
"El Cordero que ha sido tomado es digno de tomar [1] el poder, [2] las riquezas, [3] la sabiduría, [4] la fortaleza, [5] el honor, [6] la gloria, [7] la alabanza".
Mientras que en el v. 13, cuando los seres terrenos creados alaban (las criaturas que están sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay), cuando éstos se unen en su adscripción, ésta es sólo cuádruple: "Al que está sentado en el trono, sea [1] la alabanza, [2] el honor, [3] la gloria, [4] el dominio por los siglos de los siglos".

La Muerte Y La Vida De Yahshua.
Son exhibidas mediante un tipo y registro cuádruples.
Su muerte. Las cuatro grandes ofrendas (Sal. 40:6).

a  "Sacrificios (ofrendas de paz) y ofrendas (oblaciones) no te agradaron;
b has horadado mis orejas.
a "No deseabas holocaustos ni expiación.
b  Entonces dije: Aquí estoy", etc.
En los 4 evangelios tenemos el registro de Su vida y obediencia hasta la muerte. Y están distribuidas como 3+1, siendo tres similares, y por ello llamados "Sinópticos", mientras que el cuarto se levanta solitario, escrito después que las Iglesias hubieran todas fracasado, y presentando a Yahshua no meramente como ofrecido y rechazado por Israel, sino como el uno y único centro de unión y unidad después de su rechazamiento, y en medio de todo el fracaso, confusión y corrupción.
Las Siete Parábolas De Mateo 13.
Se distribuyen entre 4 y 3; y en tanto que las 3 son pronunciadas dentro de la casa (v. 36) a los discípulos, y revelan verdad esotérica (o interna explicativa), las cuatro se relacionan con verdad exotérica, y tratan del aspecto externo de las cosas en relación con el mundo, y por ello fueron dichas fuera de la casa (v. 1).
De las 4 grandes ofrendas, 3 estaban conectadas con sangre y vida, mientras que una era de harina.
La oblación (de flor de harina, Lv. 2) era, o bien cocida de 3 maneras (al horno, en sartén o en cazuela), o no era cocida.
La ofrenda por el pecado (Lv. 4) era ofrecida por 3 clases de individuos:
Por el sacerdote ungido (v. 3), Por el jefe (v. 22), Por un hombre del pueblo (v. 27),
O por toda la congregación a una (v. 13).

Los materiales del Tabernáculo eran 4, 3 de ellos metales (oro, plata, bronce, y uno no metálico (madera).
Las cubiertas del Tabernáculo eran 4: 3 de animales (pelos de cabra, pieles de carneros y pieles de tejones), y una vegetal (lino fino).
Los ornamentos de las cortinas eran 4, y 3 de ellos eran colores (azul, púrpura y escarlata), mientras que uno era un diseño (los querubines).
Los sacerdotes y levitas pertenecían a 4 órdenes o personas: uno era el de Aarón y sus hijos (los aaronitas); los otros 3 eran los hijos de Gersón, Coat y Merari (levitas).
El maná (Ex. 16:14, 31) tiene una cuádruple descripción, 3 de ellas refiriéndose a la apariencia (pequeño, blanco, redondo) y una al sabor (dulce).
De los 4 animales prohibidos o inmundos en Lv. 11:4-7, 3 rumiaban, pero no tenían la pezuña hendida (el camello, la liebre y el conejo); mientras que uno tenía la pezuña hendida, pero no rumiaba (el cerdo); así el cerdo está en marcado contraste con los otros 3.
De las 4 casas de Yahweh (esto es, levantadas por la voluntad de Yahweh) en la tierra, 3 fueron o serán materiales, esto es, el Tabernáculo, el Templo de Salomón y el de Ezequiel; mientras que una es una casa espiritual (1 P. 2:5).
4 casas fueron edificadas por Salomón: 3 para sí mismos, su propia casa (1 R. 7:1), la casa del bosque del Líbano (v. 2), y la casa de la hija de Faraón (v. 8), mientras que una fue la casa de Jehová (1 R. 6:37).
Los 4 terribles juicios de Yahweh sobre la tierra (Ez. 14:21): 3 son inanimados (la espada, el hambre y la pestilencia), mientras que uno es animado (las fieras).
En Jer. 15:3 siguen siendo 4, pero 3 son animados (perros, aves y bestias), y uno es inanimado (la espada).
De las 4 clases de carne en 1 Co. 15:39, 3 son animales (bestias, aves y peces), mientras que una es humana (el hombre).
Las 4 glorias de 1 Co. 15:40, 41: 3 son celestiales y se detallan (el sol, la luna y las estrellas), mientras que una no es detallada y es terrenal.
El cuerpo es sembrado y resucitado (1 Co. 15:42-44) de 3 maneras que se relacionan con la corruptibilidad:
Sembrado "en corrupción, resucitará en incorrupción";
Sembrado "en deshonor, resucitará en gloria";
Sembrado "en debilidad, resucitará en poder";
Mientras que en la una, "se siembra cuerpo natural, resucitará cuerpo espiritual".
En la parábola del sembrador (Mt. 13) los tipos de tierra son 4; pero 3 están caracterizados como siendo semejantes en contraste al uno (esto es, al lado del camino, la tierra pedregosa, y los espinos). Estos carecen de preparación! La esencia de la parábola reside en esto. Reduce los 4 terrenos a 2, y confirma lo que se dice de las 2 religiones en Gn. 4: 3-5 (Hch. 18: 26; Jud. 11).
En la bienvenida del hijo pródigo (Lc. 15), 3 cosas eran materiales (el vestido, el anillo y el calzado), mientras que una era moral (el beso).
Los 70 salieron con una cuádruple prohibición (Lc. 10:4), de las que 3 estaban relacionadas con asuntos (no llevar bolsa, alforja ni calzado) mientras que una se relacionaba con la acción ("no saludéis a nadie por el camino").
El cuádruple testimonio de Yahweh en la tierra (He. 2:4): 3 son impersonales (señales, prodigios y milagros), y uno es personal (los dones del Espíritu Santo).

Grupos De 4 Personas.
Los 4 del Libro de Job: (Job 2: 11; 32: 1-2).
Elifaz, Bildad, Zofar (amigos) y Eliú (mediador).

Los hijos de Lamec: ( Gn. 4: 19-22).
Jubal, Jabal, Tubal-Caín (hijos) y Naama (hija).

Los 4 encadenados con bronce:
1. Sansón (Jue. 16:21) … … …no liberado.
2. Joaquín (2 Cr. 36:6) … … …no liberado.
3. Sedequías (2 R. 25:7; Jer. 52:11 y 39:7) no liberado.
4. Manasés (2 Cr. 33:11) . … …liberado.

Los 4 cuyos nombres fueron cambiados:
1. Abram (Gn. 27:5)… …por Abraham … …(en bendición).
2. Sarai (Gn. 27:15)…. … por Sara… …(en bendición).
3. Jacob (Gn. 35:10; 32:28)…por Israel …(en bendición).
4. Passur (Jer. 20:3)…. …por Magor Misabib … …(en juicio).

4 profetisas del Antiguo Testamento:
1. Miriam (Ex. 15:20)… … … …buenas.
2. Débora (Jue. 4:4)…… … … …buenas.
3. Hulda (2 R. 22:14)…. … … ….buenas.
4. Noadías (Neh. 6:14)… … … …mala.

Los 4 jóvenes del Libro de Daniel: (Dn. 1: 6-7).
1. Daniel … … … … …solo.
2. Sadrac … … … … …juntos.
3. Mesac … … … … …juntos.
4. Abed-nego . … … …juntos.

Los 4 en el horno de fuego ardiendo: (Dn. 3: 23-25).
1. Sadrac … … … … …humanos.
2. Mesac … … … … …humanos.
3. Abed-nego . … … …humanos.
4. El Hijo de Yahweh … …espiritual.

Los 4 reyes nombrados en Daniel:
1. Nabucodonosor (Dn. 1-4).
2. Belsasar (Dn. 5).
3. Darío (Dn. 6), el medo (v. 31).
4. Ciro (Dn. 6:28; 10:1), el persa.

Las 4 mujeres de la genealogía del Señor (Mt. 1):
1. Tamar (Gn. 38:27, etc.; Mt. 1:3).
2. Rahab (Rt. 4:20; Mt. 1:5).
3. Rut (Rt. 4:13, 14; Mt. 1:15).
4. La mujer de Urías (2 S. 12:24; Mt. 1:6).

4 nombres de Satanás en Apoc. 20:2:
1. El Dragón (rebelde y apóstata).
2. La Serpiente Antigua (seductor).
3. El Diablo (acusador).
4. Satanás (personal).

El testimonio cuádruple evidenciando la incapacidad de la naturaleza para encontrar sabiduría (Job 28:7, 8):
1. El ave de presa.
2. El ojo del buitre.
3. Los cachorros de león.
4. El león fiero.

4 cosas son "pequeñas y sabias" (Pr. 30:24-28):
La hormiga. La langosta.
El damán. La araña.

El altar de bronce que exponía el juicio divino tenía 4 lados, y tenía 4 cuernos. Lo mismo sucedía con el altar de oro.

El campamento era también cuadrado (4 lados).
El arcoiris, que tiene una especial referencia a la tierra y a su juicio, es mencionado 4 veces: 2 veces en el Antiguo Testamento (Gn. 9: 13 y Ez. 1:28) y 2 veces en el Nuevo Testamento (Ap. 4:3; 10:1).
La plenitud de bendición material en la tierra se describe en Is. 60:17:
1. En vez de bronce traeré oro,
2. Y por hierro, plata,
3. Y por madera, bronce,
4. Y en lugar de piedras, hierro.

La esfera del sufrimiento es cuádruple en 2 Co. 4:8, 9:
1. Atribulados, más no estrechados.
2. En apuros, más no desesperados.
3. Perseguidos, más no desamparados.
4. Derribados, pero no destruidos.

La profecía de Zacarías que tiene una especial referencia a la tierra:
En el cap. 1 tenemos los 4 cuernos de los poderes gentiles, y los 4 obreros para derribarlos.
En el cap. 6 tenemos los 4 carros con caballos de 4 colores, significando los espíritus de los cielos actuando por Yahweh en medio de los 4 poderes gentiles.

GUIMATRIÁ.
Este es un tema demasiado bastó para poderlo traer aquí, pero es sumamente significativo que conseguimos el número 4 en su forma concentrada en conexión con "DAMASCO", la ciudad más antigua del mundo. En hebreo consta de 4 letras y el número de su nombre es 444, así:

DALET: 4.
MEM: 40.
SHIN: 300.
KUF: 100.
          444
Cuatro veces es mencionada "Eva" en la Biblia por su nombre:
1. Gn. 3:20.
2. Gn. 4:1.
3. 2 Co. 11:3.
4. 1 Ti. 2:13.


El Número Cinco



Cinco es cuatro más uno (4 + 1). Hasta ahora hemos visto las tres personas de la Deidad, y su manifestación en la creación. Ahora tenemos una adicional revelación de un pueblo llamado aparte de la humanidad, redimido y salvado, para caminar con Yahweh desde la tierra al cielo. Así, la Redención sigue a la creación. Por cuanto como a consecuencia de la caída del hombre la creación cayó bajo la maldición y fue "sujetada a vanidad", por ello el hombre y la creación han de ser redimidos. Así, tenemos:
 l. Padre.
2. Hijo.
3. Espíritu.
4. Creación.
5. Redención.

Éstos son los cinco grandes misterios, y el cinco es por ello el número de la GRACIA. Si el cuatro es el número del mundo, representa, por ello, la debilidad e impotencia del hombre, y su vanidad, como ya hemos visto. Pero cuatro más uno (4 + 1 = 5) es significativo del poder divino añadido y perfeccionado en aquella debilidad; de la omnipotencia combinada con la impotencia de la tierra; del favor divino influenciado e invencible.

La palabra «la tierra».

La gematría de esta palabra es 296, un múltiplo de cuatro; mientras que la palabra para «los cielos», cuya gematría es 395, un múltiplo de cinco. La gematría de "gracia" es 725, un múltiplo del cuadrado de cinco (5 x 29). El valor numérico de las palabras «Bástate mi gracia» es 1845, cuyos factores son 5 x 3 x 41. La gracia significa favor. Pero, ¿qué clase de favor? Porque hay varias clases de favores. Al favor mostrado a los miserables lo llamamos misericordia; el favor a los pobres lo llamamos piedad; el favor mostrado a los sufrientes lo llamamos compasión; el favor mostrado a los obstinados lo llamamos paciencia; pero ¡el favor mostrado a los indigno es el que conocemos como GRACIA! Esto es ciertamente favor; un favor verdaderamente divino en su origen y carácter. En Romanos. 3:24 se da luz acerca de ello: "Siendo justificados gratuitamente por su gracia". La palabra aquí traducida "gratuitamente» vuelve a aparecer en Jn. 15:25, y se traduce "sin motivo» ("me aborrecieron sin motivo"). ¿Había alguna causa verdadera cuando aborrecieron al Mashiaj? ¡No, ninguna! Como tampoco hay motivo alguno por el que Yahweh tuviera que justificarnos. Así que podríamos leer Rom. 3:24 de esta manera: «justificados sin motivo por Su gracia». Sí, esto es verdaderamente gracia: el favor mostrado a los indignos. Así fue con Abraham. ¡No había en él causa alguna por la que Yahweh hubiera de llamarlo y escogerlo! Ninguna causa había por la que Yahweh hubiera de hacer un pacto incondicional con él y con su simiente para siempre. Por ello, el número cinco queda como marca de este pacto, al hacer que sea hecho con cinco sacrificios: una becerra, una cabra, un camero, una tórtola y un palomino (Gn. 15:9). Es digno de mención también que después, cuando Yahweh cambió el nombre de Abraham a Abraham (Gn. 17:5), el cambio fue hecho de manera muy sencilla pero muy significativa (por que en Yahweh no hay azar) insertando en medio del nombre la quinta letra del alfabeto, la (hei), el símbolo del número cinco, y 01 (Abraham) pasó a ser AbraHam (Gn. 17:5). Todo esto fue por gracia, y queda marcado con esta significación. Es digno de mención que este cambio tuvo lugar en un momento muy concreto. Fue cuando Abraham fue llamado a "andar delante de» Yahweh de una manera muy especial. Debía esperar la "simiente» prometida no de ninguna fuente terrena, y por ello debía "andar por fe, y no por vista». Fue en este momento que Yahweh se le reveló por primera va por su nombre de EL SHADDAI, esto es, ¡el todo abundante! Poderoso para suplir a todas las necesidades de Abraham; capaz de suplir a todas sus necesidades; poderoso para hacer por él todo lo que precisara. ¡Cuánta gracia! ¡Cuán apropiado! ¡Cuánta perfección! Lo mismo tenemos en 21 Col. 6:17, 18, cuando somos llamados, como lo fue Abraham, a "salir fuera": "apartaos", y caminar por la fe con Yahweh. ¡Él se revela a sí mismo (por vez primera en el Nuevo Testamento) con el mismo maravilloso nombre: "Y vosotros me seréis por hijos e hijas, dice el Adon TODOPODEROSO"! bien poderoso para sostenerte y sustentarte; capaz de suplir a todas tus necesidades. Esto es gracia.

El Quinto Libro De La Biblia (Deuteronomio)

destaca la gracia de Yahweh, y en él se hace un especial esfuerzo, por así decirlo, para enfatizar el gran hecho de que no era por causa del pueblo, sino por causa del propio Nombre de Yahweh, que Ellos había llamado, y escogido, y bendecido. Léase Dt.4:7, 20, 32, 37; 8:11, 17,etc.

El Quinto Libro De Los Salmos

establece el mismo gran hecho. Su primer Salmo (Sal. 107) magnifica este hecho, y expone cómo "Envió su palabra, y los sanó.." (v. 20), y cómo una y otra vez los libró de todas sus angustias.

El Quinto Salmo

Tiene también una especial referencia al "favor" o gracia de Yahweh con la que El rodea a Su pueblo. Sal. 5:12: "Porque tú, oh Yahweh, bendecirás al justo; como con un escudo lo rodearás (heb., coronarás) de tu favor..."

El Reino De «Piedra»
Será el quinto reino, sucediendo y abarcando los cuatro grandes poderes mundiales, absorbiendo todo dominio terreno, cuando los reinos de este mundo se conviertan en el reino de nuestro Adon y de Su Ungido, y Él reinará en gloria y gracia.

Israel Salió De Egipto

De cinco en fondo. En Éx. 13:18 se traduce en la BAS: "en orden de batalla subieron los hijos de Israel de la tierra de Egipto", siendo el sentido exacto de cinco en fondo. Puede ser en orden, esto es, por cincuentas, como en 2 R. 1:9 e Is. 3:5. Lo que se trata es que salieron en perfecta debilidad; inermes e indefensos; pero eran invencibles gracias a la presencia de Yahweh en medio de ellos.

Cinco Piedras Lisas Del Arroyo
Fueron las que escogió David cuando fue a enfrentarse con el gigante enemigo de Israel (12 S. 17:40). Eran significativas de su propia perfecta debilidad suplementada con el poder de Yahweh. Y fue más fuerte en esta debilidad que en toda la armadura de Shaúl. Es digno de mención que después de todo sólo empleó la una, no las cuatro. Aquella una piedra fue suficiente para vencer al más poderoso enemigo.

Fue El Quinto Libro

David en Su conflicto con el gran enemigo, del que Goliat era una pobre sombra. Fue única mente el Libro de Deuteronomio lo que constituyó la una piedra mediante la que El derrotó al mismo Diablo (compárese Mt. 4:1- 11 y Dt. 8:3; 6:13,16). No es de maravillarse que este Libro de Deuteronomio sea objeto del odio de Satanás. «No es de extrañar,. que en la actualidad sus ministros, disfrazados de ministros de justicia, (2 Co. 11:14, 15), estén dedicados al intento de demolición de este Libro de Deuteronomio con sus destructivas críticas. Pero sus trabajos son todos en vano, porque está marca- do por el número que indica la omnipotencia del poder y de la gracia de Yahweh.

La Promesa

Cinco de vosotros perseguirán a ciento, y ciento de vosotros perseguirán a diez mil,. (Lv. 26:8) comunica la verdad que se revela en otro pasaje: Si Yahweh está por nosotros, perseguirán a ciento,., sino cinco ¿quién contra nosotros?" (Ro. 8:31). Pero notemos que no dice cinco de VOSOTROS,. cinco de aquellos que han sido redimidos y libertados por Yahweh, y a los que El fortalecerá con Su poder. La Preferencia Prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento... que diez mil palabras en lenguas" (11 Co.14:19). Es decir, unas pocas palabras pronunciadas en el temor de Yahweh, en debilidad humana, en dependencia del poder y de la bendición de Yahweh, podrán ejecutar aquello que Yahweh se ha propuesto, mientras que un sin fin de palabras serán dichas en vano. El hombre puede aplaudir esto último y admirarse de la elocuencia de ellas. Pero Yahweh sólo reconocerá lo primero, y a ellas las seguirá con esta bendición, haciéndolas obrar eficazmente en los que creen (1 Ts. 1:6; 2:13).

La Demanda De Jehová A Faraón
Fue quíntuple en su naturaleza, porque constituía la expresión de Su gracia en la liberación de Su pueblo. Por ello, suscitó cinco objeciones diferentes de Faraón. La demanda de Yahweh provino puramente de Su propia y espontánea gracia. Nada le impulsaba a ello; no la causaba ni la miseria ni los méritos de Israel. Y oyó Yahweh el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. y miro Yahweh a los hijos de Israel, y los reconoció Yahweh (Ex. 2:24, 25). No fue por el pacto de ellos con Yahweh, como con Israel posteriormente en el Sinaí, sino que fue por el pacto de Yahweh que EL había concertado con sus padres. Todo era de gracia. Por ello, la demanda de Yahweh a Faraón (en Ex. 5:1) iba marcada por los cinco grandes hechos que abarcaba:
(1) Yahweh y Su Palabra. “Yahweh el Elohim de Israel dice así". A esto se opuso la objeción de Faraón (v. 2): ¿Quién es Yahweh, para que yo oiga su voz?

(2)
El pueblo de Yahweh. "Deja ir a mi pueblo». A esto Faraón objetó: "¿Quiénes son los que han de ir?" (10:8-11). Moisés dijo: "Hemos de ir con nuestros niños y con nuestros viejos, con nuestros hijos y con nuestras hijas; etc." "No será así; id ahora vosotros los varones" (10:11). Esta fue la contestación del Faraón. En otras palabras, el pueblo de Yahweh está compuesto por Sus redimidos; y el enemigo se contentará si los padres van y sirven a Yahweh en el desierto, ¡siempre y cuando dejen a sus pequeños atrás en Egipto!

(3)
La demanda de Yahweh. "Deja ir a mi pueblo" "No, dijo Faraón." "Andad, ofreced sacrificio a vuestro Elohim en la tierra" (8:25). Y muchos piensan hoy día que pueden adorar en Egipto, pero Moisés dijo: "No conviene que hagamos así" (8:26).

(4)
La Fiesta de Yahweh. "A celebrarme fiesta". La objeción de Faraón fue (10:24): «Id, servid a Jehová; solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas». ¡Qué oposición más sutil! Pero fue perfecta la réplica de Moisés (10:26): «No sabemos con qué hemos de servir a Yahweh hasta que lleguemos allí». No podemos conocer la voluntad de Yahweh para nosotros hasta que estemos sobre el terreno de Yahweh. No recibiremos luz para el segundo paso hasta que hayamos empleado la luz que nos ha sido dada para el primero.

(5)
La separación de Yahweh En el desierto. Cuando Faraón se opuso a que se fueran en absoluto, y quiso que sirvieran a Yahweh en la tierra, Moisés insistió en una separación «camino de tres días... por el desierto» (8:27). Tiene que darse una separación divina- mente perfecta de los redimidos de Egipto y de todo lo que pertenece a ello. Pero ahora la objeción de Faraón es más sutil. Les dice (8:28): «Yo os dejaré ir para que ofrezcáis sacrificios a Yahweh vuestro Elohim en el desierto, con tal que no vayáis más lejos». ¡Ah, cuántos ceden a esta tentación y se encuentran siempre en una cómoda cercanía del mundo! Viviendo en la zona fronteriza, siempre están expuestos a las seducciones del enemigo, y siempre en peligro de sus redes. Contemplemos, pues, aquí, la perfección de la gracia, manifestada en la demanda de Yahweh para aquellos a «los que ha redimido del poder del enemigo» (Sal. 107:2). Cada una de sus cinco partes fue tercamente resistida por el enemigo, pero la gracia de Yahweh es invencible.

El Tabernáculo

Tenía el cinco como el número que lo impregnaba. Casi cada medición era un múltiplo de cinco. ¡Antes de mencionar estas mediciones deberíamos señalar que la adoración misma es toda de gracia! Nadie puede adorar excepto aquellos que son buscados y llamados por el Padre (In. 4:23). «Bienaventurado el que tú escoges y atraes a ti, para que habite en tus atrios; seremos saciados del bien de tu casa, de la santidad de tu templo» (Sal. 65:4). El título divino del libro que llamamos Levítico es, en el canon hebreo: «ÉL LLAMÓ». Es el libro del culto, exponiendo cómo aquellos que deben dar culto tienen que ser llamados por Yahweh, y exponiendo cómo quiere que se alleguen a Él. El libro comienza con la instrucción de que si alguien trae ofrenda a Yahweh la traerá de tal y cual manera. Los oferentes y los sacerdotes reciben detalladas instrucciones acerca de todo lo que se debe hacer. No se deja nada a la imaginación de ellos. Hemos visto que Levítico es el tercer libro de la Biblia. Nos viene marcado con el número de la perfección divina. Las palabras con que comienza son: «Habló Yahweh », una expresión que en este libro aparece 36 veces (32x 22). Desde luego, este tercer libro es singular, consistiendo como consiste casi enteramente de las palabras de Yahweh. Ningún otro libro de la Biblia está tan lleno de pronunciamientos divinos. Por ello, es adecuado que sea el número tres el que lo impregna. «Yo Yahweh » aparece 21 veces (3 x 7). «YO SOY YAHWEH VUESTRO ELOHIM» aparece 21 veces (3x7). «SOY YO YAHWEH » aparece tres veces (19:2; 20:6; 21:8) En relación con ser santo, mientras que «SOY YO YAHWEH » aparece dos veces en relación con la acción de santificarlos (21:15; 22:9), o cinco veces en total. Aquí, pues, tenemos la divina comunicación, y el número de la Deidad impreso sobre ella. Esto hubiera podido ser expuesto en el número Tres, pero es bueno considerarlo aquí en relación con la adoración como brotando de la voluntad de Yahweh, y estando basada en la gracia. El Tabernáculo tiene este número de la gracia (cinco) impreso en todo él. El patio exterior tenía 100 codos de longitud y 50 de anchura. A cada lado se levantaban 20 columnas, y en cada extremo había otras lO, haciendo un total de 60; esto es, 5 x 12, o la gracia exhibida en gobierno ante el mundo, siendo 12 el número de las tribus. Las columnas que sostenían las cortinas estaban a 5 codos de distancia entre sí y se levantaban a una altura de 5 codos, y toda la cortina exterior estaba dividida en cuadrados de 25 codos cuadrados (5 x 5). Cada par de columnas sostenía así un área de 52 codos de lino blanco fino, dando así testimonio de la perfecta gracia, lo único por lo que el pueblo de Yahweh puede testificar de El ante el mundo. La propia justicia de ellos (el lino fino) es «trapos de inmundicia,. (Is. 64:6), y sólo podemos decir, «por la gracia de Yahweh soy lo que soy" (1 Co. 15), un pecador salvo por gracia. Esta justicia está basada en la expiación, porque también era 5 x 5 la medida del altar de bronce del holocausto. Esta fue la perfecta respuesta de Yahshua a las justas demandas de Yahweh, ya lo que se demandaba al hombre. Cierto, este altar de bronce sólo tenía 3 codos de altura, pero esto nos dice que la provisión era de origen divino, que la expiación emana sólo de Yahweh. El edificio mismo tenía una altura de 10 codos, una anchura de 10 y una longitud de 30. Su longitud se dividía en dos partes desiguales, teniendo el Lugar Santo 20 codos de largo, y el Lugar Santísimo 10. Estaba formado por cuarenta y ocho tablas, veinte a cada lado, y ocho al fondo, quedando la parte frontal formada por una cortina que colgaba de cinco columnas. Estas cuarenta y ocho tablas (3 x 4!) eran significativas de la nación como ante Yahweh en la plenitud de su privilegio en la tierra (4x 12). Las veinte tablas a cada lado eran mantenidas unidas por cinco barras, cuatro que pasaban a través de anillos unidos a ellas, y una que las atravesaba por en medio. Las cortinas que cubrían la estructura del Tabernáculo eran cuatro. La primera estaba hecha de diez cortinas de varios colores adornadas con bordadura de querubines. Cada cortina tenía 28 (4 x 7) codos de longitud y cuatro de anchura. Colgaban cinco de cada lado, probablemente cosidas juntas para formar un gran lienzo (20 x 28), quedando un lienzo de cinco unido al otro mediante lazadas y cincuenta (5 x 10) corchetes de oro. La segunda cubierta estaba formada por once cortinas de cabello de cabra, cada una de ellas de 30 codos de longitud, unidas en dos lienzos trabados mediante lazadas y corchetes de bronce. La tercera era de pieles de carnero teñidas de rojo, y la cuarta era de pieles de tachash (o coloreadas,5 cuyas dimensiones no nos son dadas. Los velos de entrada eran tres. El primero era "la entrada del atrio" de 20 codos de anchura y cinco de altura, que colgaba de 5 columnas. El segundo era "la entrada del Tabernáculo" de 10 codos de anchura y 10 de altura, colgando, como el de la entrada del atrio, de cinco columnas. El tercero era "el velo hermoso" también de 10 codos de lado, que separaba el Lugar Santo del Santísimo. Es de destacar una característica de estos tres velos. Las dimensiones del velo del atrio y de los del Tabernáculo son diferentes, pero el área es la misma. En el primero era de 20 x 5 = 100 codos cuadrados; los segundos eran de 10 x 10 codos, dando también un área de 100 codos cuadrados. Así, en tanto que sólo había una entrada, una puerta, un velo, todos ellos tipificaban a Yahshua como la única puerta de entrada para todas las bendiciones relacionadas con la salvación. Pero nótese que la "entrada" que admitía a los beneficios de la expiación era más ancha y baja (20 codos de anchura y 5 de altura), mientras que la entrada que admitía a la adoración era más alta y estrecha, con una anchura de sólo 10 codos, la mitad de la anchura, y el doble de la altura (10 codos), diciéndonos con ello que no todos los que experimentan las bendiciones de la expiación comprenden o aprecian la verdadera naturaleza de la adoración espiritual. La más elevada adoración la admisión ante el trono de la gracia, el Propiciatorio era imposible para los israelitas excepto en la persona del representante de ellos el sumo sacerdote-, porque el velo hermoso les cerraba el paso. Pero este velo fue rasgado en dos en el momento en que la verdadera gracia que vino por Yahshua quedó perfectamente manifestada. Y fue rasgado por el acto de Yahweh en gracia, porque se rasgó "de arriba abajo". Es digno de mención y cuestión que valdría la pena que fuera investigada más a fondo por parte de los que disponen de tiempo que la geometría de He. 9, que da un relato del Tabernáculo, da el número cinco como factor. Tomando cada letra como su valor numérico, el valor de He. 9:2-10, describiendo el Tabernáculo y sus muebles, es de 103.480. Los factores de este número están todos llenos de significado: 5 x 8 x 13 x 199, donde tenemos cinco como el número de la gracia, cuatro como el número del mundo, la esfera en la que se manifiesta, mientras que en trece tenemos el número del pecado y de la expiación. De manera similar, la segunda sección del capítulo (He. 9:11- 28) , que se relaciona con la aplicación del tipo a Yahshua Y a Su obra de expiación, es un sencillo múltiplo de trece: 204.451 (13 x 15.727), mientras que la importante digresión en los versículos 16, 17 Y 18 rinde el número 11.830, que es 13 x 14 x 5, donde tenemos los mismos importantes y magnos factores.

El Número Seis

"Babilonia", aparece 6 veces en Apocalipsis:
1. Apoc. 14: 8. 2. ´´ 18: 2. 3. ´´ 16: 19. 4. ´´ 17: 5. 5. ´´ 18: 10. 6. ´´ 18: 21.

Beltsasar 6 veces adora a 6 dioses diferentes (Dn. 5: 4):

1. Oro. 2. Plata. 3. Bronce. 4. Hierro. 5. Madera. 6. Piedra.

"La Mujer" de Apoc. 17 se menciona 6 veces:

1. Apoc. 17: 3. 2. ´´ 17: 4. 3. ´´ 17: 6. 4. ´´ 17: 7. 5. ´´ 17: 9. 6. ´´ 17: 18.

En Apoc. 17: 4, la Mujer está vestida de 6 cosas:

1. Púrpura. 2. Escarlata. 3. Oro. 4. Piedras Preciosas. 5. Perlas. 6. Caliz de Oro.

En Apoc. 17, 6 cosas cometen fornicación:

1. Los Reyes (vers. 2). 2. Babilonia (vers. 5). 3. Las Aguas (vers. 1). 4. Los Moradores (vers. 2). 5. La Bestia (vers. 4). 6. La Sangre (vers. 6). El sol está en su mayor apogeo es en la constelación de "Leo" (Julio 23 - Agosto 22). En Dn. 3: 1 la imagen mide 60 x 6 = 360 : Representa el vasto universo sobre el cual gobernaba el dios sol. Imagen de Oro = Sol (amarillo) León (su melena son los rayos solares).

1. El Sol: El rey de los Astros. 2. Aguila: El Rey de las Aves. 3. Oro: El Rey de los Metales. 4. 666: Rey de los Números. 5. Serpiente: Rey de los Reptiles. 6. León: Rey de las Bestias. Los Sabios de Babilonia asignaban números místicos a sus diversas divinidades. El principal dios de su trío clásico era Anu. Su número era 60, cifra básica del sistema sexagesimal.
El codo babilónico (la distancia que va desde el codo hasta la punta de los dedos) era de más o menos medio metro. Esta imagen debía elevarse, entonces, unos treinta metros desde la superficie del suelo.
Demostró su gratitud a los dioses al estimular la erección de no menos de 53 templos, 955 santuarios menores y 384 altares callejeros. Babilonia era ciertamente una ciudad religiosa. El sonido del Seis viene de la Serpiente. La insignia de los romanos en el año 70 D.Mashiaj. Era un Sol con Alas de Aguila = Símbolo Oficial de Roma.

free counters

¿Has visto la película Matrix?

Bueno, explicar lo que sucede en este mundo tiene algunas similitudes: – Esta en todas partes, en todos los aspectos de la vida. – Cua...