Social Icons

26 de mayo de 2014

Satanás Contra Job



El libro de Job es muy antiguo. Fue el primer libro de moisés el cual escribió en el desierto de Madián en el año 1,450 a.Mashiaj. Cuando fue escrito no había Biblia.
En este libro se habla de un juicio. En el se acusa a Yahweh de todo lo malo que permite en esta tierra y de que tiene privilegio con algunas personas.
La clave para entender el libro está en el Cáp. 41 de Job.
En él se habla de un animal que se llama Leviatán.

Leamos Job 1:1-5
Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Yahweh y apartado del mal. 2Y le nacieron siete hijos y tres hijas. 3Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales. 4E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. 5Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Yahweh en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

A pesar de su riqueza era un hombre muy espiritual. Satanás siempre ha dicho que no puede haber un hombre perfecto, recto y temeroso de Yahweh.
Pero luego cambio el escenario.
Job. 1:6-9
Un día vinieron a presentarse delante de Yahweh los hijos de Yahweh, entre los cuales vino también Satanás. 7Y dijo Yahweh a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Yahweh, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. (dando a entender que la tierra le pertenecía) 8Y Yahweh dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Yahweh y apartado del mal? 9Respondiendo Satanás a Yahweh, dijo: ¿Acaso teme Job a Yahweh de balde?

Quién debió estar allí era Adán pero al caer en pecado Adán cedió su reino a Satanás.
Satanás acusa a Yahweh de tener privilegios.
Job 1: 10-12
¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. 11Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 12Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Yahweh tu Elohim.

Job no sabe que esto está pasando en el cielo, la escena cambia a la tierra.
Job 1:13-19
Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, 14y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, 15y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. 16Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Yahweh cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. 17Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. 18Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; 19y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia.

¿Quién crea las guerras? Satanás.
Fuego del cielo = eso se repite en Apoc. 13 con la 2da bestia.
Los Caldeos = Adoraban al 1er día de la semana.
Un Gran Viento, desastres sobrenaturales (inundaciones, tornados, etc.).
Job no tenía Biblia porque en ese tiempo no había revelación escrita. Pero vea la actitud de Job.
Job 1:20-22
Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, 21y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Yahweh dio, y Yahweh quitó; sea el nombre de Yahweh bendito. 22En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Yahweh despropósito alguno.

Volvemos al cielo
Job 2:1-6
Aconteció que otro día vinieron los hijos de Yahweh para presentarse delante de Yahweh, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová. 2Y dijo Yahweh a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Yahweh, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella. 3Y Yahweh dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Yahweh y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa? 4Respondiendo Satanás, dijo a Yahweh: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. 5Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 6Y Yahweh dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida.

Cambia la escena a la tierra.
Job 2:7-10
Entonces salió Satanás de la presencia de Yahweh, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza. 8Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza.
9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Yahweh, y muérete. 10Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Yahweh el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.
¿Quién enferma la gente? El diablo, Yahweh lo permitió con un propósito.
Job ha perdido todas sus riquezas, sus hijos, su salud, y su esposa.
La esposa se convirtió en instrumento de Satanás.
Luego vienen 3 “supuestos” amigos que van a consolar a Job.
Job 2: 11-13
Y tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita, y Zofar naamatita, luego que oyeron todo este mal que le había sobrevenido, vinieron cada uno de su lugar; porque habían convenido en venir juntos para condolerse de él y para consolarle. 12Los cuales, alzando los ojos desde lejos, no lo conocieron, y lloraron a gritos; y cada uno de ellos rasgó su manto, y los tres esparcieron polvo sobre sus cabezas hacia el cielo. 13Así se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande.

¿Qué sucede en el libro? Que después de los primeros dos capítulos Satanás desaparece. El que causó todos estos males aparentemente escapó.
El propósito es tratar de inculpar a Yahweh de todos los males y desgracias que aconteció a Job y su familia.
Pero Satanás aparece más adelante del libro, pero no como el nombre de Satán.
Los 3 amigos de Job lo acusan. Se convierten en instrumentos de Satanás acusándole de ser un grandísimo pecador. Eso era falso porque Yahweh lo llamo perfecto y justo.
A través de todo el libro, hasta el capitulo 37 Job se defiende de las acusaciones que le hacen.
Job le está pidiendo a Yahweh que lo deje ir al cielo a su trono para que le explique lo que está pasando.
Job 31: 35-38
¡Quién me diera quien me oyese!
He aquí mi confianza es que el Omnipotente testificará por mí,
Aunque mi adversario me forme proceso.
36 Ciertamente yo lo llevaría sobre mi hombro, Y me lo ceñiría como una corona.
37 Yo le contaría el número de mis pasos, Y como príncipe me presentaría ante él.
38 Si mi tierra clama contra mí, Y lloran todos sus surcos;
En el capitulo 40 él dice no voy a hablar.
En el capitulo 42 dice: no, perdón, voy a hablar de nuevo. Algo que le mostró Yahweh en el capitulo 41 lo llevó a entender lo que le había pasado y lo llevó a hablar de nuevo.
¿Qué tenemos en el capitulo 41? Un famoso animal que se le llama leviatán. Algunos eruditos lo identifican con el cocodrilo, pero no es ese animal.
Es algo mucho más grande que un cocodrilo.
Es Satanás con el nombre de leviatán.
Leamos Job 41: 1-34
¿Sacarás tú al leviatán con anzuelo, O con cuerda que le eches en su lengua?
2 ¿Pondrás tú soga en sus narices, Y horadarás con garfio su quijada?
3 ¿Multiplicará él ruegos para contigo?
¿Te hablará él lisonjas?
4 ¿Hará pacto contigo Para que lo tomes por siervo perpetuo?
5 ¿Jugarás con él como con pájaro, O lo atarás para tus niñas?
6 ¿Harán de él banquete los compañeros?
¿Lo repartirán entre los mercaderes?
7 ¿Cortarás tú con cuchillo su piel,
O con arpón de pescadores su cabeza?
8 Pon tu mano sobre él; Te acordarás de la batalla, y nunca más volverás.
9 He aquí que la esperanza acerca de él será burlada, Porque aun a su sola vista se desmayarán.
10 Nadie hay tan osado que lo despierte; ¿Quién, pues, podrá estar delante de mí?
11 ¿Quién me ha dado a mí primero, para que yo restituya?
Todo lo que hay debajo del cielo es mío.
12 No guardaré silencio sobre sus miembros, Ni sobre sus fuerzas y la gracia de su disposición.
13 ¿Quién descubrirá la delantera de su vestidura?
¿Quién se acercará a él con su freno doble?
14 ¿Quién abrirá las puertas de su rostro?
Las hileras de sus dientes espantan.
15 La gloria de su vestido son escudos fuertes, Cerrados entre sí estrechamente.
16 El uno se junta con el otro, Que viento no entra entre ellos.
17 Pegado está el uno con el otro; Están trabados entre sí, que no se pueden apartar.
18 Con sus estornudos enciende lumbre, Y sus ojos son como los párpados del alba.
19 De su boca salen hachones de fuego; Centellas de fuego proceden.
20 De sus narices sale humo, Como de una olla o caldero que hierve.
21 Su aliento enciende los carbones, Y de su boca sale llama.
22 En su cerviz está la fuerza, Y delante de él se esparce el desaliento.
23 Las partes más flojas de su carne están endurecidas; Están en él firmes, y no se mueven.
24 Su corazón es firme como una piedra, Y fuerte como la muela de abajo.
25 De su grandeza tienen temor los fuertes, Y a causa de su desfallecimiento hacen por purificarse.
26 Cuando alguno lo alcanzare, Ni espada, ni lanza, ni dardo, ni coselete durará.
27 Estima como paja el hierro, Y el bronce como leño podrido.
28 Saeta no le hace huir; Las piedras de honda le son como paja.
29 Tiene toda arma por hojarasca, Y del blandir de la jabalina se burla.
30 Por debajo tiene agudas conchas; Imprime su agudez en el suelo.
31 Hace hervir como una olla el mar profundo, Y lo vuelve como una olla de ungüento.
32 En pos de sí hace resplandecer la senda, Que parece que el abismo es cano.
33 No hay sobre la tierra quien se le parezca; Animal hecho exento de temor.
34 Menosprecia toda cosa alta; Es rey sobre todos los soberbios.

