Social Icons

2 de agosto de 2009

Nuestro Oculto Enemigo La Leche

Una de las pocas áreas de la nutrición en la que la sociedad ha puesto especial interés y cuidado es en el calcio, quizá como parte del sano instinto maternal de alimentar a los hijos. Se cuida tanto a los niños en crecimiento como a las mujeres que peligran de osteoporosis. Lamentablemente, existe un enorme malentendido sobre la leche y la ignorancia popular hace que se ocasionen más problemas que soluciones.
El mito formado alrededor del calcio es tan descomunal que, ante el temor de carecer de este importante mineral, la gente recurre a los suplementos que se expenden en las farmacias y/o al consumo de leche de vaca. Los adultos pagan altos precios por sus tabletas y los menores son forzados a beber varias tazas de leche al día; en ambos casos para detrimento de su salud. De todas las fuentes de calcio que ofrece la naturaleza, estas dos -las favoritas de la industria farmacéutica, la industria de lácteos y el público en general- están muy lejos de ser la mejor opción a considerar.

Por otro lado, las estadísticas nos dicen que el 68% de la población carece de calcio en su dieta. Asimismo, la tasa de pérdida de masa ósea en la mujer moderna es mucho más elevada que la de nuestros ancestros, aun cuando no tenían tabletas de calcio o terapia de restitución hormonal (TRH).
La vasta mayoría de los suplementos de calcio que conseguimos en las farmacias lo contienen bajo la forma de carbonato de calcio. El consumidor debe darse el trabajo de leer lo que dicen las letras pequeñitas que especifican los ingredientes. Debe saberse que el carbonato de calcio es el nombre técnico con el que se disfraza la tiza. Es la fuente más barata de calcio porque se obtiene de minas de piedra caliza; por lo tanto, es una fuente mineral e inorgánica y no está presente en animal o planta alguna. La tiza tiene el inconveniente de ser muy mal absorbida por el organismo, incrementa el riesgo de formar cálculos renales, calcificaciones en las mamas y además puede depositarse en las articulaciones contribuyendo a la artritis. Su eficiencia como suplemento ha sido seriamente cuestionada, ya que es absorbida muy pobremente e incluso existen estudios en donde se demuestra que incrementa la pérdida de calcio en la orina de mujeres con adecuados niveles de acidez estomacal.
Asimismo, la mayoría de los suplementos de tiza no ha sido debidamente refinado y contiene niveles tóxicos de plomo. Aparte de estos efectos adversos, como se dijo, la tiza tiene una muy pobre absorción en el cuerpo; por ejemplo, se ha demostrando que 500 mg de citrato de calcio tienen mucha mejor absorción que 2000 mg de carbonato de calcio.
En el mercado, casi todo el calcio que se obtiene como suplemento, incluyendo el que distribuye el seguro social, es en forma de carbonato de calcio. Después de consultar en una farmacia local, no se encontró un solo suplemento que no fuera carbonato de calcio, aunque en teoría en el mercado también existen otras presentaciones como las que aparecen en el siguiente cuadro.

Algunas Presentaciones de Suplementos en calcio

Gluconato y lactato de calcio: se dice que contiene niveles "permisibles" de plomo.
Clorhidrato de calcio: no recomendado, ya que irrita el tracto digestivo y está contraindicado en casos de insuficiencia renal.
Citrato de calcio: es la presentación más disponible, inhibe la formación de cálculos renales y baja la presión arterial. Como suplemento es el único que puede recomendarse.

A las personas que no les interesen los efectos adversos mencionados sino tan solo la economía de su bolsillo, pueden comprar tiza a mejor precio en la librería más cercana y cortada en cómodas rodajas para su consumo diario; de lo contrario, pueden seguir leyendo el texto y aprender sobre las fuentes primarias de calcio.
Por otra parte, volviendo al tema de la leche, el culto a esta es un mito muy ampliamente difundido y difícil de borrar de la mente colectiva. Quizá nuestra lactancia instintiva se ha extendido más allá de lo necesario y traemos un legado de amamantamiento condicionado en la psique. Tanto se nos ha lavado el cerebro con la "importancia" de la leche, que tal vez pasará algún tiempo antes de que la población tenga una perspectiva más equilibrada y objetiva sobre el tema.
Sin lugar a dudas, es importante incluir en la dieta adecuados niveles de calcio, pero el tema es más complejo de lo que parece. ¿Qué pone el calcio en los huesos y qué lo retira? Podemos estar consumiendo suficientes cantidades de este mineral, pero no necesariamente lo estaremos absorbiendo. También hay personas que continuamente están en proceso de descalcificación, aun cuando consuman suficiente calcio en la dieta. Por ejemplo, en la China se consume, en promedio, 500 mg de calcio diarios, mientras que en EE.UU. unos 1200 mg, pero lo paradójico es que: la China no es un país que padezca de osteoporosis, mientras que: EE.UU. lidera entre los países que la padecen junto con Finlandia y Dinamarca. Esto nos lleva al tema del factor acidez y la acidosis de la sangre. La acidosis de la sangre es un mal muy difundido en la sociedad moderna. Las personas con malos hábitos alimenticios, que son la mayoría de la población, tienen un excesivo nivel de acidez en la sangre debido a que su dieta es rica en carnes animales, azúcares, harinas refinadas, bebidas gaseosas, lácteos, también en alcohol y cigarrillos. Muchas de esas personas consideran que tienen una buena dieta y que sus síntomas se deben a causas tales como el estrés, cuando en realidad lo que padecen es una crónica acidificación de su sangre.

Síntomas De La Acidificación De La Sangre

•Fatiga crónica Tendencia depresiva
•Encías inflamadas y sensibles
•Caries y debilitamiento de los dientes
•Alopecia (caída de cabello) y cabello sin brillo
•Ardor y escozor en el recto o vías urinarias
• Piel seca y agrietada
•Uñas frágiles y manchadas
•Espasmos y calambres musculares
•Facilidad para contraer infecciones
•Ciática
•Problemas articulares Dificultad para recuperarse
•Mal aliento y mal sabor en la boca en las mañanas


El equilibrio ácido-alcalino, o pH de nuestra sangre y medio interno, si bien está regulado por nuestro propio organismo, también se ve afectado por la dieta. La acidosis es responsable directo o factor agravante de numerosas condiciones debilitantes como: osteoporosis, desórdenes nerviosos y emocionales, cálculos renales, gota, artritis y baja inmunidad. El tener sangre ácida ejerce un poderoso efecto corrosivo sobre los tejidos y huesos, y los expone a una continua desmineralización. El alimento ácido es generador de mucosidades y el exceso de estas, a su vez, crea oportunidades para el desarrollo de virus y bacterias. Aparecen entonces catarros, sinusitis y problemas intestinales.

La sangre debe tener un pH ligeramente alcalino (7,3 a 7,5); cuando no se logra este pH alcalino y no hay los álcalis suficientes en la sangre, el organismo los obtiene de los huesos, las uñas o de otros tejidos esenciales. Una función primordial del calcio es neutralizar y restablecer el pH del cuerpo. Cuando se consume un exceso de comida acidificante, nuestras reservas de calcio de los dientes y huesos son llamadas para corregir este desbalance. Las dietas ricas en ácidos (carnes y azúcares) hacen que continuamente utilicemos nuestras reservas de calcio, es como si sumergiéramos nuestros huesos en vinagre y los expusiéramos a una continua corrosión y desmineralización.

Cuando se habla de comidas acidificantes, no debe pensarse en cosas como limones o naranjas; acidificante en este contexto se refiere al efecto de la comida dentro de la sangre, una vez concluida la digestión. Las comidas alcalinas, que combaten la acidosis, son las frutas, las verduras y los cereales integrales. Las comidas acidificantes son la leche, el queso, la carne, el pollo, el pescado, los azúcares y las harinas refinadas. Los productos lácteos, con excepción de la mantequilla, son extremadamente acidificantes.

En realidad, cuando los cítricos pasan al torrente sanguíneo tienen un efecto alcalinizante; la mejor medicina para la acidosis de la sangre es la cura de limón o citroterapia.
La citroterapia consiste en tomar en ayunas el jugo de cinco limones, diluidos o no en agua. Cada día se aumentará un limón hasta llegar a diez y luego diariamente se reducirá un limón hasta volver a los cinco originales. Este es también un excelente estimulo para d hígado, combate la varicosis, fluidifica la sangre, proporciona un pH alcalino, nos provee de abundante vitamina C, al mismo tiempo que purifica la sangre y por lo tanto los órganos que ella nutre.



¿Cómo el limón alcaliniza la sangre?

El zumo de limón, al llegar al tracto digestivo en ayunas, combate los gérmenes que originan fermentación. El jugo de limón contiene poderosos álcalis de potasio que están combinados con sus ácidos libres, formando sales neutras, llamadas citratos. El jugo de limón, una vez en sangre, hígado y sistema linfático, disuelve residuos que son nocivos; las sales del jugo de limón se oxidan y descomponen formando agua y anhídrido carbónico. Si se eleva la temperatura se origina anhidro diocarbònico, que se combina con sales alcalinas de la sangre formando carbonatos, los cuales son sumamente alcalinos. La sangre al llegar a los pulmones desprende anhídrido carbónico con la expiración, ahora las bases alcalinas se hallan libres para neutralizar las toxinas acidas, como acido úrico, acido láctico, etc. El resultado final es la desintoxicación y alcalinización de la sangre
Las principales comidas que producen acidosis son las proteínas. Se ha calculado que por cada 10 g de proteína animal que se consume, 100 mg de calcio son perdidos en la orina. La dieta característica del hombre moderno deriva el 90% de sus calorías de comidas acidificantes. Otro importante grupo de alimentos acidificantes son los azúcares refinados.
Tenemos, por ejemplo, que:

•La miel es alcalina y la azúcar blanca es altamente acidificante.
•Los granos más alcalinos son el arroz integral, el trigo, el mijo, mientras que la harina blanca es altamente acidificante.
•Las carnes y los embutidos son acidificantes.
•Los aceites prensados en frío son alcalinos.
Vivimos en la era de los alimentos refinados: la sal marina se convierte en sal refinada, el grano de trigo en harina blanca, la caña de azúcar en cristales de azúcar, los aceites de oleaginosas en margarinas Light, el maíz en corn flakes, el huevo en mayonesa, el tomate en ketchup. Así, innumerables productos ya no se consiguen en su estado natural: se hierven, cocinan, procesan, extraen, saborizan y preservan los alimentos hasta la muerte; se les sacan todas sus vitaminas, minerales, enzimas y ácidos grasas esenciales. Luego, por separado, nos venden suplementos como Centrum, Ca-Mg-Zn y vitaminas en miles de productos y precios desde la A hasta la Z.
Pareciera que la industria alimentaría y la farmacéutica conspiraran juntas para exprimirnos el máximo de dinero (mientras nos dejan el mínimo de salud). Si desmineralizamos los alimentos, ¿cómo no se van a desmineralizar los huesos?

Una razón, independiente de la cafeína, por la que billones de personas toman café en la mañana, incluyendo a aquellas que son totalmente inoperantes antes de haber tomado su imprescindible café, es porque este ejerce un inmediato efecto alcalinizante sobre la sangre, y nos da el antídoto para la resaca de la acidez.
La conexión entre el excesivo consumo de proteína y pérdida de calcio lo conoce la ciencia desde hace más de 50 años; sin embargo, poco se ha hecho por difundir tal información. Un estudio realizado con 1600 mujeres demostró que las que estaban bajo dieta vegetariana tenían solo el 18% de pérdida de masa ósea, comparado con 35% de pérdida en aquellas que consumían carne.50 La carne roja, siendo rica en fósforo, compite con d calcio y bloquea su absorción. En resumen, la acidosis de la sangre es un importante promotor de la desmineralización de los huesos y tejidos nobles.

CALCIO Y HORMONAS

La teoría que está de moda es que el estrógeno nos protege de la osteoporosis. Si bien es cierto que el estrógeno estimula al hígado para producir una proteína que protege de los corrosivos efectos de la adrenalina sobre los huesos, esta no es una visión integral completa, y la función del estrógeno en este sentido está muy, devatida.

Si la teoría de que el estrógeno hace que tengamos buenos huesos fuese correcta, ¿por qué entonces los hombres que tienen relativamente mínimas cantidades de estrógeno, no sufren de "osteoporosis como las mujeres? Y ¿por qué la pérdida de masa ósea comienza bastante antes de la menopausia, a partir de los 30 años, cuando aún no ha existido descenso alguno en los niveles de estrógeno?
A las mujeres con riesgo de cáncer de mama, se les da medicamentos bloqueadores del estrógeno (Tamoxifeno). Si la teoría acerca del estrógeno y la osteoporosis fuese válida, este medicamento debería causar también la osteoporosis, pero esto nunca se ha reportado. El estrógeno no es el único, ni el más importante, factor de descalcificación. La clave está en lo que comemos, y en lo que no comemos, así como en los estilos de vida.
Las mujeres están más expuestas a perder calcio que los hombres, por la pérdida de sangre, que contiene calcio, en la menstruación. Las mujeres también pierden mucho calcio en el embarazo. Una mujer gestante desprende cuatro veces más calcio en un embarazo que en nueve menstruaciones; es decir, un embarazo (siempre y cuando no sea de mellizos), equivale a treinta y seis menstruaciones en cuanto a pérdida de calcio, lo que corresponde a un plazo de dos años y nueve meses en menstruaciones.
Mujeres, ¡por favor, obtengan su calcio! La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, los rayos X solo detectan pérdida de mineral cuando ya se ha perdido por lo menos el 60% de masa ósea.

El calcio en la sangre está regulado por dos hormonas: la calcitonina que lo almacena y la paratiroidea que lo retira de los huesos. Cuando consumimos suficiente calcio y se tienen adecuados niveles de este en la sangre, el organismo secreta calcitonina para almacenarlo en los huesos. Cuando no se consume suficiente calcio, el cuerpo lo obtiene de los huesos. A veces el cuerpo toma demasiado calcio del esqueleto. Este exceso extraído también representa un problema y el cuerpo lo maneja de manera muy ineficiente. En vez de redepositarlo en el hueso, el excedente se acumula en las arterias lo que genera hipertensión arterial y le da un trabajo excesivo al corazón. Después de un tiempo, esta situación debilitará el corazón y lo hará candidato a acumular mayores calcificaciones. Un hígado graso o con cirrosis también es candidato a acumular calcificaciones. El excedente de calcio nos conduce a cálculos renales, osteofitos en los huesos generadores de artritis, arteriosclerosis y calcificaciones de tejido blando.



LECHE Y PASTEURIZACIÓN

Desde niños hemos escuchado que el hígado de res es una maravilla alimenticia y también de los múltiples "beneficios" que tiene la leche. Nuestros textos escolares de primaria contenían dibujos de pirámides nutricionales y nunca faltaba el vaso de leche aliado de los huevos y la carne. Estas ideas e imágenes condicionan la mentalidad de nuestra generación, y todo condicionamiento es una barrera a nuestra libertad de pensar. Para muchas personas, la realidad de los hechos científicos o lo que experimentan en sus propios cuerpos no basta para contrarrestar condicionamientos tan arraigados

Uno de los varios problemas que presenta la leche comienza con la práctica universal de la pasteurización. Está científicamente demostrado que los becerros alimentados con la leche pasteurizada de su propia madre, en general, mueren dentro de un plazo de pocos meses. En un estudio hecho en el Auchincruice Agricultural College de Inglaterra, se tomaron dieciséis becerros, ocho alimentados con leche natural y ocho con leche pasteurizada. En este último grupo, dos becerros murieron antes del primer mes, uno murió en el día 92; por misericordia, Otro fue llevado al veterinario para ser resucitado, antes de terminar el experimento. Todos los becerros alimentados con leche natural se desarrollaron saludablemente.
Otro interesante experimento fue el que realizó el doctor Francis M. Pottenger con 900 gatos para analizar los efectos de la leche pasteurizada. Un primer grupo recibió únicamente leche cruda y el otro solo leche pasteurizada de la misma fuente. El primer grupo mantuvo saludable, los gatos mostraron un comportamiento activo y alerta. Por otro lado, el segundo grupo dio claras señales de decaimiento, y los gatos estuvieron sujetos a una larga lista de enfermedades degenerativas que en general solo se asocian al hombre moderno: enfermedades cardiacas, disfunción de glándulas 1 i le 11 deas, insuficiencia renal, hígado inflamado y huesos débiles.
Sin embargo, lo más resaltante del estudio fue lo que sucedió con la segunda y tercera generación de estos gatos. La primera descendencia de los que fueron alimentados con leche pasteurizada nacieron con dientes y huesos débiles, evidentes signos de deficiencia de calcio. La tercera generación tuvo en sus camadas muchos gatitos que nacieron muertos, mientras que los sobrevivientes fueron todos estériles. El experimento tuvo que finalizar porque no pudo obtenerse una cuarta generación. Por otro lado, los gatos alimentados con leche natural, no pasteurizada. Prosperaron indefinidamente.

Louis Pasteur fue un padre de la ciencia y salvo a miles de vidas cuando nos presentó la realidad de las bacterias como microorganismos invisibles. Sin embargo, la pasteurización de la leche, en definitiva, no es una solución científica, por el simple hecho de que con ella se destruyen sus enzimas y vitaminas naturales, además de alterar sus delicadas proteínas. La leche cruda contiene enzimas, vitaminas y minerales que permiten la digestión de los azúcares y grasas de la leche misma.
La leche de vaca tiene cuatro veces mayor cantidad de proteína que la leche humana y solo la mitad de carbohidratos, Dado este alto contenido proteico, se necesitan sus enzimas naturales para poder digerido, La pasteurización elimina las enzimas, el exceso de proteína láctea no digerida se acumula y fermenta en nuestro aparato digestivo, obstruyendo los intestinos con una especie de fango pegajoso (caseína); por acumulación, parte de estos residuos pasan al torrente sanguíneo. Conforme esta flema va incrementándose por el consumo diario de leche, el cuerpo se defiende empujándola hacia afuera a través de la piel (acné, manchas cutáneas) y los pulmones (catarros y mucosidades), mientras que el resto se descompone en el interior, formando mucosidad y dando lugar a infecciones, reacciones alérgicas y rigidez en las articulaciones por depósitos de calcio.
Luego, muchas madres de familia se preguntan por qué su hijo tiene asma, bronquitis o sinusitis: "¿Por qué mi bebé, al que alimento con leche de fórmula, tiene erupciones en la piel, problemas respiratorios, gases y cólicos abdominales?",

Muchos casos de asma crónica, alergias, sinusitis, infecciones al oído y acné han sido y pueden ser curados con tan solo eliminar los productos lácteos de la dieta, ya sean pasteurizados o no pasteurizados.
El problema más grave del consumo regular de lácteos está en la formación de mucosidad y flema en el sistema digestivo y respiratorio. Con esto toda nuestra energía vital se disipa y congestiona, y el perder peso se vuelve tres veces más difícil. Varios investigadores y nutricionistas señalan con abrumadora evidencia que los productos lácteos son un factor decisivo en el sobrepeso y la obesidad, debido a que los lácteos van creando un revestimiento de duras placas de mucus en el tracto digestivo y los nutrientes no son bien absorbidos; la carencia de estos últimos, a su vez, da mayor apetito y se come más.
Para las mentes incrédulas que necesitan probar fehacientemente que la leche es generadora de flema y congestión, tenemos el siguiente experimento: poner una cucharada de vinagre en un vaso de leche tibia, para que se separe en suero y cuajo. Colar el cuajo con un filtro de café y al cuajo (caseína) añadirle polvo de hornear yagua. El resultado es goma blanca de carpintero, hecha de la misma manera en que la hace la industria de pegamentos.
Sin extendemos en el vasto tema de la intolerancia a la lactosa, en el Perú, entre los niños con herencia genética autóctona y otros más que comparten la misma intolerancia, el programa del "vaso de leche" -implementado por el gobierno como un plan de asistencia social para la niñez de los sectores más pobres- nos ha dado una muchedumbre de pequeños con copiosas diarreas. Tan severo es el problema de la diarrea infantil que en zonas rurales se ha tenido que suspender el programa o sustituirlo por leche de cereales,
Las civilizaciones antiguas prosperaron muy bien con la leche natural y, sin ir muy lejos, nuestros abuelos también lo hicieron, La razón por la que la industria pasteuriza los lácteos obedece más a razones comerciales que de purificación. Es mucho más rentable comercializar una leche que tenga larga duración, que una leche fresca. No pasteurizar la leche haría imposible empacarla en cajas de cartón o en latas, limitando su distribución, y ni qué decir de Su exportación. La pasteurización extiende la vida de la leche, pero no hace nada por extender la vida de los seres humanos.
La pasteurización se presenta al público como una medida que protege la salud. El doctor Robert Koch, al descubrir la tuberculosis bovina, pensó que esta sería el origen de la tuberculosis humana y recomendó la pasteurización, que promovió desde el Instituto Pasteur. Pero luego, después de años de experimentos y mayor madurez científica, descubrió que sus conclusiones anteriores eran erróneas y que la tuberculosis bovina es muy distinta de la humana, que no es transmisible al hombre y no tiene ningún efecto sobre él. Pero, mientras tanto, la industria de los lácteos descubrió una forma de multiplicar sus ingresos y continuó con la práctica hasta hoy. La pasteurización masificó la producción, creó un monopolio y eliminó al pequeño productor.
La leche envasada en cajas de cartón, que se consigue, por ejemplo, en el mercado peruano (Laive, Gloria, Bella Holandesa), es leche UHT (ultra heat treated), es decir, leche tratada a temperaturas ultra altas. Conocida como de larga duración o ultrapasteurizada, es una leche cuya temperatura se ha elevado hasta los 132º C y luego ha sido empacada en cajas estériles de cartón. Esta "ultraleche" puede conservarse durante meses sin siquiera necesitar refrigeración. Mejora mucho el negocio industrial, pero decae más la salud de nuestros hijos. Larga vida de la leche, pero corta vida del hombre.
La verdad es que la leche es un líquido precioso y delicado, y no es posible elevar su temperatura por encima de la temperatura de la sangre sin alterar sus propiedades nutritivas.

EFECTOS DE LA PASTEURIZACIÒN EN LA LECHE

•La albúmina y la globulina, dos proteínas de la leche, se coagulan y descomponen.
•Se produce sulfuro de hidrógeno.
•Hay desaminación de ciertos aminoácidos.
•La grasa de la leche se vuelve menos asimilable
•Las sales de calcio son transferidas a un estado insoluble y se tornan menos disponibles,
•Casi todo el Yodo se pierde por volatilización.
•La lecitina es destruida por la división del ácido fosfórico.
•La lactosa se carameliza.
•El acido cítrico es destruido.
•El acido carbónico es destruido.
•Las enzimas y vitaminas son destruidas.
•El poder bactericida de la leche se pierde.
•La vitamina B12 y B1 destruye la mitad o tercera parte.
•La vitamina C se destruye al llegar a los 67º C


Ahora veamos textualmente lo que hasta hace un tiempo decía en el cartón de las leches Laive y Gloria:

•Leche ultrapasteurizada LAIVE es pura leche fresca natural, con todas sus proteínas y vitaminas. Trabajada bajo el proceso de alta temperatura 145°C por 3 segundos, lo que asegura su total calidad, sabor y valor nutritivo.
•Ultra pasteurizada por el proceso UHT (Ultra Heat Treated) a 137° e entre 2 y 4 segundos. Leche entera GLORIA es 100% pura de vaca porque mantiene intacta su frescura, cremosidad, cualidades alimenticias y nutritivas.
Para los que piensan que todo lo explicado sobre pasteurización es muy interesante y bonito pero exagerado ya que es una locura consumir una leche que podría ser causa de brucelosis, tifoidea u otras epidemias, sépanse los siguientes datos provenientes del eminente nutricionista Herbert M. Shelton. Las publicaciones oficiales del Servicio de Salud Pública de Estados Unidos señalaron que durante veintidós años se han reportado 37 956 casos de distintas enfermedades originadas por la leche y los subproductos lácteos, tanto pasteurizados como no pasteurizados. Es posible estimar, no adivinando sino por las últimas estadísticas disponibles, que los casos en los que se contrae alguna enfermedad por el consumo de leche no pasteurizada son el 0,95% y las muertes d 0,0022%. Prueba de ello es que en las zonas rurales, donde se consume más la leche no pasteurizada, hay menos incidencia de enfermedades contagiosas por productos lácteos que en las gran des ciudades, donde toda la leche es pasteurizada. La leche sale de la vaca sin enfermedades, las infecciones ocurren durante la manipulación, en los recipientes y envases que se utilizan.
La pasteurización de la leche se realiza con el único fin de eliminar las bacterias de la leche, pero este propósito no siempre se logra. La prueba está en la presencia de bacterias acido láctico en la leche pasteurizada y lo comprobamos en la putrefacción la leche y en el microscopio. El bacilo de la tuberculosis y bacilo de la tifoidea tampoco son enteramente erradicados con la pasteurización. Por otro lado, las esporas del bacilo Welsh se multiplican más rápido en la leche pasteurizada que en la leche cruda, esto se debe a que el poder bactericida de la leche se pierde con la pasteurización. Sabemos que la leche cruda tiene un agente antibacterial natural que se destruye con la pasteurización. Igualmente, el bacilo del ácido láctico retarda la multiplicación de otras bacterias y a estos se los conoce como protectores naturales.


LECHE Y LACTANCIA

Volviendo a las mujeres, sabemos que la leche debe fluir fuera de su cuerpo cuando son adultas, nunca hacia dentro. Los efectos nocivos de la leche pasteurizada son agravados por las hormonas sintéticas que se suministran a las vacas para aumentar su producción. Estas hormonas causan estragos en el delicado equilibrio hormonal de la mujer. En su libro Food and Healing, la nutricionista Annemarie Colbin nos dice:

El consumo de lácteos, incluyendo leche, queso, yogurt y helados, parece estar fuertemente vinculado a varios trastornos del sistema reproductivo femenino. Esto incluye tumores en el ovario, quistes, descensos vaginales e infecciones... Se han visto casos de fibromas tumorales que se disuelven, de cáncer que se detiene, de irregularidades menstruales que se corrigen, incluso de infertilidad que se puede remitir muchas veces al suspenderse los lácteos de la dieta.

Las hormonas de la leche
La hormona de crecimiento bovino (HCB) es una hormona natural producida por la glándula pituitaria de la vaca y que está presente en su leche; es la hormona que permite el crecimiento del becerro, pero en el hombre y, especialmente, en la mujer crea desarreglos hormonales. Se ha demostrado que significativamente incrementa las hormonas en el ser humano, hace que las niñas experimenten la menarquia a edades muy tempranas, pueden tener rasgos de pubertad desde los 3 años e incrementar la probabilidad de sufrir cáncer de mama. Ahora no solo tenemos la HCB natural, también las ganaderas añaden la hormona llamada "somatropina" bovina recombinante (rBST) -prohibida en Japón y la Unión Europea, pero utilizada en Estados Unidos y Latinoamérica- también comercializada con el nombre de "lactotropina", una hormona equivalente a la HCB, un duplicado sintético que es inyectado regularmente para incrementar la producción de leche entre 15 y 40%. La somatropina (rBST) actúa promoviendo el crecimiento en el ganado joven y también incrementa la producción de leche, aumentando la eficiencia productiva del hato lechero en 3-5 Kg./vaca/día.

Existen veintiún efectos adversos de la somatropina (rBST) en la vaca misma, lo que incluye quistes al ovario, desórdenes uterinos, embarazos con anomalías. Los laboratorios vendedores de esta hormona sintética están obligados a mencionar los efectos adversos de sus productos en las vacas, pero los ganaderos no están obligados a informar de ese efecto al público, ni tampoco el que tiene sobre el ser humano.
Muchos ganaderos han reportado que utilizar esta hormona incrementa las infecciones en las ubres de las vacas, la mastitis, lo cual genera leche con pus, razón por la que muchos ganaderos han dejado de utilizar esta hormona, pero otros ganaderos responden a esta situación incrementando la cantidad de antibióticos que suministran y estos residuos también llegan al hombre que bebe la leche.
Otro serio riesgo para la salud de la leche que contiene esta hormona artificial es la incidencia de cáncer ya que esta leche contiene niveles altos, entre 25 y 70% por encima de lo normal, de la hormona llamada "factor de crecimiento parecido a la insulina tipo 1" (IGF-I). Esta hormona promueve la división celular y está asociada al cáncer. El hombre con elevados niveles de IGF-l tiene cuatro veces mayor probabilidad de contraer cáncer de próstata y las mujeres en premenopausia con niveles elevados de JGF-l," tienen siete veces mayor probabilidad de desarrollar cáncer de seno.
La hormona conocida como insulina bovina es una hormona muy parecida a la insulina humana pero lo suficientemente diferente como para crear anticuerpos en el hombre contra la insulina bovina. Buscando defenderse de sustancias extrañas estos anticuerpos atacan la insulina bovina pero también la humana y los islotes de Langerhans del páncreas, que es donde se produce nuestra insulina, ocasionando la enfermedad auto inmune conocida como diabetes insulina dependiente de tipo 1.

Puerto Rico es un país que tiene poca costumbre de lactancia materna, mayoritariamente se recurre a la leche de fórmula como la leche básica, pero en Cuba hay una práctica universal de la lactancia y se promueve esta por el sistema de salud pública. Las estadísticas de salud nos dicen que Puerto Rico tiene diez veces mayor incidencia de diabetes juvenil comparado con Cuba.

Disponibilidad de calcio en la leche de vaca
Otro problema de la leche es la proporción entre fósforo y calcio. La leche de vaca contiene 97 mg de fósforo por cada 100 g, comparada con tan solo 18 mg/ 1 00 g en la leche materna. Niveles altos de fósforo inhiben la absorción del calcio. El doctor Frank Oski, jefe del departamento de pediatría del centro médico de la Universidad Estatal de Nueva York, nos dice que solo las comidas con una proporción de calcio/fósforo igualo superior que 2 a 1 pueden ser utilizadas como fuentes primarias de calcio. La leche de vaca tiene una proporción de 1,27 a 1. Por lo tanto, se concluye que la leche de vaca no es fuente primaria de calcio. Por otro lado, la leche humana tiene una proporción de 2,35 a 1.
La costumbre de darle leche animal al bebé es europea y bastante reciente en la historia. Ni en Asia, África ni América prehispánica y colonial existió esta tradición. Antiguamente, la alternativa siempre era acudir a la nodriza. Pero ahora la vaca no solo es la madrina animal de una gran comunidad de hijos adoptivos sino que se nos ha hecho creer que el único mamífero sobre la faz de la tierra que nunca debe ser destetado es el hombre, desde la lactancia hasta la tercera edad.
La leche de vaca contiene proteínas inferiores y diferentes de los que se encuentran en la leche materna; esas proteínas son óptimas para el becerro, pero peligrosa para el bebé En definitiva. La leche de conejo no sirve para alimentar al gato, la de gato es inadecuada para el becerro, la leche de vaca es inservible al hipopótamo, al cerdo o a cualquier cuadrúpedo, y mucho menos aún puede servirle a un bebé. A cada especie se le debe respetar su leche. La leche materna contiene el ácido dihomogamalinolénico, el cual no se encuentra en la leche de ningún animal ni en ninguna comida y es una grasa esencial para el desarrollo del sistema nervioso del bebé.
La leche materna es un fluido vivo, especialmente apto para nutrir las exigencias del delicado crecimiento del cerebro infantil, y esto no lo puede hacer la leche de vaca o de fórmula. Con el destete, la prioridad deben ser los jugos de fruta, en particular el jugo de uva y el agua de coco, jugos de granos, jugos de semillas como la linaza o la almendra y las frutas secas. La leche de coco tiene una sorprendente similitud en composición mineral con la leche materna. En las islas de Hawai hay madres que alimentan a sus hijos con nada más que leche de coco como líquido.
La leche de vaca tiene cuatro veces más proteínas que la leche materna y, sin embargo, el desarrollo y crecimiento del bebé alimentado con leche de vaca se ve retardado, desde todo punto de vista, salvo en altura física. Quizá la pediatría antigua solo consideró este factor, el de la altura, como si nuestros bebés fueran animales de engorde, pero, ¿acaso se evalúan los rasgos más sutiles de su desarrollo, su bienestar emocional y espiritual, la bioquímica de sus delicadas neuronas y células o su equilibrio hormonal?
Las vacas lecheras no son alimentadas para que se pueda obtener una máxima calidad de leche, sino para obtener una máxima cantidad; son forzadas a producir inmensas cantidades de leche muy por encima de lo normal. Este régimen, sostenido por varios años, o más bien durante toda su vida, debilita mucho al animal y hace imposible que tenga un mínimo nivel de salud, acortando su ciclo vital y exponiéndolo a todo un regimiento de enfermedades que no se ve en las vacas de campo. En consecuencia se le da medicinas y antibióticos al por mayor. ¿Qué mujer podría aguantar sin secarse, sin descansar de producir leche, con una dieta artificial, incesantes antibióticos y pariendo cada año?

La leche de vaca está destinada a los becerros y al sistema digestivo de los rumiantes, (la vaca por ejemplo tiene cuatro estómagos. Los bebés deben consumir leche materna hasta el destete, la naturaleza ha diseñado ambos tipos de leche y de sistemas digestivos, respectivamente. El ser humano es el único ser vivo que continúa bebiendo leche más allá de los primeros meses de vida, y el único que lo hace de otra especie. El becerro es el único heredero legítimo y beneficiario de la leche de vaca. Sin embargo, en las granjas de producción, el becerro solo alcanza a succionar la leche de su madre durante sus primeras 24 horas de vida; la vaca madre luego llora y gime de dolor por reencontrar a su becerro.
Los productos lácteos que ofrecen cierta seguridad son los cultivos de yogurt, los cuales han sido predigeridos por lacto bacterias, pero aun así deben consumirse con moderación y prepararse con leche no pasteurizada. La leche cruda puede ser un alimento en la dieta si se usa con bastante moderación, mejor aun si se evita. No hay que ser inflexibles y en muchas oportunidades no podremos evitar su ubicuidad, pero no se le bebe poner la leche en el pedestal del alimento perfecto o infaltable en la dieta de los niños.

1 comentario:

  1. hola ,mi nombre es francisco Alva Reyes , solo para agradeserle por este tema tan interesante y de grande importancia , para ayudarnos en nuestra ignorancia en cuanto ala pasteurisacion gracias por su tiempo que el eterno le siga bendiciendo y colme de salud y prosperidad asu ministerio shalom su broter franck

    ResponderEliminar

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates