Social Icons

30 de julio de 2013

Origen Pagano del Oficio Papal


Publicado originalmente en www.apocalipsis13.blogspot.com  29 de diciembre de 2009
Nimrod, el rey y fundador de Babilonia, no fue solamente su líder político, sino también el líder religioso o rey-sacerdote. Desde Nimrod descendieron una línea de reyes-sacerdotes, cada cual al frente del oculto misterio religioso de Babilonia. Esta línea de sucesión continúa hasta los días de Belsasar, de quien leemos en la Biblia. Muchos saben del banquete que celebró en Babilonia, cuando apareció la mano misteriosa que escribió en la pared. Pero pocos saben que esta reunión no era simplemente un banquete social, ¡sino una reunión religiosa! Las sucias y abominables prácticas de esta ocasión eran parte de las ceremonias religiosas de los misterios babilónicos, de los cuales Belsasar era la cabeza. La Biblia dice acerca de este festival religioso: «Bebieron vino y alabaron a los dioses de oro y de plata, de metal, de hierro, de madera y de piedra». (Daniel 5:4). Para colmar la blasfemia de la ocasión, tomaron su vino en los vasos sagrados del Señor, ¡los cuales habían sido tomados de la casa de Dios en Jerusalén! Este hecho de mezclar lo sagrado con lo pagano, ¡trajo el juicio inmediato de Yahweh! Babilonia fue sentenciada a ser destruida.
En el curso del tiempo, la ciudad de Babilonia fue completamente destruida. La vieja ciudad está ahora en ruinas, deshabitada y desolada (Jeremías 50:39 y 51:62). Hoy día hay un ferrocarril que va de Bagdad a Basra, el cual pasa cerca de las ruinas. Hay un letrero en inglés y árabe que dice «Apeadero de Babilonia». Por allí circulan trenes para recoger pasajeros. Los únicos son, empero, turistas que van a ese lugar a inspeccionar las ruinas. Aunque la ciudad fue destruida, en la actualidad existen aún indicios de la antigua religión babilónica.
Después que Roma conquistó el mundo, el paganismo que se había propagado desde ella y se había desarrollado en varias formas, fue mezclado dentro del sistema religioso de Roma, incluyendo la idea del pontífice supremo o Pontifix Maximus. Así, el paganismo babilónico, que había sido ejercido originalmente por Nimrod, fue incorporado a la religión romana bajo el liderazgo de Julio César. Fue en el año 63 a. del Mashiaj., que Julio César fue reconocido oficialmente como el Pontifix Maximus de la religión de los misterios, establecida a la sazón en la Ciudad Eterna. Como es bien conocido, este título y oficio pasaron a cada uno de los emperadores romanos y tuvo vigencia por espacio de muchos años.
Una moneda antigua de Roma perteneciente a César Augusto (27 a. de C. a 14 d. de Mashiaj.) muestra su título como el de Pont-Max, es decir, Pontifix Maximus, la cabeza de los misterios paganos. Es interesante notar que monedas de este tipo estaban en circulación durante los días del ministerio terrenal de nuestro Adon Yahshua. «…y ellos le presentaron un denario. Entonces les dice: ¿De quién es esta figura y lo que está escrito en ella? Y ellos le dijeron: De César» (Mateo 22: 17-22).
Otros emperadores (incluso Constan tino) continuaron teniendo este oficio hasta el año 376 d. Mashiaj, cuando el emperador Graciano, por razones cristianas, rehusó ser el pontífice máximo, pues se dio cuenta de que tal título y oficio eran idólatras y blasfemos.
Sin embargo, para esta época, el obispo de Roma había escalado ya una posición de prestigio y poder políticos. ¿No consideraban muchos a Roma la ciudad más importante del mundo? Entonces, ¿por qué su obispo no podía ser el «obispo de los obispos» y cabeza de la Iglesia? De esta manera razonaron muchos de los líderes religiosos mundanos en este período. Y así, cuantos más compromisos se establecían entre el cristianismo y el paganismo, el obispo romano llegó a ocupar un lugar preeminente. No sólo es considerado como una persona importante por la Iglesia apóstata, sino que al haber mezclado tanto paganismo en la Iglesia Romana, ¡era también aclamados por los mismos paganos! Así, en el año 378, Demaso, obispo de Roma, fue elegido Pontífice Máximo, ¡el alto sacerdote oficial de los misterios babilónicos!
Tan ingeniosa fue esta mezcla, esta unión de paganismo con cristiandad, ¡que un hombre fue reconocido por ambos grupos -paganos y cristianos- como la cabeza! Era reconocido por la “Iglesia” como el obispo de obispos, mientras que los paganos lo reconocían como el Pontifix Maximus, cuyo oficio ejecutaba realmente. Para esta época, a través de los años, las fuentes del paganismo y cristianismo se juntaron produciendo lo que actualmente es conocido como la Iglesia Católica Romana encabezada por el Supremo Pontífice o Pontitix Maximus: ¡el Papa!
Del mismo modo que los césares usaron el título de Pont-Max, asimismo han hecho los papas. Este título es hallado con facilidad en todas las inscripciones habidas en el Vaticano: sobre la entrada de la catedral de San Pedro, sobre la estatua de “Pedro” en la cúpula, sobre la entrada de la “Puerta del Año Santo”, la cual se abre sólo durante los años de jubileo, etc. La medalla que adjuntamos fue impresa por el papa León X antes de la Reforma e ilustra una de las formas que el título Pont-Max (Pontífice Maximo) fue usado por los papas.
¿Pero cómo puede ser un hombre, al mismo tiempo, cabeza de la Iglesia y cabeza de los misterios paganos, como pontífice supremo?Tratando de encubrir esta contradicción, líderes religiosos buscaron la similitud dentro de las dos religiones. Sabían que si encontraban, aunque fueran pocos, algunos puntos de relación entre ambos lados, podrían convertirlos en uno, porque para esa época, la mayoría no se preocupaba por la verdad…; su deseo estaba puesto en los números y en el poder político. La verdad era secundaria.
Incluso encontraron otra semejanza: el pontífice supremo del paganismo llevaba el título caldeo; es decir, peter o intérprete. ¡Intérprete de los misterios! Aquí, pues, había una oportunidad para los líderes de esa época de «cristianizar» la oficina pagana del Pontifix Maximus, la oficina del obispo de Roma -el Papa- de hoy en día. Al asociar la palabra peter de Pedro el apóstol con el gran intérprete de Roma (aunque no había conexión alguna entre ambos), podía dar al oficio pagano una apariencia superficial de cristiandad.
Pero esto presentaba ciertos problemas. Para hacer que el apóstol Pedro fuera el Pedro de Roma, cosa difícil, dado que los intérpretes de los misterios, los supremos pontífices, habían estado desde épocas anteriores conectados con Roma, ¡era necesario afirmar que el apóstol Pedro había ido a Roma! Y esta es la verdadera razón por la cual -a partir del siglo IV y no antes- empezaron a ser propagadas muchas historias con intentos de probar que Pedro fue a Roma. Y al enseñar esto pudieron unir el paganismo y el cristianismo bajo el liderazgo del supremo pontífice, el padre de padres, o el Pedro de Roma, ¡el intérprete de los misterios de Roma! “y así, para los ciegos cristianos de la apostasía, el Papa llegó a ser el representante de Pedro el apóstol, mientras que para los paganos era el representante del intérprete de sus bien conocidos misterios”.
Luego buscaron otras similitudes para asociar a Pedro el apóstol con la oficina del Pontifjx Maximus. Una de ellas tuvo que ver con las llaves. Por espacio de casi mil años, el pueblo romano había creído en las «llaves» míticas, las llaves simbólicas del dios pagano Janos y de la diosa Cibeles. Desde antiguas épocas, las “llaves” habían sido símbolos de la religión de los misterios en varios sitios y formas. El bramán, pontífice supremo de la India, por ejemplo, era reconocido como el poseedor de las “llaves” y portaba en su corona dos llaves cruzadas. El mitraísmo, una de las ramas principales de los misterios que llegaron a Roma, mostraba a su dios-sol, Mitra, portando dos llaves como símbolo de la autoridad.
Cuando todo esto fue absorbido por Roma y los emperadores reclamaron ser los sucesores de los «dioses» y los pontífices supremos de los misterios, las llaves también llegaron a ser un símbolo más de su autoridad. De manera que cuando el obispo de Roma, el Papa, llegó a ser el supremo pontífice, por el año 378 d. del Mashiaj., automáticamente pasó a poseer las llaves míticas. Esto le ganó al Papa reconocimiento por parte de los paganos. ¿Pero cómo podría ser esto asociado con la cristiandad? Nuevamente líderes apóstatas de la Iglesia vieron una oportunidad de mezclar a Pedro dentro de la historia. ¿Acaso no le había dicho Yahshua a Pedro “Ya ti te daré las llaves del reino de los cielos”? (Mateo 16: 19). Sin embargo, no fue sino hasta el año 431 que el Papa, públicamente, proclamó que él poseía las llaves de autoridad que le habían sido dadas a Pedro. Esto fue más de cincuenta años después de que el Papa llegara a ser el supremo pontífice, el poseedor de las llaves. Evidentemente, las llaves que el Papa usa como insignia de su autoridad espiritual, son las llaves míticas del paganismo y no el símbolo original de las llaves que Yahshua le dio a Pedro.
El catolicismo han forzado la Escritura en lo que se refiere a Pedro recibiendo las «llaves del reino» hasta tal punto que ven a Pedro como el portero del cielo que decide quién entra y quién no entra. Esto es muy similar a las ideas del dios pagano Janos, puesto que éste era quien guardaba las puertas en la mitología romana. Janos, con llave en mano, aparece en el grabado con dos caras, una de apariencia joven y la otra de viejo (aludiendo al mito de que Nimrod viejo encarnó en Tammuz joven).
Las llaves que dio nuestro Adon a Pedro no fueron llaves materiales para una puerta material. La llave fue dada a Pedro y a todos los demás discípulos que Yahshua envió a predicar el mensaje de Salvación. Y a través de esta predicación del evangelio que les fue dado, podrían los hombres ser salvos y tener entrada en el glorioso Reino de Yahweh.
Adelantándonos un poco, es interesante notar que no sólo eran las llaves un símbolo de Janos, sino también un ave que se «consagraba» a él, el gallo) Así como las llaves de Janos fueron adoptadas como símbolo papal y más tarde asociadas con Pedro, también fue usado el gallo en un nuevo intento de armonizar ideas paganas con eventos de la vida de Pedro. ¿Acaso no había cantado el gallo en la noche que Pedro negó al Señor? (Juan 18: 27). Había, pues, aquí otra similitud -aunque muy vaga-, ¡pero incluso ésta fue usada para hacer el oficio pagano del Pontifix Maximus, el alto sacerdote de Janos, aparentar semejanza con Pedro!
Este título de supremo pontífice o Pontifix Maximus, el cual lleva el Papa, obviamente no es lo que Yahshua enseño a sus discípulos pues fue llevado por los emperadores paganos de Roma antes de siglo primero.
¿Cuál era el significado de este título?
Como es bien sabido, «pontífice» viene de las palabras Pons, que significa «puente», y Facio (hacer). La palabra pontífice quiere decir «constructor de puentes». Los reyes sacerdotales o emperadores de los tiempos paganos eran considerados como los constructores y guardianes de los puentes de Roma para proteger la ciudad de invasiones. Como supremos sacerdotes de la religión romana en esos días paganos, el título en su significado original tenía un simbolismo religioso: cada uno de estos reyes-sacerdotes reclamaba ser el puente o conexión entre esta vida y la venidera.
¡Entonces, evidentemente, el título Pontífice no tenía nada que ver con las enseñanzas del Mashiah Yahshua! Era simplemente el título de los reyes-sacerdotes paganos. Aun así, los papas continúan llevando este título hasta el día de hoy. Este simple hecho nos demuestra cuánta influencia tuvo el paganismo en la «Iglesia» de Roma. La rama de los misterios babilónicos que llegó a Roma (por vía de Persia) era conocida como mitraísmo. Su influencia creció en Roma hasta que llegó a ser en una época casi la única fe del Imperio. En esta rama de los misterios, el líder del sacerdocio era llamado el Pater Patrum, es decir, el “Padre de los Padres”. Adoptando este título, la cabeza del catolicismo romano es el Papa, el padre de los padres. ¡El «Padre» o líder de los misterios (anterior a la era de los Apóstoles) tenía su posición en Roma y asimismo el «Padre» o líder de la Iglesia Católica, tiene su centro en Roma!
Además de esta evidencia, hay muchas más pruebas de que el Papa no es el sucesor del apóstol Pedro, sino el sucesor de la línea de sumos sacerdotes del paganismo que tuvo su origen en Babilonia. Los costosos y altamente decorados vestidos que usan los papas, demuestran que el oficio de Papa es de origen pagano, pues estas vestiduras eran copiadas de las que lucían los emperadores romanos ¡y no de los apóstoles! Los historiadores no han permitido que este hecho continúe sin ser notado, pues verdaderamente su testimonio es que “las vestiduras del clero eran testimonio de la Roma pagana”.
La tiara que usan los papas, aunque decorada en formas diferentes y de diferentes edades, es idéntica en su forma a la usada por los «dioses», que se muestran en las viejas tablas paganas de Asiria.
La mitra usada por los papas (y algunas veces por los cardenales y obispos) tiene aún un origen más interesante, ¡un origen que nos provee de otra clave para revelar la identidad de la Babilonia de hoy y el verdadero origen del oficio papal! En el famoso cuadro de Rubens podemos ver la ilustración de Teodosio y Ambrosio (siglo IV).

Nótese la forma del ornamento que usa Ambrosio. ¡Ciertamente no hay indicación alguna de que esta mitra hubiese sido usada alguna vez por Yahshua o por sus apóstoles! La mitra usada por Aarón y los altos sacerdotes judíos era completamente diferente de ésta, puesto que ellos usaban un turbante. El tipo de mitra usada en la última ilustración no es conocido en las Escrituras.
¿De dónde proviene este tipo de mitra que usan los papas?
Recordemos que el falso «salvador» de Babilonia en los «misterios» era representado en varias formas y símbolos. Una de esas formas misteriosas era la de un pez. En esta forma, Nimrod, el civilizador de Babilonia, era conocido como Gannes, o como Dagón (Dag significa “pez”), y de ahí el “Dios- Pez”. El estudiante de las Escrituras sin duda recordará lo odioso que fue a los ojos de Yahweh este culto pagano de Dagón originado en Babilonia. El culto a Dagón se hizo especialmente popular entre los idólatras filisteos (Jueces 16:21-30 y 1. Samuel 5:5-6). Antiguos monumentos muestran frecuentemente a Dagón representado como mitad hombre y mitad pez.
Como lo indica Layard en Babilonia y Nínive, la cabeza del pez formaba una mitra sobre la cabeza del hombre, mientras que sus faldas caladas y en forma de manto dejaban al descubierto sus manos y pies. Aquí, pues, como en tiempos antiguos, la mitra terminaba en punta como la quijada de un pez, brevemente abierta; ¡sin duda alguna, el prototipo de la mitra usada actualmente por el Papa!
Más tarde, la figura del cuerpo del pez fue quitada y sólo se usó la mitra en forma de cabeza de pez para adornar la cabeza del gran dios mediador. En varias monedas paganas de Malta, este dios (cuyas características son idénticas a las de Osiris, el Nimrod egipcio), es representado sin el cuerpo de pez y sólo muestra la cabeza del pez. El que esta mitra era usada en el culto babilónico es evidente, pues está escrito que los sacerdotes caldeos también usaban un cetro en forma de cabeza de pez. y es este mismo el tipo de mitra pagana que el Papa el supremo pontífice de la moderna Babilonia- usa en la actualidad. Como dijo el notable escritor Hislop, refiriéndose a la mitra papal, “la mitra en doble pico que usa el Papa cuando está sentado en el altar supremo de Roma recibiendo pleitesía de los cardenales, es idéntica a la usada por Dagón, el dios-pez de los filisteos y babilonios”.
En el anillo usado por el Papa puede verse, también, otra identificación entre éste y el viejo paganismo. H. A. Ironside dice que el Papa es «el sucesor directo del sacerdote supremo de los misterios babilónicos y el siervo del dios-pez Dagón, por quien usa, como sus antecesores paganos, el anillo del pescador». Pues bien, como hemos visto una y otra vez, los líderes de la Iglesia apóstata buscaban similitudes dentro del sistema pagano que pudieran aplicarse al “cristianismo” y unir así ambos sistemas. Cuando hallaban algo trataban de unirlo en la forma menos obvia. En este caso, como Pedro fue pescador durante un tiempo, el pueblo fue enseñado que este anillo del dios-pez inscrito con el título Pontifix Maximus, era el anillo de Pedro el pescador. Pero el apóstol Pedro nunca usó anillos de este tipo, como tampoco nadie se postró ante él para besarle el anillo. Lo más probable que ni siquiera hubiera tenido nunca uno, pues en cierta ocasión dijo: «Ni tengo oro ni plata» (Hechos 3: 6).
Otra clave que nos puede ayudar a resolver el misterio de la Babilonia moderna puede ser visto en el uso del palio por la Iglesia Católica Romana. Los diccionarios lo definen como una sombrilla usada por el alto clero pagano de Grecia y de Roma antes de la Era Cristiana, y que es empleado hoy en día por el Papa en numerosas ocasiones. Aquí, pues, hay más pruebas de paganismo mezclado con la Iglesia apóstata.
El palio es hecho de lana blanca, la cual es tomada de dos corderos que han sido “bendecidos” en la basílica de Santa Ignacia, en Roma. Como un símbolo de que los arzobispos también participan en la plenitud de la oficina papal, el Papa les envía el palio. Pero antes de enviárselo, es puesto sobre la supuesta tumba de Pedro por espacio de una noche. ¡Este rito no es más que una copia del paganismo que se practicaba entre los antiguos griegos!
Otro intento de asociar al Papa con el apóstol Pedro puede verse en la forma en que la Iglesia Romana declaró poseer la llamada Cátedra de san Pedro, o “Silla” de Pedro . «Hasta 1662 -dice Bower tenían los romanos la creencia de que el apóstol había hecho construir esta silla y se había sentado en ella. Y esta silla en la que se suponía se había sentado Pedro, fue expuesta al público para que la venerara… en el festival de la silla. Pero desafortunadamente, mientras se limpiaba para situarla en algún lugar del Vaticano, aparecieron en ella las doce obras de Hércules”.
La Enciclopedia Católica muestra una fotografía de esta silla y menciona que las láminas muestran fabulosos animales de la mitología así como también las “obras de Hércules”.
Teniendo en cuenta que los labrados paganos referentes a Hércules están en la silla, es interesante notar una declaración hecha en otro volumen de la Enciclopedza Católica: “Gilgamesh, el cual la mitología transformó en un Hércules babilónico…, sería entonces la persona designada en la Biblia como Nimrod” En esta declaración Nimrod es comparado con el Hércules que aparece en la llamada “silla de Pedro”. Considerando todas estas cuestiones, no hay ninguna razón para creer que la silla tuvo un origen cristiano.
Una comisión científica nombrada por el papa Pablo VI, en julio de 1968, declaró que ninguna parte de esta silla era de la era apostólica (midiendo la actividad radioactiva del carbón en la madera, puede determinarse la fecha en que se cortó el árbol). En el informe oficial de los datos carbónicos y otras pruebas, se ha podido comprobar que la silla data a lo sumo del siglo IX.
Hace muchos siglos se halló en Roma una estatua del dios pagano Júpiter. La grandiosa estatua de bronce fue alterada y se la nombró como de “san Pedro”. Hasta hoy en día, la estatua es vista con profunda veneración. Tanto es así, que el pie de la estatua ha sido besado tantas veces por los devotos feligreses, que los dedos de ésta están gastados casi por completo.
Esta práctica de besar a un ídolo o estatua es de origen pagano, ¡el mismo paganismo condenado por la Biblia! Como hemos visto, el culto a Baal no era nada más que el antiguo culto a Nimrod en forma divina (como dios-sol). ¡Y la práctica de besar una estatua suya era una vieja costumbre! ¿Qué dice la Biblia acerca de esto? En los días de Elías, multitudes se habían arrodillado ante Baal y le habían besado. Idéntico rito sobre el cual estamos hablando. “Y dijo Yahweh haré que queden en Israel siete mil; todas rodillas que no se arrodillaron ante Baal (señor) y bocas que no le besaron” (1.0 Reyes 19: 18). Arrodillarse y besar a un ídolo era parte del culto a Baal (señor).
En una de sus formas misteriosas, Nimrod (encarnado en el joven Tammuz), era representado como un becerro. Y así, en el Antiguo Testamento, cuando el pueblo de Yahweh fue tras otros dioses, se hicieron estatuas de becerros, las adoraron y las besaron. “Y ahora añadieron a su pecado y de su plata se han hecho según su entendimiento, estatuas de fundición, ídolos, toda obra de artífice acerca de las cuales dicen a los hombres que sacrifican, que besen los becerros” (Oseas 13:1-3).
¡De modo que no debemos pensar que es extraño que junto con otras prácticas que fueron incorporadas dentro del catolicismo, el besar un ídolo ha venido a ser también parte del sistema! Pero para aquellos que comprenden el “misterio”, ya no lo es más, sino que se hace obvio que la misma estatua que era adorada en la Roma pagana, como Júpiter (nombre romano a la forma de Tammuz), se encuentra hoy en día posando como “san Pedro”, y el mismo rito pagano de besar y adorar al ídolo continúa hoy día. ¡Y no debemos maravillarnos de que el Papa sea besado también en el pie, pues realmente él es representante no de Yahshua ni de Pedro, sino de la religión babilónica!
Así como los ritos de besar un ídolo fueron adoptados del paganismo, en la religión católica romana lo fue la costumbre de llevar en andas a las imágenes en procesiones religiosas que son puramente paganas en su origen y forman parte importante de las ceremonias católicas. En el siglo VI a. de C. una imagen de la diosa Ishtar (Semiramis) fue llevada en andas con gran pompa y ceremonia desde Babilonia hasta Egipto! Esta práctica de procesiones de ídolos era parte de los ritos en Grecia, Egipto, Etiopía, México y muchas otras naciones paganas de los antiguos tiempos.
¿Qué dice la Biblia acerca de esta práctica?
La Biblia nos indica la pérdida de tiempo de aquellos que piensan que algo bueno puede venir de los ídolos, objetos tan faltos de poder que tienen que ser cargados. Isaías, refiriéndose directamente a los ídolos (dioses) de Babilonia, dijo así: “Sacan oro del talego y pesan plata con balanzas, alquilan un platero para hacer un dios de ellos; y humillándose, le adoran. Se lo echan sobre los hombros, lo llevan y lo sientan en su lugar; y allí se está y no se mueve, de su sitio. Le dan voces (oran) y tampoco responde, ni los libra de la tribulación” (Isaías 46: 6-7).
No solamente han continuado estas procesiones en la Iglesia Católica Romana, en las cuales se lleva en andas a los ídolos, sino que el Papa, de igual forma, es llevado en andas. Y de la misma manera que la Biblia dice que los paganos usaban su oro y plata en sus dioses, ¡asimismo se usan todas estas riquezas con el Papa! Y así como los ídolos eran cargados en procesiones en las que el pueblo se «postraba» y adoraba, hoy, el pueblo católico se postra ante el Papa cuando pasa sentado sobre su trono que, como ya hemos dicho, es llevado en andas. Hay hombres que cargan al Papa, el dios del catolicismo, sobre sus hombros en procesiones religiosas. Estas procesiones, no sólo son condenadas por las Sagradas Escrituras, sino que son una continuación del viejo paganismo. Hace más de tres mil años, esta misma práctica era conocida en Egipto y formaba parte de sus ritos paganos. Es consabido que el antiguo rey- sacerdote de Egipto era cargado a través de devotas multitudes, portado por doce hombres. Una comparación de la procesión papa! de hoy en día y la procesión pagana de hace más de tres mil años, muestran que una es copia de la otra.
También en la corte del rey sacerdote de Egipto, el uso del fabelo, un gran abanico hecho de plumas. Este más tarde vino a ser conocido como el “abanico místico de Bacchus». Así como este abanico estaba en la procesión del rey sacerdote pagano, estos abanicos son traídos con el Papa en varias ocasiones. Como dice la Enciclopedia Británica, “En el caso de ceremonias solemnes (el Papa), es cargado en la sede, una silla portátil de terciopelo rojo con un alto respaldo y escoltada por dos fabelli de plumas”. El hecho de que estos abanicos se originaron en el paganismo egipcio, es claro y admitido incluso por escritores católicos.
Podemos ver entonces, cómo la práctica pagana de las procesiones, de la cual el punto principal es el rey sacerdote llevado en andas y acompañado de los abanicos místicos, ha continuado hasta el presente en la moderna Babilonia, la Iglesia Católica Romana. Todas estas cosas, el uso del palio, la mitra con cabeza de pez, las “vestimentas babilónicas”, las “llaves” místicas, el título de “pontífice” y la historia de cómo los papas llegaron a recibir tales objetos y tales títulos, todo ello junto nos provee de “pruebas concretas” de que el oficio papal es un oficio pagano. Añadiendo el hecho de que Yahshua nunca estableció este oficio en su Congregación, nos da a entender claramente que el Papa no es el vicario o el sucesor del apóstol Pedro.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Normas de publicación:
- El comentario debe de tener relación con la entrada
- Los comentarios anónimos no están permitidos, y serán moderados
- Argumenta tus comentarios de forma clara. Aporta información Relevante.
- No utilices únicamente Mayúsculas ni ortografías abreviadas del tipo texto SMS. Escribe correctamente.
- El Spam será borrado automaticamente.
- No hagas comentarios irrelevantes; serán considerados Spam.
- Evita las ideas generales y el lenguaje vulgar.
- Los comentarios pueden tardar un tiempo en ser publicados, tenga paciencia.
NOTA: Los comentarios de los usuarios no reflejan las opiniones del editor. No se aceptarán bajo ningún concepto comentarios difamatorios, o faltas de respeto hacia los usuarios de este blog. Libertad de expresión Si, pero con educación.

 

Sample text

Sample Text

Sample Text

 
Blogger Templates