¿Quién es el rey de los proverbios? ¿Quién es el originador del orgullo?
Is. 14: 12-14
¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Yahweh, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
Veamos a Job en Job 42: 1-6
Respondió Job a Yahweh, y dijo:
2 Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti.
3 ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía;
Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. 4 Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás.
5 De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.
6 Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza.
Job se da cuenta que el único que puede vencer al Leviatán es Yahweh.
Job ignoraba lo que estaba pasando en el cielo.
Hay muchas injusticias en este mundo. Hay muchos terremotos, ciclones, tornados e inundaciones que se llevan mucha gente inocente.
Algún día, Yahweh destruirá al Leviatán. Ahora el Leviatán está acusando de injusticia a Yahweh de todos los males de este mundo, pero el tiempo revelará que es el leviatán quien los causa y que Yashua tiene que venir para destruir al leviatán y a sus instrumentos.
Veamos que hará Yahweh con el leviatán.
Isa. 27:1
En aquel día Yahweh castigará con su espada dura, grande y fuerte al leviatán serpiente veloz, y al leviatán serpiente tortuosa; y matará al dragón que está en el mar.

Quien es la serpiente antigua y dragón.
Apoc. 12: 9
Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

Otra característica del Leviatán
Sal. 74: 12-14
Pero Yahweh es mi rey desde tiempo antiguo;
El que obra salvación en medio de la tierra.
13 Dividiste el mar con tu poder; Quebrantaste cabezas de monstruos en las aguas.
14 Magullaste las cabezas del leviatán, Y lo diste por comida a los moradores del desierto.

¿Quién es el que tiene 7 cabezas?
Apoc. 12: 3
También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas.
En la antigua mitología cananea, el leviatán era un monstruo de 7 cabezas.
En el salmo 104: 25 -26 dice dónde habita.
He allí el grande y anchuroso mar, en donde se mueven seres innumerables, seres pequeños y grandes.
26 Allí andan las naves; Allí este leviatán que hiciste para que jugase en él.

¿Quién habita en el mar?
Apoc. 13: 1-2
Me paré sobre la arena del mar, y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo. 2Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad.
Apoc. 17:1
Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas

No nos lamentemos ni nos preocupemos por las calamidades que nos vienen o nos sobrevendrán porque Yahweh destruirá finalmente al Leviatán y a los que le sirven.
Yahweh tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno de sus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexión. Mediante fenómenos insólitos a través de la naturaleza, Yahweh expresará a los incrédulos agentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.

 Está muy cerca el momento en que habrá en el mundo una tristeza que ningún bálsamo humano podrá disipar. Se está retirando el Espíritu de Yashua. Se siguen unos a otros en rápida sucesión los desastres por mar y tierra. ¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de la destrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidas y propiedades! Aparentemente estas calamidades son estallidos caprichosos de las fuerzas desorganizadas y desordenadas de la naturaleza, completamente fuera del dominio humano; pero en todas ellas puede leerse el propósito de Yahweh. Se cuentan entre los instrumentos por medio de los cuales él procura despertar en hombres y mujeres un sentido del peligro que corren.

Apoc 11:15-19
El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Adon, Yahshua nuestro Mashiaj; y él reinará por los siglos de los siglos. 16Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Yahweh en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, 17diciendo: Te damos gracias, Yahweh Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. 18Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra.
19 Y el templo de Yahweh fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo.

Dn. 2:44
Y en los días de estos reyes El Elohim del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates